Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Spin-off: los investigadores también se van de negocios

Hace pocos años que ha comenzado a implantarse en España un modelo de creación de empresas basado en la transferencia de los hallazgos de I+D al sector productivo. Su nombre es spin-off y viene a suponer una excelente posibilidad de autoempleo para c

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Spin-off: los investigadores también se van de negocios
Estudiantes-grado-INE

“Spin-off” no es un término demasiado conocido en España. Sin embargo, su definición es sencilla: se trata de empresas nacidas a partir de otra organización ya existente que suele ser, la mayor parte de las veces, una universidad o centro de investigación. Se trata, por tanto, de una forma alternativa de crear empresa, un proyecto para emprender que se incuba al abrigo de la institución matriz.


El spin-off es una figura de larga tradición anglosajona y escasa implantación en nuestro país, pues no empezó a introducirse hasta hace pocos años, debido en gran parte a la arraigada rigidez del sistema educativo español. Su ámbito de aplicación ideal es el sector de I+D, constituyendo una posibilidad de creación de empleo para la tan maltratada figura del investigador y un medio de transferencia del conocimiento y la investigación científica al mundo de la empresa. Y es precisamente en esta área donde está adquiriendo mayor desarrollo. Cada vez son más las posibilidades que se ofrecen a los investigadores de transformar sus proyectos en auténticas empresas. Las universidades se están aliando con la red de Parques Tecnológicos, en plena expansión por toda España, para facilitar la creación de compañías basadas en la ciencia y la tecnología, y muchas de ellas, como la Autónoma de Madrid, la Universidad de Alicante o la de Granada ofrecen ya programas de apoyo al emprendedor.


Lo que se pretende con esta modalidad de creación de empresa es ayudar al investigador-emprendedor a sortear las dificultades con las que puede encontrarse: financiación, ubicación adecuada y servicios empresariales especializados, entre otras cosas. El Vivero Virtual de Empresas de la Comunidad de Madrid es un ejemplo de institución dedicada a facilitar la solución de estos problemas a los proyectos de spin-off. Perteneciente al Plan Regional de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Comunidad de Madrid, ha contribuido a la creación de 50 compañías en 4 años, de las que cerca de un 25% pertenecen al campo de la biotecnología. Entre las empresas apoyadas por este programa cabe citar Intelia Consultores que ofrece servicios de consultoría estratégica y técnica en materia de telecomunicaciones, Aelis S.L. que ofrecesoluciones integrales para empresas en e-learning, e-Commerce o e-Work, a través de internet, o la singular RBZ Robot Design, una de las escasas empresas españolas especializadas en el diseño e implementación de desarrollos hardware a medida y en el diseño de robots móviles (especialmente para entornos docentes y empresariales).


Otro papel muy importante es el jugado por las Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRIS), cuya labor, la identificación de proyectos de investigación susceptibles de ser transformados en actividades empresariales, resulta fundamental para el fomento de creación de spin-off. Las OTRIS constituyen canales institucionales que vinculan a las universidades y centros de investigación con las empresas. La Red de Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación de las Universidades Españolas es el organismo encargado del intercambio de información y cooperación universidad-empresa.


Por su parte, los Parques Tecnológicos realizan también una valiosísima función de transferencia de conocimientos. Estos parques alojan empresas de alto contenido tecnológico proporcionando instalaciones y una serie de servicios de alta tecnología, tales como redes de comunicaciones avanzadas, creando un entorno propicio para el desarrollo de actividades spin-off.


Una vía alternativa la constituyen las incubadoras de empresa de base tecnológica. Su objetivo es el apoyo durante el nacimiento y la primera etapa de vida de nueva empresas, con la única condición de estar basadas en el conocimiento entendido como tecnología. La función de las incubadoras, como su propio nombre indica, es dar soporte en la creación y lanzamiento, por lo que el periodo de estancia de la empresa de nueva creación no suele exceder los tres años. En ocasiones, estas incubadoras se alojan dentro de los propios Parques Tecnológicos, aunque pueden operar también fuera de ellos.


Poniendo límites a su expansión


El concepto de spin-off como modelo en el que un investigador crea una empresa con la ayuda de la institución en la que desarrolla sus trabajos presenta todavía algunas dificultades para su total implantación. Los científicos suelen carecer de visión empresarial, los más jóvenes no tienen la experiencia necesaria para afrontar determinadas dificultades que puedan surgir y los más maduros, con una posición más consolidada, constituyen un perfil con más aversión al riesgo. No hay que olvidar que la experiencia es un factor de importancia fundamental en cualquier empresa y los investigadores que crean ideas susceptibles de ser comercializadas a menudo carecen de los conocimientos necesarios para llevar su nave a buen puerto a través de ese mare mágnum que es el mundo de la empresa privada. Además, y a pesar del cambio de mentalidad que parece haberse iniciado, las universidades siguen valorando más una publicación que la creación de una empresa en la trayectoria profesional del investigador.


Por otro lado, no se ha definido con claridad el papel de las instituciones públicas en el proceso de creación de spin-off, que no se contempla como algo específico dentro del apoyo a la investigación. A ello hay que añadir las dificultades de financiación, ya que los bancos suelen pedir garantíasy los inversores (business angels y empresas de capital riesgo) prefieren proyectos que ya estén en marcha. El asunto se agrava si tenemos en cuenta que las empresas de base científico-tecnológica tiene que dedicar por término medio tres años a I+D. La conclusión es que el apoyo al científico que quiere emprender aún es insuficiente, como lo demuestra el escaso número de patentes en explotación frente a las muchas que hay registradas.


Desde el punto de vista legal, las disposiciones existentes sobre spin-off no son muy abundantes. Se menciona de pasada en la Ley Orgánica de Universidades, donde se indica que la transferencia de conocimientos generados en la investigación al sistema productivo podrá llevarse a cabo mediante la creación de empresas de base tecnológica. Sin embargo, la Ley de Incompatibilidades del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas pone limitaciones a la participación del profesorado universitario en las spin-off, estableciendo una incompatibilidad entre la actividad docente y la empresarial. A este límite se añade el dispuesto en la Ley de Contratos de Administraciones Públicas, donde se estipula que la participación del personal docente en el capital de la spin-off no podrá superar el 10%.


 

Apoyo desde las instituciones


Existen varios programas que directa o indirectamente apoyan la creación de este tipo de empresas. Es el caso del Torres Quevedo, cuyo objetivo es el de fomentar la incorporación del personal investigador al sector productivo. Para ello, el programa financia la contratación de personal de I+D altamente cualificado (doctores y tecnólogos) hasta un porcentaje del 75%, liberando así a las empresas de ese elevado coste durante los primeros años de su actividad.


El programa FUTURINNOVAde la Junta de Castilla y León persigue la creación de un marco de planificación estratégica y un sistema de actuación regional en la creación de lo que llama EIBT’s (empresas innovadoras de base tecnológica), al objeto de fomentar los nuevos proyectos empresariales creados a partir de experiencias obtenidas en otras empresas, laboratorios o universidades. FUTURINNOVA tiene como finalidad la generación de un alto número de iniciativas empresariales basadas en nuevos desarrollos tecnológicos e industriales, surgidos desde el interior de un laboratorio, centro tecnológico, universidad u otra empresa distinta, concentrando su atención, por tanto, alrededor de la figura de la spin-off. Entre las muchas actividades que propone podemos mencionar la celebración de congresos bianuales, impartición de cursos y programas institucionales de creación de empresas, club de inversores o un programa general de seguimiento y tutorización de proyectos Spin-off, por poner algunos ejemplos. Otros programas de similares características son Iniciativa NEOTEC o Barcelona Activa.


Volviendo a la Comunidad de Madrid, es oportuno resaltar el Concurso de Ideas para Spin-off de Investigadores que, precisamente, acaba de convocar la Dirección General de Universidades y de Investigación, DGUI, en colaboración con la Asociación para el Progreso de la Dirección, APD, y la Confederación Empresarial de Madrid, CEIM, y la Dirección General de Innovación Tecnológica. Este concurso, ya en su segunda edición, premia las mejores ideas de negocio basadas en conocimiento científico-tecnológico, con origen en la actividad propia de las instituciones académicas y los centros de investigación de la Comunidad de Madrid. Se pretende con ello, incentivar el pensamiento y concepción de ideas con potencial para convertirse en empresas de base científico-técnica a partir de las Universidades y Centros de Investigación. Para aquellos interesados decir que el plazo de inscripción permanecerá abierto hasta el 30 de septiembre de este año.


La Unión Europea tampoco permanece al margen de este tipo de iniciativas. Su programa PAXIS (Pilot Action of Excellecence for Innovative Start-Ups) tiene como objetivo fomentar la creación de empresas innovadoras en los países europeos. PAXIS pretende también ser un medio de intercambio de conocimiento tecnológico entre los distintos miembros. El programa está activo desde 1999 y abarca actividades como formación empresarial, organización de incubadoras, esquemas de financiación o desarrollo de nuevos conceptos.


* * * *


Enlaces de interés:


Asociación de Parques Tecnológicos de España


Parques Tecnológicos en el IMADE


Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud de Granada


Red de Parques Tecnológicos del Software


Red de Parques Tecnológicos del País Vasco


Bases del II Concurso Ideas Spin-Off de Investigadores Madri+d 2004


 


Otros textos relacionados:


Leve luz en el horizonte para los becarios de investigación


Los becarios de investigación entrarán en el régimen de la Seguridad Social


Por fin los becarios de investigación tendrán Seguridad Social


Premiados los mejores trabajos universitarios 2004 en Ingeniería Civil y Medio Ambiente


De estatutos y becas pende la Investigación en España


Doctorarse en España: ¿para qué?


La Tesis de Marta


Universidad e Investigación, sonrisas y lágrimas


Química & Co., formación y trabajo en ciencias


Cursos del Instituto de Ciencia y Tecnología (IUCT)


Cursos de Ciencia y Tecnología en a+