Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Los juguetes educativos triunfan en Navidad

El 37% de los padres piensa regalar un juguete educativo a sus hijos estas Navidades, según una encuesta realizada por Disney Store. Los padres cada vez se inclinan más por regalar juguetes que buscan, además de divertir y entretener, desarrollar las

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Los juguetes educativos triunfan en Navidad
Estudiantes-grado-INE

Los anuncios que inundan las televisiones en los horarios infantiles la delatan, la Navidad está a la vuelta de la esquina y es hora de elegir y comprar los regalos para los peques de la casa. La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) calcula que estas Navidades las familias se gastarán una media de 150 euros por niño en estas fechas, aunque resulta complicado ofrecer previsiones en un sector con tanta estacionalidad como éste, en el que el 75% de las ventas se producen en la últimas semanas del año.


 


Según la AEFJ, que ha presentado los Juguetes Estrella 2007-08 (una selección de los 50 juguetes más sorprendentes e innovadores del sector juguetero español), el protagonista de estas Navidades va a ser el juguete clásico pero con nuevas aplicaciones electrónicas. Los datos también muestran que los juguetes electrónicos de aprendizaje han crecido este año un 19,5%.Y es que en los últimos años ha aumentado la demanda de juguetes que potencian la inteligencia, la creatividad, la habilidad y la afectividad de los niños a la vez que les divierten.


 


El valor pedagógico de los juguetes empieza a ser un elemento diferenciador, tanto que algunos fabricantes, como Eurekakids o CMY Multimedia, se han especializado en el diseño y producción de estos juguetes. Los productos que comercializa la cadena de tiendas de juguetes educativos y didácticos EurekaKids, alejados de “los juguetes bélicos y sexistas que se encuentran en el mercado”, tienen como objetivo ayudar al desarrollo mental, motor y emocional del niño, además de enseñarle principios éticos para el día de mañana y a respetar su entorno.


 


 


La importancia del juego en la educación de los niños


 


Los juegos permiten a los niños y niñas explorar e imitar el mundo que les rodea, poner en marcha los mecanismos de su imaginación y desarrollar su creatividad. El juego, además, es uno de los mejores métodos de aprendizaje, ya que lo que se aprende jugando se asocia con la diversión y es, por tanto, más fácil de recordar. Cuando juegan, los niños ponen en práctica los conocimientos sociales adquiridos, aprendiendo así a socializarse. Los expertos coinciden en que es una parte fundamental para el desarrollo cognitivo (intelectual) y afectivo (emocional) del niño.


 


Los juegos y juguetes más beneficiosos son los que promuevan la propia creatividad y la participación del niño. Algunos juguetes, especialmente los que imitan a personajes del cine o la televisión, pueden resultar muy atractivos, pero no demasiado instructivos, ya que los niños juegan según los guiones marcados por otros. Además, corren el riesgo de convertirse en dependientes de estos juguetes y perder la capacidad de crear sus propios juegos.


 


Por el contrario, existe otro tipo de juguetes que no disponen de un guión predeterminado, sino que ofrecen al niño un amplio abanico de posibilidades de juego. La arcilla, los muñecos o los bloques de construcción permiten infinidad de combinaciones, de roles y de situaciones. Los niños pueden investigar libremente, hacer y deshacer a su antojo o plantear problemas y resolverlos ellos mismos. El uso de este tipo de juguetes fomenta ciertas capacidades muy valoradas en la escuela, como la madurez, la imaginación o el pensamiento creativo.


 


 


Software educativo: nuevas formas de aprender y jugar


 


Existen muchos prejuicios en torno a los videojuegos, se les acusa de incitar a la violencia, aislar a los jóvenes y producir adicción. Sin embargo, ciertos autores (como Fileni, Colwell o Estallo) que han estudiado la personalidad de los jugadores han concluido que esta práctica no supone ningún perjuicio para las relaciones sociales. Todo lo contrario, los niños acostumbrados a jugar con videojuegos son más extrovertidos, tienen más frecuencia de trato con sus amigos y una mayor socialización.


 


Un proyecto de investigación llevado a cabo por la Universidad de Alcalá, a iniciativa de Electronic Arts, ha constatado que los videojuegos comerciales, como Los Sims o NBA Live, se transforman en instrumentos educativos siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos. Pilar Lacasa, coordinadora científica del proyecto “Aprendiendo con los videojuegos”, considera que “los videojuegos comerciales pueden ser una herramienta educativa muy potente. Con ellos podemos aprender de forma diferente y superar algunas de las dificultades de aprendizaje que ocurren en las aulas”.


 


“A través de los videojuegos podemos conectar la escuela y los contextos de ocio infantil, incluida la familia, generando una alta motivación y estrategias innovadoras de aprendizaje. Unido a esto, la experiencia nos ha demostrado también que el valor educativo del videojuego está condicionado a dos aspectos; por una parte a la eliminación de la barrera intergeneracional e intercultural, cuando adultos y niños juegan y aprenden juntos, y por otra, a la conexión de los videojuegos con otras tecnologías como el cine, la fotografía o Internet, lo que facilita que, además de jugar, pensemos y reflexionemos de forma critica sobre este medio”, añade Lacasa.


 


Los programas educativos de PC o videoconsola son accesibles para los niños desde los tres años de edad. Las aventuras gráficas educativas fomentan el uso de las nuevas tecnologías entre los niños de una manera divertida. Normalmente se considera más beneficioso el software que no presenta una secuencia de contenidos cerrada que debe ser aprendida, sino el  que promueve la exploración y la propia construcción virtual, el que permite que el niño adapte el programa a sus propios intereses e inquietudes. Evidentemente, este tipo de aprendizaje no puede medirse en función de los métodos tradicionales y requiere un mayor compromiso y supervisión por parte de los educadores.


 


Por tanto, antes de regalar un videojuego educativo a un niño es conveniente comprobar que cumple una serie de requisitos, como la facilidad de uso, la versatilidad, la calidad audiovisual y de sus contenidos, la adecuación a los usuarios y a su ritmo de trabajo, y el fomento de la iniciativa y el autoaprendizaje. Normalmente la información que aparece en los productos multimedia suele limitarse a una breve descripción del contenido y al mínimo de edad recomendado, por lo que antes de comprar un videojuego es recomendable buscar más información en foros de Internet, acudir a tiendas especializadas o indagar sobre las experiencias de otros padres.


 


CMY Multimedia es una de las pocas compañías que se dedican a la creación y fabricación de softwares educativos en nuestro país. A través de la Aventura Gráfica Aprende con Abby, los niños de entre 3 y 8 años se inician o asientan los contenidos de las asignaturas de Matemáticas, Lengua o Inglés de acuerdo con las exigencias curriculares de cada curso de Infantil y Primaria.

Consejos para acertar elegir el juguete adecuado


 


Elegir el juguete adecuado es una tarea difícil, hay que valorar una serie de factores, como la calidad del producto, el precio o la edad recomendada, así como los gustos y preferencias del niño. En cuanto a la seguridad de los juguetes, es importante comprobar que los productos cuenten con las garantías del fabricante y los certificados de calidad, leer bien las instrucciones antes de empezar a jugar y enseñar a los pequeños a utilizarlos correctamente.


 


Para ayudar a los padres a tomar una decisión acertada, tanto la Administración como diferentes asociaciones de juguetes y organizaciones de padres editan cada Navidad guías con útiles consejos y recomendaciones que es importante tener en cuenta. Es el caso de la ‘Guía del Juguete’, una publicación de carácter anual que elabora el Instituto Tecnológico del Juguete, una organización sin ánimo de lucro que intenta potenciar la investigación, la seguridad y la calidad del sector del juguete.


 


En su decimoséptima edición, la Guía incluye diferentes versiones para adultos, niños y deficientes visuales. Aparte, proporciona información detallada y útil sobre los juegos y juguetes de calidad clasificándolos según las edades, precio, seguridad, accesibilidad y dimensiones:


 


-          Hasta los dos años: móviles que combinan música y luces, paneles de estimulación sensorial, gimnasios, centros de actividades, muñecos sonoros que se iluminan, trenes, juegos de piezas encajables, triciclos, muñecos de arrastre, juegos de construcción, peluches, micrófonos, guitarras, etc.


 


-          De 3 a 5 años: Animales de plástico, muñecos cuentacuentos, pizarras, circuitos de trenes o coches eléctricos, marionetas, maletas educativas, consolas electrónicas, carritos de muñecas, pizarras mágicas, juegos de arena, libros interactivos, juegos de memoria, etc. 


 


-          De 6 a 8 años: disfraces, juegos de mesa simples, muñecas con complementos, juegos de manualidades, de destreza, juegos de pinturas, mini ordenadores, juegos de deportes, patinetes, coches teledirigidos, dinosaurios, etc.


 


-          Más de 8 años: maquetas, juegos sobre naturaleza, cuerpo humano, química o magnetismo, globos terráqueos, mascotas virtuales, kits de construcción, juegos de mesa, de cartas o de magia.


 


 


A pesar de la variedad y las innovaciones de los juguetes, cada Navidad miles de niños piden en su carta a los Reyes Magos una mascota de carne y hueso. Pero precisamente, según informa el Instituto Superior de Estudios (ISP), estas fechas son las menos apropiadas para meter una nueva mascota en el hogar. El ajetreo de las compras navideñas, las comidas fuera de casa y los compromisos familiares impiden dedicar el tiempo necesario a los cachorros, ya que estos necesitan una atención constante, especialmente durante las primeras semanas. Para evitar el abandono de las mascotas que se produce en los meses siguientes a las fiestas de Navidad, antes de regalar un animal a un niño, piensa si realmente está preparado para hacerse cargo de él.


 


 


Un juguete para desarrollar cada habilidad


 


El psicólogo norteamericano y profesor de la Universidad de Harvard, Howard Gardner, ha desarrollado la teoría de las inteligencias múltiples, según la cual la inteligencia no es un concepto unitario, sino que existen un conjunto de inteligencias múltiples, distintas e independientes. Entender la inteligencia como una capacidad implica que es una destreza que se puede desarrollar. Si aplicamos esta teoría al campo de los juguetes, podríamos hacer una división en categorías en función de la inteligencia que estimule cada uno, aunque hay que tener en cuenta que no se trata ésta de una clasificación cerrada, ya que un mismo juguete puede contribuir al desarrollo de más de un tipo de inteligencia.


 


Así pues, desarrollarían la inteligencia lingüística los micrófonos, teléfonos o karaokes y la inteligencia lógico-matemática los rompecabezas, juegos de comparación y piezas de diferentes formas y colores. Los juguetes más apropiados para desarrollar la inteligencia espacial, que supone la capacidad de pensar en tres dimensiones, son los juegos de construcción, los puzzles, los dibujos, los bloques o los túneles, por ejemplo. 


 


La inteligencia físico-cenestésica es la que permite al niño manipular los diferentes objetos y perfeccionar sus habilidades motrices. En este sentido, los mejores juguetes son los cochecitos, las motos o los que necesitan ser arrastrados por el niño, aparte de todos aquellos juegos que se realicen en espacios abiertos. La música también es una inteligencia, y la mejor forma de desarrollarla es con juguetes que imiten instrumentos musicales, como tambores, guitarras, teclados, flautas, etc. La inteligencia naturalista se refiere a la observación de los modelos de la naturaleza, en este campo podríamos incluir todos los juegos de animales, granjas, piedras,…


 


Por otro lado, la inteligencia interpersonal es la que permite entender a los demás. Todos los juegos que requieran o faciliten la participación de varios jugadores pueden desarrollar enormemente esta capacidad, como los juegos de mesa o los teatros de marionetas, si bien es cierto que los niños aprenden a compartir incluso los juguetes considerados individuales. Por el contrario, la capacidad que nos permite entendernos a nosotros mismos es la inteligencia intrapersonal, y que se desarrolla precisamente con los juguetes de uso individual. 


 


Más información:


 


‘Guía del Juguete’



 


Juguetes Estrella 2007-08



 


Asociación Española de Fabricantes de Juguetes


 



 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Los videojuegos de la FIFA, Los Sims o Harry Potter también son educativos



 


Un nuevo videojuego educativo enseña a los niños a leer



 


Los cuadernos de verano ceden el testigo a los juegos educativos



 


Un videojuego enseña Matemáticas a los más pequeños



 


Los niños españoles son ahora un 15% más inteligentes 



 


“Hemos acostumbrado a los niños a que siempre hay un final feliz”



 


Escuelas de Padres: aprender el papel principal



 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+