El perfil del estudiante ideal según compañeros y profesores

El perfil del estudiante ideal según compañeros y profesores

Estudiantes y profesores definen al estudiante ideal como puntual, organizado, trabajador y entusiasta, frente a los resultados académicos.

Cuando se pregunta a universitarios y profesores sobre las habilidades que debería tener un estudiante ideal se citan algunas como su puntualidad, capacidad de organización, entusiasmo o capacidad de trabajo, en lugar de destacar su inteligencia o sus excelentes resultados académicos.

Es la conclusión de un estudio de Taylor & Francis Group que ha encuestado a más de 1.000 estudiantes y profesores de universidades británicas. En él se pidió a los entrevistados que especificaran las cinco cualidades que definen a un estudiante ideal. Después, los resultados se clasificaron en una escala del uno al cinco.

Lo más valorado: actitud positiva hacia el aprendizaje

Los resultados mostraron que hay características que se repiten a la hora de definir al estudiante ideal. La dimensión más valorada es la de diligencia y compromiso, lo que se traduce en una actitud positiva hacia el aprendizaje, capacidad de trabajo, entusiasmo, dedicación y esfuerzo.

Por el contrario, las habilidades académicas, y las relacionadas con la empleabilidad y la inteligencia fueron valoradas en último lugar. Entre ellas se sitúan las que se refieren al pensamiento crítico, el uso de estadísticas, la redacción de informes, la comunicación, el liderazgo, las habilidades sociales, la experiencia laboral o las actividades extracurriculares.

>>Te interesa: Curso de Métodos de Memorización y Técnicas de Estudio.

La inteligencia, lo menos valorado.

Así, la dimensión menos valorada fue la inteligencia, lo que demuestra que ser inteligente en el ámbito académico y tener un alto rendimiento se considera menos importante que otras aptitudes.

Clasificación de características del estudiante ideal

Los investigadores señalaron al respecto que “estos resultados son sorprendentes, dado que los graduados son a menudo valorados por su expediente académico y las universidades se clasifican según de la empleabilidad de sus egresados”. Frente a ello, las características que conforman a un estudiante ideal son, por este orden:

– diligencia y compromiso
– organización y disciplina
– reflexión e innovación
– perspectiva positiva
– ser solidario con los demás
– habilidades académicas y las relacionadas con el trabajo
– la inteligencia y el enfoque estratégico

En cualquier caso, ha habido ligeras diferencias en cuanto a la perspectiva que tienen los profesores y los alumnos a la hora de definir al estudiante ideal. Por ejemplo, el personal de universidades califica las habilidades de empleabilidad como menos importantes que lo que establecen los estudiantes. Del mismo modo, los alumnos conceden una mayor importancia a la salud mental y la felicidad.

Según los investigadores, estas diferencias ponen de manifiesto la necesidad de capacitación de los docentes universitarios con el fin de concienciarles del papel que pueden desempeñar en el bienestar de los estudiantes.