Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Aprender idiomas: ¿es posible predecir el éxito o el fracaso?

Una investigación sugiere que las conexiones cerebrales influyen en que nos resulte más o menos complicado aprender un segundo idioma.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de Aprender idiomas: ¿es posible predecir el éxito o el fracaso?
¿Por qué a algunas personas les resulta más fácil que a otras aprender un segundo idioma? Un estudio llevado a cabo por investigadores de McGill University concluye que esas diferencias podrían ser innatas y se explican por la forma en que las diferentes partes del cerebro tienen para conectarse entre sí. “Estos resultados tienen implicaciones para predecir el éxito o fracaso en el aprendizaje de idiomas”, afirma Xiaoqian Chai, autor del estudio  publicado en The Journal of Neuroscience el 20 de enero.

Me gustaría APRENDER UN SEGUNDO IDIOMA. Ver cursos

Las diferentes regiones del cerebro se comunican entre sí, incluso cuando descansamos. La fuerza de estas conexiones, denominada `conectividad en estado de reposo´, varía de persona a persona y las diferencias hasta ahora se habían relacionado con el comportamiento o la capacidad lingüística.

>>Ver cursos de NEUROCIENCIA
El éxito de aprender un segundo idioma no está totalmente predeterminado por las conexiones cerebrales. “Es sólo un primer paso”, explican los autores

Los investigadores de McGill University han explorado ahora si las diferencias en la `conectividad en estado de reposo´ se relacionan con el aprendizaje de un segundo idioma. Para analizarlo, el equipo escaneó los cerebros de 15 adultos angloparlantes que estaban a punto de comenzar un curso intensivo de francés de doce semanas de duración, para comprobar sus competencias en el idioma (fluidez verbal y velocidad de lectura), tanto antes como después de la realización del curso.

>>Ver cursos para MEJORAR EL SPEAKING O FLUIDEZ VERBAL
>>Ver cursos para el READING O LECTURA

Para poner a prueba su fluidez verbal, los investigadores les pidieron que hablaran en francés durante dos minutos para contabilizar el número de palabras que utilizaron de forma correcta. En el caso de la velocidad de lectura, hicieron que los participantes leyeran textos en francés en voz alta, calculando así el número de palabras leídas por minuto.
"El cerebro es muy plástico y se puede moldear por el aprendizaje y la experiencia", afirma Xiaoqian Chai

Utilizando resonancia magnética funcional (fMRI), los investigadores pudieron examinar la conectividad en los cerebros de las personas antes de iniciar el curso de francés. Observaron un área del cerebro implicada en la fluidez verbal, la ínsula anterior izquierda/opérculo frontal (AI/FO por sus siglas en inglés) y un área activa en la lectura, el área visual de la forma de la palabra (VWFA).

Los participantes que registraron mayores conexiones entre la AI/FO y una importante región de la red de lenguaje del cerebro mostraron una mejoría mayor en la prueba de habla. Por su parte, aquellos con mayor conectividad entre el VWFA y un área diferente de la zona temporal superior izquierda del área de lenguaje mostraron sin embargo una mejoría mayor en la velocidad de lectura al término del curso de francés.

>>Ver curso de CEREBRO, FUNCIONES COGNITIVAS Y CONDUCTA

“La parte más interesante de este hallazgo”, explica Arturo Hernández –neurocientífico de la Universidad de Houston que también estudia el aprendizaje de un segundo idioma- “es que se observó la conectividad entre las diferentes zonas antes de aprender. Esto demuestra que algunas personas pueden tener un patrón de actividad neuronal particular que puede prestarse a un mejor aprendizaje de un segundo idioma”.

>>Cursos de IDIOMAS: INGLÉS | FRANCÉS | ALEMÁN | CHINO | PORTUGUÉS 

Por su parte Chai considera que “es un primer paso para entender las diferencias individuales” y que “a largo plazo podría ayudarnos a desarrollar métodos para aprender mejor”. Sin embargo, no significa que el éxito de aprender un segundo idioma esté totalmente predeterminado por las conexiones cerebrales, pues el cerebro es muy plástico, lo que significa que se puede moldear por el aprendizaje y la experiencia.

Más información:

Intrinsic Functional Connectivity in the Adult Brain and Success in Second-Language Learning