Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Diez trucos para escribir bien en inglés: take it easy!

Construir oraciones sencillas y adaptar las frases al vocabulario que se conoce son algunos de los trucos que sí funcionan para escribir como el propio Shakespeare.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de Diez trucos para escribir bien en inglés: take it easy!
Escribir en inglés tiene sus propias reglas, que difieren de las que se emplean en español. Una diferencia que no solo atañe a la ortografía y a los signos de puntuación, sino que también afecta a otros aspectos de la redacción, que se tienen que tener en cuenta a la hora de escribir en este idioma. Aquí te damos diez trucos que son muy útiles para escribir correctamente y mejorar el writing.

1. Estructura: antes de ponerse a escribir, conviene pensar bien la estructura de las ideas que se van a exponer para adaptarla al inglés. Y es que no es lo mismo escribir una carta, que un texto académico, una redacción para clase… Para ello, se pueden seguir los modelos de las cartas en inglés y, en el caso de las redacciones, no hay que olvidarse que tienen que tener una introducción sobre el tema del que se va a hablar; un desarrollo en el que se expresan las ideas más detenidamente, se argumentan y se pueden aportar opiniones, y una conclusión para terminar.

2. Construyendo oraciones: una vez se tiene el esquema claro hay que empezar a pensar en las frases que se van a escribir. Lo mejor, sobre todo, cuando no se tiene un nivel muy alto de inglés o bien existen dudas, es optar por estructuras muy sencillas. No hay nada como seguir la máxima de sujeto más verbo más objeto. Bajo ningún concepto se deben traducir las frases tal y como se piensan en español, siendo este uno de los errores más habituales que se cometen.

3. Vocabulario: si las oraciones son importantes, no lo son menos las palabras que se van a emplear. Evidentemente, puede darse la situación de que no se conozca vocabulario muy especializado sobre un tema o tener dudas sobre cómo se utiliza un determinado vocablo en un contexto concreto. Lo mejor es hacer una adaptación o darle una vuelta a la frase que se quiere escribir para poder exponer las ideas de forma clara con las palabras que sí estamos seguros que conocemos.

Pero la adaptación no queda aquí porque también tiene que ser adecuada al tipo de texto que se está escribiendo. Por ejemplo, si el escrito es muy formal, no se deben utilizar expresiones demasiado coloquiales ni populares. Si estás redactando un currículo, una carta de presentación… igualmente se deben seguir las pautas inglesas. Si no las conoces, fíjate previamente en modelos ya hechos. Así seguro que no hay margen de error.

>>Empezar desde la infancia: Curso de Inglés para Niños en Madrid

4. Expresiones: para redactar en inglés, hay unas cuentas expresiones que son de gran ayuda cuando se sigue la estructura en el texto de introducción, desarrollo y conclusión. Por ejemplo, en la introducción, se pueden emplear ‘First of all’, ‘Presently’, ‘At first’, ‘Currently’ o ‘Today’, entre otras muchas.

Para el desarrollo, es de ayuda emplear en las frases otros términos como ‘for example’, ‘additionally’, ‘again’, ‘moreover’ o ‘meanwhile’, entre otras, mientras que para la parte de la conclusión, las más idóneas son ‘Finally’, ‘To sum up’, Therefore’ o ‘In brief’.

5. Revisar: por supuesto, una vez terminado el texto, se tiene que revisar para detectar posibles errores en la composición de las frases de los que no nos hayamos dado cuenta al ir escribiendo. Es muy importante fijarse que se siguen las normas de la gramática inglesa y que no hay ni rastro del español. También hay que fijarse en la ortografía para evitar errores de spelling, que van a desmerecer el texto.

6. Signos: la puntuación debe estar igualmente en el punto de mira. Cabe recordar que es diferente de la española. En concreto, hay que prestar especial atención a las mayúsculas. Por ejemplo, siempre se escriben así los idiomas o días de la semana, aunque no se comience la frase con esas palabras. Ojo también con los signos de exclamación, que solo van al final de la oración, y con los encabezamientos en las cartas, que van seguidos de una coma como en ‘Dear friend,’.

7. Google: ante cualquier duda, hay otro truco. Google puede ser de ayuda para comprobar si se ha escrito bien una palabra. Pero cuidado con las frases porque no siempre la búsqueda que se haga es correcta. Un error que también se da con bastantes correctores o traductores en la red. No obstante, siempre se puede probar a buscar la frase escrita entre páginas nativas. Si aparece, está bien.

8. Leer: para mejorar la escritura en inglés, aún hay otros trucos, aunque no son tan rápidos como los consejos anteriores. Se trata de leer porque, cuanto más se lee, mejor se termina escribiendo. Y esta máxima es válida para cualquier idioma. Además de aprender las estructuras correctas, se aprende vocabulario y el uso de expresiones.

9. Practicar: otra forma de hacer progresos escribiendo en inglés es practicar y practicar como cuando se aprendía el castellano. Aparte, es una buena ocasión para ir probando estructuras y expresiones que se han leído e ir comprobando los avances.

10. Copiar: y si nada de todo esto funciona, no hay que desesperarse. Siempre se pueden emplear frases y estructuras ya hechas en inglés y que hayamos visto en otros escritos, pero adaptadas al texto que estemos redactando. Es decir, que se pueden seguir de modelo orientativo o de inspiración hasta que se tenga más práctica.

>>¿Necesitas Inglés para Trabajar? Pide +Info de este curso de Inglés B2 con opción de BECAS

Executive en inglés profesional - B2