Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Sobresalientes en clase y en la pista

Joel González compagina taekwondo con la Criminología; Laura Ester Ramos, waterpolo con Bioquímica; Alejandra Quereda, gimnasia rítmica con Medicina y Miguel Ángel López la marcha con INEF. Mientras suman éxitos en sus respectivos deportes explican c

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Sobresalientes en clase y en la pista
Estudiantes-grado-INE


“Por cada ‘dios’ del deporte como Cristiano Ronaldo, Rafael Nadal o Usain Bolt, hay miles de deportistas que pasan por momentos muy duros al acabar sus carreras, a no ser que también se hayan entrenado para la vida fuera de las canchas”. Estas palabras las pronunció la Comisaria de Deporte de la Unión Europea, Androulla Vassiliou hace unos días, justo antes de la celebración del Foro Europeo del Deporte. En este evento se debatió sobre la importancia de la formación académica para garantizar no sólo una trayectoria de éxito en lo deportivo, sino también en lo profesional.

 

Joel González, Laura Ester Ramos, Alejandra Quereda y Miguel Ángel López son cuatro españoles que saben lo que es colgarse del cuello una medalla ganada en una competición internacional después de años de entrenamiento. Además de haber saboreado las mieles del éxito en taekwondo, waterpolo, gimnasia rítmica y en marcha respectivamente, también saben lo que es el esfuerzo en el terreno universitario. Todos cursan una carrera para tener una alternativa a su actividad antes o después, aunque de momento siguen con la suma de éxitos de la generación de oro del deporte español.

 

“Es difícil compaginar una carrera presencial y una a distancia pero me lío solo”

 

Joel González tiene 24 años y ya ha sido campeón de Europa en dos ocasiones (2008 y 2010), del Mundo otras tantas (2009 y 2011) y oro olímpico en los Juegos de Londres 2012. En la capital británica fue protagonista por conseguir que el taekwondo español estuviera en lo más alto del podium y logró dar visibilidad a una disciplina que no atrae tantos focos como el fútbol, pero que requiere de mucho sacrificio y de horas de entrenamiento.

 

“Dejar a tus padres, a tu gente es duro al principio, pero hice muy buenas amistades, gente con la que aún tengo contacto. Me llevo una experiencia muy buena de vida y además no siento que abandonara nada”, recuerda para regresar a sus 17 años, cuando le dijeron de ir becado a Murcia con la Federación Española. Natural de Figueras (Gerona), estaba acostumbrado a entrenar en el gimnasio de su padre, donde aprendió a amar la que es hoy su actividad deportiva.

 

“Lo de ser buen estudiante fue más complicado. No era una persona de notables y excelentes, tampoco de suspender muchas, pero siempre iba justillo”, reconoce divertido. A partir de Bachillerato la cosa cambió y aunque probó un par de carreras que no le convencían, al final se decantó por Criminología en la Autónoma de Barcelona, de la que sólo le quedan las prácticas.

 

En ese camino empezó Administración de Empresas en la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) y gracias a la posibilidad de cursarla a distancia no la dejó cuando se trasladó a Barcelona para seguir con su tecnificación. “Sé que es difícil compaginar una presencial y una a distancia pero me lío solo sin querer”, afirma. Su día a día habitual en la Ciudad Condal empieza a las 6.30 horas de la mañana, entrena de 7 a 9, luego se marcha a la universidad hasta la hora de comer y después entrena otras dos horas y media por la tarde.

 

Ese trabajo diario le fue recompensado en forma de medallas y de pase a unos Juegos Olímpicos como los de Londres 2012. “Había ganado dos mundiales, y partía como favorito pero el sistema de clasificación para unos Juegos es muy complicado. Te vas poniendo metas a corto plazo y cada una llega en su momento”, afirma. El oro llegó y entró a formar parte de la historia del deporte español desde lo más alto del podium.

 

“Para mí ha sido más fácil sacarme la carrera”, confiesa entre risas. “Ganar un oro cuesta mucho, porque no es sólo lo que empleas y lo que entrenas, también es muy duro psicológicamente”, prosigue. “Preparar unos Juegos, saber que te juegas tanto, que puedes pasar de un día a otro a formar parte de la historia de tu país…Una carrera es muy complicada también, pero no tienen ni punto de comparación”, añade.

 

En el último Mundial celebrado hace unos meses no ha podido revalidar el título de 2011, pero en Río 2016 deberá defenderá su trono olímpico. “Es complicado vivir del taekwondo. Si eres el número 1 puedes vivir de ello, pero tienes que serlo siempre. Si en una competición fallas al año siguiente no recibes nada y nada es cero”, reconoce. “Cero es que con 24 años, como les sucede a algunos de mis compañeros, tengas que pedir dinero a tus padres”.

 

En su caso tiene la suerte de contar con una ayuda de la Federación Española de Taekwondo para cursar la carrera de Criminología en la UAB, forma parte del Plan ADO, por el que recibe una beca mensual según los resultados deportivos obtenidos además de otros medios, y cuenta con la ayuda del PROAD. Este último programa, que pertenece al Consejo Superior de Deportes, está diseñado para ofrecer a los deportistas de alto nivel atención individualizada presencial y telemática que incluye información, asesoramiento, orientación, intermediación y gestión de aquellos recursos que puedan necesitar para facilitar su transición profesional al concluir su actividad deportiva.

 

“Es cierto que las becas se recortan, que poco a poco habrá menos universitarios por el precio de las matrículas y es una lástima. Lo más bonito de un país es que sus habitantes tengan una cultura, un saber estar y un saber profesional”, señala. En estos años de carrera ha podido ver cómo se ha duplicado el precio de la matrícula. “En mi casa mis padres iban justos para pagar la carrera de mi hermana que estudiaba Medicina, el piso donde vivía porque estudiaba fuera de casa…Si a eso le incrementas que aún va a ser más caro, será una pena pero alimentaremos el estado de la persona inculta”, afirma. 

 

“En el taekwondo se puede competir hasta los 29 o 30 años más o menos, depende de si aguanto las lesiones y el nivel deportivo es bueno. No sé lo que haré luego pero lo único que quiero es abrirme todas las puertas posibles para estar preparado ya sea como criminólogo, formando parte de la federación o de donde sea”, apunta.  Mientras se prepara poco a poco, día a día para lo que queda por venir. “Río 2016 todavía está muy lejos. Hay que ir paso a paso y ya se verá”, declara.

 

“Como estudiante veo el futuro bastante complicado”

 

Laura Ester Ramos también sabe lo que es lucir una medalla olímpica, en este caso la de plata. En Londres se quedaron a un paso del oro, pero lograron hacer historia no sólo por conseguir la primera presea para un combinado femenino de waterpolo sino que también eran las primeras en debutar en unos Juegos. Ese verano de 2012 siempre quedará en el recuerdo, pero hace sólo unos meses lograron el oro en casa: en los Mundiales de Barcelona de natación.

 

“Ser portera es una responsabilidad muy grande en todos los deportes porque es a quien más se le ven los fallos, pero aun así el estar en la portería y ver que todo el mundo te aplaude, te recompensa”, afirma la también jugadora del CN Sabadell. A sus 23 años compagina su actividad deportiva con sus estudios de Bioquímica en la Universidad Autónoma de Barcelona. Cada día entrena desde las 11 a las 14.00 horas, suele comer en el club, se va a la facultad y luego regresa para hacer la sesión de la tarde de 20 a 22.00 horas.

 

Confiesa que cuando iba al instituto era más fácil de sobrellevar porque en 4º de la ESO le dieron una beca para entrar en el Centro de Alto Rendimiento de Barcelona y podía estudiar y entrenar en el mismo complejo: “Una vez que acabas el Bachillerato te quedas sin beca y es compaginarlo como puedas”. En su caso afirma tener suerte porque puede hacer ambas cosas. “Es querer hacerlo todo y ponerle ganas. Al principio es duro, pero yo, por ejemplo, me voy cogiendo tres o cuatro asignaturas por trimestre para poder ir más tranquila y poder sacármelo”.

 

Después de cursar el Bachillerato Científico decidió cursar Bioquímica porque siempre le ha gustado el mundo de los laboratorios y la medicina. Siempre ha contado con el apoyo de su familia y aunque no les ve todo lo que le gustaría, suele llegar a casa entre las 22 y las 23 horas de la noche, le han apoyado en todas sus decisiones. “Creo que siempre cuesta más estudiar, el waterpolo es algo que te gusta y lo haces porque es tu pasión. El estudiar, aunque lo elijas también por lo mismo, siempre es más duro”, afirma.

 

“Si estoy estudiando es para tener algo el día de mañana y dedicarme a ello. El deporte dura unos años”, reconoce. Ahora mismo, recibe una ayuda del CN Sabadell, aunque este año la cantidad ha descendido porque el club ha entrado en ERE, y también del Plan ADO por formar parte del equipo nacional:  “Se puede vivir al día prácticamente pero una vez que acaba el waterpolo y terminan las ayudas, o trabajas o trabajas”.

 

A nivel del club este 2013 ha sido campeona de la liga española, de la liga de Campeones europea y de la Copa de la Reina. Con la selección ha logrado el oro mundial en casa, ante el público que abarrotó las piscinas Picornell de la capital catalana. “El secreto del éxito es el trabajo realizado desde hace muchos años, este mismo bloque llevamos desde 2010 entrenando juntas… La clave ha sido seguir con la misma dinámica y al final acaban saliendo los resultados”, señala.

 

Entre sus retos profesionales está repetir éxitos con el CN Sabadell y sumar la primera Supercopa de Europa. Con la selección espera al Europeo que se celebrará en el verano de 2014. “Como estudiante veo el futuro bastante complicado, espero que cuando acabe la carrera el país se haya recuperado y podamos encontrar trabajo más fácil que ahora”.



Sigue leyendo las historias de Alejandra Quereda y Miguel Ángel López, y la apuesta por el deporte de la UCAM

 


“La gente me toma por loca por hacer Medicina”

 

Alejandra Quereda también es optimista y espera que cuando acabe Medicina la situación haya mejorado. En su caso compagina sus estudios universitarios en la Universidad Complutense de Madrid con su papel como integrante de la selección española de gimnasia rítmica. “A los 12 años tuve la oportunidad de formar  parte del equipo nacional, pero rechacé la respuesta porque consideraba que no estaba preparada a esa edad para alejarme de la familia y de mi entorno”, recuerda. A los 16 sí se atrevió a dar el paso y dejó su Alicante natal para llegar a ser la capitana del combinado nacional.

 

“Antes no tenía problemas para compaginar estudios y gimnasia. Llevaba todo bastante al día, me organizaba muy bien y la gimnasia también te da mucha disciplina”, afirma. Para sus padres siempre ha primado la formación académica y si hubiera ido mal explica que se hubiera quedado sin la que es su pasión. El primer año que estuvo en Madrid le costó bastante, pero después de superar el tiempo que se había dado de prueba decidió quedarse y crecer dentro del equipo de gimnasia.

 

Ahora, su día empieza a las 8.30 con las clases de la Universidad, a las 11 empieza a entrenar hasta las 14.00 horas que tienen el descanso para comer. Las integrantes del equipo que todavía van al instituto vuelven a clase, pero en su caso va a la academia a preparar las asignaturas o a estudiar porque a las 17.45 comienza otra vez el entrenamiento hasta las 9 de la noche.

 

“La gente nos toma por locas por hacer Medicina pero si es lo que uno quiere…”, explica cuando la gente se entera de que ella y su compañera Loreto Achaerandio (también integrante de la selección) estudian una de las carreras de más exigencia tanto académica como presencial. “La gimnasia es algo pasajero. Hay que pensar en un futuro y bueno, si nos gusta la carrera nos tenemos que concienciar de que no nos la podemos sacar como una persona normal, pero lo importante es avanzar aunque sea poco a poco”.

 

Para Alejandra este año ha sido redondo: “He aprobado todas las asignaturas y he sido campeona del mundo. No puedo pedir nada más”. 2012 ya fue un gran año para la selección porque ganaron, entre otros títulos, el oro en el preolímpico de Londres y quedaron cuartas en los Juegos. “Nos quedamos con la miel en los labios y dijimos venga, vamos a seguir un año más para conseguir algo mejor”, recuerda. Este 2013 han continuado con su progresión y lograron, entre otros títulos, un oro en el concurso general de la Copa del Mundo de Lisboa, un bronce en la final de pelotas y cintas del mismo campeonato y hace unas semanas lo han redondeado en el Campeonato del Mundo con el oro en el ejercicio de 10 mazas y el bronce en tres pelotas y dos cintas.

 

Están acostumbradas a no tener tanto reconocimiento como los jugadores de fútbol o los tenistas, pero aún así hay cosas que todavía las sorprenden: “Nos quedamos un poco alucinadas al llegar al aeropuerto  y ver que no había ni un solo medio de comunicación y fue porque ese mismo día el Real Madrid anunció el fichaje de Bale”. Su camino al éxito no ha sido fácil, de hecho alguna vez han protagonizado noticias en las que mostraban la falta de medios y de material. “Nos tenemos que organizar bien con los pocos recursos que tenemos. No podemos ir a todas las competiciones que nos gustaría, pero elegimos las mejores opciones y se intenta aprovechar lo máximo”.

 

Alejandra además de formar parte del Plan ADO también dispone del PROAD, aunque todavía no ha utilizado la mediación de los tutores que están a su disposición. “En la UCM las ayudas dependen del profesor, pero las que tengo son mínimas. El horario de las prácticas es el que es y si no puedo ir suspendo. La única facilidad que tengo es el cambio de fecha en los exámenes si coinciden por una competición”, afirma.  

 

En sus planes de futuro está el acabar como médico: “Es una carrera que requiere tanto esfuerzo y tantos años que me gustaría dedicarme a ello”. Hasta que llegue el momento, su pensamiento se centra en encarar la próxima temporada y el nuevo curso con éxito. “Ahora que se ha conseguido el oro no digo mejorarlo pero al menos consolidarlo y volver a ser realistas en los próximos campeonatos que haya”. ¿Y Río 2016? “Uff…Lo veo lejos. Tengo 21 años y para la gimnasia soy de las mayores. Nos planteamos objetivos por años, para no pensar en algo tan lejano porque te desesperas”.

 

Miguel Ángel López, un ejemplo del binomio educación y deporte de la UCAM

 

Una de las instituciones españolas que más apuesta por el binomio deporte y formación es la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM). Sin ir más lejos, el 19 de septiembre en la sede del Comité Olímpico Español (COE) se organizó un acto conjunto en el que el presidente de la institución académica, José Luis Mendoza, y Alejandro Blanco presentaron a los 16 nuevos olímpicos becados.

 

“No es una apuesta de ahora, desde el principio el presidente siempre ha entendido que las personas que se dedican a tiempo completo al deporte de alta competición también deberían poder estudiar”, explica Pablo Rosique, director del área de deporte de la UCAM. Para ello recuerda al marchador murciano Juan Manuel Molina, que fue el primero que contó con la ayuda de la universidad y ahora mismo es doctor en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, además de formar parte del equipo docente.

 

En la actualidad cuentan con 120 deportistas becados, entre ellos a Mireia Belmonte o a Melani Costa, 21 equipos federados, otros tantos patrocinados como el UCAM Murcia que juega en la liga ACB de baloncesto, el de 3ª división de la liga española de fútbol o los dos de tenis de mesa de la Súper División. “Les ayudamos con las asignaturas, apuntes…Somos como un hermano mayor que les permite adaptar la alta competición con sus estudios”.

 

Miguel Ángel López es otro marchador murciano de 25 años, bronce en los Mundiales de Moscú. Su club es el UCAM Athleo Cieza y estudia el Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la universidad. “Desde el instituto tenía claro que quería hacer esta carrera. Al ser deportista la veo muy atractiva para formarme completamente y junto a la experiencia adquirida en estos años, poder transmitirla a los más jóvenes”, afirma sobre su idea de llegar a ser profesor.

 

Desde pequeño ha practicado muchos deportes, aunque se decantó por el atletismo porque además de gustarle se le daba mejor. Lo de la marcha fue algo casual porque tuvo que sustituir a un compañero que estaba enfermo en plena competición. “A partir de los 13 años, cuando empecé a entrenar con José Antonio Carrillo, comprobé la dureza y la exigencia de esta disciplina”, recuerda. Su preparación habitual consiste en combinar su actividad entre Llano de Brujas y Cieza con las concentraciones específicas en altura en el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada y en el de Font Romeu.

 

“Por suerte, he tenido buenos resultados deportivos, pero el presidente José Luis Mendoza dijo que nos apoyará una vez finalizada la carrera deportiva”, afirma. De momento a su éxito en el Mundial de este año hay que sumarle su 5º puesto en la competición de 20 kilómetros marcha de los Juegos de Londres y su nombramiento como mejor atleta en 2012 junto a Ruth Beitia.

 

“Creo que es importantísimo estudiar y tener una formación para el día de mañana, tener un medio de vida tras dejar el deporte de élite. En mi caso no voy a poder vivir de la marcha cuando me retire, así que tengo que formarme”, reconoce. Considera que el modelo ‘a la americana’ que sigue la UCAM en su apuesta por fichar talentos debería estar más normalizado en España. 

 

“Si se consiguen grandes resultados en lo deportivo es por el trabajo duro no porque tengamos los mejores medios”, afirma sobre la realidad de los atletas españoles que tienen que competir con grandes potencias mundiales como Estados Unidos, China o Rusia. “Echo en falta mejoras en las instalaciones deportivas, en especial, en aquellos centros o grupos de trabajo que no sean el CAR de Madrid o Barcelona; mayor apoyo para hacer concentraciones, más competiciones…”

 

En su horizonte también está Río de Janeiro y aunque para todos ellos el sueño de Madrid 2020 se ha desvanecido, seguirán con su lucha deportiva y formativa. “El año que viene tengo la Copa del Mundo de Marcha y el Campeonato de Europa de Atletismo y a nivel académico continuar sacando asignaturas poco a poco y avanzar lo máximo para el próximo ciclo olímpico”.

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn! 

 

Noticias relacionados con aprendemas.com:

 

Fundación AGM becará a estudiantes con alto rendimiento para estudiar en EE.UU.