Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Fortnite: ¿puede enseñar valores educativos el videojuego de moda?

¿Es posible que un videojuego de acción y disparos como Fortnite tenga un componente educativo? Lo analizamos. [Foto: Fortnite en el E3 2018 | Sergey Galyonkin]

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Fortnite: ¿puede enseñar valores educativos el videojuego de moda?
Con más de 125 millones de jugadores en todo el mundo, Fortnite es uno de los videojuegos de moda. El juego cuenta con diferentes modalidades, pero es la versión Battle Royale la que causa furor.

De forma muy resumida, Fortnite es un juego online de acción, disparo, estrategia y construcción. En la modalidad Battle Royale, los jugadores son arrojados desde el aire a un escenario en que deben hacer lo posible por ser el último superviviente, especialmente librándose del resto de participantes. Visto así, cuesta entender cómo ha llevado a tener tanto éxito y por qué los jóvenes (y no tan jóvenes) no paran de hablar de él. La clave está por un lado en que jugar es gratis (otra cosa es llegar a ser de los mejores), no es tan complicado aprender a hacerlo (por lo menos a nivel básico), las partidas son cortas y nunca son iguales.

>>Te puede interesar: Curso de Videojuegos con Unity

Las voces de alarma han surgido ante el carácter adictivo del juego, el componente violento (hay que matar a los otros jugadores para ganar) y cómo, pese a ser gratuito, incita a pequeñas compras con dinero real y no del juego para mejorar adecuadamente. Como explican desde Xataka, Fortnite es gratis pero me siento obligado a comprar cosas.

Y es precisamente esa gestión de recursos del juego y recursos reales lo primero que se puede aprender de Fortnite. Cada jugador se gasta una media de 73 euros en el juego, pero puedes optar por no hacerlo y esto no afectará a tu competitividad como jugador. Por eso mismo, es un buen ejercicio para que los adolescentes que ya reciben su paga, aprendan a administrar ese dinero y a tomar decisiones. En otras palabras, si quieren o no gastarse su dinero real en mejoras estéticas del juego o en desbloquear la parte de desafíos.

>>Mira: Máster de Programación de Videojuegos y Realidad Virtual con Unity. Más info en este formulario:

Programación de Videojuegos y Realidad Virtual con Unity


El propio juego también tiene un componente de gestión de recursos, es decir, de las armas y materiales de construcción que los jugadores tienen a su disposición. Lo que le diferencia de otros juegos más centrados en estrategia es la velocidad en la toma de decisiones. En Fortnite todo pasa más rápido.

El componente estratégico de Fortnite tiene más que ver con cómo actuar, cuándo enfrentarse a otros jugadores, cómo hacerlo y, sobre todo, qué construir y qué trampas poner. La posibilidad de construir, desde un simple muro para protegerse hasta torres y trampas, es uno de los elementos diferenciadores del juego. Esto abre un enorme abanico de opciones donde la creatividad es clave, como ilustra en su artículo Miguel Corcobado.

En Fortnite también se puede aprender a aprender. Uno de los motivos del éxito del juego y también de por qué es tan adictivo, es el propio proceso de aprendizaje y perfeccionamiento. Primero tienes que aprender a moverte y mover al personaje para esconderte o escapar, después aprenderás a disparar o enfrentarte a otros jugadores y por último dominarás el arte de construir, por ser este el más diferente al de otros juegos. Alcanzar una habilidad básica en cada apartado no es complicado, pero sí decidir cuáles vas a querer potenciar, es decir, aprender por encima del resto.

>>Hemos encontrado: Curso de Modelado, Animación y Renderización 3ds Max para Videojuegos

Como cualquier juego o incluso cualquier deporte, Fortnite exige entrenamiento y dedicación para dominar cada faceta. Esto implica que habrá momentos de frustración, una emoción normal en un juego en el que solo hay un ganador en la modalidad Battle Royale. Bien gestionado, Fortnite puede ser un campo de pruebas para testar la capacidad de aceptación de la derrota y de la frustración.

Por último, hay dos apartados donde Fortnite sí que hace hincapié: la igualdad de sexos y la integración también del colectivo LGTB. De hecho, por eso es el juego de sus características con mayor participación de mujeres.

A partir de ahí, ya es cada padre quien debe decidir si estas cualidades superan a las desventajas evidentes del juego como es el individualismo que fomenta, que no dejas de tener que matar a otros personajes y, sobre todo, lo adictivo que resulta.

Lectura recomendada: Videojuegos como Call of Duty podrían reducir la materia gris del cerebro, según un estudio