Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Profesiones ‘estrella’ para el verano 2011: ¿En qué puedo trabajar?

El verano es una de las épocas del año en la que el mercado de trabajo se dinamiza al ofrecer puestos de trabajo, que sobre todo están vinculados a la estacionalidad. Y, aunque con la crisis y la alta tasa de paro registrada en España, se complica la

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Profesiones ‘estrella’ para el verano 2011: ¿En qué puedo trabajar?
Estudiantes-grado-INELlega el calor anunciando el verano. Y lo que para unos es anuncio de vacaciones, para otros lo es de trabajo. Y es que los meses estivales son una buena oportunidad para encontrar un empleo, aunque sea con carácter temporal y en actividades vinculadas a los sectores más dinámicos en esta época del año como puede ser, por ejemplo, el turismo del que se espera que tire de la economía española en los próximos meses, según las estimaciones de Afi-AGETT.

 

De hecho, cada año hay una serie de perfiles que se demandan para cubrir las necesidades de las empresas en esta época del año y que suelen repetirse estío tras estío, si bien en los anteriores veranos, como consecuencia de la crisis, se han generado menos ofertas de empleo y con la elevada tasa de paro en España se ha complicado poder acceder a un puesto de trabajo en verano.

 

No obstante, no hay que desesperar porque ya se empiezan a publicar ofertas de empleo por parte de las empresas para cubrir sus necesidades. Los perfiles más demandados “están asociados a la estacionalidad del verano”, explica Rocío Cardona, responsable de Selección de Adecco, quien añade que, sobre todo, se están solicitando profesionales para trabajar como camareros, cocineros y recepcionistas de hotel dentro del campo de la hostelería, además de otras profesiones también vinculadas con el estío como monitores de tiempo libre, guías turístico y animadores socioculturales.

 

De entre todas ellas, la profesión estrella es la de camarero, que supone el “50% de las ofertas de verano publicadas en Laboris”, según indica Marina Durán, del departamento de Comunicación de Laboris. También es significativa la oferta de socorristas, que concentran el 14% del total de ofertas y de monitor de actividades, que representan el 27% del total. No hay que olvidarse tampoco de los vendedores-dependientes, que suponen el 9% de las ofertas de empleo. Una tendencia que también se aprecia en el portal Monster.

 

Fuera ya del ámbito relacionado directamente con la hostelería y el turismo, existe demanda de profesionales en áreas concretas para este verano. En elsector industrial, por ejemplo, “muchas empresas ante el descenso de la producción, aprovechan para hacer inventario, organizar el almacén o limpiar la maquinaria por lo que tienden a demandar operadores, carretilleros y técnicos de mantenimiento”, añade Rocío Cardona, de Adecco.

 

Además, también hay posibilidades laborales en otras profesiones como la de comercial y teleoperador para call center “porque con la situación de crisis y los mercados globales todas las empresas refuerzan sus puestos de venta”, afirma Cardona.

 

¿Cómo son los contratos de verano y quiénes los firman?

 

En general, las ofertas para empleos de verano contemplan la formalización de un contrato de duración determinada en el 32% de los casos y con jornada laboral a tiempo completo en el 66% de las vacantes ofertadas, según los datos de Infojobs.

 

Y estos contratos se concentran, principalmente, en unas comunidades autónomas determinadas que, una vez más, están vinculadas con actividades productivas estacionales. Por ejemplo, de acuerdo con los datos de Infojobs, las Islas Baleares suele ser una de las autonomías que más ofertas de trabajo oferta en sectores como el turismo y la restauración, con un 19%, seguida de las Islas Canarias con el 9% y Asturias y País Vasco con el 6%. Menos ofertas se hallan en Castilla-La Mancha, Madrid y Navarra.

 

Para cubrir estos puestos, cada vez hay más competencia ante la mayor disponibilidad de profesionales para trabajar a raíz de la crisis, una tasa de paro del 21% y cinco millones de parados. De hecho, el perfil de las personas que demandan empleo en verano ha cambiado.

 

Antes de la crisis “había muchos estudiantes en busca de un empleo para poder costear los estudios o la matrícula de la universidad e inmigrantes para poder afincarse en España”, indica Rocío Cardona de Adecco, quien añade que ahora hay demandantes de mayor edad y de más de 45 años “porque las empresas en las que trabajaban han cerrado o han recurrido a expedientes de regulación de empleo, y amas de casa que, por circunstancias familiares, tienen que trabajar”. También hay una mayor presencia de mandos intermedios e, incluso, de directivos.

 

Y con este incremento de la competencia, las compañías han cambiado losrequisitosque tienen que tener los trabajadores. “Las empresas se vuelven más rígidas y piden más formación. Por ejemplo, si antes demandaban un comercial, ahora piden un comercial con inglés y, si una persona que manejaba una máquina no precisaba un grado de FP, se ha aumentado el nivel de estudios y se requiere que tengan una FP de ramas como la electricidad”, asevera la responsable de Adecco.

 

Formación, la clave para trabajar en verano

 

El aumento de los niveles de formación en los puestos de trabajo para el verano está generando también que muchos profesionales que quieren trabajar durante los meses estivales apuesten por formarse o reciclarse laboralmente. De hecho, la formación puede abrir puertas laborales, sobre todo, si de está desempleado y no se tiene experiencia o conocimiento de las actividades en las que se está ofertando empleo.

 

En la actualidad, hay prácticamente cursos de formación para todas las actividades. Por ejemplo, para la profesión estrella, la de camarero, hay acciones formativas en todas las provincias españolas, incluso, con cursos a distancia. Dentro de esta modalidad, los interesados reciben formación para ser barman y aprender las técnicas de la coctelería en los cursos de Estudios Superiores Abiertos de Hostelería, en cuyos programas se enseña desde la preparación y montaje de la barra del bar hasta los utensilios y bebidas, sus tipos y formas y cómo combinarlas, así como las preparaciones más reconocidas a nivel nacional e internacional.

 

Igualmente, hay formación para ser camarero de sala, cursos que pueden realizarse a través de Mundifor Centros de Formación para aprender las diferentes celebraciones y las funciones de estos profesionales. Otras alternativas son las acciones formativas de HTS para conocer cómo se debe realizar un servicio de calidad y eficiente.

 

La profesión de cocinero, por supuesto, también puede aprenderse. En este caso, hay cursos que incorporan prácticas profesionales como los impartidos por Global System Capacitación Profesional, y que permiten ampliar los conocimientos culinarios y adquirir y mejorar las técnicas de cocina. También CEAC ofrece cursos en este campo con los que se puede llegar a dominar los métodos de preparación y presentación de los platos, al igual que los de Aclys Formación que enseñan las técnicas y potencian el estilo personal de cada cocinero.



Si se está interesado en formarse como recepcionista de hotel, se puede optar por los cursos de Implika, centrados en aspectos relacionados con, por ejemplo, las reservas, el servicio telefónico o el manejo de la caja. Formación que igualmente se imparte en las acciones formativas de Fomento Profesional, entidad en el que se incide en la atención a la clientela y en otros elementos como las facturas. Si no se tiene experiencia profesional, una buena alternativa son los cursos de Centro de Estudios Delicias que, al finalizarlos, permiten la realización de prácticas.

 

Otra de las profesiones más demandas en esta época es la de monitor de tiempo libre. Y aquí, por supuesto, también hay cursos especializados. Entre ellos están los de Sic Center, para ser monitor infantil y juvenil, o los de International Home Student, centro que imparte acciones formativas intensivas que se realizan durante los meses estivales.

 

En algunos cursos dirigidos a monitores de tiempo libre, la formación también incluye la adquisición de competencias de animadores socioculturales, otra de las profesiones más demandadas en el verano. Por ejemplo, es el caso de los programas formativos de Euroinnova Formación, que pueden cursarse online. No obstante, este perfil profesional tiene cursos específicos. Entre ellos, figuran los que llevan a cabo en centros como Disced, que se realizan a distancia, o los de la Escuelade Animación Terra Xoven, cuya oferta formativa comprende también cursos para animadores socioculturales que centran su actividad en la tercera edad, colectivo que suele ser objeto de paquetes turísticos específicos.

 

Y vinculado con el turismo se encuentra la profesión de guía turístico. En este sector, destacan, los cursos de FOR+, en los que se enseña desde a recoger la documentación de la agencia de viajes a organizar los circuitos o visitas o hasta cómo realizar y organizar el transporte combinado. Otras opciones son las que presentan Intour, que además tiene cursos para ser guía turístico rural, e Innovtur, cuya oferta comprende cursos online.

 

Los socorristas son igualmente imprescindibles en verano tanto para trabajar en piscinas como en las playas. Para trabajar en las instalaciones acuáticas, se puede optar por los cursos de Emersan Formación, en los que se forma al profesional para atender las urgencias y emergencias que surjan mientras trabaja, mientras que para ser socorrista marítimo una buena alternativa son los cursos de Centro Canario de Formación Continua, entidad que enseña aspectos como la supervivencia en el mar en casos de abandono del buque, entre otros contenidos.

 

En SDS Training se forma a dependientes de comercio con cursos presenciales de unas 90 horas de duración, mientras que en Fotepro sus programas formativos combinan la formación de dependiente-vendedor con la adquisición de competencias para gestionar también tiendas. Un curso que se imparte a distancia, al igual que el de Cumlaude Formación, en cuyo programa se incluyen desde los inventarios hasta las ventas o la gestión de stocks.

 

Dentro del sector industrial, las ofertas de empleo contemplan la figura del técnico de mantenimiento. En Estudios Silla se encargan de preparar a estos profesionales con un enfoque industrial. Además, el curso puede realizarse a distancia.

 

Relacionado con la industria también está el puesto de carretillero. La formación se imparte en centros como Formación Preventiva para aprender desde el manejo a otros aspectos como la seguridad o la manipulación de cargas. Para las carretillas elevadoras, hay cursos especializados como los de Trek Form, entidad que igualmente imparte programas generales en este campo. El carnet de carritellero asimismo se puede conseguir en Elosco.

 

Los interesados en formarse como operadores tienen a su disposición una amplia gama de cursos tanto genéricos como especializados. Por ejemplo, Albali imparte los de operador de grúa torre, de retrocargadora o de aparatos elevadores. Otros centros contemplan programas de formación para operadores de equipos manuales como es el caso de Prevea, o de maquinaria o vehículos de movimiento de tierra, que asimismo pueden cursarse en esta entidad.

 

Y para adquirir las dotes comerciales precisas para trabajar como comercial, los interesados pueden dirigirse a IMF Formación, para aprender las técnicas comerciales y de marketing, o a Formanet, cuyos programas se centran en que se consigan las mayores ventas en el menor tiempo posible. En el Instituto Americano se imparte el curso de técnico de ventas para enseñar el arte de vender.

 

En centros como AbacFormaciò se dispone de programas formativos para teleoperadores, al igual que en la Escuelade Formación Industrial en la que se enseñan las técnicas más adecuadas para establecer contactos telefónicos y las normas a seguir durante la conversación telefónica, entre otros aspectos.

Más oportunidades que pueden ser estables

 

El verano, además, también es la época del año en la que se pueden producir incorporaciones laborales más estables al realizar sustituciones durante las vacaciones de otros trabajadores, aunque las posibilidades son cada vez más reducidas con la crisis.

 

De hecho, con la actual situación económica, las empresas “tienden a planificar sus plantillas y a adaptarlas a lo que tienen. Por ejemplo, hay hoteles que cierran durante el invierno y dan las vacaciones a sus empleados en esta época para tener a toda la plantilla trabajando durante el verano y ahorrar costes. Una situación que puede extrapolarse a otros sectores porque se tiende a evitar la sustitución si se puede asumir el trabajo o planificar la producción a lo largo del año”, señala Rocío Cardona, responsable de selección de Adecco.

 

Igualmente es más difícil poder encontrar un empleo que no sea temporal. “El verano nunca ha sido una época fuerte para el empleo estable porque la mayoría de las empresas cierran por vacaciones y relegan la toma de decisiones al mes de septiembre”, afirma Cardona, quien matiza que sí hay algunas empresas que lanzan ofertas de puesto de trabajo en los meses de verano.

 

De hecho, según Verónica Milo, directora de Marketing de Monster, “el verano es una buena época para buscar empleo indefinido porque muchos candidatos piensan que en estos meses todo se paraliza y que no se abren nuevas vacantes”. Y, aunque “es cierto que se publican menos ofertas en meses como julio y agosto que en otras épocas del año, también hay menos competencia para los puestos vacantes por lo que se puede convertir en una buena oportunidad para encontrar el trabajo que se está buscando”, añade.

 

Consejos parar encontrar empleo

 

A la hora de buscar empleo en verano es conveniente seguir una serie de consejos. El más importante: empezar cuanto antes. “Es importante comenzar la búsqueda con antelación. Normalmente, después de Semana Santa suele ser una buena época. En los meses de marzo y abril ya se empiezan a notar las publicaciones de ofertas de empleopara el verano”, explica Verónica Milo, directora de Marketing de Monster, quien añade que “las empresas empiezan a planificar las épocas de verano con tiempo”.

 

Una opinión que también secunda Rocío Cardona, de Adecco. “Hay empresas que planifican muy bien y se conocen pronto las necesidades, aunque a veces también se producen algunas sorpresas. En general, a finales de mayo y en el mes de junio suelen tener la previsión para el verano”.

 

Para buscar el empleo, hay que recurrir a todas las fuentes posibles. Desde portales de Internet a empresas de trabajo temporal o redes sociales. Perosobre todo, a los conocidos. Tanto Adecco como Monster coinciden en este aspecto.

 

Para Verónica Milo, de Monster, es importante “hacer saber a nuestros amigos, vecinos o ex compañeros que estamos en búsqueda activa de empleo”. Y es que para encontrar un puesto de trabajo “una buena fuente es el conocido, el círculo de amistades, y que sepan que se está buscando empleo”, apostilla Rocío Cardona, de Adecco.

 

Pero, sobre todo, no hay que olvidar “pensar en la formación y experiencia que tenemos, los trabajos que más puestos vacantes ofrecen en verano y centrar la búsqueda en aquellos a los que mejor nos adaptemos. De este modo, nos aseguraremos de que nuestro currículum es relevante para la empresa y tendremos más posibilidades de éxito”, concluye Verónica Milo, de Monster.