Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Videojuegos educativos para una Navidad muy tecnológica

Los videojuegos cada vez tienen más aceptación entre los niños y jóvenes y también en los adultos. La posibilidad de entretenerse y disfrutar de momentos de ocio mientras se aprende es su principal ventaja, a pesar de que su uso sigue poniéndose en e

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Videojuegos educativos para una Navidad muy tecnológica
Estudiantes-grado-INELlegan las Navidades y con ellas los ansiados y esperados regalos. Las nuevas tecnologías ganan cada vez más adeptos y son regalos siempre bien recibidos. Papa Noel y los Reyes Magos lo saben bien y este año, una vez más, traerán regalos muy tecnológicos entre los que no faltarán los videojuegos, que siguen ocupando las primeras posiciones entre los regalos que niños y mayores piden en sus cartas.

 

De hecho, España es el cuarto mercado europeo del sector del videojuego. Según datos de la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (aDeSe), el consumo de videojuegos en España en el año 2010 se situó en 1.245 millones de euros, correspondiéndose 631 millones de euros en videojuegos, 489 millones de euros en hardware y 125 millones de euros en accesorios. En total, se vendieron 26.130.000 unidades. [Ver cursos de Videojuegos]

 

Y, aunque estos datos de ventas reflejan una caída de las unidades vendidas -del 2,94% en relación al año 2009-, y su consumo en lo que va de año no parece repuntar -en los ocho primeros meses de 2011 las ventas de juegos de consola han descendido un 6,3% en relación a 2010 y un 16,8% en el caso de PC de acuerdo con datos de Gfk-, los videojuegos siguen siendo uno de los productos de entretenimiento que más gustan a niños y jóvenes, además de ser uno de los regalos estrella en épocas señaladas como la Navidad o el da de Reyes.

 

Un interés por los videojuegos que sigue creciendo porque cada vez más estudios y expertos ponen de manifiesto las ventajas de su utilización tanto fuera como dentro de las aulas y el alto potencial educativo que presentan, aunque todavía, por supuesto, siguen también oyéndose voces en contra por los posibles riesgos que conlleva su utilización.

 

De acuerdo con un informe del Comité de Protección al Consumidor del Parlamento Europeo, los videojuegos pueden contribuir a estimular el aprendizaje de hechos y habilidades como la reflexión estratégica, la creatividad, la cooperación y el sentido de la innovación, si bien se reconoce que no todos los juegos son apropiados para niños, aparte de apuntar que la violencia que se muestra en algunos videojuegos puede estimular conductas violentas en situaciones específicas.

 

Para la pedagogay especialista en Nuevas Tecnologías aplicadas a la Educación y miembro del Grupo de Expertos del Col·legi de Pedagogs de Catalunya, Cristina Martí, “no podemos considerar a los videojuegos o la tecnología en general que hoy utilizan los más pequeños como algo bueno o malo en sí. Cada videojuego es diferente y no podemos generalizar sobre la conveniencia de su uso por parte de los niños. Lo importante es analizar su contenido y qué juegos incluye. Su uso es lo que realmente debe preocuparnos a padres y educadores, por lo que debemos permanecer atentos a  los que adquirimos y al uso que el niño hace de estos videojuegos”.

 

Y es que un correcto uso de los videojuegos presenta numerosas ventajas. “Los videojuegos introducen al niño en el mundo digital tan presente en los ámbitos hoy en día por lo que su prohibición de uso supone alejarse de la realidad y puede resultar contraproducente”, aclara Cristina Martí.

 

Según afirma la pedagoga, algunos videojuegos en función de su contenido y de los juegos que se proponen al jugador “pueden resultar educativos y estimuladores de algunas capacidades y habilidades como la agilidad en el cálculo matemático, la capacidad de memoria y algunas otras habilidades. Pero, tengamos siempre presente que se trata de un entretenimiento. No pretendamos que sean la panacea o el sustituto de otros elementos educativos importantes”.

 

Las ventajas de los videojuegos aún son mayores en relación a otras formas de entretenimiento. Por ejemplo, en comparación con la televisión, que suele dejar poca iniciativa al espectador una vez se ha seleccionado el canal y el programa que se quiere ver, el videojuego ofrece a los usuarios un reto continuo en el que hay que observar y analizar el entorno, asimilar y retener información, realizar razonamientos inductivos y deductivos y construir y aplicar estrategias cognitivas, aparte de contribuir a desarrollar habilidades psicomotrices y obligar a que el jugador tome decisiones y ejecute acciones.

 

Entre otras ventajas generales de los videojuegos también figura el hecho de que no es preciso tener conocimientos previos para jugar ni una determinada capacidad intelectual, además de fomentar la persistencia en el jugador en las actividades que se proponen a lo largo del juego, lo que facilita que los niños y jóvenes aprendan a persistir en el esfuerzo. Igualmente son beneficiosos para aprender un lenguaje específico que incorpora simbologías o significados determinados, que suelen repetirse de forma habitual en los distintos juegos.

 

Beneficiosos pueden ser también paraadquirir conocimientos curriculares, aunque todo depende del uso que se haga y de los docentes. Por ejemplo, los videojuegos “tienen mucho potencial en el aprendizaje de idiomas porque posibilita hablar y escribir en otra lengua. Habitualmente juegan en inglés y toda la interacción es en inglés”, explica Pilar Lacasa, catedrática de Educación y Comunicación de la Universidad de Alcalá y directora del proyecto ‘Videojuegos en el aula, educar en una sociedad globalizada’, realizado en colaboración con Electronic Arts, en el que se recoge cómo las comunidades virtuales de algunos videojuegos comerciales facilitan los procesos de aprendizaje relacionados con los contenidos curriculares y la educación cívica.

 

Entre otras utilidades curriculares de los videojuegos se encuentra igualmente el aprendizaje de Biología a través de juegos como Spore, que permite controlar el desarrollo de diferentes especies y que explica la Teoría de la Evolución, o juegos que, inicialmente, no pueden parecer tan educativos, pero que sí pueden serlo como es el caso de FIFA, que “facilita el razonamiento matemático y causal, permite analizar el comportamiento social y puede favorecer el aprendizaje de, por ejemplo, cómo ahorrar dinero a través de conceptos como cuánto vale un jugador de fútbol”, afirma Pilar Lacasa.

 

En el aula, incluso los videojuegos con cierto contenido violento pueden ser educativos. “Lo que se hace en el aula es dialogar con los alumnos para que sean conscientes de lo que supone” porque el principal problema es que el niño esté a ciegas sobre una pantalla y nunca reflexione”, aclara Pilar Lacasa, quien añade que al contar los niños las historias se hacen discusiones en clase y un razonamiento moral.

 

Estos aspectos positivos no son sólo para los niños y jóvenes. También los adultos pueden beneficiarse, ya que estos juegos “pueden resultar muy positivos para desarrollar la agilidad mental, la memoria…”, añade Cristina Martí. Un motivo que puede ser la causa de que cada vez más adultos también se interesen por los videojuegos. De hecho, según datos de aDeSe, el 24% de los adultos juega de forma habitual con videojuegos. Un dato que sitúa a España como el quinto país europeo con mayor número de ‘gamers’ adultos.

 

No obstante, pese a estas ventajas, tampoco hay que olvidar que existen algunos riesgos, siempre que no se haga un uso adecuado y recomendable de los videojuegos. Entre los inconvenientes más importantes se hallan la posibilidad de que el niño quede aislado por preferir jugar con este tipo de juegos a otros en compañía. Una situación que poco a poco se va paliando con el lanzamiento de videojuegos que fomentan jugar en equipo o con otros compañeros.

 

También hay que tener especial cuidado con el número de horas que se dedica a jugar a los videojuegos, ya sea en solitario o en compañía, para evitar que se abandonen otras actividades diarias como ‘hobbies’, la lectura, los deberes… y se cree una adicción, situaciones de estrés, fatiga ocular, dolores musculares o problemas de columna vertebral derivados de malas posiciones ante la videoconsola o PC.

 

No obstante, “es normal que el niño, inicialmente, lo use durante varias horas seguidas, como otros tipos de juegos que recibe como regalos de Navidad. Debemos intentar que su uso no interfiera con las demás actividades normales de la vida del niño, con sus deberes escolares, con el juego con otros niños o hermanos, con sus quehaceres cotidianos… Hay que intentar que su uso no se prolongue durante muchas horas simplemente y que no se convierta en una obsesión para él y nada más”, añade Cristina Martí.

 

Las ventajas y riesgos específicos de cada videojuego

 

En los establecimientos comerciales, tiendas o páginas en Internet se pueden encontrar diferentes tipos de videojuegos que presentan una serie de ventajas específicas para la formación según el tipo de actividad que proponen al jugador, si bien no hay que obviar tampoco en estos casos que hay que hacer un uso adecuado del juego para evitar posibles riesgos e inconvenientes.

 

Por ejemplo, los juegos tipo plataforma o luchas como Pacman, Mario, Sonic, Doom, Quake, Street Fighter o Arcanoid, entre otros, pueden contribuir al desarrollo psicomotor y de la orientación espacial de los jugadores, si bien pueden generar nerviosismo, estrés o angustia ante las dificultades para controlar a los personajes del juego. En esta clase de juegos siempre es recomendable que se observen los comportamientos, sobre todo, de los más pequeños para ayudarles y detectar posibles síntomas derivados de estar sometidos a una excesiva tensión.

 

Los juegos tipo puzzles o de lógica, como el tetris, favorecen el desarrollo de la percepción espacial, la imaginación, la creatividad y la lógica. Y, aunque inicialmente, este tipo de videojuegos no presentan inconvenientes, también es importante controlar el tiempo de juego y que no se genere adición ni se reduzca el ejercicio físico que el niño debe realizar.

 

Por su parte, los videojuegos que se basan en simuladores de deportes o aviones o bien en constructores como ciudades –por ejemplo Simulador de Vuelo Microsoft, Sim City, Tamagotchi, The Incredible Machine o Theme Park, entre otros-, tienen a su favor que permiten que el jugador experimente e investigue el funcionamiento de máquinas y fenómenos. No obstante, es conveniente que el niño tenga presente que lo que el videojuego le muestra es una visión simplificada de la realidad de los fenómenos que se le presentan. Igualmente, en este caso, es recomendable que se observe al jugador para que no presente ansiedad o estados de tensión excesiva.

 

Entre los videojuegos también figuran aquellos que se centran en juegos de estrategia como Estratego, Warcraft, Age of Empires, Civilitation, Lemmings, Black & White o Centurion, entre otros, que se basan en el diseño de estrategias de actuación para lograr unos objetivos. Estos videojuegos tienen algunos riesgos que suelen ser de carácter moral por los contravalores que, a veces, se promueven, siendo necesario que se analicen y comenten con adultos para que transfieran los valores adecuados al niño.

 

Reflexión sobre los valores y contravalores también debe hacerse entre adultos y niños en los juegos de aventura y rol –dentro de los que se engloban juegos como King Quest, Indiana Jones, Monkey Island, Final Fantasy, Tomb Raider o Pokémon, entre otros-, siendo este su principal inconveniente.

 

Los videojuegos de deportes como FIFA, PC Futbol, NBA, Formula I GrandPrix o Need For Speed, entre otros, que facilitan habilidades de coordinación psicomotora, además de profundizar en el conocimiento de las reglas y estrategias de los deportes. Sin embargo, también hay que ser cautos en su uso porque pueden generar estrés.

 

Finalmente, cabe hablar de los videojuegos de preguntas, como el Trivial, que permiten realizar un repaso de todo tipo de conocimientos, si bien igualmente hay que controlar el tiempo dedicado al juego.


Seguir leyendo en este reportaje

¿Qué videojuegos comprar?

Consejos para elegir el videojuego adecuado



 


¿Qué videojuegos comprar?

 

Prácticamente todas las plataformas disponen de juegos educativos. Entre los títulos que pueden ser interesantes para esta Navidad se hallan, por ejemplo, para los más pequeños, los videojuegos de Naraba, que permite que los niños exploren, se diviertan y aprendan, siendo además este uno de los juegos mejor valorados por muchos expertos.

 

Otros videojuegos para los más pequeños pueden ser los de la colección ‘Tell me more kids’ que ofrecen un programa completo y lúdico para aprender inglés jugando o la colección de Pipo, que facilitan aprender música, sobre el planeta Tierra, descubrir el espacio o aprender inglés entre otras posibilidades a través del PC.

 

Para plataformas específicas como la Play Stationy también dirigidos a niños se hallan, entre otras opciones, ‘Cars 2 PS3’ y ‘Car 2 PSP’ para competir en una carrera que lleva por todo el mundo; ‘Eye pet y sus amigos’, de realidad aumentada, y ‘Eye Pet adventure’ para vivir aventuras con la mascota virtual o ‘Jerónimo Silton PSP’, que ofrece una aventura gráfica llena de puzzles, acertijos, enigmas e ilusiones ópticas.

 

Los usuarios de Nintendo tienen varias posibilidades como ‘Nintendogs +  Cats Golden Retriever 3DS’, para jugar con perros y gatos en 3D, sin necesidad de usar gafas; ‘Inauzema Eleven NDS’, que combina el fútbol y el juego de rol y que está basado en la serie de televisión, y ‘MarioKarts DS’, para realizar carreras con este popular personaje.

 

En el caso de Wii, las diversas opciones contemplan el videojuego ‘Pocoyó Racing’ para realizar carreras y que incluye un coche inflable para que los niños imiten al personaje; ‘Just dance kids’ para interpretar sencillas y divertidas coreografías o los de la colección ‘Reader Rabbit’ para preescolar, guarderías o primaria; ‘Storybook workshop’ o los del personaje Dora la Exploradora para aprender inglés.

 

Para los jóvenes hay disponibles otros títulos. Entre ellos, por ejemplo, para PS3 están los videojuegos ‘Fórmula 1’, que es un simulador de pilotos, escuderías y circuitos del Campeonato Mundial de Fórmula 1 2011; ‘Dancestar Party’ para bailar más de 40 canciones, permitiendo jugar hasta a 20 jugadores, o ‘Singstar Grandes Éxitos’, que incluye los títulos más populares de los karaokes. Y, para Wii, entre otros títulos, ‘Wii Party Solus’, que presenta más de 70 minijuegos con pruebas para hacer en pareja o entre cuatro jugadores o bien para realizar fiestas.

 

Dentro de la plataforma XBOX360, por ejemplo, hay títulos como ‘Forza Motorsport 4’, un simulador de carreras con gráficos y diferentes modos de juego o ‘FIFA12’ que también incluye un simulador, en este caso, de fútbol.

 

Dentro de los videojuegos que pueden descargarse para jugar directamente por ordenador se hallan, por ejemplo, los diseñados por TizaPapelByte, que son realizados por un equipo interdisciplinario de investigación y desarrollo de materiales educativos creado en Argentina. Entre sus videojuegos figuran ‘Urgente mensaje’, ‘El futuro de Villa Girondo’ y ‘Humanos Recursos’, en los que se van proponiendo diversos retos. Además, hay otras webs en las que hay videojuegos educativos como Mundopeque.com o Pequejuegos.com

 

También empiezan a proliferar juegos para iPhone, iPad y Android, entre otros dispositivos móviles, que pueden ser de gran utilidad porque “es innegable que el niño vive y vivirá inmerso en un mundo digital en el que debe aprender a utilizar dispositivos como los ordenadores, tabletas, ratones… y, sobre todo, hacer un uso crítico de la información a la que es capaz de acceder mediante estos medios. Su uso desde la infancia facilitará una correcta movilidad en este mundo digital que estará presente en su jornada laboral, en sus actividades de ocio, en sus relaciones sociales… por lo que retrasar ese contacto con lo que será su vida futura sería una tontería. Eso sí, siempre debemos estar atentos a la utilización que de estos dispositivos hace el niño”, matiza Cristina Martín.

 

Entre los disponibles para estos dispositivos móviles, se hallan títulos como ‘Osmos’, basado en partículas; ‘Pinball HD’, que simula la máquina de pinball; ‘Blokus HD’, un juego de tablero en el que hay que colocar 21 piezas siguiendo unas normas; ‘Cut the Rope HD’, en el que se diseñan diferentes estrategias o ‘Flight Control HD’, para simular que se es un controlador aéreo.

 

Aparte de los videojuegos estrictamente comerciales, también hay disponibles otros juegos como ‘Viaje por la Europa de los ciudadanos’, que explica el funcionamiento de las instituciones de la Unión Europea y las características principales de los países miembros; el creado por la Xunta de Galicia para que los niños aprendan un uso eficiente de la energía, o el de la Fundación Fernando Buesa, ‘Manrais. Están en tus manos’, para educar en derechos humanos.

 

Cómo elegir el videojuego adecuado

 

A la hora de elegir un videojuego son diversos los aspectos en los que hay que fijarse. Uno de los más importantes es que sea adecuado para laedad del niño. Según explican desde el Ministerio de Sanidad y Consumo, el Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU) y la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (aDeSe), es preciso comprobar la clasificación por edades y la descripción de los contenidos que aparecen en la carátula del videojuego, siendo fundamental que figure la clasificación PEGI, código que permite saber si el videojuego es apto para todas las edades, para mayores de 7, para mayores de 12, mayores de 16… y si contiene violencia, sexo o imágenes que puedan generar miedo, referencias al consumo de drogas, lenguaje soez…

 

Pero, además de estas pautas del contenido que se indican con el código PEGI, es importante profundizar en lo que contiene el videojuego, las escenas que incluye, los valores que transmite o su nivel de dificultad, entre otros aspectos, aunque tampoco hay que abrumarse. “Los videojuegos son un entretenimiento como muchos otros juegos, por lo que no debemos obsesionarnos con que el niño únicamente utilice los que sean educativos. Juegos de habilidad, de resolver misterios… pueden ser perfectos para entretener y hacer disfrutar a un niño, independientemente de su carácter educativo. Ahora bien, muchos videojuegos incluyen contenidos violentos, sexistas, racismo… que creo importante que padres y educadores detecten y eviten, así como lo hacen igualmente con programas de televisión, libros… Como otros juegos, los videojuegos educativos deben incluir contenidos que estimulen al niño a resolver enigmas, a buscar soluciones creativas, a ejercitar la memoria, a interactuar con otros niños mediante redes… Todo ello puede resultar educativo y a la vez enriquecedor para el niño”, matiza Cristina Martí, pedagoga y especialista en Nuevas Tecnologías aplicadas a la Educación y miembro del Grupo de Expertos del Col·legi de Pedagogs de Catalunya.

 

A la hora de valorar el contenido no hay que dejarse llevar por grandes lanzamientos porque no implica que el videojuego realmente merezca la pena ni por el hecho de que  el videojuego emplee personajes conocidos por los niños y que aparecen en dibujos animados o programas de televisión. “La utilización de ciertos personajes próximos o que gustan a los niños no otorga a los videojuegos un carácter educativo de por sí. Debemos utilizar el sentido común y ver cuál es el contenido real del videojuego, si incluye actividades donde los niños pueden desarrollar o mejorar alguna capacidad o habilidad como juegos matemáticos, de memoria…”, asegura Cristina Martí.

 

En el proceso de elección del videojuego adecuado también es relevante identificar claramente el producto que se quiere adquirir, puesto que existen videojuegos con nombres muy similares y difíciles de diferenciar. Además, se comercializan variaciones o partes sucesivas de un videojuego que tienen clasificaciones por edad diferentes, siendo algunos sólo aptos para adultos, o que varían en función de la plataforma para la que se comercializa, lo que puede conllevar asimismo cambios en la recomendación de edad.

 

De gran utilidad puede ser leer sobre qué dicen de los videojuegos en página especializadas para comparar los análisis y las notas. Algunas webs de interés son, por ejemplo, Metacritic.com o Gamerankings.com.

 

Otra recomendación a seguir es evitar la compra de videojuegos piratas porque, aparte de las implicaciones legales, puede que el producto no esté clasificado adecuadamente y que los contenidos no se adapten a la edad indicada. Y, en el caso, de videojuegos que se descargan desde el ordenador, hay que estar muy atentos porque, a veces, pueden ser descargados por los propios menores directamente, por lo que es conveniente jugar con ellos para conocer qué descargan, qué videojuegos quieren realmente y su contenido. Una recomendación esta última válida para cualquier plataforma de juegos.

 

Y, sobre todo, hay que tener en cuenta que hay videoconsolas de última generación que permiten el control parental para proteger a los menores de contenidos inadecuados. Una herramienta que puede ser de gran utilidad para proteger a los niños y que puedan realmente disfrutar y aprender jugando.