Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Aprender un nuevo idioma puede ser más fácil si nos exponemos a una variedad de idiomas

Un estudio de la Universidad de Washington demuestra que las personas que viven en comunidades donde se hablan varios idiomas, tienen más facilidad para identificar palabras en otro idioma que las que viven en un entorno monolingüe.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de Aprender un nuevo idioma puede ser más fácil si nos exponemos a una variedad de idiomas
Hasta ahora sabíamos que las personas que hablan varios idiomas tienen mejores habilidades de memoria y de atención, que aquellos que tan sólo hablan su lengua materna. Sin embargo, aprender un segundo idioma no es una tarea fácil, y sobre todo, si se pretende conseguir este objetivo durante la etapa adulta.

Un estudio reciente de la Universidad de Washington ha dado un paso más allá y revela que aprender un nuevo idioma puede resultar más fácil si se está expuesto a una variedad de idiomas y no solo a la lengua materna.

Según este estudio, en función de la actividad cerebral, las personas que viven en comunidades donde se hablan varios idiomas pueden identificar las palabras en otro idioma mejor que las que viven en un entorno monolingüe.

>>Te recomendados: Máster para ser profesor de idiomas. Aquí más info

 
Podemos aprender más fácilmente según el contexto en el que nos ubiquemos

La investigadora principal de este estudio, Kinsey Bice, asegura que a través de esta investigación se demuestra que el cerebro siempre trabaja en segundo plano. Lo que quiere decir que, cuando intentamos aprender otro idioma o cuando una persona escucha conversaciones en otros idiomas, recoge esa información aunque no sea consciente de hacerlo.

Este estudio se llevó a cabo en una comunidad donde el inglés era el idioma predominante, pero luego también se sumó a otra comunidad de personas que contaban con una diversidad de idiomas en su entorno.

Cómo se realizó la investigación


La tarea para los participantes de ambos grupos fue la de identificar palabras básicas y patrones de vocales en un idioma desconocido para ellos, en este caso, el finlandés. Los investigadores que participaron en este estudio eligieron este idioma nórdico porque no es un idioma común en Estados Unidos, y también, porque se basa en reglas de armonía vocal que pueden ser muy complicadas para los estudiantes.

A lo largo de dos sesiones de una hora de duración, a los participantes de ambos grupos se les presentó un total de 90 palabras de vocabulario finlandés, a través de tarjetas etiquetadas con la palabra, una imagen de lo que representaba la palabra, y una grabación de audio de un hablante nativo que pronunciaba la palabra.

Al finalizar la capacitación, los participantes fueron evaluados en función del número de palabras que habían aprendido, así como en las palabras finlandesas nuevas para ellos y también en falsas palabras.

Finalmente, y tras varios días de pruebas, se demostró que la actividad cerebral de aquellos que vivían en entornos plurilingües fue mayor cuando se trataba de identificar palabras que  nunca jamás habían visto antes.

Según Kinsey Bice, los resultados de este estudio sugieren un efecto de la exposición ambiental a otros idiomas. En su opinión, es emocionante comprobar la plasticidad que tiene el cerebro humano para empaparse de la información que le rodea, lo que se traduce en que podemos aprender más fácilmente, según el contexto en el que nos ubiquemos.

>> Ver: Curso de Creación y gestión de un centro de idiomas y enseñanza no reglada online