TDAH

Déficit de atención por hiperactividad: síntomas, causas y consecuencias

Un 5,4% de los niños de entre 3 y 6 años presentan síntomas de déficit de atención con hiperactividad, un trastorno con consecuencias familiares.

Un 5,4% de los niños catalanes de entre 3 y 6 años presenta síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad, según un estudio del Departamento de Psicología de la Universitat Rovira i Virgili (URV) realizado de forma conjunta con la Universidad Autónoma de Barcelona. Los expertos aseguran que los síntomas se presentan en más niños que niñas, aunque no se observa diferencia de género en cuanto a la severidad de los síntomas. La intervención precoz tiene efectos positivos a corto plazo y resulta útil para prevenir problemas de salud mental a lo largo de la vida.

El TDAH se puede manifestar con un predominio en la falta de atención o bien con hiperactividad e impulsividad, o bien ambos tipos de forma combinada. Un 93,2% de los niños diagnosticados tienen síntomas de una o más patologías psíquicas paralelas, como problemas obsesivo-compulsivos, tics, trastorno del espectro autista, problemas de comportamiento o negativismo desafiante. Asimismo, las madres de estos niños presentan más problemas de ansiedad o sintomatología emocional.

Los factores de riesgo que determinan el TDAH no tienen que ver con educación o estatus socioeconómico, sino que tienen una base genética o pueden deberse a un ambiente nocivo durante el embarazo, prematuridad o bajo peso al nacer, problemas en el parto o falta de afecto en los primeros meses de vida.

Según los expertos, evaluar la comprensión emocional de los niños en edad escolar resulta clave para diagnosticar anomalías o retrasos de los niños a la hora de reconocer y gestionar sus emociones. En este sentido, investigadores de la Universitat Jaume I han creado Emocionatest, una aplicación para móvil y tablet que permite a la comunidad educativa evaluar estas circunstancias.

Esta app tiene la ventaja de que se presente en formato de videojuego, lo que resulta mucho más estimulante para los niños que los tradiciones test psicológicos porque permite interactuar. Además, la aplicación permite libertad a la hora de elegir el lugar más adecuado donde hacer la evaluación, porque solo se necesita un dispositivo móvil.

Emocionatest presenta cinco niveles de dificultad creciente y entre sus ventajas está conocer no solo cuántas emociones identifican correctamente los pequeños, sino también, ante un error, con qué opciones son confundidas. Una herramienta que puede resultar útil para niños con determinados trastornos, como el de déficit de atención e hiperactividad, que a veces manifiestan cierta incompetencia a la hora de regular sus emociones o de identificar emociones basadas en creencias como consecuencia de sus problemas inhibitorios.