Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Todos contra el tabaco: lecciones para dejar los ‘malos humos’

Con la implantación de la restrictiva Ley Antitabaco, el deseo de los fumadores por dejar su letal adicción se ha visto reforzado. Cursos, libros, fármacos, terapias naturales y otros métodos de lo más variopinto inundan el mercado español y hacen mu

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Todos contra el tabaco: lecciones para dejar los ‘malos humos’
Estudiantes-grado-INE

10 centímetros de longitud y apenas cinco milímetros de diámetro. Parece mentira que un elemento tan pequeño siembre tanta muerte en el mundo. Bien es cierto que en ese espacio caben más de tres mil compuestos tóxicos, entre ellos, la nicotina, que es a fin de cuentas la causa de que el cigarrillo se haya convertido en ‘compañero inseparable’ para el 30% de la población mundial.


 


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adicción al tabaco provoca cada año el fallecimiento de 5 millones de personas en todo el mundo. Sólo en Europa, el ‘humo letal’ mata a 650.000 ciudadanos y genera unos costes anuales estimados en 100.000 millones de euros (ya sea por enfermedades relacionadas, mortalidad, por pérdida de productividad, etc.). Eso supone una cantidad similar al presupuesto de la Comisión Europea de todo un año.


 


Mal que pese, el cigarrillo es desde hace décadas un producto de consumo masivo plenamente asimilado por las sociedades modernas. Para muchos adultos condiciona su forma de vida, y lo que es peor, representa un ideal para gran parte de la juventud. El tabaquismo es una enfermedad muy perversa pues precisamente golpea ahí donde la persona es más vulnerable: en su voluntad.


 


Defendido por unos, repudiado por otros. Es el sino del tabaco estar siempre en primera línea de la polémica y más ahora que ha entrado en vigor la controvertida ‘Ley Antitabaco’. Al menos, por el momento, ha servido de algo: datos fiables apuntan a que más de un millón de españoles han intentado dejar de fumar por sí mismos en lo que va de año y otros trescientos mil han solicitado algún tipo de ayuda. La mayoría confiesa que la iniciativa ha surgido a raíz de las restricciones impuestas por la citada ley.


 


El objetivo que persigue el Ministerio de Sanidad a dos años vista es reducir la venta de cajetillas en un 6% (5% este año) y el número de fumadores en 500.000. Nada menos que diez millones de españoles -cerca del 31% de la población mayor de 16 años- adquirieron entre enero y noviembre de 2005 al menos una cajetilla de tabaco; en total, 4.265.145.591 unidades según el Comisionado para el Mercado de Tabacos.


 


Claro que aplicar esta política encaminada a desincentivar el consumo del tabaco se ha encontrado con un importante inconveniente, tal es las pérdidas que se avecinan al colectivo de los Cultivadores de Tabaco de España. No en vano, España es el tercer productor europeo de tabaco con una cosecha de 40.991 toneladas en 2005. Un 85% se concentra en Extremadura. Son numerosos puestos de trabajo los que peligran, precisamente, en zonas donde éste escasea, caso de Extremadura, Andalucía, así como, sur de Italia y norte de Grecia. Con 20.000 familias viviendo de este sub-sector en España, se hace imprescindible ofrecer alternativas reales de empleo.


 


Sea como sea, el grito de ¡¡TODOS CONTRA EL TABACO!! es el que ahora suena con más fuerza. Así lo ha constatado una reciente encuesta del CIS en relación al tabaquismo y la nueva normativa anti-tabaco: de los españoles que actualmente fuman, un 60% manifestó su intención de dejar de fumar en el futuro inmediato. De los que ahora fuman, la mayoría se lamenta de ello, tal es la triste realidad de esta adicción. El hecho de que un 63% de los ex fumadores haya declarado en esta encuesta que le fue ‘muy fácil’ o ‘bastante fácil’ dejar de fumar es, no obstante, un dato para el optimismo.


 


Dejar de fumar es posible


 


Con o sin ayuda, lo cierto es que abandonar tan funesto hábito no es tarea sencilla. Para empezar, el fumador debe reflexionar y concienciarse, estar dispuesto a invertir buena parte del esfuerzo y motivación personal en conseguirlo y, por qué no, planteárselo como un gran reto personal: si otros pueden, yo puedo.


 


Medio millón de italianos lo han conseguido desde que en el país transalpino se implantó una ley similar el 10 de enero del pasado año. Según estimaciones del Ministerio de Salud italiano, la venta de tabaco se ha reducido en un 5,7%. Siguiendo el ejemplo de Irlanda y de Italia, España se ha convertido en el tercer país en implantar una medida de estas características, si bien todavía entre nuestros ciudadanos domina el desconcierto.


 


Continuas subidas y bajadas en los precios de las cajetillas; multitud de personas que se preguntan por qué, si es un producto legal, no puede venderse en cualquier establecimiento; otros más puntillosos ponen en duda la utilidad de prohibir la venta de cigarrillos de chocolate (no esta permitida a menores) o por qué no es lícito fumar en la cabina de un ‘sex-shop’; y los hay hasta que se cuestionan por qué el presidente Rodríguez Zapatero se fumó en una ocasión un cigarrillo en su oficina del Palacio de La Moncloa cuando la Ley lo prohíbe expresamente en áreas oficiales.


 


El problema es ¿cómo?


 


‘Dejar de fumar es fácil, yo lo he dejado como cien veces’. Y si Mark Twain, el célebre escritor estadounidense, así lo asegura, por qué no lo podemos hacer nosotros. Anécdotas aparte, el caso es que cualquiera con voluntad y firmemente decidido a abandonar su condición de ‘chimenea con patas’ dispone de un amplio elenco de métodos de lo más variopinto. Tenemos, por supuesto, la nutrida oferta de libros para dejar de fumar, con media docena de títulos consagrados entre los grandes de la autoayuda. El que lea ‘Es fácil dejar de fumar, si sabes cómo’ de Allen Carr, todo un clásico del género, es probable que no deje de fumar pero al menos habrá pasado una tarde la mar de entretenida y habrá comprobado que otros sí lo han conseguido.


 


Pero hay que perseverar, pues otros son los métodos disponibles igualmente válidos o que incluso se han demostrado más eficaces para controlar la adicción. Parches o chicles de nicotina, acupuntura, homeopatía, terapia de grupo, hipnosis. Como propuesta original, se vende desde hace tiempo casettes de inducción subliminal que estimulan los hemisferios cerebrales con continuos mensajes publicitarios. Y es que hoy en día se encuentran soluciones hasta por teléfono móvil. Precisamente, un método de reciente aparición consiste en responder, a mensajes cortos (sms) enviados por el cliente cada vez que se fume un cigarrillo, con mensajes (sms) que le irán preparando psicológicamente hasta el día que haya elegido para dejar de fumar.


 


Claro que a propuestas descabelladas nadie gana a los japoneses que han lanzado al mercado una nueva línea de lencería para dejar de fumar. La claves está en que esos tejidos desprenden un aroma específicamente elaborado para disminuir la adicción a la nicotina. Lo que no se sabe con certeza es cuándo llegará ‘tan sugerente’ diseño a nuestro país.


 


Por supuesto, el colectivo médico recomienda para abandonar la adicción recurrir a especialistas médicos o a la ayuda psicológica, ya sea en consulta o a través de teléfono o Internet. Desde el Hospital Carlos III se asegura que este tipo de tratamientos consiguen éxito en más del 50% de los pacientes.


 


Un hábito que se esfuma


 


Sin duda, ‘dejar el vicio’ se perfila a día de hoy como uno de los propósitos que más compromete a los españoles. Si las previsiones del presidente del Comité Nacional de Prevención contra el Tabaquismo, Víctor López García-Aranda, se cumplen, a finales del presente año habrá medio millón de fumadores menos y 70.000 personas habrán evitado iniciarse en la adicción.


 


Universidades, instituciones y centros han puesto en marcha numerosos programas (muchos de ellos gratuitos) para combatir la ansiedad por el tabaco, que según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) afecta al 50% de los jóvenes españoles. Un ejemplo es la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) que oferta cursos gratuitos de ayuda al control del consumo de tabaco dirigidos tanto al personal como a los estudiantes de la institución.


 


También otras universidades han integrado en el catálogo formativo asignaturas y cursos relacionados con el tabaco. Cincuenta alumnos de la Universidad de Zaragoza (UZ) han cursado durante el mes de febrero la asignatura optativa ‘Tópicos sobre el tabaco y la adicción a la nicotina’ cuyo programa contempla la realización de rol-playing para conocer los factores externos e internos que influyen en el consumo de tabaco o el análisis de las cogniciones erróneas acerca de los tópicos del tabaco. Por su parte, la Universidad de Córdoba (UCO), fiel a su compromiso de desarrollar los mecanismos previstos en el ‘Programa de Prevención y Atención al Tabaquismo’, ha creado una Unidad de Deshabituación Tabáquica dirigida fundamentalmente a los estudiantes, a quienes se les ofrece un programa integrado que combinan una consulta médica previa al tratamiento, atención psicológica y uso de fármacos –tipo parche o chicles- que viene funcionando en Europa con un 30% de éxito.


 


A los pies de Sierra Nevada, del 1 al 17 de marzo, se celebrará un curso gratuito en la Universidad de Granada (UGR) para dar continuidad a la formación en drogodependencias iniciada años atrás. Bajo el nombre de ‘Las adicciones al cannabis, alcohol, tabaco, cocaína y juego patológico’, el curso profundizará en algunos de los aspectos legales que con más frecuencia aparecen relacionados con los problemas derivados del consumo y tráfico de drogas. Servirá asimismo para conocer la dimensionalidad de este fenómeno ofreciendo resultados epidemiológicos más actuales a nivel comunitario e internacional, y por último servirá para conocer los tratamientos más innovadores utilizados en el abordaje de las adicciones al tabaco, alcohol, cannabis y cocaína.

Durante el segundo trimestre del presente año, Castilla y León celebrará en el marco del Plan de Formación 2006 talleres gratuitos de sensibilización para dejar de fumar dirigidos a empleados públicos, con el fin de potenciar la motivación para un cambio de actitud y comportamiento respecto al consumo de tabaco. Los cursos tendrán una duración de nueve horas y se impartirán en todas las provincias de la comunidad.


 


A la pregunta de ¿por qué dejar de fumar? responderán profesores especialistas y terapeutas del curso de deshabituación que imparte el centro Avanzza en Madrid. Un programa de 12 horas de duración en el que, además de impartir una sólida base formativa sobre el tabaquismo, efectos a nivel físico y psicológico y métodos de autocontrol, se darán instrucciones para prevenir recaídas según el perfil individual y se aportarán estrategias específicas sobre las principales dificultades que tendrán que afrontar. Avanzza pone a disposición de los interesados un sistema de matrícula bonificable, es decir, que al precio del curso se le aplicará un descuento del 15% a partir de la segunda inscripción.


 


Este mismo centro imparte también en la capital un novedoso curso semi-presencial sobre ‘Cómo superar los retos que la Ley Antitabaco representa para las empresas de Madrid’. A lo largo de diez horas se analizarán cuatro aspectos importantes de cara al mundo empresarial: la nueva ley reguladora del consumo, la adaptación de la empresa a la nueva normativa, prevención de posibles afectaciones en los trabajadores y la empresa, y ejemplos de empresas que ya se han adaptado a la nueva normativa. Se utilizará, al igual que el curso anteriormente citado, un sistema de matrícula bonificable.


 


Como ya se citó, otra opción es acudir a especialistas en terapias alternativas: acupuntura, meditación, yoga, shiatsu o reiki. A través de esta última modalidad, Octogon Mistic ofrece un curso a distancia para dejar de fumar con visualización creativa y Reiki. Se trata de una terapia complementaria a la medicina tradicional que, según explican los terapeutas del curso, ponen a disposición del paciente un canal de energía ilimitada. El curso se realizará por medio de treinta sesiones de Reiki en formato CD-Rom y para las cuales se aconseja que el interesado tenga la convicción de querer abandonar el hábito.


 


Pero la ayuda llega a todos los niveles. Respecto al ámbito educativo, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía ha diseñado un programa piloto bajo el nombre de ‘A no fumar me apunto’ en el que hay previstas actividades formativas para todos los ciclos formativos de secundaria, bachillerato y módulos de Formación Profesional. Además, incluirá la oferta de deshabituación tabáquica para docentes y jóvenes andaluces. En esta misma línea, se han firmado convenios de colaboración con las Universidades de Jaén, Sevilla y Málaga para la prevención y deshabituación en el ámbito de la comunidad universitaria. Además, la Junta ya ha puesto en marcha dos programas en las prisiones de mujeres de Alcalá de Guadaira (Sevilla) y de Málaga, así como para profesionales sanitarios de los distritos de Costa del Sol, Málaga, Granada y Metropolitano con la idea de que se cubran todas las posibilidades de ayuda en la comunidad autónoma.


 


Formación para ejercer contra la adicción


 


En la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) se oferta un curso de postgrado para obtener el Título de Experto en Tabaquismo. El objetivo será formar profesionales con relación directa en el área del tabaquismo, proporcionarles las herramientas para mejorar el tratamiento de la deshabituación y completar la laguna formativa e informativa de los profesionales que demandan desde hace tiempo mayor formación en este ámbito. También la Universidad de Barcelona Virtual (UB Virtual) imparte un Curso de Postgrado en Tabaquismo a distancia con el objetivo de aportar a los alumnos las técnicas necesarias para el tratamiento de pacientes que deciden deshabituarse, así como un Master en Prevención y Tratamiento del Tabaquismo a distancia –de 400 horas- con el objetivo de transmitir una sólida formación en el estudio de los grupos de riesgo, la epidemiología del tabaquismo y su tratamiento, los profesionales sanitarios y educadores o los aspectos farmacológicos.


 


Asimismo, los alumnos de la Universidad de Extremadura (UEX) tienen la opción de apuntarse en un curso que comienza el próximo 10 de marzo y que será impartido por el departamento de Didáctica de las Ciencias Sociales y la Sociedad Extremeña de Profesionales para el Abordaje del Tabaquismo (SEPAT). El objetivo será formar  al alumnado en Educación para la Salud a fin de que adquieran la capacitación para abordar –desde un enfoque multidisciplinar- los problemas derivados del consumo de tabaco, conocimiento de la nueva ley y sus consecuencias educativas y sanitarias, así como el desarrollo de medidas preventivas para intentar disminuir en la futura práctica docente la prevalencia del tabaquismo.


 


Y no sólo las universidades. También centros de prestigio imparten formación tanto para ayudar a abandonar el hábito como para la cualificación de profesionales en este ámbito. Es el caso de Asociación Alcalá que ofrece Cursos y Técnicas de Deshabituación Tabáquica a distancia de 110 horas de duración que profundiza en las bases neurológicas del tabaquismo y explica cómo realizar un estudio clínico del fumador, las técnicas más utilizadas para el abandono del hábito (relajación muscular, reducción gradual de la ingesta de nicotina y alquitrán, control de estímulos para los primeros días sin fumar…), así como el abordaje del fumador para su tratamiento y evaluación psicológica.


 


Con el aval de la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo (SEDET), se ha creado una compañía –la primera en España- especializada exclusivamente en tabaquismo: Pretabac. Entre otras actividades, imparte formación dirigida tanto a empresas como a particulares y profesionales sanitarios. Para las empresas, esta nueva compañía ofrece programas para informar y mejorar los niveles de salud y calidad de vida de los trabajadores. Por su parte, los particulares interesados podrán elegir entre múltiples métodos formativos como cursos presenciales, a distancia, online, residencial o de autoayuda. Y, por lo que respecta a los profesionales del sector, se ofrecen cursos de 70 horas tanto presenciales como online, así como seminarios y un máster de 400 horas de duración.


 


 


 


*  *  *  *


 


Espacios ‘libres de humo’ online:


 


Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo (SEDET)


 



Asociación Española Contra el Cáncer


 


Organización Mundial de la Salud


 


Treatobacco (en inglés)


 


Dejar de Fumar


 


Sin Tabaco


 


Pretabac


 


Más información:


 


Ley Antitabaco


 


Comisionado para el Mercado de Tabacos


 


Cultivadores de Tabaco de España


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


A punto el nuevo Plan de Formación Continua del Servicio Gallego de Salud


 


La propuesta sobre el ‘Estatuto del Residente’ siembra la discordia


 


El título universitario de enfermería se alargará un año


 


Ya se puede preparar el MIR a través de la Red


 


MIR convocado y otras plazas de formación sanitaria especializada


 


En España faltarán médicos en menos de diez años


 


La atención a las personas dependientes, una vía de futuro para el empleo



El Ministerio de Sanidad más que duplica su presupuesto para formación


 


Estudiantes de Medicina aprenderán a comunicarse mejor con sus pacientes


 


Ramón Alzate propone en San Sebastián soluciones a los conflictos sociosanitarios


 


Francia pide otra transfusión de enfermeros españoles


 


Los psicólogos exigen ser reconocidos como profesionales sanitarios


 


Especial Medicina: un largo calvario


 


Curso de Postgrado en Tabaquismo (UB Virtual)


 


Master en Prevención y Tratamiento del Tabaquismo (UB Virtual)


 


Cursos de Salud/Medicina en a+


 


Masters y Postgrados de Salud/Ciencia en a+


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+