Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Próxima parada: centros de formación para el empleo

Con un panorama laboral que aún presenta unos altos niveles de desempleo, las miradas de trabajadores y desempleados se vuelven hacia los centros de formación para el empleo. Realizar un curso puede abrirte las puertas del mercado laboral o adquirir

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Próxima parada: centros de formación para el empleo
Estudiantes-grado-INE


La situación del mercado laboral, a pesar de que ha tenido una tímida evolución positiva en los últimos meses, sigue arrojando unas cifras demasiado altas de desempleados. Los parados y los jóvenes intentan por todos los medios incorporarse al mercado laboral, mientras que los trabajadores buscan una especialización que les permita obtener una mejor cualificación y, por tanto, más posibilidades de promoción o, al menos, el afianzamiento en el puesto que ocupan. [Ver cursos de Búsqueda de Empleo]

 

Los centros de formación de empleo ofrecen cursos gratuitos que se perfilan como una herramienta clave para acceder a un puesto de trabajo o una primera experiencia profesional, o bien para reciclarse profesionalmente. Una excelente oportunidad teniendo en cuenta que los empresarios cada vez solicitan más perfiles profesionales con una formación específica. [Ver Cursos Profesionales]

 

Para acceder a uno de estos cursos de formación la fórmula más rápida es dirigirse a los servicios de empleo de la correspondiente Comunidad Autónoma, aunque también ofrecen este tipo de formación otros agentes como sindicatos, organizaciones empresariales, instituciones camerales, y escuelas, academias, centros formativos o empresas especializadas con una subvención por parte de la Administración.

 

Aunque la oferta formativa suele lanzarse a principios de cada año, tras el verano surgen nuevas convocatorias para aquellos interesados en realizar la formación en el último cuatrimestre del año.

 

¿A quiénes van dirigidos los cursos?

 

El objetivo de los cursos que se ofrecen en los centros de formación de empleo es la adquisición y mejora de las competencias de los alumnos, propiciando así mayores oportunidades laborales. En general, los cursos se dirigen tanto a trabajadores como a personas inscritas en el Servicio Público de Empleo, aunque estos últimos suelen tener preferencia en la adjudicación de plazas. En muchas ocasiones se reserva un cupo específico para ser ocupado por aquellas personas que se encuentran en situación de desempleo.

 

Otras veces, sin embargo, se establecen diferentes colectivos como prioritarios.En estos casos, las actuaciones de formación se orientan a jóvenes emprendedores interesados en la creación de un negocio, colectivos en riesgo de exclusión social, mujeres en situación de desempleo o víctimas de violencia de género, personas con discapacidad, desempleados de larga duración, autónomos, o personas con baja cualificación.

 

Otro aspecto a tener en cuenta es que muchos de estos cursos también contemplan medidas de apoyo a la formación. En algunos casos, como en la Región de Murcia, los trabajadores que participan en las acciones formativas que se ofertan pueden solicitar ayudas en concepto de transporte, manutención, alojamiento y para favorecer la conciliación de la vida laboral y familiar, mientras que los trabajadores desempleados con discapacidad pueden solicitar becas por asistencia.

 

¿Sirve esta formación para encontrar trabajo?

 

Hoy en día, la formación constituye un elemento clave para potenciar la empleabilidad de los trabajadores, ya que proporciona a éstos la cualificación que pueden necesitar en su vida laboral. La que se ofrece en estos centros está actualizada y adaptada a las exigencias del mercado de trabajo de cada Comunidad Autónoma. Se da así cobertura a las necesidades de formación detectadas en la realidad socieconómica de las distintas regiones y se promueve el desarrollo de las ocupaciones que necesitan de un especial impulso formativo.

 

Además, en algunas ocasiones la formación se completa apoyando a los alumnos activamente en la búsqueda de empleo, ya que los centros pueden estar en contacto con empresas relacionadas con los contenidos que imparten, como sucede en Madrid.

 

En otras ocasiones, los cursos están combinados con acciones que facilitan la inserción laboral de los alumnos, como prácticas profesionales no laborales en empresas, tal y como sucede en Murcia, donde también se incluyen acciones de acompañamiento y apoyo a la inserción, o en Castilla-La Mancha, en donde se ofrece a los interesados la realización de prácticas en empresas públicas y privadas.

 

Por otro lado, en algunas Comunidades, como en Galicia, se apuesta por acciones formativas que llevan consigo la expedición de certificados de profesionalidad, bajo el convencimiento de que constituyen una herramienta esencial para acreditar las competencias necesarias en el desempeño de un trabajo.

 

En Comunidades como la de Madrid, el índice de participante que a los seis meses de finalizar los cursos tiene trabajo asciende hasta el 80%, según afirma el Gobierno regional. Y en La Rioja, algunos de los cursos, como los relacionados con las áreas de finanzas e instalaciones eléctricas, llevan consigo un compromiso de contratación para un número limitado de personas.

 

Sigue leyendo sobre áreas formativas y comunidades con centros de formación



¿En qué áreas puedo formarme?

 

En Madrid, por ejemplo, los cursos de formación para el empleo que se han presentado recientemente se orientan a áreas en las que se ha detectado una fuerte demanda e inserción laboral, como el diseño de páginas web, montajes electrónicos, mantenimiento de sistemas de climatización o promoción turística local.

 

En Cantabria, por su parte, se está trabajando en la adecuación de la oferta a las necesidades del mercado laboral de la región, con la impartición de formación acreditada en las familias del turismo, el área forestal y los servicios de asistencia a domicilio y a personas dependientes.

 

En cambio, en La Rioja, las nuevas acciones formativas están destinadas a mejorar las competencias básicas en lengua castellana, competencia digital, competencia matemática e inserción laboral, sensibilización medioambiental e igualdad de género. Y en Navarra, los cursos están orientados a jardinería y atención sociosanitaria a personas en el domicilio, principalmente.

 

Oferta por Comunidades Autónomas

 

En Madrid, el Gobierno regional ha destinado casi nueve millones de euros al desarrollo de 420 cursos de formación profesional para el empleo que se desarrollarán en el curso 2013-2014 en sus cinco centros dedicados a este fin, y se calcula que podrán beneficiarse de ellos unas 10.000 personas.

 

En Cantabria, Liébana y Potes trabajan en el impulso de políticas activas e iniciativas de FP para el empleo en la comarca. Los locales de titularidad municipal en Tama albergarán un centro de formación acreditado, y se espera recuperar para la comarca los proyectos de escuelas taller y talleres de empleo.

 

En Murcia se ha destinado algo más de medio millón de euros para proyectos de formación, que irán dirigidos principalmente a trabajadores desempleados.

 

En Aragón se ha aprobado recientemente la convocatoria para la concesión de subvenciones públicas para acciones formativas, dotada con 21 millones de euros. Se calcula que beneficiará a unas 10.000 personas, al menos el 70% de ellas sin trabajo. En total, serán 725 los cursos que se oferten, pertenecientes a 23 familias profesionales, destacando especialmente el programa de formación en idiomas. Estas acciones formativas se desarrollarán a partir de septiembre en 80 centros de la provincia de Huesca, 44 en Teruel y 210 en Zaragoza. La preinscripción se puede realizar a través de la web del INAEM y en sus Oficinas de Empleo.

 

En Castilla-La Mancha se ha destinado 10 millones de euros a acciones de formación para desempleados, que tienen como objetivo fomentar acciones dirigidas a obtener un certificado de profesionalidad. Se ofrecerá asesoramiento a alumnos que vayan a crear sus propios negocios.

 

En Castilla y León, el Gobierno regional ha aprobado subvenciones por 3,6 millones de euros para la formación de desempleados, que han sido destinadas al Instituto de Formación y Estudios Sociales, y a la Fundación Formación y Empleo de Castilla y León. Ambas entidades pueden financiar acciones de formación con trabajadores hasta el 1 de julio de 2014.

 

En la Rioja, se desarrollarán 36 nuevas acciones formativas, dirigidas a trabajadores desempleados de larga duración, personas con especiales dificultades de inserción laboral y autónomos, con una inversión cercana a 1,5 millones de euros. Los cursos serán, principalmente, de larga duración, e incluyen 590 plazas. La apuesta del Gobierno regional está dirigida a aquellas acciones vinculadas a certificados de profesionalidad, de manera que el 80% de las acciones formativas llevarán consigo la consecución de certificados.

 

En Galicia, el Gobierno regional también ha destinado seis millones de euros para formación de trabajadores ocupados y 40 millones de euros para la formación de desempleados. De los más de 900 cursos, todos ellos actualizados y adaptados a las exigencias del mercado de trabajo, pueden beneficiarse 14.000 personas.

 

En el País Vasco hay previstos cursos para trabajadores y desempleados, varios de ellos impartidos en euskera.

 

Y en Navarra, hay tres cursos de formación de desempleados previstos para septiembre, bajo las modalidades de jardinería, restaurante-bar y atención sociosanitaria a personas en el domicilio. En total se ofertan 60 plazas y 630 horas de formación, con clases de cinco horas diarias, de lunes a viernes.



¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y Linkedin!