Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Regalos educativos: consejos para Reyes Magos responsables

Los Reyes Magos reciben cada año cartas con listas interminables de juguetes. Sin embargo, deben elegir los regalos teniendo en cuenta aspectos como la edad del pequeño o la conveniencia del juguete, dejando a un lado la influencia casi inevitable de

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Regalos educativos: consejos para Reyes Magos responsables
Estudiantes-grado-INELlega la Navidad y con ella la consabida carta a Papá Noel y a los Reyes Magos. Habitualmente, las peticiones de los niños, claramente influidos por la publicidad que llena los hogares en estas fechas,constituyen una larga lista de juguetes, muchos de ellos ni siquiera adecuados para su edad o su madurez. Todos parecen hacerle ilusión, por lo que es muy difícil decantarse por algunos de ellos. ¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir los juguetes de días tan especiales?

 

Lo primero que hay que hacer es concienciar al niño de que los Reyes Magos no podrán traerle todos los juguetes que desean. Dependiendo de la edad, las explicaciones que les demos deben variar. Con los mayores se puede hablar de economía familiar y los peligros del consumismo, mientras que a los más pequeños les explicaremos aspectos relacionados con la solidaridad, recordándoles que los Reyes tienen “un montón de niños que esperan sus regalos, por lo que no sería justo que a unos les trajeran muchos juguetes y a otros nada”.

 

Aspectos a tener en cuenta

 

Si la situación económica de la familia lo permite, en los regalos que reciben los menores no deberían faltar un juguete de carácter didáctico, un videojuego, un libro, un juego de mesa y otro relacionado con alguna de sus habilidades, como las manualidades, la música o los deportes. Hay que tener en cuenta que el destinatario del regalo es el niño y no el adulto, por lo que los progenitores deben evitar la adquisición de aquellos juguetes que siempre quisieron de pequeños y nunca tuvieron si ese regalo en cuestión no es conveniente para la edad del niño o no coincide con sus gustos.

 

El número de juguetes que reciben los niños debe ser razonable. Se puede solicitar la ayuda de familiares y amigos para que, entre todos, el niño reciba un surtido de regalos variados, complementarios entre sí. No hay que tener miedo de regalar al niño algún artículo que necesite en su día a día, como ropa, mochila o un divertido albornoz, siempre que no todos los regalos sean tan prácticos.

 

Asimismo, si el niño ha recibido un número exagerado de regalos, podemos optar por írselos entregando poco a poco, a lo largo de todo el año y en ocasiones especiales. De esta manera, evitaremos una saturación de regalos. En un primer momento al niño parece hacerle mucha ilusión, pero después elegirá para jugar habitualmente tan solo un número reducido de juguetes, lo que nos podría provocar un sentimiento de frustración o culpabilidad.

 

¿Quién puede aconsejarnos?

 

La publicidad no es la mejor consejera. Los niños se ven muy influidos por los juguetes que aparecen anunciados permanentemente en televisión, especialmente en épocas navideñas, pero éstos no tienen por qué ser mejores, ni tan siquiera gustarles más. La publicidad está bien como herramienta a la hora de comprobar qué ofrece el mercado, pero no debe determinar todos los regalos.

 

Recurrir a los consejos de otros padres, profesores, especialistas o expertos en tiendas especializadas nos ayudará a tomar ideas.Y, por supuesto, nunca hay que fomentar la envidia o la comparación con lo recibido por otros niños.

 

Juegos para bebés

 

“En el niño, el juego es muy importante porque en él se basan sus primeros aprendizajes. El bebé juega y repite las cosas que hemos hecho con él. Y es necesario que tenga los estímulos necesarios para su edad. Por eso los juguetes educativos son buenos y positivos en su desarrollo”, afirma la psicóloga y psicopedagoga Rosa Serrate.

 

Un criterio de elección que deberíamos tener siempre en cuenta es la edad del niño que va a recibir los juguetes. “El bebé entre los 0 y 6 meses necesita juguetes que estimulen sus sentidos y que le animen a extender los brazos para cogerlos. Luego empieza a manipular los objetos y en estas edades son importantes cubos o piezas de colores. Entre el año y los dos años le gustan juguetes que sirven para desplazarse y moverse. A partir de estas edades le empiezan a gustar los cuentos y las historietas que le pueden leer los padres; sirve para ampliar el lenguaje y aumentar su imaginación, aptitudes muy importantes en los aprendizajes escolares”, señala Rosa.

 

Así, de 0 a 2 años, los juguetes ideales son los que permiten desarrollar sus sentidos, por lo que los más indicados son aquellos muy coloristas, los elaborados con diferentes materiales, los que tienen música o que les incitan a adquirir autonomía. Hasta los seis meses son recomendables los móviles y sonajeros de colores, muñecos de goma, alfombras de tela con actividades y juguetes con sonido. Después, hasta los 12 meses, les ofreceremos andadores y balancines, centros de actividades y pelotas de tela. De 13 a 18 meses les llaman mucho a atención los cubos para encajar y los triciclos, mientras que de 19 a 24 meses podemos optar por las pizarras y las pinturas.

 

Para niños y preadolescentes

 

En cambio, de 3 a 5 años, los juguetes idóneos son los que potencian la movilidad y la imaginación del niño. Cualquier juguete representativo, como los animales, los peluches, las muñecas o los juegos de construcción resultan muy adecuados a esta edad. También los patines, las pequeñas bicicletas, los camiones, las marionetas, los disfraces o las casas de muñecas.

 

De 6 a 10 años adquiere mucha importancia el juego social, por lo que los balones y las bicicletas resultan perfectos. Esta edad es ideal para ir introduciendo juegos que fomenten las capacidades cognitivas, por lo que las actividades en familia les resultan muy interesantes. Cometas, trenes, coches teledirigidos, juegos de memoria, de cartas, de experimentos o de preguntas y respuestas también les parecen muy atractivos.

 

A partir de los 10 años son recomendables los juegos que desarrollan la lógica, el pensamiento racional, las capacidades cognitivas, la superación personal y la autoestima. Juegos de rol o e ingenio, videojuegos, futbolines, complementos deportivos, mecanos o construcciones complejas o patinetes se encuentran entre los más adecuados.

 

Según la personalidad

 

Otro criterio para no fallar a la hora de elegir juguete es tener en cuenta la personalidad del niño. A los niños más tranquilos conviene ofrecerles juguetes que les proporcionen movimiento, mientras que a los que presentan un exceso de energía les convienen aquellos que sepan canalizarla, como instrumentos musicales o juegos de construcciones.

 

Si el niño es tímido le ofreceremos juguetes que fomenten las relaciones sociales, como un balón o un juego de mesa, que también resulta perfecto para establecer sólidas relaciones familiares, ya que lo que verdaderamente demandan nuestros hijos que juguemos con ellos.



Libro, el mejor regalo

Tecnología, lo más solicitado

¿Qué piden los niños?

¿Son aburridos los juguetes educativos?El libro, el mejor regalo

 

El libro es el regalo por excelencia, que no debería faltar en ningún hogar. Cuando los niños son más pequeños es conveniente que el libro presente un diseño atractivo y que sea lo más interactivo posible. Los libros presentados como juguetes y no como material didáctico les llamarán más la atención, y les introducirán en el maravilloso mundo de la lectura.

 

Hay libros de tela para bebés, que son lavables y presentan colores vivos y muchas texturas. Bastará con que presenten dibujos o palabras simples. El interés por las historias, si vamos potenciando la lectura en casa, llegará algo más adelante.

 

Uno de los mejores hábitos que podemos establecer con nuestros hijos es una rutina de lectura de 10 o15 minutos diarios. Si los padres leen con sus hijos, les cuentan, gesticulan o responden a las preguntas que sin duda surgirán con la lectura el libro se convierte en el regalo más interactivo que jamás pueda existir.

 

Y si nuestros hijos son adolescentes y les interesa la tecnología, una excelente opción es regalarles un e-reader, que estas Navidades será solicitado por un 21% de los niños de entre 6 y 12 años, según apuntan las previsiones.

 

La tecnología, lo más solicitado

 

Los niños, siguiendo la tendencia de años anteriores, se decantarán por la tecnología a la hora de solicitar sus regalos de Reyes. Los videojuegos, en sí, no son peligrosos ni provocan adicción, aunque hay que tener en cuenta diversos aspectos antes de regalarlos.

 

Debemos descartar todo videojuego de un marcado carácter violento o que presente contenidos sexistas o discriminatoriosque puedan influir negativamente en el carácter del pequeño. Todos los videojuegos, independientemente de la plataforma a la que se dirijan, llevan una edad recomendada por el fabricante, que hay que respetar.

 

Tras inspeccionar su contenido, conviene limitar el tiempo de juego del niño y fomentar el uso de aquellos videojuegos que permiten la interacción física con otras personas.

 

En España, la industria juguetera no atraviesa su mejor momento, como consecuencia de la crisis. La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEDJ) espera una caída del 10% en la venta de juguetes tradicionales y reconoce que el desarrollo de juguetes cada vez tiende más a ofrecer un componente tecnológico.

 

¿Qué piden los niños?

 

El iPad será lo más solicitado por los niños de entre 6 a 12 años, según una encuesta realizada por Nielsen. El 48% de los menores de esta edad lo pedirá por Navidad. Le sigue la nueva Wii U de Nintendo (solicitada por un 39% de los menores), el iPod Touch (36%), el iPad Mini (36%) y el iPhone (33%).

 

En el ranking de los regalos tecnológicos más solicitados le siguen, por este orden, un ordenador (31%), Kinect para Xbox 360 (31%), cualquier tablet independientemente de su marca (29%), la Nintendo 3DS (29%), la Nintendo DS (28%), la PlayStation 3 (26%) y la Xbox 360 (25%).

 

Le siguen en importancia una Smart TV (19%), un smartphone Android (16%), una PS Vita (14%) o Surface, la tableta de Microsoft que incorpora Windows 8 (que será solicitada por un 4% de los menores).

 

¿Son aburridos los juguetes educativos?

 

“Los juguetes didácticos fomentan la creatividad a todas las edades, fijan la atención, la concentración y desarrollan las capacidades intelectuales. Suelen ser juguetes para que el niño piense y busque la mejor forma de entretenimiento, que es un divertimento activo. Aquí entran los puzzles, los juegos de adivinanzas, los juguetes de encaje, de diferentes formas, discriminación de sonidos, de olores... La variedad es muy amplia y recomendamos que siempre haya juguetes didácticos alrededor de un niño. A veces lo más sencillo es lo que el niño más valora”, señala Rosa Serrate.

 

Los juguetes educativos constituyen, sin embargo, un gran nicho del negocio de la juguetería en España, teniendo en cuenta que un 52% de los hogares con niños incluirán un juguete de estas características debajo del árbol.

 

Estos juguetes no tienen por qué resultar aburridos. Es probable que al niño le llame más la atención muchos otros, pero seguramente se aburra antes de un juguete muy llamativo que lo hace todo solo que de cualquier otro juego que fomente su curiosidad.

 

Existen muchos juguetes educativos que resultan divertidos para los niños, desde los que fomentan el razonamiento abstracto de los menores a la investigación científica o la exploración artística. Muchos de ellos, además, se acompañan de un componente tecnológico para que resulten aún más atractivos a los pequeños.

 

Para los niños en edad preescolar, los juguetes educativos más recomendados son los juegos de manualidades o los interactivos, mientras que para los niños a partir de los cuatro años pueden centrarse en los puzzles, que nunca pasan de moda, o los experimentos científicos a nivel básico. Estos últimos también gustan a los preadolescentes, ya que les permiten investigar qué ocurre con aspectos propios de la naturaleza, como los volcanes o los terremotos, o descubrir la física o la química de la manera más divertida y estimulante.

 

Jean Château afirmaba que “un niño que no sabe jugar será un adulto que no sabrá pensar”. Jugar es fundamental para el desarrollo intelectual y social del niño y le prepara para convertirle adulto. Un buen juguete no es el que le da todas las respuestas al niño, sino el que le plantea interrogantes, el que le estimula y hace que se desarrolle como persona. La lógica es nuestra mejor consejera. Solo tenemos que pararnos a escuchar qué nos dice para acertar con los regalos de estas Navidades.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!