Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Programa ERASMUS: EUROPA y MÁS ALLÁ

“Uno de los proyectos de cooperación internacional más importantes de la historia de la humanidad”. Así ha valorado el jurado del Premio Príncipe de Asturias el programa de movilidad Erasmus, acreedor este año del prestigioso galardón. A continuación

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Programa ERASMUS: EUROPA y MÁS ALLÁ
Estudiantes-grado-INE

Recientemente galardonado con el premio Príncipe de Asturias, el programa de movilidad Erasmus, una iniciativa de la Unión Europea, está de plena actualidad. Considerado como un gran éxito tras haber superado la barrera del millón de participantes desde su creación en 1987, de él se ha destacado su brillante aportación a la construcción del Espacio Europeo de Educación Superior y su valor como herramienta para luchar contra la xenofobia y el racismo, en palabras de la comisaria europea Viviane Reding. Pero recordemos en qué consiste realmente.


Acerca de Erasmus
La iniciativa Erasmus fue creada en el año 1987 y desde 1995 está incluido enSócrates, un programa de mayor amplitud que también incluye otras acciones en materia educativa tales como Comenius (enseñanza escolar), Grundtvig(educación de adultos), Lingua (aprendizaje de idiomas) o Minerva(tecnologías de la información).


Aunque modesto en sus comienzos (en su primera edición el número de participantes no rebasó la cifra de 3.000), Erasmus ha ido siempre a más hasta convertirse en el programa de intercambio europeo de mayor peso. En la actualidad, ya son más de 2.000 las universidades adheridas al programa, cifrándose en 120.000, -originarios de 30 países-, el número de universitarios que participan cada año.


Así pues, ya han sido más de un millón los beneficiarios en estos más de 15 años de vida, de entre los cuales 130.000 tienen nacionalidad española. Durante el curso 2003-2004, el número de participantes originarios de nuestro país creció el 10%, porcentaje similar al número de extranjeros que eligen para su intercambio España, uno de los destinos favoritos de Erasmus junto a Italia, Alemania y Francia.


Actualmente, Sócrates/Erasmus se encuentra en su segunda fase, cuya duración está prevista hasta 2006 y para la cual hay presupuestados 1.850 millones de euros.


Si bien es conocido sobre todo por las becas de movilidad, el programa Erasmus comprende una serie de actividades distintas y complementarias entre sí. Además de los conocidos intercambios de alumnos y profesores, bajo su paraguas se desarrollan, asimismo: programas conjuntos de desarrollo curricular (Curriculum Development); programas intensivos de cursos breves dirigidos a estudiantes y profesorado de diversas universidades; redes temáticas en las que colaboran departamentos de diversos centros de estudios superiores; cursos de las lenguas con menor difusión en el territorio de la Unión; y sobre todo, el ECTS o European Credit Transfer System.


El ECTS es un sistema de reconocimiento de créditos creado en 1989 que permite que los créditos obtenidos durante la estancia en las universidades participantes en el programa Erasmus sean reconocidos en la universidad de origen. De esta manera, los beneficiarios de la beca pueden cursar sus estudios universitarios con toda normalidad, sin que el hecho de haber realizado parte de los mismos en una universidad extranjera afecte a su duración ni sea necesario realizar convalidaciones adicionales.


Las becas de movilidad
Los objetivos de las becas de movilidad Erasmus consisten en fomentar el intercambio entre alumnos y profesoras procedentes de las diversas culturas que coexisten en la Unión Europea. De esta manera, los participantes se enriquecen con la experiencia de vivir durante un breve periodo en otro país y comienza a adquirir el hábito de desenvolverse en el entorno internacional.


Las becas Erasmus van dirigidas a estudiantes y profesores universitarios. En el primer caso, los estudiantes que deseen solicitar una de estas becas pueden dirigirse a la oficina Erasmus de su universidad o, en caso de no existir ésta, a la oficina de relaciones internacionales.


Los requisitos básicos para poder beneficiarse son haber cursado el primer año de carrera, estar inscrito en una Universidado Centro de Enseñanza Superior y ser ciudadano de uno de los países de la Unión Europea, de alguno de sus asociados o bien de un tercer país, siempre que se posea la condición de residente permanente, apátrida o refugiado en el país participante. Además, será necesario poseer un dominio suficiente del idioma de la universidad de destino y se valorarán otros aspectos como el currículum del candidato, la disponibilidad de plazas en la universidad solicitada o la motivación del estudiante para realizar el intercambio en otra institución. También pueden solicitar esta beca los estudiantes de doctorado.


El periodo de duración de la beca oscila entre un año y tres meses. Es importante tener en cuenta que la dotación de la misma no es muy alta, constituyendo una mera ayuda para gastos adicionales relacionados con el desplazamiento (formación lingüística, diferencia del coste de vida, etc.) que no cubre el coste de la estancia. En este sentido, es posible solicitar ayudas complementarias al Ministerio de Educación y Ciencia, a las propias universidades o a las Comunidades Autónomas. En todo caso, entre las ventajas de las becas Erasmus se contempla la exención de pago de tasas académicas en el país de destino, pudiendo acogerse el estudiante a los beneficios de los acuerdos de cooperación. Por otro lado, además, los becarios Erasmus podrán seguir percibiendo en su integridad cualquier ayuda otorgada por la autoridad nacional para cursar estudios en su universidad de origen.

En cuanto a los profesores, generalmente se trata de ayudas para impartir cursos, en su mayoría de corta duración, integrados en el programa oficial de una universidad europea asociada, en los que como mínimo tres centros de países distintos hayan desarrollado un programa, módulo, currículo o curso de postgrado de forma conjunta. Dicho curso también pueden formar parte de un programa intensivo (cursos de verano, por poner un ejemplo) siempre que posean una dimensión europea
.

El futuro de Erasmus
Hasta la fecha, como hemos visto, el programa Erasmus se ha constituido en rotundo éxito. Pero nada existe bajo el sol que no pueda mejorarse. ¿Cuáles deberían ser las aspiraciones, de cara al futuro, de esta magnífica iniciativa? Viviane Reding lo tiene claro: aumentar el número de participantes hasta triplicar la cifra de forma que llegue a alcanzar los 400.000 estudiantes por año, según ha declarado con ocasión de la entrega del premio Príncipe de Asturias. Reding añadió además que lo ideal sería que en un futuro un joven pueda comenzar sus estudios en un país y realizar un itinerario por otros diferentes, no sólo de Europa, sino del resto del mundo. El presidente de la CRUE, Juan Vázquez, fue más concreto, manifestando, a propósito de potenciar un mayor alcance en programas europeos de movilidad, el deseo de un programa similar para América Latina.


Más becas pero también más dinero por cada beca. Carlos Berzosa, rector de la Universidad Complutense, opina que sería necesaria una ampliación de las actuales becas Erasmus, que considera “pequeñas y restringidas”, con lo que los estudiantes deben trabajar o apoyarse en el respaldo económico de sus familias. Y no se trata de una opinión aislada, muy al contrario, es algo que hace años se viene reclamando desde los distintos estamentos universitarios.


Salvador Ordóñez, secretario de Estado de Universidades e Investigación, ha pedido a las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos que en la medida de sus posibilidades oferten ayudas complementarias, además de una dotación mayor de las propias becas. Tenemos, por ejemplo, el caso de la Generalitat de Catalunya que ha aprobado la concesión de un total de 450.000 euros en ayudas para financiar los programas Erasmus de las universidades públicas catalanas en el curso 2004-2005. La Universidad de Granada, por su parte, anunció en un comunicado que destinaría un total de 279.650 euros al programa Sócrates/Erasmus de este año, a fin de paliar las dificultades económicas que padecen sus alumnos debido al elevado coste de la vida existente en las ciudades de destino. Esto servirá para que un cierto número de ellos, -seleccionados por su rendimiento académico y renta familiar-, vean incrementada su dotación mensual en 120 euros mensuales.


Tampoco el Ministerio de Educación y Ciencia podía seguir siendo indiferente al enorme inconveniente que supone tan reducido presupuesto. Su titular, Mª Jesús San Segundo, comunicó, a propósito de los presupuestos para 2005, haber incluido una subida del 10% en el Programa Erasmus, montante que traducido en cifras ascendería a 5,1 millones de euros.


Erasmus Mundus
La evolución hacia el futuro también pasa por la ampliación no sólo del número de participantes, sino del escenario de intercambio. Primero, Europa, después, el mundo. Este podría muy bien ser el lema de la nueva etapa que Erasmus ya ha comenzado a afrontar con Erasmus Mundus, el equivalente europeo del programa estadounidense Fulbright, que concede becas para el estudio de másters en universidades europeas.


Después del reconocido éxito obtenido por el programa Erasmus, el Parlamento y el Consejo Europeo adoptaron una Decisión, con fecha 5 de diciembre de 2003, por la que se establecía el nuevo programa Erasmus Mundus, con el fin de mejorar la calidad de la enseñanza superior y promover el entendimiento intercultural con terceros países.


Eramus Mundus aspira a convertir Europa en un referente internacional en cuanto a su calidad universitaria, promoviendo la participación de estudiantes de todo el mundo en programas master europeos, así como la de estudiantes europeos en universidades de terceros países. En total, 100 programas master de excelente calidad académica que habrán de constituirse en referencia dentro de la enseñanza de postgrado a nivel mundial. Los programas, que habrán de ser conjuntos, deberán elaborarse por tres universidades de tres Estados distintos, y abarcar un periodo de estudios al menos en dos de ellas. Además, las titulaciones serán dobles o conjuntas.


El programa comprende también otras tres acciones, sumando cuatro en total. La segunda de ellas (después de los másters) es el otorgamiento de becas tanto a estudiantes como a profesorado de terceros países interesados en participar en los mismos. En tercer lugar, se prevé la cooperación de los másters Erasmus Mundus con universidades de terceros países, incluyendo becas para estudiantes y profesores europeos. La cuarta y última acción consiste en mejorar la capacidad de atracción de la enseñanza superior europea mediante actividades de promoción conjuntas, desarrollo de servicios a nivel internacional y otras complementarias.


En cuanto a los objetivos concretos para 2004-2008, Erasmus Mundus pretende alcanzar la cifra de 90 másters hacia el final de ese periodo, además de 250 cursos impartidos, 4.170 becas para estudiantes de terceros países, 1.020 becas para profesorado de terceros países, 3.960 becas para estudiantes europeos y 792 becas para académicos europeos. Cuenta para ello con un presupuesto inicial asignado de 300 millones de euros.


Enlaces de interés:

Agencia nacional Sócrates


Programa Erasmus


Erasmus Mundus


Ministerio de Educación y Ciencia


Otros textos relacionados:


El Programa Erasmus, Premio Príncipe de Asturias 2004 de Cooperación Internacional


Viviane Reding propone triplicar los becarios de Erasmus


ERASMUS o una “Universidad Europea” entre comillas


La UE amplía su Programa Erasmus de intercambio universitario a todo el mundo


Suma y sigue: mil españoles de prácticas en Europa gracias a las Becas ARGO y FARO


Becas ARGO: movilidad y prácticas en Europa para los universitarios españoles


Europa no se entiende: el gran reto de la ampliación


Opositar para la Unión Europea: qué y cómo


Suma y sigue: mil españoles de prácticas en Europa gracias a las Becas ARGO y FARO


Europass: más próximo el Espacio Único Europeo de Trabajo y Educación


PLOTEUS: un nuevo portal educativo para todos los europeos


Europa avisa que la docencia es una ¡¡profesión de riesgo!!


El Año Europeo de la Educación a Través del Deporte