Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Los videojuegos también pueden ser un instrumento educativo

A los niños les encantan los videojuegos, pero algunos padres se muestran reticentes a la hora de comprarlos, sin darse cuenta que pueden potenciar determinadas habilidades en sus hijos. Con las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías aprend

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Los videojuegos también pueden ser un instrumento educativo
Estudiantes-grado-INE

Llegan las Navidades y en muchos hogares españoles se reproduce la misma escena. Los niños y jóvenes piden videojuegos y algunos padres se niegan a concederles este regalo, convencidos de que son perjudiciales, favorecen el aislamiento y son adictivos. Sin embargo, no tiene por qué ser así.


 


Con un poco de sentido común, los progenitores pueden canalizar el gusto que sus hijos sienten por las nuevas tecnologías para utilizarlas en beneficio del propio menor. ¿Cómo? Utilizando videojuegos educativos o comprando aquellos que potencien determinadas habilidades, tanto académicas como sociales.


 


Este año, todo parece indicar que en la campaña navideña los juguetes electrónicos desplazarán a los tradicionales debajo del árbol. El año pasado, el sector tecnológico copó el 24% de la venta total de juguetes, siguiendo una tendencia al alza que se viene observando desde hace tres temporadas.


 


Los videojuegos, independientemente de su soporte y plataforma, no tienen por qué ser contraproducentes para el desarrollo académico y social del niño. Al contrario de lo que suelen pensar algunos adultos, hay muchos títulos que contribuyen a que los menores tengan una mayor psicomotricidad, sepan aplicar la lógica en la resolución de problemas y pongan empeño a la hora de completar una tarea, mejorando su capacidad de superación y su autoestima.


 


Videojuegos como instrumentos educativos


 


Los expertos han determinado que cuando los niños se sientan a estudiar se desmotivan fácilmente, ya que no saben cuál es el objetivo del estudio. Sin embargo, esto no ocurre a la hora de utilizar el videojuego como fórmula de aprendizaje, ya que en el juego siempre hay un objetivo que conseguir, lo que le aporta un gran nivel de motivación. El niño se esfuerza por lograr la meta en un entorno donde el error lleva a un nuevo intento, y cuando finalmente consigue su objetivo, la recompensa es una gran satisfacción consigo mismo y un aumento de la autoestima.


 


Pero no sólo el videojuego está en el hogar. También los centros educativos han comenzado a utilizarlo como método de aprendizaje, ya que el lenguaje audiovisual lo convierte en una actividad formativa muy atractiva, al tiempo que potencia la motivación e integración del alumnado, según han comprobado diferentes estudios elaborados por universidades como la de Alcalá y la UNED.


 


La inclusión de las nuevas tecnologías en los colegios e institutos contribuye también a que los estudiantes dialoguen y tengan un pensamiento crítico. Además, motivan a los alumnos más atrasados y fomentan la colaboración entre compañeros.


 


En este sentido, la labor del profesor es fundamental. No debe convertirse en un “colega de juegos” con los alumnos, sino que adquiere el papel de un “mentor” que acompaña a los estudiantes en su aprendizaje y los ayuda a pensar. Además, el centro educativo es un escenario perfecto para inculcar a los niños y jóvenes el uso crítico de las nuevas tecnologías. Según la catedrática de Psicología de la Educación de la Universidad de Alcalá, Pilar Lacasa, “es importante modernizar las aulas con contenidos digitales, porque son un instrumento útil para aprender a pensar”.


 


La opinión de los expertos


 


La industria del videojuego apoya la teoría de que éstos pueden ser una herramienta muy útil en la educación de los niños y adolescentes. Desde ADeSe (Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento) se aplaude el hecho de que todos los grupos políticos del Congreso de los Diputados se pusieran de acuerdo a la hora de calificar al videojuego como “producto cultural” el pasado mes de marzo.


 


“Esta decisión abre, sin necesidad de tapujos, la espita a todas las ayudas factibles para la promoción de la actividad, la financiación como industria cultural y la internacionalización de sus iniciativas”, señalan. En España hay más de 100 empresas dedicadas al sector, frente a las 29 que existían en 2007.


 


Los expertos estiman que, desde los 18 meses y con ayuda de los padres, los niños pueden realizar aprendizajes asombrosos con la ayuda del ordenador. “El niño sentado sobre las piernas del padre o de la madre puede intentar manejar un ratón, aunque en esto encontramos diferencias individuales. Algunos niños con 18 meses manejan perfectamente un ratón y otros hasta los dos años y medio no pueden hacerlo, pero lo sorprendente es que, si se le dan facilidades, prácticamente cualquier niño con tres años podrá aprender a manejarlo”, señala Fernando Dader, creativo de la colección educativa Pipo. 


 


Según Dader, “está claro que los juegos educativos de ordenador pueden cumplir una gran labor didáctica y no sólo son recomendables, sino que además les resultan muy beneficiosos. Si estos juegos educativos se introducen demasiado tarde, como hay tanta oferta de juegos no educativos que realmente enganchan, luego puede ser difícil que utilicen los que realmente son educativos”.


 


Para Daniel Fernández, con años de experiencia trabajando en el sector de los videojuegos, “es responsabilidad de los padres escoger los más adecuados para sus hijos, porque para ello están clasificados. Hay una gran variedad de juegos educativos y la mayoría tienen un gran nivel. Casi todos ellos son de Nintendo, que fabrica juegos más familiares. Lo único que puede ser preocupante es el hecho de que se puede vender un videojuego que aparece especificado para mayores de 18 años a un menor sin que se le pida el DNI”.


 


 


 


[Listado de videojuegos con mayores beneficios


Consejos para los padres


Videojuegos para jóvenes y adultos]


 

Algunos de los más beneficiosos



 


Algunos de los videojuegos más beneficiosos para el niño pertenecen al tipo Arcade, donde el objetivo es superar pantallas para seguir jugando. Estos videojuegos precisan atención focalizada y memoria, y contribuyen al desarrollo psicomotor y la orientación especial. Los deportivos, por su parte, requieren habilidad, rapidez y precisión, mientras que los de estrategia exigen concentración y saber administrar recursos, ayudando al desarrollo de la cantidad de organización mental y espacial.


 


Los de simulación permiten experimentar y aprender, y exigen al niño estrategias complejas. Por último, los videojuegos que simulan juegos de mesa potencian la rapidez de reflejos, la coordinación oculomanual y la organización espacial. En estos juegos, además, se potencia la adquisición de conocimientos. Entre los más recomendados por los expertos educativos para esta temporada se encuentran los siguientes:


 


- FIFA 10: ambientado en el mundo del fútbol, potencia el trabajo en equipo y el esfuerzo personal para conseguir un objetivo.


- Pokémon Pinball: aprovechando el gusto de los niños por los Pokémon, se trata de un juego de habilidad que desarrolla la habilidad oculomanual.


- Pokémon Amarillo: favorece el desarrollo de la memoria con la elaboración de estrategias.


- Videojuegos de Harry Potter: promueven actitudes de compañerismo y convivencia en la escuela.


- Star Wars Racer: trabaja la rapidez de reflejos y favorece la coordinación oculomanual y la motricidad fina. Ideal para niños a quienes les guste la temática galáctica.


- Colin McRae: ambientado en el mundo de los rallys, este juego potencia la rapidez de reflejos y favorece la coordinación oculomanual y la motricidad fina, además de la memoria.


- Los Sims: enseñan a formarse una personalidad, ser ordenado, disciplinado y amable.


- Virtua Tennis: favorece la coordinación oculomanual, la organización espacial y la rapidez de reflejos. Ideales para amantes de este deporte.


- Rayman: requiere coordinación oculomanual y favorece la memoria, con personajes siempre orientados a fines positivos.


- Aprende con Abby: los hay para aprender inglés, lengua o matemáticas, e incluso para aumentar la capacidad lectora de los más pequeños.


- The Conquerors: para elaborar estrategias simples y complejas, mejorar la concentración y favorecer la toma de decisiones.


 


Y entre los más vendidos el pasado mes de octubre, se recomiendan los siguientes:


- Pro Evolution Soccer 2010: un juego deportivo, de fútbol, que contribuye a la rapidez de reflejos, la potenciación de la toma rápida de decisiones y la coordinación oculomanual.


- Sport Resort: juegos de habilidades y de carácter deportivo, para la consola Wii de Nintendo, que potencian el trabajo en equipo y habilidades sociales.


- El profesor Layton y la Caja de Pandora: potencia, sobre todo, la agilidad mental.


 


Consejos para los padres


 


Hay una gran variedad de videojuegos educativos para todas las plataformas, lo que abre el abanico de posibles clientes a todas las clases sociales, circunstancias económicas y gustos. Desde los puramente educativos, destinados a aprender a leer y mejorar los conocimientos en matemáticas, inglés o lengua, hasta aquellos que potencian actitudes positivas, como el compañerismo, el cuidado de los animales o la naturaleza, o el trabajo en equipo.


 


Son muchos los videojuegos que, utilizados moderadamente, favorecen el desarrollo del niño y desarrollan su autonomía. El menor, incluso, puede mejorar su rendimiento escolar, siempre que los padres hayan elegido aquellos que tienen mayores posibilidades pedagógicas y protejan a sus hijos de los posibles peligros de su abuso.


 


"El uso de los videojuegos no tiene por qué perjudicar el resultado académico. Esta variable no sólo se ve afectada por el uso de los videojuegos. Hay más posibilidades de que los alumnos obtengan calificaciones altas si creen en su propia capacidad y el proceso de aprendizaje no les produce ansiedad", señala Ángeles Llorca, autora de una investigación al respecto elaborada por la Universidad de Granada.


 


Los progenitores tienen que fijarse, en primer lugar, en la edad recomendada por el fabricante, que tiene que aparecer destacada en la carátula o portada del juego. Una vez elegido lo mejor es supervisar personalmente el videojuego, lo que además constituye una buena ocasión para pasar más tiempo con el niño. Jugando con él, su hijo le verá más cercano, lo que sin duda contribuirá a mantener un contacto más estrecho.


 


También es necesario controlar el tiempo de uso de los videojuegos, intentando buscar un equilibrio entre el juego y otros aspectos importantes en la vida del menor, como las tareas escolares o las actividades con familia y amigos. Hay que tener especial cuidado, sin embargo, cuando el niño o adolescente presenta problemas de sociabilidad o tiene tendencia a aislarse, ya que podría utilizar el videojuego a modo de evasión.


 


En general, los videojuegos educativos transmiten al niño la idea de que el esfuerzo se ve recompensado. También potencian sus habilidades psicomotrices y la adquisición de conocimientos, al tiempo que le proporcionan una agradable satisfacción de "tarea cumplida", reforzando su autoestima y estimulando la fantasía. También son adecuados para el desarrollo de la coordinación oculomanual y ciertas habilidades más específicas.


 


También para adultos


 


Los videojuegos no son sólo útiles para el aprendizaje de niños y adolescentes. También los jóvenes y adultos podemos sacarles mucho partido a la hora de potenciar determinadas habilidades.


 


Innov8, por ejemplo, es un juego de ordenador destinado a universitarios y jóvenes profesionales interesados en desarrollar las habilidades de negocio y las relacionadas con tecnologías de la información. Numerosas universidades de todo el mundo lo han adquirido de forma gratuita, ya que está disponible gracias a la Iniciativa Académica de IBM, un programa que ofrece los beneficios de la tecnología al alcance de los responsables de la Educación Superior y las universidades.


 


Este videojuego es un juego interactivo y educativo, y una herramienta perfecta para enseñar a los estudiantes de Administración de Empresas cómo competir con éxito en los negocios. Los estudiantes pueden realizar operaciones de negocios tal y como lo harían en un entorno real, pero con la ventaja de poder utilizar la fórmula de ensayo y error. De esta manera, los alumnos pueden visualizar procesos de negocios e identificar problemas, aprendiendo nuevas competencias.


 


El uso del videojuego, además, ha traspasado las barreras formativas. La serie del profesor Layton, un videojuego de rompecabezas y misterio creado por Nintendo, ha sido utilizada por Adecco en una prueba piloto que incluía su uso como parte del proceso de selección de personal para puestos directivos.


 


La resolución de puzzles que van aumentado su dificultad es una herramienta efectiva para detectar a los candidatos más inteligentes. Desde Adecco se asegura que "aquellos que tienen un cociente intelectual mayor son capaces de resolver los rompecabezas entre tres y cinco horas antes que los que cuentan con menor capacidad. Sólo viendo cómo se manejan con el videojuego se podría detectar a persona un 30% más efectiva", señala la profesora María Ángeles Quiroga, de la Universidad Complutense de Madrid, que ha realizado el estudio.


 


Desde Adecco se muestran convencidos que esta experiencia se generalizará en un futuro en procesos de selección reales. "Los candidatos estarán más habituados a un entorno digital que al tradicional papel y lápiz en los procesos de selección", afirma Jennifer Fast, directora del servicio de Adecco Profesional.


 


El videojuego puede ser un instrumento muy útil en determinados aspectos formativos, tanto en niños como en adultos. Bien elegido, y con autocontrol o control paterno, es un instrumento tecnológico más al servicio de una formación que nos permite superarnos y avanzar. Si su hijo lo solicita como regalo estas Navidades, entierre los estereotipos que lo etiquetan como nocivo, y preocúpese, ante todo, de elegir correctamente y darle un uso adecuado. No sólo se lo agradecerá su hijo, sino también su educación.


 


 


*  *  *  *