Los bebés acostumbrados al lenguaje de signos desarrollan una visión periférica altamente desarrollada

Los bebés acostumbrados al lenguaje de signos desarrollan una visión periférica altamente desarrollada

A partir de los cinco meses, los bebés son capaces de observar las señales de la cara sin tener que mirar a las manos cuando les hablan en lengua de signos, según un estudio.

A los bebés y niños de corta edad les atrae mirar los movimientos y el rostro de las personas cuando se dirigen a ellos. Ahora, una investigación del Instituto de Tecnología de Rochester ha estudiado a dónde miran exactamente los bebés cuando ven a alguien que se comunica a través del lenguaje de signos.

La principal conclusión de este estudio, publicado en Developmental Science, es que los bebés acostumbrados a la lengua de signos desarrollan una visión periférica altamente desarrollada.

Para ello, los investigadores utilizaron una tecnología de seguimiento ocular no invasiva que facilita el estudio de la cognición y del aprendizaje preverbal del lenguaje en bebés y niños de corta edad.

FP Técnico Superior en Interpretación de Lengua de Signos

Se estudiaron dos grupos de bebés: un grupo de control con padres no sordos que hablaban en inglés y nunca usaban el lenguaje de signos, y un segundo grupo de bebés que tenían padres sordos y usaban el lenguaje de signos en casa.

Los bebés de ambos grupos tenían una audición normal. Sin embargo, el primer grupo vio el lenguaje de signos por primera vez en el laboratorio, mientras que el segundo grupo de bebés estaba familiarizado con el lenguaje de signos.

Principales conclusiones

Los resultados del Estudio bebés lengua de signosponen de manifiesto que los bebés no acostumbrados al lenguaje de signos miraban a las manos siempre que se dirigían a ellos a través de este lenguaje. Sin embargo, el grupo de bebés de padres sordos eran capaces de mirar a la cara cuando se comunicaban con ellos a través del lenguaje de signos.

Cursos de Asertividad-Comunicación

Esta conducta experta de observar señales sin tener que mirar a las manos y centrándose en la gesticulación del rostro está presente en los bebés a partir de los cinco meses de edad.

Para Rain Bosworth, principal investigador de este estudio, los resultados son la evidencia más temprana que se conoce de los efectos de la exposición al lenguaje de signos.

“Creemos que los bebés acostumbrados al lenguaje de signos son capaces de mantener la mirada fija en la cara porque tienen una visión periférica altamente desarrollada y eficiente. Y los bebés que no están familiarizados con el lenguaje de signos miran las manos, quizás porque eso es lo que perceptualmente les destaca «, asegura Rain Bosworth.

A su vez señala que los bebés acostumbrados a la lengua de signos entienden que la cara es un elemento muy importante para las interacciones sociales.

“Creemos que la razón por la que el control perceptivo de la mirada madura tan rápidamente es porque apoya el aprendizaje posterior del idioma, que es más gradual”, confirma Rain Bosworth.