Misión: navegar con seguridad en Internet

Recientes estudios concluyen que “La mitad de los niños españoles estudia con Internet o la TV encendida” y que “Nueve de cada diez adolescentes pertenecen a alguna red social”. Para conocer más sobre los hábitos de los menores en Internet hemos hablado con varios expertos. Nos han contado cómo informan a niños y adolescentes en el aula, cuáles son los principales ‘agujeros’ de seguridad y qué formas hay de ponerles freno.

Estudiantes-grado-INE

Lara tiene 14 años, cursa 3º de la ESO, es buena estudiante. Entre sus aficiones, además de la lectura, le encanta la música, el cine y dedica buena parte de su tiempo libre también a chatear con sus amigos y buscar información sobre sus artistas favoritos a través de Internet. Como premio por las buenas notas obtenidas el curso pasado, sus padres le regalaron un ordenador, que tiene en su habitación al lado de la mini-cadena, el iPod, el móvil y la consola portátil de videojuegos.

 

El de Lara no es un caso particular. Es uno entre millones de casos semejantes. No hay duda de que los adolescentes viven y conviven entre tecnología y no es preciso que realicen un esfuerzo para estar al día de los nuevos dispositivos que salen al mercado, pues ellos avanzan al mismo ritmo que lo hacen las nuevas tecnologías.

 

Son los ‘nativos digitales’, como diría en 2001 Marc Prensky en su libro Inmigrantes Digitales, un término que viene a representar a todos los jóvenes que nacieron con posterioridad al año 1979, justo después de que comenzara el boom de la tecnología digital.

 

Ellos han nacido cuando ya existía la tecnología digital. No han vivido de otra forma más que la cotidianeidad del uso del teléfono móvil, la World Wide Web y la consolidación de la identidad 2.0, es decir, el “otro yo” que ha de estar en la red para poder ser visibles (la frase de “Si no estás en Internet no existes” que tantas veces hemos oído en los últimos meses).

 

Teniendo en cuenta esa normalización en el uso de las nuevas tecnologías, no debería extrañar que nueve de cada diez adolescentes pertenezcan al menos a una red social como Tuenti, Facebook o Twitter. No extrañaría de no ser porque a la par del avance de los recursos que ofrece Internet aumentan también los posibles riesgos a los que se ven expuestos.

 

Según expone el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) en la guía Protección legal de los menores en Internet se pueden distinguir entre peligros potenciales personales, es decir, riesgos de seguridad a través de foros, chats y programas de mensajería instantánea tipo Messenger y Skype; de contenido, esto supone que los menores acceden a contenidos no aptos para todos los públicos como imágenes, vídeos y textos violentos, de carácter sexual, racista, xenófobo o sectario; y por último de adicción, pues también los niños pueden llegar a generar dependencia del uso de Internet.

 

Al hilo de estos agujeros de seguridad para los menores, se han creado incluso nuevos términos que definen a la perfección estas malas artes. Tal es el caso del ciberbullying o ciberacoso entre iguales que se manifiesta principalmente mediante comentarios ofensivos en foros, publicando fotografías comprometidas y, en definitiva, haciendo circular rumores de una persona ajena. Otra práctica muy extendida es el grooming, esto es, el engatusamiento que se utiliza para describir las prácticas online de ciertos adultos que traman artimañas para ganarse la confianza de un menor con fines de satisfacción sexual. Y más relacionado con los teléfonos móviles también se ha acuñado el término sexting (sex+texting) para referirse al envío de fotografías y vídeos eróticos o pornográficos.

 

No obstante, niños y adolescentes se sienten seguros navegando por la red y tan sólo uno de cada ocho ha sido molestado o perturbado alguna vez por el contenido que ofrece Internet. Así lo pone de manifiesto Riesgos y seguridad en Internet desarrollado dentro del proyecto EU Kids Online presentado el pasado mes de octubre. No obstante, los peligros existen y muchas veces los padres no son conscientes de ello. De hecho, según este estudio más de la mitad de los padres cuyos hijos fueron acosados online no tenían constancia de lo sucedido. 

 

Mientras los adolescentes varones están más expuestos a imágenes sexuales, las niñas son más propensas a recibir mensajes de acoso, siendo además las jóvenes las que más probabilidades tienen de sentirse molestas o disgustadas por los riesgos online. Importante es, asimismo, que uno de cada ocho menores encuestados ha visto contenido generado por otros usuarios que promueve el odio hacia los demás o enfermedades como la anorexia.

 

A pesar de los riesgos, “Internet es central en la vida de los niños en toda Europa”, asegura Sonia Livingstone, directora de EU Kids Online y catedrática de Psicología Social en la London School of Economics, “lo utilizan para una serie de cosas que a menudo son beneficiosas incluyendo las tareas escolares, jugar, ver vídeos o utilizar mensajería instantánea”. Y recuerda que “Internet también es una importante fuente de beneficios para ellos y que los riesgos no siempre conducen a daños”.

 

Para Livingstone, “los niños más pequeños son los que encuentran mayores dificultades para hacer frente a experiencias perturbadoras y esta es el área donde los gobiernos deben promover acciones para proteger y educar”.

 

Por lo pronto ya hay numerosos organismos que trabajan por informar a niños, padres y profesores sobre la seguridad de los menores en Internet. Un ejemplo es la Fundación Alia2 que recientemente ha publicado dos guías de conducta para una navegación responsable en Internet realizados en colaboración con la Brigada de Inteligencia Tecnológica de la Policía Nacional y el doctor Paulino Castells, especialista en Psiquiatría y Pediatría.

 

Se trata, por un lado, del Código Ciberético para niños, un documento de 10 recomendaciones que los menores se comprometen a respetar tales como “tener en cuenta que lo que no está bien en la vida real no está bien en Internet”, “compartir con mis padres lo que aprenda en Internet, las páginas que visite y las herramientas que utilice” o “si algo me hace sentir incómodo abandonaré esa conversación”.

 

Por otro lado han creado el Decálogo de consejos de seguridad web para padres desde el que se recomienda ayudar a los hijos a crear la cuenta de correo electrónico, estar pendiente de los cambios de humor bruscos o de la alteración repentina de hábitos de los hijos en Internet, así como advertirles de que no hablen con personas desconocidas o que no naveguen por ciertas páginas web poco recomendadas.

 

[Sigue…

Entrevista a Juan Luis Yagüe, director del Eurocolegio Casvi:

“Internet es un mundo necesario con riesgos que debemos dar a conocer a nuestros hijos”]

 

 

“Internet es un mundo necesario con riesgos que debemos dar a conocer a nuestros hijos”

 

La formación e información tanto para niños y adolescentes, como para padres y profesores, es fundamental para navegar por la red con total seguridad. De hecho en algunos colegios ya se han puesto en marcha acciones de prevención, como es el caso del Eurocolegio Casvi. Hemos hablado con Juan Luis Yagüe, director general del centro y de la compañía de  videojuegos educativos CMY Multimedia, que nos ha contado cómo explican en clase a los alumnos los riesgos de navegar por la Red y qué soluciones podrían llevarse a cabo para detener estos vacíos de seguridad.

 

La utilización que hacen los adolescentes de Internet es un tema que preocupa a muchas familias. ¿Tenemos que considerar Internet como una puerta a un mundo peligroso?

 

Calificaría a Internet más que como una puerta a un mundo peligroso, como un mundo necesario pero que tiene riesgos, que debemos conocer y hacer conocer a nuestros hijos y alumnos. De la misma manera que inicialmente no dejamos a nuestros hijos salir solos de casa, tampoco les debemos dejar usar Internet solos; poco a poco les vamos enseñando a cruzar la carretera cuando el semáforo está en verde, a coger el autobús, etc., de igual manera debemos enseñarles a usar Internet y los riesgos que tiene. La diferencia importante es que en Internet los padres y profesores no estamos tan cómodos como deberíamos.

 

¿Son conscientes niños y adolescentes de los peligros que pueden encontrar en la Red?

 

Realmente no son conscientes de todos los riesgos que pueden tener en la red y de cómo el compartir cierta información puede ser un peligro importante para ellos o para su familia. A mí también me preocupa otra cosa, y es si sus padres son conscientes de los peligros que corren dejando a sus hijos conectados a la red sin más.

 

Sí, y cada vez más según revelan algunos informes recientes. Dos de cada diez alumnos de Primaria y Secundaria estudian conectados a Internet. ¿Es una distracción o un buen complemento educativo?

 

Internet puede ser las dos cosas, depende del uso que se le dé. Puede ser un gran complemento educativo, si se accede a la red cuando de verdad hay que hacerlo, pero también hay que tener en cuenta que cualquiera puede “subir” información a Internet y que nadie contrasta la veracidad de esa información, por lo tanto, debemos enseñar también a nuestros hijos a saber discriminar la información que se encuentran en ella. Debemos evitar que nuestros alumnos hagan trabajos simplemente copiando y pegando textos de la red, porque eso no les aporta nada.

 

¿Qué tipo de contenidos consumen en mayor medida los menores en la Red?

 

La mayor parte del tiempo están en las redes sociales y chateando con sus amigos, compartiendo, sobre todo, videos y fotos que la mayor parte de las veces no aportan nada positivo.

 

Que dos de cada tres adolescentes tengan más de un centenar de contactos en las redes sociales… ¿es motivo para alarmarse?

 

Debemos preocuparnos si nuestro hijo tiene amigos en la red social a los que no conoce físicamente, el número me daría igual, dependerá de lo introvertido o extrovertido que sea el niño, lo que sí deberíamos comprobar es que todos los contactos con los que comparte información sean reales y realmente conocidos.

 

Como director del Eurocolegio Casvi, ¿cómo les explican en clase los beneficios y peligros de la red a los alumnos?

 

Normalmente se trata como una transversal en el proyecto educativo del centro, hacemos diferentes proyectos, talleres en el que les explicamos a los alumnos los riesgos que puede tener el hecho de colgar un vídeo o unas fotos en Internet, en las que, por ejemplo, salgas fotografiado a la puerta de tu casa, donde se ve el nombre y número de tu casa, después en otras fotos sales al lado del coche de tu padre, de forma que estás dando pistas de tu nivel de vida, y a continuación dices que te vas de vacaciones en unas fechas.

 

Con este ejemplo el niño está diciendo el nivel de vida que tienen y cuándo su casa está vacía. También hacemos mucho hincapié en que una vez que subes algo en Internet, ya da lo mismo que lo quites un minuto después, alguien lo puede haber bajado, copiado y distribuido, y es algo que ya no controlamos.

 

¿Cuáles son los peligros en la red más frecuentes que les comentan sus alumnos?

 

Lo más frecuente que nos encontramos, que no es realmente un peligro, es que no saben discriminar la información existente en Internet, prácticamente copia-pegan para hacer los trabajos sin ni siquiera haber leído lo que ponen en el trabajo. Debemos enseñarles a discriminar la información y sus fuentes, y deben ser capaces de extractar y combinar varias fuentes.

 

¿Los profesores están realmente informados y preparados para enseñarles a ser cautos en Internet? ¿Y los padres?

 

En general los niños nos dan mil vueltas en el uso de las nuevas tecnologías y en Internet, pero tanto padres como profesores, debemos hacer el esfuerzo de preocuparnos de qué hacen en Internet, igual que un buen entrenador de fútbol o baloncesto no tiene por qué ser el mejor jugador, debe conocer a sus jugadores y saber sacar el mejor partido de cada uno de ellos, los padres y profesores deben conocer a sus hijos y alumnos, saber lo que en realidad están haciendo en Internet, y anticiparse a los riesgos que cada acción puede tener, aunque no sean grandes expertos en las nuevas tecnologías, ya que los niños siempre irán por delante.

 

Un ejemplo cotidiano: Una madre descubre en el ordenador de su hija de 14 años conversaciones y fotografías poco apropiadas para su edad. ¿Cómo debería actuar?

 

Es muy difícil, y no me atrevo a dar una receta mágica para una situación en concreto, dependerá de cada niño, lo que hay que intentar hacer es prevenir que se llegue a esa situación, conociendo al niño y preocupándose por lo que hace en Internet, quiénes son sus amigos en las redes sociales e intentar guiarles en su buen uso.

 

El Ministerio del Interior acaba de abrir cuenta en Tuenti para informar precisamente sobre estos peligros a los menores. ¿Cree usted que acercarse a los chavales a través de las redes sociales es una buena forma de captar su atención?

 

Usando redes sociales sabemos más de lo que se puede hacer con ellas. Lo que ya dudo es si ese acercamiento se tiene que hacer institucional o más bien a nivel padres, los que deban preocuparse en saber lo que está haciendo su hijo en las redes sociales y en Internet en general.

 

Desde el Eurocolegio Casvi, ¿qué iniciativas desarrollan para controlar el acceso de los menores a Internet?

 

En el Eurocolegio Casvi tenemos dos tipos de medidas, una es tener un firewall, para evitar el acceso desde el colegio a páginas a las que no deben acceder los alumnos; pero las medidas más importantes son educativas y de concienciación a nuestros alumnos sobre los peligros que se pueden encontrar en la Red, y de las consecuencias que puede tener el compartir cierta información.

 

¿Qué otras medidas cree que podrían ponerse en marcha desde el gobierno y demás organismos competentes?

 

Creo que todas las medidas que se tomen deben de ir a través de padres y profesores, podría ser formación y concienciación de que Internet es un medio que está ahí, que es necesario y que debemos “acompañar” a nuestros hijos en su aprendizaje también ahí. Un primer paso para los padres y profesores es animarles a que se creen un usuario en redes sociales y se vayan introduciendo poco a poco en ese mundo, y si sus hijos ya están, que ellos mismos les enseñen a manejarlo.

 

Unos consejos para delimitar la franja accesible de Internet para niños y esquivar los peligros…

 

Estar con los niños, saber qué hacen en Internet, aprender con ellos, nos enseñarán mucho si estamos cerca de ellos cuando usan Internet y evitaremos “que crucen la calle cuando viene un coche”.

 

En cualquier caso, ¿podemos aprender algo nosotros de cómo usan los adolescentes, “nativos digitales”, los recursos que ofrecen las redes sociales en particular e Internet en general?

 

Claro. Lo que hay que hacer es tener esa predisposición para aprender de ellos, no cerrarnos al aprendizaje y decir “esto ya no es para mí”, sino ponerse con los niños, ver cómo lo usan y en definitiva guiarles en su salida a la calle por la puerta de Internet, mostrándoles cómo evitar los riesgos que se pueden encontrar.

 

La clave está en que los mayores no tengamos miedo a Internet, que entremos en ella con nuestros niños y les vayamos guiando y mostrando los riesgos; pero a la vez nos vayamos dejando enseñar por ellos.

 

 

 

*  *  *  *

 

 

Más información:

 

INTECO_ Sección “Menores Protegidos”

 

EUKidsOnline

 

Fundación Alia2

 

Eurocolegio Casvi