Personas de diferentes nacionalidades hablando en distintos idiomas. | Brooke Cagle vía Unsplash

Foto: Personas de diferentes nacionalidades hablando en distintos idiomas. | Brooke Cagle vía Unsplash

Cómo ser políglota: 10 trucos para hablar el idioma que te propongas

Hablar muchos idiomas diferentes parece complicado. Sin embargo, hay trucos que ayudan a dominar varias lenguas extranjeras al mismo tiempo.

Se estima que en el mundo se hablan en torno a 6.500 lenguas diferentes. Y hasta hace sólo unas décadas, la gran mayoría se conformaba con hablar tan sólo una de estas lenguas.

Sin embargo, los tiempos han cambiado, y ahora hablar idiomas se han convertido en una cuestión fundamental en un mundo que cada vez está más globalizado.

Algunas teorías confirman que, pasada la primera infancia, es complicado acercarse a una nueva lengua. Sin embargo, muchas investigaciones aseguran que lo importante radica en la actitud que el adulto tome ante el aprendizaje. Es decir, de su capacidad para vencer los prejuicios, de no temer cometer errores y de no ponerse excusas a la hora de aprender.

>> Ver Cursos de Traducción e Interpretación.

Ser políglota es posible. ¿Cómo lograrlo? Con estos diez sencillos consejos, verás que es mucho más fácil:

1. Busca la motivación

La motivación es una de las claves para aprender varios idiomas. De hecho, es importante tener claro por qué se hace y buscarle una utilidad u objetivo. En caso contrario, se pensará que es una obligación o un quehacer añadido, lo que lleva a mermar la predisposición para aprender y a conseguir resultados positivos.

2. Derriba las barreras mentales

Para comenzar a ser políglota y desde que se aprende el primer idioma, es vital superar las barreras mentales de que no vas a ser capaz de comunicarte en una lengua extranjera. Evidentemente, al principio será complicado, pero se consigue. Debes de ser consciente de que te conviertes en un niño pequeño que se equivoca y tiene que aprender.

>> Ver Cursos de Alemán aplicado a la Gestión Hotelera.

3. Elegir los idiomas que quieres aprender

Una decisión que debes abordar y que es muy importante antes de empezar a aprender un nuevo idioma es elegir en que idioma quieres enfocar tu aprendizaje.

Y es que, aunque a priori puede que ni te lo plantees, entre muchas lenguas hay más conexiones de las que imaginas. Por ello, un buen consejo para empezar es detectar los idiomas que son de la misma familia. Por ejemplo, el italiano es muy fácil de entender por un hispanohablante y tiene también muchos vínculos con el francés.

4. Incorpora solo el vocabulario que necesites

En cualquier idioma basta conocer un pequeño porcentaje del vocabulario para poder comunicarse en la mayoría de las situaciones cotidianas. Por ello, en lugar de esforzarse por aprender cientos y cientos de palabras, lo mejor es enfocarse en las que se utilizan con más frecuencia. Y es que el 65% del lenguaje escrito está compuesto tan sólo por 300 palabras.

5. Aprender a describir

Al aprender un nuevo idioma es muy importante tener la capacidad de hacer descripciones. Un políglota no tiene por qué saber todo, pero sí posee las habilidades lingüísticas necesarias para expresarse en otro idioma. Por ello, es fundamental para hacerte entender, que sepas describir objetos, situaciones, personas y cualquier otro aspecto.

6. Enfócate en la conversación

El paso entre balbucear en una lengua extranjera a dominarla por completo es lo más difícil de aprender de un idioma. Sin embargo, este debe ser tu principal objetivo a la hora de aprender un nuevo idioma ya que será lo que realmente te permita comunicarte con sus hablantes.

Para ello, una vez aprendido el vocabulario básico como las expresiones de saludo o de cortesía, es conveniente buscar a un nativo que esté dispuesto a escucharte y ayudarte a practicar. Existen aplicaciones que permiten practicar idiomas con nativos sin tener que pagar mucho dinero.

>> Quiero ser Profesor de Español. Ver cursos recomendados.

7. Practica con frecuencia

Si tienes una vida laboral muy ocupada, es posible que te cueste mucho encontrar tiempo suficiente para comprometerte con el aprendizaje de un nuevo idioma.

Sin embargo, los expertos coinciden al señalar que es más que probable lograr un progreso significativo dedicando tan solo una hora al día al aprendizaje.

Y es que, practicar poco y con frecuencia, es una forma de aprendizaje más productiva que en períodos más largos, pero más esporádicos.

8. De uno en uno

Para ser políglota, otra buena clave es aprender un idioma de uno en uno, sobre todo, si se tienes dificultades. Si es tu caso, intenta aprenderlos de uno en uno, por lo menos, hasta haber alcanzado una cierta fluidez. Esto te permitirá adquirir una muy buena base y que el siguiente idioma te cueste menos.

9. Aprender siempre

Aunque tengas un alto nivel de conocimiento del idioma, debes ser consciente de que nunca hay que dejar de aprenderlo. De hecho, siempre habrá términos o expresiones nuevas que te convendrá conocer.

10. No obsesionarse con los títulos

Para llegar a ser políglota, no hay que preocuparse demasiado por el nivel de certificación como el C2 que avale el conocimiento de la lengua. Muchos políglotas tienen un alto dominio de los idiomas, pero no tienen certificaciones. Por lo tanto, debes obsesionarte tanto por los títulos, a no ser que los precises para optar a becas o por motivos profesionales.

aprendizaje idiomas poliglota