Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Prevención de riesgos laborales: profesionales de la seguridad y la salud en el trabajo

Todas las profesiones, desde los abogados hasta los empleados de la construcción, pasando por los profesores, administrativos o profesionales autónomos e incluso los diputados del Congreso, tienen en sus tareas diarias una serie de riesgos laborales

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Prevención de riesgos laborales: profesionales de la seguridad y la salud en el trabajo
Estudiantes-grado-INE

Según uno de los últimos informes sobre siniestralidad laboral realizado por el sindicato de Comisiones Obreras (CCOO), España registra al año más de un millón de accidentes laborales. Además de lo que supone el drama personal en sí, el coste de estos accidentes se eleva a 12.000 millones de euros anuales -el 1,72% PIB- una cifra muy negativa tanto para las empresas como para la propia sociedad. 


 


Por su parte, la Agencia Europea de Salud Laboral va más allá en cuanto a las cifras económicas y señala que el impacto de los accidentes laborales supone el 2,5-3% del PIB. Independientemente de atender a unos u otros datos, la contundencia de los mismos lleva a plantearse una cuestión muy simple: si se gastase la mitad del coste que tienen los accidentes en previsión, ¿cuántos siniestros se podrían evitar?


 


Pero las estadísticas no se detienen en la frialdad de los números económicos, ya que cada día mueren en España más de cuatro personas por culpa de los accidentes laborales. A esto se une la carga que suponen las bajas en el trabajo ocasionadas por estos accidentes y el número de jornadas perdidas.


 


De hecho España es el país de la Unión Europea con mayor número de accidentes laborales, casi duplicando la media comunitaria. La siniestralidad laboral costó la vida el pasado año a 1.104 personas en su puesto de trabajo, además de otras 453 en los desplazamientos a la empresa. Según los estudios realizados por la oficina estadística comunitaria, Eurostat, la sexta parte de los accidentes con baja que se produjeron en los quince países de la UE tuvo lugar en España.


 


Tan sólo en la Comunidad de Madrid, durante el primer mes del presente año 2006 fallecieron cuatro trabajadores más que en enero de 2005, aunque el número de accidentes graves en el centro de trabajo disminuyó de 77 a 58.  En total, durante el pasado mes de enero se originaron 18 accidentes mortales, de los que 12 se produjeron en el propio puesto de trabajo y seis se debieron a accidentes durante el viaje de trayecto hacia el puesto laboral.


 


En cuanto a la relación que se da entre el aumento del número de accidentes laborales y el incremento del trabajo temporal y precario, los datos no dejan lugar a dudas. Del total de trabajadores en España, un 30% están sujetos a contratos temporales. Y es en este colectivo donde las estadísticas se ceban más en materia de siniestralidad laboral, ya que cuenta con el 60% de los accidentes con baja médica, el 50% de los siniestros mortales y el 55% de los accidentes calificados como graves.


 



Prevención regulada


 


En la actualidad las medidas preventivas en salud laboral están reguladas por la Ley 31/1995 y por la posterior 54/2003 sobre Prevención de Riesgos Laborales, que ha sufrido diversas modificaciones durante los últimos años. Su objetivo principal es la determinación del cuerpo básico de garantías y responsabilidades, preciso para establecer un nivel adecuado de protección de los trabajadores en cuanto a su salud, frente a los riesgos propiciados por las propias condiciones de trabajo.


 

Según el texto legal, en términos generales, los empresarios están obligados a garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores. Para ello, se deben evaluar siempre los riesgos laborales y asegurarse de que los medios de trabajo garanticen esta seguridad, así como informar a los empleados acerca de los riesgos existentes y las medidas preventivas. En este sentido, las empresas deben designar a uno o varios trabajadores para ocuparse de la prevención de riesgos profesionales, constituir un servicio de prevención o concertar este servicio con una entidad especializada. Además, los empresarios deben planificar la prevención después de analizar la evaluación de los riesgos, proporcionar a los trabajadores los medios necesarios para lograr la seguridad en  el trabajo, consultarles y dejarles participar en las cuestiones relativas a la salud laboral y garantizar la vigilancia médica periódica, entre otras medidas.


 


Por su parte, los trabajadores están obligados a velar por su salud y seguridad mediante el cumplimiento de las medidas preventivas establecidas, utilizar correctamente los medios de protección facilitados por la empresa, informar de cualquier situación de riesgo, usar adecuadamente las máquinas y herramientas en el trabajo, utilizar correctamente sin modificar los dispositivos de seguridad y cooperar con la empresa para que ésta pueda garantizar unas condiciones de trabajo seguras.


 


La implantación y aplicación que exige la Ley a las empresas de un plan de prevención de riesgos laborales, integrado tanto en el proceso productivo como en el sistema de gestión de la empresa, debe ser desarrollado por los propios empleados con una adecuada formación o a través de una empresa externa con los profesionales correspondientes. Incluso, en muchos casos, debido a la peligrosidad de las tareas desarrolladas por algunas empresas, es necesario que exista permanentemente un técnico de prevención que desarrolle de forma específica esta labor.


 


Formación temprana


 


Debido a toda la problemática que conlleva la prevención en riesgos laborales, el sistema productivo demanda en gran medida la existencia de técnicos superiores en este campo cuya formación, en diversos grados, puede empezar a adquirirse incluso desde la etapa de Formación Profesional. Los alumnos de estos ciclos formativos de grado superior, tienen una vez concluidos los estudios una formación eminentemente práctica, que algunos consideran incluso más completa  y útil que la que se ofrece en determinados estudios de postgrado.


 


Por lo general, ya que la formación del Ciclo de Prevención de Riesgos Laborales de Formación Profesional puede variar según la Comunidad Autónoma donde se imparta, tiene una duración de 2.000 horas lectivas a lo largo de dos cursos académicos. En el apartado práctico del programa los alumnos deben contar con aparatos para medición de parámetros físicos, químicos y meteorológicos, como cabinas audiométricas, sonómetros, medidores de estrés térmico, captadores y analizadores de contaminantes químicos y microbiológicos, entre otros, habituales en el desarrollo de la vida laboral en este campo.


 


Asimismo, la temática de estos módulos profesionales gira en torno a materias como Gestión de la prevención, Riesgos derivados de las condiciones de seguridad, Riesgos físicos y ambientales, Riesgos químicos y biológicos ambientales, Prevención de riesgos derivados de la organización y de la carga de trabajo, Emergencias, Idioma especializado, Calidad, Relaciones en el entorno de trabajo, Formación y Orientación Laboral o Formación en centros de trabajo. Los conocimientos adquiridos por los alumnos durante estos dos años pueden añadir muchos puntos a sus posibilidades de entrar en el mercado laboral a través de mutuas de trabajo, organismos de control autorizado o entidades de prevención de riesgos laborales, además de en cualquier empresa o institución que necesite cubrir los puestos reservados para estos profesionales.  


 


A partir de ahí, existen en el mercado formativo múltiples titulaciones universitarias y de centros privados que dan acceso a los títulos de técnico medio y técnico superior en prevención de riesgos laborales. Esta proliferación de titulaciones, cierto desconocimiento por parte de las empresas sobre las exigencias legales o la duplicidad de funciones del profesional de este ramo, han sido las constantes en el campo profesional de la prevención que en la actualidad tiende a quedarse con los mejor preparados.

Titulaciones y mercado laboral


 


Según el grupo consultor MGO, en España hacen falta actualmente unos 30.000 técnicos en Prevención de Riesgos Laborales, pero todavía son muchas las empresas e instituciones que desconocen tanto las consecuencias de no incluirlos en sus plantillas, como que estos profesionales están cada vez mejor preparados para realizar su labor. El hecho mismo de la regulación por parte del Gobierno del Ciclo Formativo de Grado Superior, ha comenzado a profesionalizar al sector, ya que hasta el momento existía una excesiva confusión sobre las tareas que cada grupo profesional debía desarrollar según su titulación.


 


Hoy por hoy, los que sólo cuenten con una titulación básica no tienen prácticamente cabida en esta parte del mercado laboral. Los profesionales que se dedican a esta actividad han quedado agrupados en dos niveles: los titulados en los ciclos de Formación Profesional y técnicos (diplomados universitarios con un curso específico de 300 horas) y, por otro lado, los profesionales especializados con titulación universitaria. Los primeros pueden realizar funciones intermedias como evaluaciones de riesgos, planes de prevención y acciones de control y vigilancia, mientras que los segundos están acreditados para certificar el cumplimiento de la legislación.


 


En este sentido, según algunos expertos, los técnicos medios que trabajan actualmente seguirán desarrollando las funciones para las que están capacitados, ya que la demanda laboral sigue siendo muy superior a la oferta. Pero a la larga estos perfiles serán sustituidos por los nuevos técnicos en prevención de riesgos laborales, porque contarán con una formación de más calidad y superior a 2.000 horas en los ciclos de Formación Profesional, de las que 350 son de carácter práctico. Por su parte, los técnicos superiores en prevención de riesgos laborales, que necesitan una licenciatura y superar un programa de más de 600 horas, seguirán teniendo un gran peso específico en el sector como personal altamente cualificado en las empresas e instituciones.


 


Por otra parte, en el mercado formativo existe una gran variedad de oferta académica dirigida a los interesados en convertirse en profesionales del sector. Se trata de cursos y programas Master especializados, que capacitan a los alumnos para trabajar en empresas donde es imprescindible contar con profesionales dedicados a velar por la salud y la seguridad de los trabajadores.


 


En términos generales, suele tratarse de cursos y Master con una carga lectiva superior a 600 horas, que se pueden realizar de forma presencial, a distancia e incluso online. Para acceder a un Master especializado en estas materias es imprescindible contar con una titulación universitaria y abonar una matrícula cuyo precio medio puede oscilar entre los 600 y 1.000 euros, dependiendo de la amplitud del programa teórico y práctico, las especialidades escogidas, las ofertas y promociones y las peculiaridades de cada centro que lo imparte.


 


En estos cursos se profundiza en materias como conceptos básicos sobre seguridad y salud; organización y gestión de la prevención; técnicas analíticas de seguridad; riesgos relacionados con las condiciones de seguridad o con las condiciones ambientales; riesgos relacionados con las condiciones ergonómicas y psicosociales; técnicas específicas de seguimiento y control de los riesgos laborales o promoción de la prevención, entre otras muchas, además de las propias de cada especialidad, ya que cada sector laboral lleva consigo sus propias necesidades en materia de seguridad y salud laboral.  


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales


 


Agencia Europea de Salud Laboral


 


Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales


 


Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo


 



Red Española de Seguridad e Higiene en el Trabajo


 


Ley de prevención de riesgos laborales


 


Sindicato Comisiones Obreras


 


Sindicato Unión General de Trabajadores


 


Cursos y Master de Prevención de Riesgos Laborales en Aprendemas.com


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


El Técnico Intermedio en Prevención de Riesgos a punto de desaparecer


 


La nueva ley de prevención apostará por la formación


 


UPCplus, último proyecto de formación continua en PRL, Calidad y Medio Ambiente


 


La Prevención de Riesgos Laborales ya tiene nueva Ley


 


PRL: una asignatura pendiente


 


Último mes para el Técnico Intermedio en Prevención de Riesgos Laborales


 


Formarse en Prevención: apuesta segura


 


Cursos de Prevención de Riesgos Laborales en a+


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+