¿Cuántas veces tienes que fallar para convencerte de que estás aprendiendo?

¿Cuántas veces tienes que fallar para convencerte de que estás aprendiendo?

Para aprender cosas nuevas a veces debemos fallar. Si erramos el 15% de las veces no es un fracaso, sino el momento óptimo de nuestro aprendizaje.

Aprender se puede resumir en una máxima: acierto y fallo. Pero, ¿cuándo se puede considerar que estamos teniendo un óptimo aprendizaje? Los científicos de la Universidad de Arizona han conseguido cuantificarlo: cuando tenemos un 15% de errores es cuando más estamos aprendiendo.

Si nuestro aprendizaje es una tarea demasiado simple no estamos aprendiendo nada. Y al contrario, ocurre lo mismo: si es demasiado costosa tendemos a tirar la toalla. Por tanto, lo ideal es encontrar el punto medio, que sido cuantificado por los investigadores americanos y publicado en la revista Nature Communications.

Según los científicos, nuestro aprendizaje óptimo es cuando no damos con la respuesta correcta en el 15% de las ocasiones, por lo que el estudio ha sido bautizado como “la regla del 85% para un aprendizaje óptimo”.

>>Te puede interesar: Curso de Gamificación 2.0 para profesorado: estrategias didácticas para aprender jugando

La investigación, que también ha contado con la colaboración de las universidades de Brown, California, Los Ángeles y Princeton, se ha basado en una serie de experimentos de aprendizaje automático en los que se enseñaba a las computadoras a hacer tareas simples, como clasificar diferentes fotografías de cifras escritas a mano como números pares o impares. Los resultados señalaban que los ordenadores aprendían más rápido en situaciones en las que la dificultad era tal que el 85% de las veces se emitía una respuesta correcta.

>>Mira este Máster en Intervención en Dificultades del Aprendizaje

Los investigadores han observado que la regla del 85% también es válida para animales, según se indica en estudios previos. En cuanto a saber cómo aprenden los humanos, esta regla es probablemente aplicable al aprendizaje perceptivo, en el que se aprende gradualmente a través de la experiencia. En cualquier caso, el estudio solo se ha realizado analizando tareas simples, en las que tan solo había una respuesta clara correcta y otra incorrecta.

Para los investigadores, los datos pueden ser extrapolables a otras situaciones de aprendizaje, como la educación, si bien se requieren estudios posteriores que estén centrados en formas de aprendizaje más complicadas.

Noticia relacionada: ¿Qué cantidad de información necesita la mente humana para aprender la lengua materna?