Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Mayores de 50 años: Cómo y dónde buscar empleo y formación

Las personas que han superado la barrera de los 50 años tienen más difícil su incorporación al mundo laboral. Sin embargo, muchas empresas están comenzando a descubrir las ventajas de contratar a personas de cierta edad, que tienen en la experiencia,

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Mayores de 50 años: Cómo y dónde buscar empleo y formación
Estudiantes-grado-INE

Cuando superas los 50 años de edad se inicia una nueva etapa laboral, que en muchas ocasiones viene acompañada de grandes obstáculos. Alrededor de la mitad de la población de 50 a 64 años carece de ocupación, bien porque han sido prejubilados de manera voluntaria o inducida, o porque son parados de larga duración. Buscar empleo en estas circunstancias, y más en la situación de crisis en la que nos encontramos, se vuelve complicado y genera una gran frustración.


 


Actualmente, los trabajadores mayores de 50 años son uno de los colectivos que más tiempo tarda en encontrar un nuevo empleo. Las empresas, en general, tienen una visión mayoritariamente negativa de los profesionales de esta edad, según indica el informe ‘El trabajo más allá de los 50’, de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA).


 


Cuando se les pregunta por las razones por las que no están dispuestos a contratar a este tipo de trabajadores las respuestas señalan los elevados salarios que demandan, su falta de reciclaje profesional, la mayor posibilidad de absentismo laboral, su menor productividad y motivación, su resistencia al cambio o la falta de adaptación a un nuevo ambiente laboral. Estas razones, sin embargo, comienzan a formar parte de los estereotipos que los mayores de 50 años se están encargando de desmentir a diario, ya que ninguna de estas circunstancias puede considerarse hoy en día como una particularidad específica de las personas de más edad.


 


En EE.UU., las empresas están comenzado a reconocer que la pérdida de profesionales experimentados y capacitados se ha vuelto un problema, y también Europa comienza a darse cuenta de que el envejecimiento de la población es un hecho. Desde Adecco Institute se afirma que “llegará un momento inevitable en que las empresas deberán reconocer y valorar el talento potencial y la contribución efectiva de los trabajadores de más edad”. Por ello, las compañías comienzan a pensar en los beneficios de contratar mano de obra experimentada, que aporta una mayor flexibilidad, ya que los trabajadores de cierta edad no tienen tantas cargas familiares como cuando se es más joven.


 


Qué pueden aportar


 


Otro elemento interesante que aportan los trabajadores de más de 50 años es la estabilidad y su madurez emocional. Mientras los jóvenes buscan un cambio permanente en sus carreras que les permita ascender y lograr salarios más elevados, lo que buscan los profesionales de cierta edad es cumplir sus objetivos y ofrecer calidad en su trabajo, lo cual favorece su productividad y se traduce en fidelización con respecto a la empresa que les ha contratado. Son, además, un incentivo y ejemplo para los trabajadores más jóvenes.


 


Por otro lado, la crisis económica también les ha obligado a reducir sus aspiraciones salariales y el hecho de encontrar un trabajo a una edad avanzada hace que la responsabilidad se acreciente, por lo que estos profesionales cuidan especialmente su absentismo laboral.


 


Por último, las empresas pueden aprovechar su experiencia y su capacidad de proyección en el trabajo. Con una larga vida laboral a sus espaldas, los mayores se adaptan más fácilmente a un nuevo entorno laboral, ya que tienen mucha experiencia en relaciones interpersonales, saben lo que quieren y conocen a la perfección cómo desenvolverse en una atmósfera de trabajo.


 


Por último, con la llegada de la crisis, también ha cambiado el rechazo que tradicionalmente tenía este sector a la movilidad geográfica. Así, según datos facilitados por Infojobs.net, un 68% de los candidatos mayores de 50 años está dispuesto a cambiar de residencia por motivos de trabajo. Para optar a un nuevo empleo, el 16% se muestra favorable a un cambio de residencia, mientras que el 52% lo haría dependiendo de las condiciones del trabajo.


 


En cuanto a las necesidades de reciclaje, cada vez son más las instituciones sociales y académicas que ofrecen cursos especializados para poder dar un vuelco a la vida profesional, y no deja de crecer el número de profesionales mayores que se matriculan en ellos, dispuestos a recibir una formación eminentemente práctica que les permita optar a un nuevo puesto de trabajo.


 


[Qué sectores ofrecen empleo


Programas para reciclarse profesionalmente]


 

Qué sectores ofrecen empleo


 


Cuando una persona se queda sin trabajo y tiene cumplidos los 50 años, se pregunta en qué sectores puede buscar empleo. Evidentemente, es más fácil en algunas áreas que en otras. Normalmente, las personas mayores, además de probar suerte en los sectores para los cuales han trabajado con anterioridad, suelen optar a puestos como teleoperador, operario de limpieza, ordenanza, atención domiciliaria, auxiliar geriátrico o administrativo, además de buscar trabajo en sectores como la hostelería, comercio y medio ambiente.


 


Otras áreas con una gran demanda y que más oportunidades ofrecen a los profesionales de cierta edad son las relacionadas con la microinformática y la atención al cliente, sin olvidar los puestos que están orientados de cara al público.


 


Para acceder de nuevo a un trabajo y evitar convertirse en un parado de larga duración, los expertos recomiendan iniciar la búsqueda de empleo lo antes posible, hacer de la búsqueda de empleo un trabajo más y estar abierto a todas las exigencias del mercado laboral actual, como la flexibilidad, polivalencia y la movilidad geográfica.


 


También es importante no perder el ánimo, disminuir las aspiraciones salariales con respecto a trabajos anteriores y estar dispuesto a reciclarse mientras se busca trabajo, especialmente en el manejo de las nuevas tecnologías. Por último, es conveniente que, si surge la posibilidad, uno comience a trabajar, aunque no sea exactamente en el empleo esperado, ya que es mucho más fácil conseguir un mejor trabajo desde la actividad que desde la inactividad.


 


Por otro lado, el canal para demandar y ofertar empleos para trabajadores mayores de 50 años está fuera de las agencias especializadas en la búsqueda de empleo, aunque hay algunas que incluyen entre sus servicios programas especiales para mayores de 50 años. Según los expertos, la mejor forma de conseguir trabajo a partir de los 50 es explotando las relaciones sociales que estas personas mantienen, fruto de su experiencia laboral anterior. Este es, sin duda, un método mucho más efectivo que acudir a los servicios públicos de empleo.


 


Cuando el trabajador tenga una entrevista de trabajo, debe acudir seguro de sus posibilidades y exponer claramente su amplia experiencia y su motivación por conseguir el puesto, además de dejar claro el compromiso de responsabilidad con respecto al mismo.


 


En cuanto a las empresas, los expertos recomiendan que pongan en marcha medidas para mejorar la empleabilidad de los trabajadores de 50 o más años, y la mejor manera de hacerlas efectivas es la movilidad funcional a puestos más adecuados dentro de la empresa. La compañía puede reasignar a estos trabajadores funciones concretas y distintas de las que han realizado, en las que puedan aprovecharse mejor sus capacidades. Otras medidas podrían pasar por proponer al trabajador una adaptación de la jornada u horario, o un contrato a tiempo parcial.


 


En cualquier caso, lo que sí que parece claro es la necesidad de aplicar planes y programas de formación específica para el grupo de edad de entre 50 y 65 años. De esta manera, se tendría en cuenta el desarrollo profesional de estos trabajadores, preparándoles para asumir un nuevo rol más adecuado a su experiencia y capacidad a medida que envejecen. Se evitaría así un despido o una prejubilación, con el consiguiente daño personal y coste económico asociado a estas opciones.


 


Programas que ayudan a buscar empleo


 


Las personas mayores de 50 años tienen a su disposición diversos programas que les ayudarán a encontrar un empleo a través del reciclaje. La Fundación Adecco tiene programas específicos para mayores de 45 años, y en todas las comunidades autónomas existen asociaciones de parados mayores de 40 años que ofrecen asesoramiento acerca de la búsqueda de empleo y formación, además de contar con apoyo psicológico.


 


La Red Araña ofrece el programa Emplea 45, que tiene como ámbito de actuación la Comunidad de Madrid y está destinado al fomento de la inserción sociolaboral de personas mayores de 45 años a través del empleo por cuenta propia o por cuenta ajena.


 


También la Asociación Eslabón, con sede en Madrid, tiene iniciativas de promoción de empleo para mayores de 45 años, especialmente mujeres desempleadas. Estos profesionales disponen de servicios concretos a través de itinerarios personalizados de inserción sociolaboral, así como de capacitación en la búsqueda de empleo.


 


Otra excelente opción es el programa de Talleres de Empleo, que funciona desde 1999 y utiliza una metodología similar a la de las Escuelas Taller y Casas de Oficios. Sus programas, con una duración de entre seis meses y un año, permiten a los participantes aprender un oficio y ponerlo en práctica, ya que combinan la formación con el trabajo. Quienes deseen participar en uno de estos talleres deben dirigirse al INEM o a los Servicios Públicos de Empleo autonómico, o bien directamente a las Escuelas Taller, Casas de Oficios y Talleres de Empleo en funcionamiento.


 


Planes de formación


 


Tener una buena formación nunca deja de ser importante y está comprobado que los parados mayores de 50 años con un cierto nivel de estudios tienen más posibilidades de encontrar empleo. Por ello, las universidades lanzan programas y cursos especialmente pensados para las personas mayores de 50 años, que se suelen presentar con el nombre de Universidad de Mayores o Aulas de la Experiencia.


 


Actualmente, las universidades públicas que presentan este tipo de programas son la de Alicante, Alcalá de Henares, Almería, Autónoma de Madrid, Universitat de Barcelona, Burgos, Cádiz, Cantabria, Carlos III de Madrid, Castilla-La Mancha, Complutense, Córdoba, Universidade da Coruña, Extremadura, Granada, Huelva, Universitat de les Illes Balears, Jaén, Jaume I, La Laguna, La Rioja, Las Palmas de Gran Canaria, León, Lleida, Málaga, Miguel Hernández d'Elx, Murcia, Navarra, Oviedo, País Vasco, Politècnica de València, Pompeu Fabra, Pontificia Comillas, Navarra, IE Universidad, Santiago de Compostela, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vic, Vigo y Zaragoza.


 


Todos los programas tienen en común que están basados en la reflexión y la discusión, y que ofrecen una formación práctica, muy útil fuera de las aulas. Normalmente se dividen en cursos académicos que suelen comenzar en septiembre u octubre y finalizar en junio, estructurados en materias obligatorias y optativas.


 


Uno de los más recientes que se han puesto en marcha es de la Universidad de Cantabria, que comenzó este curso 2009-2010 y permite a las personas mayores de 50 años sin estudios universitarios acceder a un título superior. El programa se estructura en tres ciclos. El primero está compuesto por materias comunes y los otros dos están divididos en tres itinerarios de especialización: Ciencias, Técnicas, Salud y Medio Ambiente; Ciencias Sociales, Jurídicas y Economía, y Humanidades.


 


Y si hay algo que no falta en ninguna de estas Aulas de la Experiencia es, sin duda, el interés. Según la UNED, "a diferencia del alumnado convencional, estos universitarios mayores de 50 años siempre piden más horas, más actividades y más prácticas, a pesar de contar con gente de distintos niveles culturales". Una motivación que las personas de esta edad deben extender a todos los ámbitos relacionados con la búsqueda de empleo, porque si hay algo que no debe faltar a la hora de enfocar este duro proceso es la necesidad de mantener fuerte el ánimo.


 


 


*  *  *  *