Los científicos señalan que hay bebés de un mes que ya aprecian el humor. Y se estima que a los dos meses de vida la mitad de los niños lo pueden captar.

Foto: Los científicos señalan que hay bebés de un mes que ya aprecian el humor. Y se estima que a los dos meses de vida la mitad de los niños lo pueden captar.

El sentido del humor se desarrolla a partir del primer mes de vida según la Universidad de Bristol

El sentido del humor se desarrolla a partir del mes de vida, según un estudio de la Universidad de Bristol.

El sentido del humor se desarrolla a partir del primer mes de vida según la Universidad de Bristol. ¿Cuándo nace el sentido del humor y la capacidad de captar y hacer bromas? Según los científicos de la Universidad de Bristol mucho antes de lo que se pensaba. Para llegar a estas conclusiones se ha efectuado una investigación a casi 700 niños desde su nacimiento hasta los cuatro años. Los científicos señalan que hay bebés de un mes que ya aprecian el humor. Y se estima que a los dos meses de vida la mitad de los niños lo pueden captar.

El sentido del humor se desarrolla a partir del mes de vida según la Universidad de Bristol

El estudio, publicado en Behavior Research Methods tras estudiar a 671 niños de Reino Unido, EE.UU., Australia y Canadá, señala también que a los 11 meses la mitad de los niños pueden hacer bromas. Además, los investigadores han descubierto que una vez que los niños aprenden a producir humor, lo hacen a menudo a lo largo del día.

>> Ver Cursos de Cuidado Infantil.

Diferentes tipos de humor

Tras estudiar a los niños, el equipo ha identificado 21 tipos diferentes de humor. Los pequeños de un año pueden apreciar las formas de humor físico, visual y auditivo, como el cu-cu-tras, las cosquillas, poner caras divertidas, crear sonidos extraños y hacer mal uso de objetos, como ponerse una taza en la cabeza.

Los niños de esta edad se divierten con un humor que implique una reacción en los demás, lo que incluye burlas, mostrar partes ocultas del cuerpo, asustar al otro. También les resulta divertido actuar como un animal, por ejemplo.

A los dos años, el humor de los niños ya refleja el desarrollo del lenguaje. Se puede hacer humor conceptos, como afirmar que un perro dice “muuuu”, o con palabras sin sentido. Además, los científicos comprobaron que, a estas edades, el humor puede incluir un componente mezquino, como burlarse de los demás, o agresivo, como empujar a alguien.

A los tres años, los niños juegan con reglas sociales. Pueden, por ejemplo, decir palabrotas como forma de humor. Y empiezan a comprender de manera incipiente trucos y juegos de palabra.

Proceso complejo

La doctora Elena Hoicka, autora principal del estudio, ha señalado que “los resultados que hemos conseguido indican que el humor es un proceso complejo que los niños van desarrollando en sus primeros cuatro años de vida. Dada su universalidad e importancia en muchos aspectos, conocer cómo se desarrolla es importante para comprender mejor cómo puede ayudar a los niños pequeños a funcionar cognitivamente, socialmente y en términos de salud mental”.

Como los diferentes tipos de humor van apareciendo a diferentes edades es una herramienta más de diagnóstico del nivel de desarrollo y puede dar pistas a padres y educadores sobre determinados aspectos madurativos del pequeño.