Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

¿Viajas al extranjero este verano? Diez consejos para aprender rápido un nuevo idioma

Con las vacaciones, muchas son las personas que quieren aprender la lengua del destino a visitar. Y, aunque el tiempo apremia, todavía hay más que horas suficientes para aprenderlo con estos sencillos trucos.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de ¿Viajas al extranjero este verano? Diez consejos para aprender rápido un nuevo idioma
Viajar es una buena razón para practicar idiomas y también para aprenderlos. De hecho, ¿qué mejor motivación que conocer la lengua del país o zona del mundo que se va a visitar para entenderse con los nativos? Muchas personas se lo plantean cuando empiezan a preparar sus vacaciones y, sobre todo, cuando ven que la fecha de salida, está prácticamente a la vuelta de la esquina. Sin embargo, hay tiempo más que suficiente para tener una buena base en lengua extranjera y defenderse en el exterior este verano. ¿Cómo? Estos diez consejos te ayudarán a conseguirlo.

>>Te recomendamos: Aprender idiomas con profesores nativos. Más info aquí

1. Conversación: para aprender bien un idioma, lo más importante es hablarlo e integrarlo en el día a día. No importa si al principio no se conocen muchas palabras o se cometen fallos. Lo importante es hablar, hablar y hablar. Y, para ello, lo mejor es hacerlo con una persona nativa y, en su defecto, con quien tenga un alto nivel.

2. Situaciones cotidianas: una de las maneras más fáciles de aprender una lengua extranjera es hablarlo en situaciones cotidianas. De esta manera, cuando ya se tenga la persona para practicar el idioma, es clave simular situaciones cotidianas y que pueden producirse en el país. Se puede comenzar con aprender todo lo relativo a la salida y llegada de aviones, autobuses u otros medios de transporte, reservar una habitación y hablar con el recepcionista del hotel o pedir un café o la comida. Así, se notará que se va avanzando y se irá ganando confianza para aprender el resto de vocabulario y estructuras gramaticales.

3. Diversión: este proceso de aprendizaje tiene que vivirse de forma divertida. Tener que aprender y, además hacerlo rápidamente, no implica que sea aburrido. De hecho, todos los trucos y métodos que se empleen serán más efectivos si resultan divertidos. Así, interpretar una obra de teatro sobre un viaje, reproducir escenas típicas del país a visitar, escribir una carta a un familiar sobre la experiencia de las vacaciones –de momento todavía ficticia pero que permitirá poner en práctica lo aprendido-, o componer una canción son algunas de las muchas actividades a realizar.

>>¿Destino Italia? Mira este Curso estándar de italiano A1/A2

4. Volver a la infancia: para aprender rápidamente un idioma, se debe volver a la infancia. Esto no significa tener que vestirse como un niño y rejuvenecer, sino en actuar como ellos. Es decir, hay que perder el miedo a equivocarse y el temor a hablar. Es conveniente soltar la lengua todo lo que se pueda. Y, si se comenten errores, hay que aprenderlos para ir mejorando. Además, cuando uno se equivoca, suele ser más fácil recordar luego la palabra o frase correcta porque se produce una asociación con ese momento.

5. Verbos: uno de los principales problemas que tienen los idiomas es la conjugación de los verbos. Sin embargo, hay algunos trucos. El mejor es buscar cuatro o cinco frases que se empleen habitualmente en la lengua que se está estudiando y conjugarlas todas con el mismo verbo. Así, será posible aprender el resto y sus conjugaciones más fácil y rápidamente. Incluso, si el idioma elegido es el inglés, todo esto puede ser mucho más fácil al simplificar con las expresiones ‘tengo que’, ‘quiero’, ‘voy a’ y ‘no puedo’. Todas ellas se emplean con verbos como comer, beber, dormir, caminar… en infinitivo.

6. Palabras: otro de los principales retos al aprender un idioma es conocer el número suficiente de vocabulario. En general, se calcula que son necesarias unas 1.200 palabras para hablar una lengua de forma fluida. No es misión imposible. Se puede realizar en unos 12 días, teniendo que memorizar 100 vocablos diarios. Para conseguirlo, asociar mentalmente las palabras a sus imágenes y conceptos es útil. Además, es clave comenzar por las que más se van a emplear.

>>Te puede interesar: Campamentos de verano de idiomas para niños y jóvenes en España, julio o agosto

7. Frases: las frases hechas son otra buena opción para aprender el idioma más rápido. Es cuestión de elegir las fundamentales y básicas como, por ejemplo, ¿cuánto cuesta?, ¿dónde está el baño? o ¿cómo puedo llegar a…?

8. Lectura: aunque es uno de los trucos y recomendaciones que se mencionan siempre, lo cierto es que es muy efectivo para aprender nuevas palabras y conocer expresiones. Si, además, se opta por los audiolibros, se mejorará a su vez la pronunciación.

9. Pronunciación: y, precisamente, para pronunciar nuevas palabras es importante asociar los sonidos para que sea más fácil, además de trabajar mucho la escucha y la parte oral del idioma con la ayuda no solo de los audiolibros que comentábamos anteriormente, sino también de vídeos, películas, canciones, aplicaciones de idiomas…

10. Biografía: y no estará de más preparar un texto sobre uno mismo, incluyendo la principal información. Esto será de utilidad cuando se conozcan personas durante el viaje y haya que hacer una breve presentación. Datos como de dónde se es, por qué se viaja, el nombre o la profesión son fundamentales, entre otros.

>>Idiomas en tiempo récord: Cursos intensivos de verano- idiomas


Leer ahora: ¿Cuánto tiempo se tarda en aprender idiomas?