Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Trabajar en Alemania: La tentación hecha oferta

En la década de los sesenta miles de españoles abandonaron España para buscar trabajo en Alemania y hoy, cincuenta años más tarde, la situación puede volver a repetirse. Los jóvenes españoles, animados por la tentadora oferta de la canciller alemana

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Trabajar en Alemania: La tentación hecha oferta
Estudiantes-grado-INEEl mercado alemán necesita 800.000 trabajadores para cubrir sus vacantes laborales, principalmente en el terreno de la ingeniería, la sanidad y las telecomunicaciones a la vez que presume de una tasa de desempleo cercana al 7% y de una economía que espera subir más del 2,3% este año.

 

Por ello, la canciller Angela Merkel ha ofrecido al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, un acuerdo que permitirá que jóvenes españoles cualificados se trasladen hasta Alemania para trabajar. Con esta medida, el país germano resuelve en parte su déficit de profesionales especializados, especialmente en los sectores de sanidad, ingeniería, docencia, hostelería y turismo, mientras que España encuentra una salida a las desesperantes cifras que hablan de un 40% de paro juvenil, el doble que la media europea.

 

España tiene acceso libre al mercado de trabajo alemán como cualquier ciudadano de un estado miembro de la Unión Europea, con el único condicionante de poseer la cualificación necesaria para poder desarrollar el trabajo requerido, sin necesidad de poseer un permiso de trabajo.

 

Aunque aún no se han concretado las condiciones que deben cumplir los jóvenes que ingresarán en el país germano para trabajar, sí se ha hecho público que los interesados deben saber alemán y poseer, como mínimo, el B1/B2 del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas. Esto significa que cualquier persona que opte a un trabajo en Alemania debe ser capaz de desenvolverse en la mayor parte de las situaciones (B1) o bien hablar con tal grado de fluidez que la comunicación se realice sin esfuerzo por parte de los interlocutores (B2). [Ver cursos de Alemán]

 

En cuanto a las personas que están cobrando el subsidio de empleo, desde el pasado 27 de enero se ha iniciado una colaboración entre los servicios públicos de empleo de España y Alemania a través de la red EURES. Así, los españoles podrán "exportar" sus derechos de prestación por un máximo de tres meses e inscribirse en la Oficina de Empleo alemana. Para ello es necesario darse de baja en la Oficina de Empleo española y pedir la expedición del Certificado E 303 que posteriormente deberá ser presentado en cualquier Oficina de Empleo del país germano.

 

Éste es un paso necesario para buscar un trabajo en Alemania y a la vez seguir cobrando el subsidio español. Sin embargo, se ha de tener en cuenta que, una vez transcurridos los tres meses, si el ciudadano español no ha encontrado un puesto de trabajo en el país germano, deberá regresar a España para mantener el derecho adquirido al subsidio español. En cualquier oficina del Servicio Público de Empleo Estatal se puede solicitar más información al respecto.

 

¿Qué hay que tener en cuenta?

 

La capacidad de recuperación del país germano resulta asombrosa. Alemania ha cerrado 2010 con un máximo histórico de empleo (40,37 millones de personas ocupadas), con una recuperación de puestos de trabajo un 6% mayor que el año anterior y un crecimiento de su producto interior bruto del 3,6% (el más alto desde su reunificación en 1991).

 

El mayor número de parados en este país se concentra en tramo de edad de entre 55 y 65 años (con una tasa de desempleo del 9,5%) y en el colectivo de extranjeros (16,9%), mientras que la mayor parte de la población activa del país trabaja en los servicios, el comercio y la actividad empresarial.

 

Actualmente, la industria manufacturera es uno de los sectores que producen más trabajo en el país, aunque también se han creado muchos puestos en la restauración y la hostelería, el comercio, el área de electricidad y limpieza, el sector sanitario y el administrativo.

 

Existen excelentes condiciones de contratación en el norte y este de Alemania. Concretamente, los estados de Baden-Württemberg, la baja Sajonia y Baviera son los que han experimentado un mayor incremento en el número de ofertas de empleo, mientras que Berlín y la cuenca del Ruhr son también muy accesibles para los trabajadores.

 

Si comparamos el coste de la vida en Alemania con otros países de la UE, el país germano ocupa el octavo lugar. El precio de los alimentos, sin embargo, no es muy alto, pero el IVA varía del 7% en productos alimenticios o libros al 19% en otros bienes y servicios.

 

Más de la mitad de los alemanes viven en apartamentos alquilados. Los alquileres más altos se encuentran en ciudades como Munich, Hamburgo y Dusseldorf (con un coste promedio de 11,50 euros el metro cuadrado). Hay que calcular que un 25% del cobro mensual se va en el consumo propio de agua, electricidad y calefacción, por lo que una buena opción para ahorrar es compartir la vivienda con otras personas. En las ciudades existen numerosas agencias de alquiler, y también se pueden encontrar ofertas en las secciones inmobiliarias de los periódicos locales e Internet.

 

Los ingresos brutos promedio de una jornada a tiempo completo son 3.450 euros al mes, aunque este salario suele ser inferior en el este de Alemania. Las mujeres germanas, en general, siguen ganando menos que los hombres para un mismo puesto y en igualdad de condiciones.

 

La semana laboral varía en función del convenio colectivo vigente, pero suele ser de entre 38 y 40 horas, con cuatro o seis semanas de vacaciones al año, según la empresa. Por otra parte, las medidas sociales alemanas incluyen un seguro de desempleo que garantiza una cobertura en caso de perder el trabajo, una pensión tras jubilarse, un seguro público de salud y otro de accidentes.




Sigue en página 2:

Fuentes de información, requisitos y formación

para trabajar en Alemania



 





 


¿A quién puedo dirigirme?

 

Para encontrar un empleo hay operativos numerosos portales de empleo y bolsas de trabajo, que se pueden consultar por Internet. También existe una Agencia Federal de Empleo, donde gran parte de las empresas que buscan personal llevan sus ofertas de trabajo.

 

Para solicitar trabajo directamente a una empresa hay que enviar una carta de presentación, un currículum vitae con una fotografía, y copia de los principales diplomas de formación y certificados laborales.La carta no debe exceder de una página y debe resultar atractiva a los ojos de la persona que lo lea. Para el currículum basta con dos páginas que deben exponer, en orden cronológico invertido, un breve resumen profesional y personal, así como el conocimiento del idioma que se posee. En muchas empresas esta información se puede enviar a través de formularios vía online.

 

Por otro lado, en España existen algunos servicios oficiales y privados que ejercen una labor de mediación para poder desarrollar unas prácticas o bien comenzar a trabajar en Alemania.Entre ellos el Servicio Público de Empleo Estatal, que dispone de un coordinador nacional de la red EURES que recibe ofertas de intercambios laborales y en algunos casos también de puestos de prácticas.

 

También existe unservicio especializado del Instituto Federal de Empleo (el ZAV) que cuenta con una bolsa de trabajo con infinidad empleos vacantes, que se pueden consultar vía Internet. Si le interesa un trabajo de corta duración deberá solicitar información sobre el "Job Programm". También existen empleos especiales para personas matriculadas en universidades españolas o en centros de FP que quieran trabajar en verano.

 

Otra opción, solamente válida para quienes poseen suficiente nivel de alemán, es dirigirse a cualquiera de las Oficinas de Empleo locales o adquirir alguno de los periódicos que cuentan con anuncios de trabajo (especialmente interesantes son los de Frankfurter Allgemeine Zeitung, Frankfuter Rundschau, Süddeutsche Zeitung, Die Welt y Berliner Morgenpost). Y si ya ha decidido en qué ciudad quiere trabajar, también puede dirigirse a la Embajada de España en Alemania para resolver sus dudas.

 

¿Qué necesito?

 

Si las prácticas o el trabajo tienen una duración inferior a un mes bastaría estar en posesión del pasaporte o DNI vigente, ya que no hay obligación de empadronarse, ni es necesario el permiso de residencia.

 

Si las prácticas o el trabajo duran entre uno y tres meses hay que comunicar la estancia a las autoridades de extranjería competentes, mientras que si tienen una duración superior a 3 meses pero inferior a 1 año habrá que obtener un permiso de residencia temporal. Por el contrario, si duran más allá de un año se otorga un permiso de residencia para cinco años, prolongable a otros cinco, y bajo determinadas condiciones existe la posibilidad de obtener un permiso de residencia ilimitado.

 

Para la solicitud del permiso de residencia hay que presentar pasaporte, tres fotos de carné, copia del contrato en prácticas (si fuera pertinente) y para personas sin trabajo justificante del seguro de enfermedad válido para Alemania y otro que justifique los medios suficientes para la subsistencia del solicitante y, en su caso, de su familia. Los familiares del solicitante necesitan presentar los documentos que revelen su grado de parentesco o derecho a manutención, como el libro de familia o la partida de nacimiento. Y en ocasiones, si las autoridades alemanas así lo exigen, habrá que presentar un documento de penales.

 

Existe un convenio entre el Gobierno de España y el de la República Federal de Alemania sobre el reconocimiento de equivalencias de grados académicos y estudios en el ámbito de la educación. Esta convalidación de títulos universitarios puede ser con fines académicos o con fines laborales. Desde el año 2005 en Alemania, en caso de que fueran necesarias autorizaciones para el ejercicio de determinadas profesiones, su otorgamiento sería asunto del organismo competente en materia de derecho profesional (por ejemplo, las cámaras de industria y comercio, o los colegios profesionales). Las competencias son regionales y se ajustan al estado en el que se reside. También existe la posibilidad de convalidación del certificado español de acceso a la universidad, de títulos escolares y de FP, y de títulos médicos.

 

¿Dónde aprendo alemán?

 

Saber alemán es, junto con la cualificación, el pasaporte más directo para encontrar trabajo en Alemania.Con la oferta de empleo de Angela Merkel se ha disparado la demanda en los centros de idiomas, que han experimentado en algunos casos entre un 10% y un 40% más de matrículas, especialmente por parte de aquellos jóvenes profesionales que están en paro. Muchos de estos centros formativos incluso han creado grupos específicos de estudiantes que tienen previsto marcharse a buscar trabajo en Alemania. [Ver cursos de alemán]

 

Un correcto manejo de la lengua alemana requiere, según los expertos, al menos 400 horas de estudio. En España, casi 35.000 españoles estudiaban alemán en 2009 en centros oficiales, según el Ministerio de Educación, lo que convierte esta lengua en el tercer idioma más estudiado, por detrás del inglés (con 200.000 estudiantes) y el francés (57.000 alumnos).

 

Para estudiar alemán es necesario tener constancia y no desmotivarse, especialmente al principio. Habitualmente los cursos suelen ser de un año académico, con clases semanales y con grupos reducidos (Enforex). También existe la posibilidad de aprender directamente alemán empresarial (Iberika Group) o de realizar un curso intensivo. Los hay de inmersión total en verano (International Home Student) o durante todo el año en ciudades como Augsburg (Top School), Hamburgo (ILCO) o Berlín (Sports&Languagey Language4you).

 

Algunos centros ofrecen descuentos en la matrícula de cursos a medida (Novalingua), mientras que otros tienen su punto fuerte en la experiencia en la enseñanza de idiomas (Fyne Formación). Por último, y en previsión, hay centros que recomiendan que los niños aprendan alemán través de la fórmula de campamentos de verano en Blossin (Viajar y Estudiar) o bien en España (Enfocamp).

 

Trabajar en el extranjero es una oportunidad y toda una experiencia. Sin embargo, los sindicatos ya han criticado la oferta alemana, aludiendo a que una marcha de nuestros jóvenes cualificados se traducirá en mayor dificultad para salir de la crisis en la que nos encontramos.

 

Por su parte, el ministro de Economía alemán, Reiner Brüderle, ha reconocido que el Gobierno alemán pretende “captar las mejores cabezas del panorama internacional”. Pero por otro lado también hay que recordar que profesiones como médicos e ingenieros, que forman parte de las demandas por el Gobierno alemán son también algunas de las más solicitadas en España, según el Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura perteneciente al cuarto trimestre de 2010.

 

Tras un proceso de reflexión, cualquiera puede hacer suyas las ansias de buscar un trabajo en el extranjero. El objetivo para muchos no es sólo trabajar, sino también encontrar la posibilidad de mejorar, tanto a nivel profesional como personal.