Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

‘Sobresaliente’ para España en abandono escolar

Uno de cada tres estudiantes españoles abandona la enseñanza obligatoria. Así lo refleja el último informe de la OCDE en el que se pone de manifiesto, además, el elevado número de escolares que repite curso. Datos más alentadores llegan por el éxito

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de ‘Sobresaliente’ para España en abandono escolar
Estudiantes-grado-INE

Otro varapalo a la educación en España. El nuevo curso carga en su mochila con un irrevocable suspenso para el panorama educativo español en comparación al resto de países desarrollados. Lo expone claramente el nuevo informe ‘Education at a Glance 2006’ elaborado por la OCDE  (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) en base a los datos del año académico 2003-2004 en los que sólo el 66% de los estudiantes completan las enseñanzas de bachillerato o ciclos formativos de grado medio, frente al 81% de media en los países de la OCDE.


 


Aunque poco esperanzadoras a pesar de la leve mejoría con respecto al año pasado, no son cifras que sorprenden pues no es la primera vez que España sale mal parada al comparar su situación educativa con otros países. En Europa, la tasa de abandono en etapa escolar se sitúa en el 15,2%, destacando con buenos resultados países como Polonia (5,5%), Suecia (8,6%) o Finlandia (9,3%). En el lado contrario, y ocupando los últimos puestos del ranking, únicamente supera a España en peores resultados Portugal, cuya media de estudiantes que abandonan los estudios es del 38,6%. 


 


En general, Europa y Estados Unidos se distancian cada vez más de los excelentes resultados de algunos países de Asia Oriental. Es ejemplar el papel de Corea en este ámbito, un país que dos generaciones atrás tenía el rendimiento escolar más bajo y en este momento alcanza ya el 97% de coreanos entre 25 y 34 años que ha terminado la segunda etapa de educación secundaria, el porcentaje más alto de los países de la OCDE. China y Malasia son ejemplos también de la evolución educativa en sendos países que han duplicado el número de estudiantes universitarios entre 1995 y 2004.


 


Precisamente en este último punto España no puede quejarse. El índice de españoles entre 25 y 34 años que ha obtenido un título en la universidad o a través de la formación profesional de grado superior es del 38%, siete puntos por encima de la media de la OCDE. Un aspecto que solventa las distancias que aún le faltan a la educación secundaria española para acercarse a la media de los países desarrollados.


 


Éxito escolar femenino


 


Buenos logros ofrecen también las estudiantes españolas cuyos resultados son notablemente mejores que aquellos que obtienen los varones. Así, las españolas con una edad comprendida entre 25 y 34 años han permanecido un total de 12,5 años en el sistema educativo, frente a 11,9 años de los chicos. Quizás es un aspecto influyente en la mayor proporción de mujeres con título de bachillerato o FP de grado medio con respecto a los varones (diferencia de 17 puntos y de 9 en la OCDE). 


 


Es importante apreciar que, a nivel global, la duración media del estudio formal de mujeres con edades comprendidas entre 55 y 64 años sólo es superior al de los hombres en tres países. En cambio, la diferencia es sustancial en el rango de edad de las féminas entre 25 y 34 años, cuya media de cursos escolares finalizados es mayor que el de los hombres en 20 de 30 países de la OCDE.



El salario de los profesores españoles supera la media


 


Según el informe, los docentes españoles son los que mayores ingresos obtienen llegando a percibir un 25% más que sus colegas de la OCDE, y eso que los salarios de los profesores españoles han descendido entre 1996 y 2004 mientras que esa cantidad aumentaba en dicho período en casi todos los países, especialmente en Finlandia, Hungría y México.


 


No obstante, esta diferencia salarial se aprecia solamente en los primeros años de ejercicio docente, pues en el resto de países el salario se incrementa a mayor velocidad a lo largo de la carrera. De ahí se deduce que en España existen menos incentivos salariales, pues un profesor necesita 39 años para alcanzar el salario máximo, mientras que la media de años de la OCDE es de 24 años.


 


Si atendemos a cifras más concretas, en España se dedica el 74,6% del presupuesto destinado a educación al salario de los profesores de primaria y secundaria, por tanto superior notablemente a la dedicación de la OCDE que se sitúa en el 63,6%. Con respecto a la educación terciaria (universidad, formación profesional de grado superior), los índices se sitúan en el 58,5% en España y el 43% en la OCDE.


 


El documento también refleja que los profesores españoles imparten un mayor número de horas lectivas que el resto. En concreto, los de educación primaria han de impartir un total de 880 horas de clase (805 en la OCDE). Sin embargo, en lo que se refiere a la educación secundaria, son 581 horas lectivas en España (704 de media en la OCDE) sin llegar a la elevada carga lectiva de Estados Unidos o México que desarrollan 1.000 horas, ni tampoco las 534 que imparte Japón.


 


A mayor nivel educativo, mayor salario


 


El informe pone de manifiesto además que el paro disminuye según aumenta el nivel educativo alcanzado y afecta más a las mujeres que a los hombres en todos los niveles formativos. En concreto, un 8,7% de los varones españoles con estudios primarios se encuentra en situación de desempleo, casi el doble que aquellos otros que han logrado estudios medios o superiores (casos en los que el paro se detiene en un 4,9% y 5,3%, respectivamente). A nivel de salarios la proporción es similar: los licenciados españoles obtienen un sueldo notablemente superior al que adquieren aquellos que no terminaron la secundaria superior.


 


En el caso de las mujeres, la situación se asemeja al fenómeno que ocurre con los varones. El desempleo femenino se sitúa en un 17,2% para aquellas mujeres con estudios primarios y en un 8,8% con estudios medios o superiores, recibiendo éstas un salario que duplica al de aquéllas. No obstante, las cifras de paro entre ellas duplican las relativas a los varones.


 


Es importante señalar que la educación no evita la desigualdad de ingresos por razón de género, pues la mujer sigue ganando entre el 50 y el 80% de la cantidad que suele obtener el hombre.


 


Alejandro Tiana, secretario general de Educación, ha señalado que “el sistema educativo español, aunque tiene también tareas por delante, puede estar satisfecho de que va en la buena dirección”. Y ha añadido que “debemos transmitir a la sociedad que educarse merece la pena individual y socialmente”.


 


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


OCDE


 


‘Education at a Glance 2006’


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Cómo empezar el 'cole' con buen pie


 


La OCDE recomienda ligar las becas de investigación a los resultados


 


La OCDE escudriña la educación en los países más ricos


 


España, a la cola en inversión en I+D, según la OCDE


 


La universidad no marca grandes diferencias salariales en España, según la OCDE


 


La falta de profesores ya preocupa en la OCDE


 


¿Se está cumpliendo la Estrategia de Lisboa?


 


Panorámica de la educación en Factbook 2005


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+