Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Los niños cuentan sus planes anticrisis y de futuro

Los más pequeños también se preocupan por la crisis. Expertos en dar soluciones sencillas a complicados problemas, proponen medidas peculiares pero también de lo más lógicas y sencillas, según la encuesta ‘¿Qué quieres ser de mayor?’ de Adecco.

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Los niños cuentan sus planes anticrisis y de futuro
Estudiantes-grado-INE

 


“Érase una vez un niño que de pequeño soñaba con ser futbolista”… Parece el comienzo de un cuento pero en realidad es como empieza el sueño de miles de niños en nuestro país. Futbolista, profesora, astronauta, mago, bailarina… Muchos tienen claro ya desde pequeños lo que quieren ser de mayores.


 


Así lo expone Adecco en la encuesta ‘¿Qué quieres ser de mayor?’ que ha realizado a 2.000 niños de 4 a 16 años de toda España. Como cada año, ofrece la visión de los pequeños sobre su futuro profesional, en qué les gustaría invertir su salario o qué harían tras la jubilación. Este año, además, proponen soluciones de lo más variadas para combatir la crisis.


 


Y es que también para ellos la crisis está en un primer plano porque lo escuchan a diario en la televisión, lo comentan en el colegio y lo sienten de cerca en su familia. Entre las medidas para acabar con ella, la mitad de los niños propone bajar los precios, crear más empleo, ahorrar y no despilfarrar. La franqueza caracteriza a otro 14,3% que ha admitido que no sabría qué hacer “porque no soy político” y el ingenio es propio de otros niños que proponen “irnos todos a vivir a Dubai-Abu Dabi”, “que sea todo gratis” o que “la gente no se matara tanto para cobrar el paro y después gastarlo”.


 


También dejan ver su lado más solidario en sus planes anticrisis los niños que han propuesto “quitar el dinero a los ricos para dárselo a los pobres”; otros más reivindicativos sugieren “que los políticos no mientan ni se gasten el dinero en chorradas”; y otras soluciones sencillas que no dejan de sorprender como aquel que propone “poner un euro cada uno y como hay mucha gente sacaríamos mucho dinero”. Y si no, siempre se puede hacer magia y conseguir “que Harry Potter sea el jefe de todo” o “hacer un hechizo para que haya más dinero”, como apuntan otros pequeños.


 


Pero los mayores, sin esa creencia que tienen los niños de que todo es posible, viven una realidad bien distinta. Muchos, incluso quieren ser un modelo para sus hijos… aunque cada vez con menos éxito.


 


La encuesta de Adecco refleja que tan sólo un 7% de los niños entrevistados querría seguir los pasos profesionales de sus progenitores, en concreto, más la profesión de sus padres que de sus madres. Sorprende, por ejemplo, que tan sólo una niña de entre los dos millares de niños encuestados haya confesado que quiere ser ama de casa como su madre.


 


La psicóloga Beatriz Becerro de Bengoa, coautora del estudio ‘La jerarquización de los valores en la escuela’, explica que “las generaciones de hoy están siendo sobreestimuladas desde la infancia para explotar todas sus capacidades, pero eso sí, siempre a cambio de algo; de ahí que, por ejemplo, el trabajo dentro de casa, que es un trabajo duro y gratuito, no entre dentro de los planes de nuestros hijos”.


 


Profesor es el trabajo que más llama la atención de los hijos (elegida por el 26,5% de los pequeños que quieren ser como sus padres), seguida de empresario e ingeniero (7,3% cada una), y abogado y mecánico (4,4% las dos). También destacan otras como policía, médico, notario, albañil, soldador o jardinero.


 


De mayor quiero ser…


 


Ellos futbolistas y ellas profesoras. Es la conclusión a la que llega Adecco en su informe en el que constata las notables diferencias con respecto a profesiones preferidas que se aprecian en niños y niñas.


 


Empleos relacionados con el reconocimiento caracterizan las preferencias de los chicos y con la benevolencia las de las niñas. De ahí que ellos elijan profesiones relacionadas con los deportes (31%), la seguridad pública (10,7%) y las ciencias (10,1%), y las niñas se decanten más por trabajos relacionados con la enseñanza (26,1%), el mundo artístico (13,9%), la sanidad (13%) y los animales (9,8%).


 


Frente a las respuestas más habituales, existen las de otros que sueñan con ser ninja, explorador, luchador de WWE, caballero o cómico. Eso sí, de vocación política muy pocos, pues tan sólo dos niños han mencionado esta profesión: un niño con ambición de ser presidente de gobierno, y otro alcalde de Albacete.


 


No dudan tampoco en tener un empleo presencial, pues siete de cada diez niños elegiría un trabajo a desempeñar físicamente en la oficina, frente a otro desde casa. Y más de la mitad ya posee la vena emprendedora pues según el estudio de Adecco un 57,1% pondría en marcha su propio negocio.


 


Cuando la paga se convierta en salario


 


Mientras que unos invertirían su sueldo en “darme masajes”, “comprarme chicles y vestidos”, “comprar tebeos” o “a los comedores de los colegios para que hicieran comida más rica”, lo cierto es que la norma común es acordarse de la familia y los más necesitados cuando se les pregunta sobre dónde destinarían su salario.


 


Tienen muy claro que no trabajarían gratis y que ese sueldo, tanto niños como niñas, lo destinaría a los más allegados (41,9%) y a las necesidades básicas como ropa, alimentos y educación (11,4%). Es en la tercera opción cuando se aprecian leves diferencias: pues el 8,5% de ellos destinaría parte de su sueldo a pagar la hipoteca, y en cambio el 7,7% de ellas lo destinaría a erradicar la pobreza. En la cuarta opción, ya figura la causa solidaria en el caso de los niños, y el pago de la casa en el caso de las niñas.


 


Qué hacer tras la jubilación


 


Aunque parezca algo muy lejano, los niños saben muy bien en qué invertir el tiempo libre cuando dejen de trabajar. De nuevo la familia vuelve a estar en primer plano, pues el 27,5% de las chicas y el 18,5% de los chicos quieren cuidar o pasar más tiempo con su familia.


 


La siguiente opción para ellos es “no hacer nada”, seguida de “disfrutar” y “viajar”. Mientras que tras la atención a la familia, ellas eligen dedicarse a las tareas del hogar, seguido de viajar y disfrutar.


 


Los hay también que no derrocharán ni un minuto de su tiempo libre y se dedicarán “a ver pelis mangas”, “a salir todas las noches de copas con los amigos”, “a mantener mi peso poniéndome a dieta”, “a ser presidente del gobierno” o “a dar la vuelta al mundo en 82 días”.


 


 


 


 


 



 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


 


Adecco