Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Los compromisos del nuevo gobierno en educación superior

El PSOE apostó fuerte por la educación durante la campaña electoral. Tras su inesperada victoria, ahora no tendrá excusas para incumplir unos compromisos que, particularmente, en educación superior son de gran calado. Claro, que oyendo las declaracio

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Los compromisos del nuevo gobierno en educación superior
Estudiantes-grado-INE

Si algo extraordinario no cambia el discurrir lógico de los acontecimientos en breve tendremos a María Jesús Sansegundo ocupando la cartera de Educación y Ciencia en éste el primer gobierno de la VIII Legislatura. Doctora en Economía, catedrática de Economía en la Universidad Carlos III (Madrid), viene recomendada por el actual rector de esta universidad, Gregorio Peces Barba, y ya antes de las elecciones Rodríguez Zapatero la quiso colocar como “número dos” por Madrid. Sí aceptó, no obstante, ser miembro del “Comité de Notables” de Zapatero para asesorarle en materia educativa en su asalto a la Moncloa.


 


De Medina del Campo, nacida en 1958, la nueva ministra superó no hace mucho una gravísima enfermedad. Es considerada una experta en “economía de la educación”, por lo que esperamos que muestre realismo y criterio práctico a la hora de abordar las numerosas reformas que ha anunciado el partido vencedor. Es, además, una gran conocedora del mundo universitario pues no en vano fue Vicerrectora de la Universidad Carlos III de Madrid.


 


Centrándonos en el caso particular de la enseñanza superior, el PSOE se mostró muy combativo a lo largo de la última legislatura, especialmente, en relación a la aprobación e implantación de las leyes Orgánica de Universidades (LOU) y la Orgánica de Calidad en la Enseñanza (LOCE). Combativo aunque impotente dada la mayoría absoluta que ha detentado el PP en los últimos cuatro años.


 


Un nuevo talante


 


Muy buenas intenciones ha tenido el gobierno saliente, una serie de profundas reformas legales que entendió muy necesarias y que abordó con firmeza. Pero erró en el talante y precisamente ha sido la falta de voluntad negociadora, esa actitud autoritaria, ya fuera con los diferentes colectivos y con las autonomías más rebeldes, lo que amenaza con echar por tierra el denodado esfuerzo de estos últimos cuatro años. No en vano, la falta de consenso fue reiteradamente denunciado por la portavoz de educación en el Congreso, Carmé Chacón, cuando el PSOE estaba en la oposición y es algo que ahora se reivindica para justificar cambios inminentes e importantes, eso sí, parece que a partir de ahora de manera consensuada.


 


Vienen tiempos revueltos, y ya se sabe, en estos momentos los más avezados quieren ganar tiempo. Los gobiernos autonómicos, especialmente el del País Vasco, Cataluña y Canarias, han aprovechado para tratar de retomar el control de la educación oficial en sus respectivos territorios y así buscar una todavía mayor autonomía en dicha materia. A ver quién les para los pies.


 


Ha sido la Educación uno de los temas estrella utilizados por el PSOE en la recién concluida campaña electoral. En su programa electoral califica la política llevada a cabo por el PP de “regresiva, injusta y autoritaria, que nos aleja de nuestro entorno europeo e introduce graves desigualdades”. Se denuncia en este texto que los recursos destinados a Educación han disminuido en términos relativos -mientras en 1996 el gasto suponía el 4,9 % del PIB, ahora supone sólo el 4,4%-. Además, se ha retrocedido en la igualdad de oportunidades –se ha reducido el número de becas, su cuantía media y su duración-.


 


Particularmente, la LOU es una “Ley preocupada por el control del poder interno de las Universidades, sin medidas reales ni eficaces sobre la calidad de la formación universitaria y la mejora de la investigación y la gestión de nuestras universidades públicas; que inauguró un mal sistema de habilitación para el profesorado; que no ha supuesto financiación adicional; que olvida justamente lo fundamental que es mejorar la formación inicial y permanente del profesorado de todos los niveles educativos y los procesos de formación del alumnado; que no cree en la autonomía universitaria; que consagra una doble selectividad para entrar en la Universidad”.


 


Más gasto en educación superior


 


Así las cosas, está entre los objetivos básicos del programa del PSOE: garantizar los más altos niveles de calidad para todos, con suficiencia e igualdad de medios y obligaciones de toda la enseñanza sostenida con fondos públicos; formalizar un contrato con el Profesorado de todos los niveles educativos, -también a nivel universitario-, justo, estimulante, digno y comprometido con la calidad; asimismo, integrar las TIC en las aulas y asegurar el conocimiento efectivo de al menos dos idiomas extranjeros; consagrar el derecho a la Formación Permanente de los ciudadanos españoles; fortalecer el liderazgo social de la universidad como puntal del avance científico y ético; incrementar el gasto por alumno en todos los niveles del sistema educativo hasta alcanzar la media de la UE al final de la Legislatura, así como el aumento progresivo en la inversión y gasto de las Políticas de I+D para alcanzar el 2% del PIB en 2010. Todo ello basándose en la colaboración mutua, la lealtad institucional y el diálogo con todos los agentes, colectivos e instituciones implicadas.


 


El PSOE pretende incrementar la formación y cualificación de más alto nivel tanto de los jóvenes como de las personas adultas. Un objetivo cuantificado es el de alcanzar en 2010 en el año 2010 una tasa del 85% de titulados a los 22 años (Bachiller+ciclos formativos de gado medio y superior+Universidad), tal y como ha marcado la Unión Europea. Como principal activo en toda sociedad del conocimiento, la universidad, según se explica en el programa electoral, va a ocupar un lugar central en la política educativa de la próxima legislatura. Hacer efectivo a todos los ciudadanos españoles el derecho a recibir una Educación Superior de calidad, tanto de las enseñanzas regladas (de grado o postgrado), como de la formación permanente, sin condiciones extraacadémicas ni discriminación. Desde el PSOE se han comprometido a fijar un incremento en la financiación pública de las Universidades Públicas que alcance al término de la legislatura el 1'5% del PIB.


 


Redefiniendo la LOU


 


Lo que está claro es que el próximo gobierno no va a dejar pasar mucho tiempo para llevar a cabo una reforma legislativa de los aspectos más controvertidos de la LOU, para la cual, contará con la colaboración tanto de todas las comunidades autónomas como de las propias universidades. Entre las medidas concretas de mejora del sistema universitario español que ha incluido el PSOE en su programa electoral tenemos la modificación del sistema de selección del profesorado a través de un nuevo Modelo de Acreditación, -en el que calificado un nivel de competencia suficiente, será la universidad la que escoja a su profesorado-, así como, el establecimiento de suficiencia financiera y estímulos institucionales para las universidades a través de los acuerdos de financiación ligada a objetivos, todo lo cual reforzará el principio de autonomía universitaria.


 


También se propone en el texto del PSOE la redefinición de la estructura, composición y competencias de la ANECA, ente público creado al amparo de la LOU para velar por la calidad en las universidades españolas. Otras importantes acciones que redundarán en la calidad, serán la incentivación y desarrollo de Programas de Formación Inicial y Permanente del Profesorado, dotando a las universidades de los medios necesarios - bibliotecas, infraestructuras tecnológicas y equipamientos científicos-, y también la implantación de programas de mayor alcance para la movilidad internacional de los profesores.


 


Asunto de atención prioritaria será el Plan de I+D+i de tal modo que se consiga incrementar el capital humano cualificado. Aumentar sustancialmente el esfuerzo en I+D que nos sitúe en la media europea, lo cual supondrá, entre otras cosas, el análisis riguroso de las remuneraciones de todo el personal investigador, tanto de las universidades como de los Organismos Públicos de Investigación y a partir de ahí establecer un modelo de remuneración que incentive y que garantice los ingresos adecuados para atraer al personal más cualificado.


Potenciando el sistema de becas


Así y todo, dentro del papel integrador y universal que ha de jugar la Universidad dentro de la sociedad del conocimiento, el nuevo gobierno se ha comprometido a establecer un programa para estimular la Formación Permanente desde las Universidades a sectores profesionales, colectivos y, sobretodo, a todas las personas adultas que acrediten la capacitación educativa o laboral. Y tampoco ha quedado al margen en el programa electoral el sistema de becas y ayudas al estudio, instrumento básico para garantizar la igualdad de oportunidades en los distintos niveles educativos. Entonces en la oposición fue asunto importante en sus reivindicaciones, la clara reducción en el porcentaje de alumnos becarios que se venía registrando en los últimos años. En particular, según datos del PSOE, el número de becarios en la universidad han pasado del 20% del alumnado al 16% en el curso 2001-02, cifra muy lejana a la europea que se sitúa en aproximadamente el 40%.


Por tanto, el PSOE se muestra favorable a una profunda revisión del programa público de becas tanto de los requisitos económicos (actualmente demasiado restrictivos) como de la cuantía de las ayudas y del proceso general de gestión. Se ha propuesto aumentar el umbral necesario para poder recibir una beca, asimismo, la cuantía media de las becas tanto de las enseñanzas incluidas las universitarias y establecer diferentes cuantías para las becas, en función del nivel de renta de la unidad familiar a que pertenezca el alumno, de manera que las becas de mayor cuantía deben permitir la independencia económica del beneficiario. En definitiva, un nuevo sistema más generoso que propicie los mayores rendimientos académicos, más variado en la gama de ayudas y que facilite la movilidad geográfica nacional e internacional de los alumnos y el acceso a viviendas en alquiler.


 


Mención especial merece un nuevo programa de préstamos-renta que se quiere implantar para los estudiantes de los dos últimos cursos universitarios, que se devolvería una vez iniciada la vida laboral del beneficiario y siempre que se hubiera alcanzado un nivel de renta superior a la media. También se ha comprometido a potenciar el nuevo gobierno los programas de movilidad nacional e internacional y programas específicos de ayuda financiera que posibiliten la iniciación en la investigación a estudiantes de último curso de los estudios de segundo ciclo. Los programas ERASMUS y SÉNECA, para garantizar la movilidad de los estudiantes entre instituciones españolas y europeas, se ampliará en número y cuantía.


                                 


Hasta un 50% aumentarán las ayudas que incentivan la elevación de la escolarización y la graduación en las etapas post-obligatorias de educación secundaria. Hasta un 10% quiere subir el PSOE el gasto real en los programas de ayuda para estudiantes de educación superior. Y por último, las becas y ayudas para cursar estudios de tercer ciclo y realizar tesis doctorales en nuestro país, sobretodo en lo que se refiere a cooperación académica internacional, también serán impulsadas desde el gobierno.


 


Y a todas estas promesas tendrá que hacer frente la nueva Ministra de Educación y Ciencia, Maria Jesús Sansegundo. Los colectivos más opuestos a las reformas del anterior gobierno exigen la paralización inmediata de las leyes promulgadas estos últimos años. Sin embargo, el cambio de gobierno no puede ser carta blanca para hacer lo que a uno le dé la gana, como están insinuando algunos gobiernos autonómicos. Tampoco ha de ser motivo para echar por tierra el trabajo de muchos años, leyes que, aunque llevadas a cabo al amparo de una mayoría absoluta, también gozan de un amplio respaldo y que han supuesto una importante inversión económica y humana. Desde luego, carece de sentido que todo un sistema educativo quede bloqueado por unas elecciones de resultado inesperado. Es momento de hacer buenos los avances logrados, de coger los aciertos, y llegando a un consenso, cambiar lo que sea necesario. Que esta legislatura sea, de verdad, la del “cambio tranquilo”.


Enlaces de interés:


 


Web Oficial del Ministerio de Educación


 


Web Oficial del PSOE


 


Programa Electoral del PSOE: “La educación, nuestra prioridad básica”


 


Sección Universidades del Ministerio de Educación


 


Página del MEC sobre la Ley Orgánica de Universidades y su desarrollo


 


Noticias y otros contenidos relacionados en Aprendemas.com :


 


La Ministra de Educación despide 2003 con gran satisfacción


 


Zapatero expone sus compromisos en materia de educación


 


Zapatero propone que dos de cada cinco universitarios tengan beca


 


Especial 2003: cuatro claves y un desafío para el nuevo año


 


La LOU pisa el acelerador: Especial 2003


 


Educación Permanente: un desafío para la próxima legislatura


 


Presentado en el Congreso el Presupuesto de Educación 2004


 


El gobierno siembra la discordia con su reforma del acceso a la Universidad


 


2002: claves de un año de profundas reformas educativas


 


Llegó la LOU y la Universidad en pie de guerra (2002: Claves)


 


España avanza en el uso de las tecnologías (TIC) en Secundaria


 


Sobre las becas y otras posibilidades de financiación de la educación


 


1.800 becas universitarias en España reunidas en una guía


 


 


El Ministerio de Educación quiere másters oficiales


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+


Reportajes de Formación, Educación y Empleo publicados en a+