Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Motivos por los que aprendes idiomas más fácilmente (o no)

Estar expuesto a un idioma desde pequeño o la inmersión total en una lengua extranjera son factores que favorecen su aprendizaje.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de Motivos por los que aprendes idiomas más fácilmente (o no)

Para aprender idiomas y conseguir dominarlos no hay una regla exacta. De hecho, es habitual ver a personas en clase que consiguen alcanzar un alto nivel sin esfuerzo, mientras otras no logran avanzar en el conocimiento de las lenguas extranjeras.


Son situaciones muy comunes y más frecuentes de lo que se tiende a pensar. Y es que hay factores que explican estas diferencias en el aprendizaje y en el ritmo de cada persona a la hora de dominar un idioma.


Varios expertos consultados por Gizmodo coinciden en destacar tres factores principalmente, aunque no todos son igualmente decisivos:

- la exposición a una lengua extranjera a una edad temprana
- el entorno de inmersión
- la motivación


>>Te recomendamos: Curso Intensivo Inglés B2



La edad, un factor crucial


Según Arturo Hernández, profesor de Neurociencia y director de Laboratorio para las Bases Neurales del Bilingüismo en la Universidad de Houston y autor de ‘The Bilingual Brain’, la edad es totalmente decisiva. Este experto considera que, cuanto más joven se sea cuando se está expuesto a una lengua extranjera, más dominio se tendrá de este idioma y más fácil será aprender un tercero o cuarto. De hecho, las personas bilingües a una temprana edad son más rápidas al dominar otras lenguas extranjeras.


En esta misma línea se pronuncia también Alissa Ferry, profesora de Comunicación humana, Desarrollo y Audición en la Universidad de Manchester. Para esta experta, la exposición temprana a una lengua facilita claramente el aprendizaje porque los bebés son muy sensibles a notar las diferencias entre sonidos y a emitirlos, aunque no se empleen en su idioma.


Además, conforme lo van aprendiendo, se centran solo en los sonidos importantes, siendo capaces de diferenciar entre los que no están en su idioma y de reducir su producción a aquellos que sí lo están. Una capacidad que se va perdiendo con la edad.


Aprender un idioma a una edad temprana tiene a su vez otras ventajas que están relacionadas con la gramática, ya que según la experta se cometen menos errores gramaticales. Por el contrario, hay más riesgo de cometer equivocaciones cuanto más tarde se aprende una lengua extranjera.


>>Te puede interesar: Curso de alemán aplicado a la gestión hotelera nivel inicial



La importancia del entorno


Y, por supuesto, también es clave el entorno. Joshua Hartshorne, profesor de Psicología en el Boston College y director del Language Learning Laboratory, incide en que la inmersión es un factor decisivo porque las personas que tienen que utilizar una lengua extranjera todos los días, la aprenden mejor.


Sin embargo, si estos factores no se han dado, no hay que tirar la toalla porque existen otros aspectos que influyen cuando los idiomas se aprenden más tarde. Y uno de ellos está relacionado con el oído musical porque, si se tiene, la persona es más capaz de distinguir los diferentes sonidos y, en consecuencia, aprender otras lenguas antes.


Y, ¿qué sucede cuando no se tienen ese oído musical? Son personas que también pueden aprender lenguas extranjeras, pero los resultados dependerán mucho más de la base gramatical porque necesitan como una especie de reglas para ser guiados en ese aprendizaje y dominio del idioma.



No perder la motivación


De todos modos, hay un último factor que, aunque aparece en posterior lugar, no es menos relevante: la motivación. En opinión de Emily Sabo, estudiante de doctorado en lingüística en la Universidad de Michigan e investigadora en el contacto y la variación lingüística entre poblaciones de habla hispana, la motivación es el primero y más importe factor para aprender más rápidamente o no un idioma.


Es lo que sucede en el caso de los hablantes bilingües circunstanciales. Es decir, aquellos que no les queda más remedio que aprender el idioma. Un claro ejemplo son los de personas que emigran a un país nuevo y no hablan su idioma, siendo totalmente necesario adquirir su conocimiento.


Este colectivo tiende a dominarlo más rápido que los hablantes bilingües que aprenden por elección. Es decir, aquellos que estudian otras lenguas en Secundaria, Universidad… con el fin de optar a mejores trabajos o aumentar su caché. Las personas que conforman este grupo tienden a aprender más lentamente.



Noticia relacionada: Los doce idiomas más importantes del mundo: hablantes, examen oficial y curiosidades