Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

El alemán no es tan fiero como lo pintan: Trucos para entenderlo mejor

Escribir cada género en un color o ver dibujos animados son dos de ellos.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de El alemán no es tan fiero como lo pintan: Trucos para entenderlo mejor
“Es imposible dominar el alemán”. “Es mucho más difícil que el inglés o el francés”. “Por mucho que practiques, nunca lo hablarás bien”. “Juan estuvo un año en Alemania y volvió sin saber nada”. Estos son los típicos comentarios agoreros que salen a relucir cuando alguien expresa su deseo de aprender alemán. Ni caso. Con estos trucos, ya verás como no te cuesta tanto como popularmente se cree.

Empieza por el vocabulario básico

Memoriza las palabras básicas de las conversaciones cotidianas, como los números (Grundzahlen), los colores (Farben), los días de la semana (Die Wochentage) o las expresiones de saludo y despedida: Hola/Hallo, Adiós/Tschüss, Buenos días/Guten Morgen, Buenas tardes/Guten Abend, Buenas noches/Gute Nacht, Hasta pronto/Bis bald. Una vez memorizadas, plásmalas en un papel para repasarlas de vez en cuando.

Aprende los géneros con colores

Es muy difícil saber qué genero tiene cada palabra porque no existe una norma común, lo que a su vez dificulta saber qué artículo poner en caso (en alemán, además, hay tres). Por ello, la única forma para averiguarlo es memorizando el género de cada palabra. Hay un truco que consiste en escribir cada género en un color. Por ejemplo, en rojo las palabras masculinas, en negro las femeninas y en azul las neutras.

>>Te puede interesar: Curso gratuito de alemán para autónomos

Aprende a identificar y diferenciar los casos

Hay cuatro casos en alemán moderno: nominativo, acusativo, dativo y genitivo. La función de los casos es la de asignar a una palabra o grupo de palabras una función en la frase. Hay un efectivo truco para identificarlos: si la palabra forma parte del complemento indirecto en español, en un 90% de los casos será dativo en alemán. Si la palabra forma parte del complemento directo en español, en un 90% de los casos será acusativo en alemán.

Mira dibujos animados en alemán

La pronunciación suele ser más lenta y clara y el lenguaje empleado es más sencillo y fácil de entender. ¡Qué no te dé vergüenza volver a tu infancia!

Practica tu pronunciación con un nativo

Hoy en día, hay muchos bares que celebran encuentros de intercambio de idiomas y apps para hablar a distancia con nativos de otros países, como Hello Pal.

Escucha noticias, música, vídeos y lee

De esta forma, tu cerebro se va acostumbrando y, cuando menos te lo esperes, vas a empezar a pensar y soñar en alemán. Recuerda: cuanto más te expongas mayor será el aprendizaje. Puedes empezar con algún libro sencillo en alemán como las aventuras del detective Helmut Müller en Ein Mann zu viel o la novela romántica Gut gegen Nordwind.

Ve a un pueblo y no a una gran ciudad alemana

En los pequeños pueblos, es raro que la gente sepa hablar inglés ¡y mucho menos español! De ahí que no te quede otra que esforzarte para que tu interlocutor te entienda. Pero no te preocupes: la gente de las pequeñas localidades suele ser muy amable y paciente.

>>Te recomendamos: Curso de alemán aplicado a la Gestión Hotelera nivel inicial