Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Proyectos pioneros trabajan en la detección precoz de jóvenes con especiales capacidades

¿Cuándo es el potencial de un niño indicativo suficiente de hacia dónde se debe o se puede encauzar su desarrollo? Una pregunta poco explorada y de muy difícil respuesta que, no obstante, instituciones estadounidenses como la Universidad de Vanderbil

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Proyectos pioneros trabajan en la detección precoz de jóvenes con especiales capacidades
Estudiantes-grado-INE

Si el capital humano es la clave del buen funcionamiento de una empresa, parte del prestigio de un centro educativo y pieza fundamental para el desarrollo general de la sociedad, es lógico pensar que cuanto antes se detecte, más posibilidades habrá de estimularlo adecuadamente. Sin embargo, en este punto siempre surge una pregunta: ¿desde cuándo es posible identificar el talento más allá de una serie de cualidades sino como algo ciertamente mesurable? Se trata aquí de predecir, por ejemplo, qué capacidades de liderazgo demostrará una determinada persona o qué carrera profesional se adapta a sus características, y hacerlo cuanto antes. Y parece que la edad mínima está entre los 12 y los 14 años si nos atenemos a lo que se puede descubrir a través de las matemáticas.


 


Estas son sólo algunas de las conclusiones que se pueden extraer de los diferentes informes (publicados en la revista Psycological Science) que desde hace años realiza el Estudio del Talento Matemático (SMPY en sus siglas en inglés) co-dirigido por la decana del departamento de Educación y Desarrollo Humano de Peabody College de la Universidad Vanderbilt, Camila P. Benbow, y el profesor del mismo centro David Lubinski. Entre 1972 y 1997 identificó a más de 5.000 personas, en su inmensa mayoría (cuatro quintas partes) niños de 13 años con grandes capacidades intelectuales a través de pruebas y un único grupo, seleccionado en 1992, de estudiantes de matemáticas de primer curso. Desde entonces, ha seguido el desarrollo de sus carreras y comparado los diferentes logros y opciones que ha tomado con aquellas predicciones que realizaron a través del Test de Aptitud Académica al que fueron sometidos. En base a estos resultados se crearon una serie de programas específicos para fomentar las habilidades de estos ‘genios’ matemáticos y quienes los siguieron disfrutan hoy de un trabajo y una posición social bien reconocidos. 


 


Básicamente el estudio demuestra que la temprana detección del talento es imprescindible para ‘sacar’ después todo su potencial y pone de relieve que una educación individualizada de acuerdo a sus necesidades es más que beneficiosa. Pruebas como los exámenes de aptitud sirven para ver mucho más allá que la capacidad de una persona en lo relacionado con los estudios, sino que sacan a la luz parte de los rasgos de su personalidad. Así, es posible predecir, siempre hasta cierto punto, cuál será su futuro profesional y orientarlo, también dentro de unos límites, hacia él.


 


Lea Ybarra, directora del Centro para Jóvenes con Talento (CTY en inglés) de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (EEUU), en su paso por la Universidad de Navarra ha afirmado que “ayudar a un niño con alta capacidad intelectual es invertir en él y en el futuro de su país, porque ellos son los líderes de mañana”. No obstante, considera que es errónea la consideración de que los jóvenes con talento no necesitan apoyo al creer que pueden aprender solos, pues “sin apoyo puede que no descubran su potencial, no lo desarrollen o incluso que la desmotivación les haga abandonar los estudios”, indica.


 


De hecho, el 98% de la población española con alta capacidad aún no ha sido identificada, según Javier Tourón, director de CTY España y profesor de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación de la Universidad de Navarra. Ante ello, Ybarra destaca que “el país que no busca a estos talentos ni contribuye a su desarrollo a través del apoyo de instituciones, empresas o agentes sociales se queda relegado un paso por detrás de los demás”.


 


En su opinión es necesario incluir a los estudiantes en el curso académico más adecuado a su capacidad y no a su edad, de esta forma “los niños aseguran que al convivir con alumnos de capacidades similares no se sienten solos ni extraños” y así al término de las clases “no sólo han desarrollado su capacidad intelectual sino también su capacidad social”.


 


¿Cómo detectar el talento en los niños?


 


España está más que atrasada respecto a Estados Unidos y algunos de sus vecinos europeos. Como muchas veces ocurre en el mundo empresarial, es complicado identificar y estimular el talento. El Centro de Investigación Educativa del Ministerio de Educación y Ciencia calcula que podría haber hasta 300.000 alumnos potencialmente superdotados o de altas capacidades, como se les denomina ahora, y cerca de un 98% todavía están sin identificar. Es más, un 70% de los mismos podría tener un bajo rendimiento escolar y hasta un 50% fracaso, todo por no estar debidamente atendidos.


 


Descubrir si un niño es superdotado no es tarea fácil, porque no siempre destaca en todo lo que realiza, ya sean estudios, amistades o actividades de tiempo libre. En el 95% de los casos suelen ser los propios padres quienes ven los primeros síntomas, tras lo cual suelen consultar a expertos y realizar pruebas que corroboren sus sospechas. Para eso es posible acudir al Centro para Jóvenes con Talento, donde también se llevan a cabo exámenes de aptitudes y se ayuda a desarrollar al máximo el potencial de cada alumno.


 


Sin embargo, en España es más complicada la detección del talento y apenas existen programas destinados a este fin. El Estalmat, un proyecto para el estímulo del talento matemático es uno de ellos. Patrocinado por la Fundación Vodafone, ayudan a cerca de 200 chicos entre 11 y 13 años con sobresalientes habilidades matemáticas. Todavía está muy lejos de la complejidad y riqueza de los programas estadounidenses, pero sí que permite encauzar las aptitudes de cada uno de los chavales de forma más individualizada.


 


Los expertos recomiendan observar las habilidades del niño, desde su capacidad memorística hasta el raciocinio, el vocabulario, la resolución de problemas o el ingenio. Pero ahí es donde juega un papel fundamental la motivación no sólo procedente de los padres, sino también del propio niño. Para ello es preciso proporcionarles actividades que saquen a la luz todo su potencial mediante juegos creativos como el dibujo, la escritura o la lectura de libros.



(Continúa en página 2)


Acciones para desarrollar sus capacidades


 


Los niños y jóvenes serán los científicos, artistas, empresarios, políticos y ciudadanos de mañana. Es la base sobre la que se asientan las acciones de la Fundación Promete, una organización sin ánimo de lucro creada para apoyar a niños y jóvenes con talento menores de 25 años. Entre sus proyectos, destaca el programa de becas para fomentar el desarrollo de las altas capacidades cuyo plazo de inscripción mantiene abierto todo el año. Su objetivo es  sufragar actividades relacionadas con las actividades formativas complementarias que contribuyan a atender las necesidades educativas específicas de los alumnos de alta capacidad, o bien los proyectos individuales de jóvenes excepcionalmente brillantes que necesitan recursos para sacarlos adelante.


 


Asimismo, dispone de un Programa de Apoyo a la Identificación del Talento que pretende reducir el elevado porcentaje de niños y jóvenes con alta capacidad aún hay sin identificar en nuestro país y que por lo tanto no reciben una atención adecuada. Por el momento se ha puesto en marcha en La Rioja, aunque la Fundación promete hacerlo extensivo a toda España.


 


También en la Asociación Española para Superdotados y con Talento (AEST) llevan a cabo proyectos para impulsar el desarrollo de los niños desde programas formativos dirigidos a padres, hasta campamentos de verano con actividades al aire libre, conferencias y talleres de enriquecimiento en temas como la creatividad matemática, la escritura creativa, la experimentación o la astronomía.


 


El mundo directivo también se apunta


 


La detección del talento precoz también ha llegado al mundo empresarial. La última ocurrencia en Shangai es que los niños chinos de entre 3 y 6 años dediquen una tarde por semana a aprender conceptos y claves de empresa y liderazgo en un MBA especialmente dedicado a ellos, los conocidos como Early MBA creados por la academia Fastrackids. En este programa, los niños se familiarizan con conceptos como costes, ingresos, negociación o publicidad. Además, los pequeños aprenden a hablar en público o a usar herramientas tecnológicas.


 


Y, aunque con fines totalmente económicos, en el mundo de los altos cargos directivos detectar a tiempo el talento también es crítico (otra cosa es tener después la capacidad para retenerlo). Desde las escuelas de negocios estadounidenses también se han embarcado en esta ‘carrera’ por encontrar a los estudiantes más cualificados, aunque a unas edades bien diferentes. Harvard Business School es la pionera en este sentido con un programa específico destinado a captar a estas ‘promesas’ durante su etapa universitaria. Su oferta consiste en una plaza segura en su prestigioso MBA una vez hayan cumplido un periodo de dos años acumulando experiencia labora.


 


En cualquier caso, los propios MBAs pueden ser considerados una herramienta para la detección del talento. Sus pruebas de acceso son tan exhaustivas que hasta cierto punto puede decirse que determinan quienes son los más cualificados, por lo menos desde el punto de vista de la dirección empresarial. Todas las escuelas de negocio desean tener siempre a los mejores alumnos por el futuro prestigio que puede reportarles y eso se traduce en fuertes inversiones para encontrar a estos ‘diamantes en bruto’.


 


Ahora, además de los diferentes rankings para determinar la calidad de la enseñanza de cada escuela de negocio, y en los que la composición del alumnado siempre es importante, existe otro que determina el talento existente en cada país y su índice de producción. Es el estudio Global Talent Index, elaborado por la empresa de cazatalentos Heidrick & Struggles con la colaboración de The Economist, que además ha llevado a cabo en qué posición se encontrará cada región en 2012.


 


España ocupa actualmente la undécima posición, puesto que previsiblemente conservará dentro de cinco años. El país seguirá manteniendo su capacidad para generar talento, pero la previsible explosión de algunas potencias en vías de desarrollo, unido a su escasa capacidad para retenerlo le impedirán seguir progresando. Como no podía ser de otra forma, Estados Unidos figura en el primer lugar, privilegio que seguirá manteniendo en 2012. Canadá segunda actualmente, dejará ese puesto al Reino Unido en un lustro para caer a la tercera plaza, de donde desplazará a Holanda.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Estudio del Talento Matemático


 


Peabody College


 


Estalmat


 


Asociación Española para Superdotados y con Talento


 


Fundación Promete