Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Sobre las becas y otras posibilidades de financiación de la educación

En su informe anual, el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica llevó a cabo a principios de este verano una dura crítica al actual sistema de ayudas para estudiantes universitarios. Entre otras cosas, denunció el endurecimiento de los criterios para la

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Sobre las becas y otras posibilidades de financiación de la educación

Arrecian las críticas sobre el actual sistema de becas...

En los últimos meses, han surgido varias voces contra la actual política de ayudas al estudio universitario. Y de entre ellas, hay que citar la del Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, que recoge en su Informe Anual. Se alude en este documento tanto a las becas de movilidad especial, dirigidas a estudiantes de escasos recursos que desean acudir a la Universidad en una Comunidad Autónoma distinta de la propia, como a las compensatorias (se añaden a las generales para compensar un nivel inferior de renta).

El foco de la crítica se centra sobre todo en el cambio sufrido en los criterios de concesión de ayudas. Según el Defensor del Pueblo, factores que antes se consideraban criterios de preferencia han pasado a convertirse en auténticos requisitos. Entre estos factores podemos citar la pertenencia a familias cuyo cabeza esté desempleado, sea pensionista o padezca invalidez, sea padre o madre soltero o viudo, familias numerosas, con algún minusválido o huérfanos absolutos. Hechos que antes sumaban puntos, y ahora son requisito imprescindible.
Asimismo, el informe considera que en aquellos casos en los que el presupuesto no alcance a cubrir la totalidad de demandas, se debe dar determinada preferencia a los colectivos menos favorecidos. En su informe. el Defensor del Pueblo reclama en definitiva un mayor esfuerzo por parte de los poderes públicos para mejorar el vigente sistema de ayudas.

Julio Iglesias de Usell, Secretario de Estado de Universidades, ha salido al paso de estas afirmaciones alegando que existen parámetros que el Defensor del Pueblo no ha tenido en cuenta en su informe. Tales son el descenso del número de estudiantes, que se ha reducido en 500.000 alumnos desde 1997, paralelamente a un aumento en el número de becarios, en torno al 65%. Igualmente, el montante de las ayudas se ha incrementado en un 27,4%. Afirma, por otra parte, que se ha elevado el umbral de renta necesario para acceder a una beca y se han flexibilizado, además, los requisitos académicos, ya que ha dejado de ser necesario aprobar la prueba de selectividad, siendo suficiente con obtener un aprobado en la nota de acceso (media entre selectividad y expediente).

Al margen de la polémica y como nota de interés, señalar que España está entre los países que dedica menor cantidad de dinero a invertir en formación universitaria, aproximadamente un 1,1% de su Producto Interior Bruto. Los países que, por contra, dedican más recursos a este tipo de formación, son Canadá y Estados Unidos (2,51% y 2,33% respectivamente).

En cuanto a los estudiantes, dos buenas noticias. La primera es que ya tienen un interlocutor válido a nivel estatal. Se trata de la FEI (Foro Estatal Interuniversitario) integrado por 63 representantes estudiantiles de 33 universidades españolas. La segunda es que a partir de enero del 2004, los becarios de investigación, popularmente conocidos como “precarios” dada su mala situación, pasarán a cotizar en la Seguridad Social, con las mismas prestaciones que cualquier otro trabajador, a excepción del seguro de desempleo.

Inciso sobre el sistema de financiación de la educación superior en España...


Desequilibrado es en opinión del equipo editor de Aprendemas.com el actual sistema de financiación en la educación superior. Si hablamos de estudios universitarios -es decir, diplomaturas y licenciaturas- veremos que la mayoría del presupuesto en este aspecto se va en el pago parcial de las tasas de matrícula de todos los alumnos. Precisamente, son los gastos en instituciones, en especial para financiar las infraestructuras de las que tradicionalmente hemos carecido, los que con gran diferencia más parte absorben del presupuesto total (89%). Poco presupuesto queda entonces para becas y ayudas al estudio que escasamente supera el 11% del presupuesto total y que hace inevitable por un lado la escasa dotación de las becas y por otro un menor número de beneficiarios a base de requisitos muy restrictivos.
Pero es que, además, buena parte de la dotación de las becas van asimismo para pagar íntegramente las tasas de matrícula, en concreto este concepto absorbe el 40% de las ayudas públicas. Insuficientes son, por tanto, las ayudas para la movilidad, prácticamente inexistentes las ayudas a los estudiantes para financiar de alguna manera la vivienda.

El caso es que se echa muy en falta otras alternativas de financiación oficial para los jóvenes estudiantes. Una posibilidad no demasiado onerosa para el gobierno sería ir implantando poco a poco un sistema paralelo de financiación de estudios a través de créditos preferentes, es decir, por ejemplo, con muy bajos intereses y con largos períodos de carencia. Asimismo, es urgente encontrar una solución para que los estudiantes universitarios tengan la posibilidad real de acceder a vivienda de alquiler en condiciones especiales, seguramente a través de un ambicioso programa a largo plazo de viviendas compartidas, quizá viviendas de alquiler de protección oficial.

Debemos ser conscientes de que la realidad laboral y económica, así como, las necesidades de la sociedad actual no son exactamente las mismas que hace 10 ó 15 años. El número de universitarios ha disminuido, paralelamente se ha incrementado considerablemente el número de estudiantes de postgrado. Para determinadas especialidades profesionales la realización de estudios de postgrado, más allá de la diplomatura o la licenciatura, se ha convertido en algo imprescindible. Es una tendencia de las sociedades modernas que las personas maduras, ya cumplidos los 25 años, sigan necesitando el acceso a la educación superior, ya sean carreras universitarias, masters o muy posiblemente formación permanente cualificada. De ahí, que se estén empezando a proponer en diferentes países europeos nuevos modelos educativos en los que estos estudiantes más maduros también puedan acceder a becas, descuentos y financiación especial.

Recientemente, Pilar del Castillo presentó un proyecto de Real Decreto con el que se pretende regular los estudios universitarios oficiales de postgrado y la obtención y expedición de los títulos oficiales de Master y Doctor. Es decir, que si sale adelante esta más que probable reforma pronto tendremos masters con carácter oficial válidos para el acceso a determinadas profesiones, incluso a puntuales puestos públicos cualificados. Supone esto, la asunción por parte del gobierno de la importancia que tiene en la sociedad y en el mercado de trabajo este tipo de estudios una vez finalizada la carrera universitaria o la Formación Profesional reglada. Y este cambio de perspectiva debería reflejarse, del mismo modo, en otros aspectos que afectan a las personas implicadas. En este sentido, parece importante la incorporación futura de aquellos programas de postgrado, de alguna manera homologados, al sistema de becas y ayudas al estudio. Claro que, tratándose de un nuevo tipo de estudiante diferente en lo básico, sin duda, de mayor edad y enfrentado a otras circunstancias personales y profesionales, no sería lógico un sistema exactamente igual al que impera actualmente.

Desde luego, hay que exigir por parte del gobierno un mayor esfuerzo de imaginación e iniciativa para plantear soluciones válidas y novedosas. Podría ser una interesante idea a debatir, partiendo del citado Real Decreto que pronto hará oficiales determinados estudios de postgrado, incorporar en una futura reforma del IRPF la posibilidad de desgravar aquellos estudios de postgrado o master homologados que el contribuyente realice. Y es que el que invierte en su propia formación, lo hace, esperando que eso se refleje en una mayor renta en el futuro, algo que va en beneficio de las personas, del Estado y de la sociedad en su conjunto.


Enlaces de interés

Defensor del Pueblo

Calendario de Ayudas MECD

Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE)

Noticias y reportajes en Aprendemas.com relacionados:

El Ministerio de Educación quiere másters oficiales


El MECD ya informa sobre más de 1.600 becas en su Guía Reúne 2002


Universidad e Investigación, sonrisas y lágrimas


Séneca se congela ante la indignación de cientos de “becados sin beca”


Convocadas nuevas becas doctorales que, empero, no calmarán las iras