Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Licencias y Carnets Oficiales IV. Deportes “de moda”. Automovilismo - Método Pilates - Kitesurf – S

Gracias a Gisela Pulido, campeona mundial en 2004 con sólo once años, miles de españoles han querido volar con un nuevo deporte: el kitesurf. Pero además, esta disciplina “de moda” se ha convertido en una vía de interesantes oportunidades profesional

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Licencias y Carnets Oficiales IV. Deportes “de moda”.  Automovilismo - Método Pilates - Kitesurf – S














(I)

 Tierra, Mar y Aire





(II)

 Servicios Técnicos, Seguridad y Alimentos





(III)

 Profesionales del Deporte





(IV)

 Deportes de Moda



Si en nuestro anterior especial de licencias oficiales nos centrábamos en las relacionadas con deportes mayoritarios como el fútbol, esquí, golf, etc. ahora apuntamos hacia otro ámbito deportivo: el de los deportes que, por una razón u otra, han ganado adeptos rápidamente en los últimos años. Los deportes “de moda”.


No cabe duda de que los deportes mayoritarios y muy profesionalizados son el modo de vida de miles de personas. Pero cuando una actividad deportiva crece rápidamente también se generan un gran número de oportunidades laborales. Se dan en el ámbito de la competición (deportista, juez, técnico, entrenador) y por supuesto en el de la formación, ya que una de las tareas con más demanda cuando un deporte está en crecimiento es la de instructor.


 


Cuando un deporte se pone de moda son diversas las causas que se dan la mano. El éxito de un campeón español, intereses mediáticos o empresariales, factores demográficos, una novedad legislativa y, por supuesto, las virtudes de la propia actividad. El automovilismo y el kitesurf están relacionados con los primeros, sin olvidar su atractivo como deportes, mientras que el método Pilates y el socorrismo acuático se han ido consolidando poco a poco especialmente gracias a los siguientes.


 


Cualquiera de estas disciplinas, aunque sobre todo kitesurf y Pilates, suponen una vía de desarrollo laboral que cuenta con un gran potencial actualmente. Arrancamos…




 


Automovilismo


 


La alonsomanía ha colocado al automovilismo como uno de los deportes más atractivos hoy en día en España. Sin embargo, cuando Fernando Alonso está en plena carrera hay cientos de profesionales gracias a los cuales el espectáculo de la Fórmula Uno se hace realidad. Aparte de los directores, técnicos y mecánicos de cada escudería, un circuito debe contar con profesionales como un director de carrera, cronometradores, un oficial de bandera, un comisario técnico, un comisario deportivo, etc. En definitiva, profesionales que garantizan la seguridad y el correcto desarrollo de la competición. En el caso de España, el organismo que avala dichas licencias es la Real Federación Española de Automovilismo (RFEA), o su equivalente a nivel autonómico.


 


La Fórmula Uno sólo es una parte de todas las competiciones de motor que se desarrollan. Las licencias oficiales en automovilismo también son necesarias para las otras “fórmulas”, como Fórmula 3000, GT, Toyota, Renault o para los distintos tipos de Rally y competiciones especiales que se programan a nivel nacional, autonómico o incluso local (montaña, clásicos, slalom, etc.). Lógicamente no sólo existen licencias para puestos técnicos o de control, sino que es necesario obtener la habilitación para participar como conductor o copiloto. Así, la RFEA dispone de nada menos que 24 tipos de licencias diferentes según la modalidad y el nivel del candidato, a las que hay que añadir 14 tipos de licencias para pruebas de karting.


 


Las habilitaciones personales más frecuentes en el mundo del motor de competición (también las hay para escuderías o equipos) son: Conductor, Copiloto, Comisario Técnico, Comisario Deportivo, Comisario Técnico Controlador (bandera), Secretario Técnico y Cronometrador.


 


Licencias de conductor


Las licencias de piloto o conductor se organizan fundamentalmente según el nivel de la competición. Para obtener las de mayor nivel es necesario demostrar experiencia en otras competiciones enviando un palmarés personal.


 


La más alta de estas licencias es la de conductor internacional, que tiene varias modalidades (A, B, C y Conductor Internacional Todo Terreno). Les siguen las de Piloto Estatal, Estatal Junior (16-18 años) y Estatal Restringida. Ésta última habilita para pruebas celebradas en España de autocross, regularidad de vehículos clásicos, rallysprint (competiciones autonómicas), trial, slalom o gymkhana.


 


Además de la licencia del conductor, cada vehículo debe obtener también una licencia para competir. Es la conocida como licencia de concursante, que puede ser individual (sólo se registra el vehículo), o de escudería, en la que se incluye un equipo humano, referencia a los patrocinadores, etc.


 


En cuanto a las licencias de copiloto existen las de Copiloto Estatal y Copiloto Estatal Restringido, con un coste de 175 y 115 euros respectivamente.


 


Los requisitos básicos para obtener algunas de las licencias de nivel inicial son enviar una solicitud oficial a la Federación, aportar un certificado médico y pagar las tasas, que oscilan según el título entre los 115 y los 1.160 euros.


 


Falta formación


Llama la atención el hecho de que no se exija ningún tipo de curso para poder obtener alguna de las licencias o participar como piloto en una carrera. Según Carlos Dalet, director comercial de la escuela de conducción TAC, “en España, al contrario que en otros países, el aprendizaje como piloto de automovilismo es eminentemente autodidacta. No se exige un curso previo y se trata en realidad de contar con un vehículo y presupuesto para inscribirse en carreras”.


 


Sin embargo el panorama formativo en automovilismo está cambiando. “La alonsomanía está motivando a gente a iniciarse y se nota que cada vez más personas se decantan por hacer uno o varios cursos que les preparen para la competición”.


 


La escuela TAC fue fundada en Barcelona en el año 84 por Joan Arnella, conocido en el sector como “el maestro”. Actualmente tiene varios vehículos de Fórmula Renault para el aprendizaje y organiza programas de fines de semana en el Circuito de Albacete. Sin embargo, al igual que en otras escuelas como pueden ser la del RACE, o el Centro SAGERIS de Madrid, la mayor parte de la formación en conducción consiste en cursos para profesionales del transporte, seguridad, etc. y se realiza con vehículos que podemos ver diariamente en nuestras calles (turismos, 4x4 o camiones).


 


En los últimos años se está popularizando el que empresas premien a sus empleados con un curso en un vehículo de competición, ofreciéndoles así una experiencia única. “La mayoría de los alumnos de nuestro curso de Fórmula proceden de incentivos de empresa, aunque cada vez son más los que lo realizan con la intención de formarse para competir. Estos suponen ya cerca de un 20 por ciento de los alumnos”, comenta Dalet.


 


Puestos oficiales durante las competiciones


Estas licencias son las conocidas en el sector como licencias “de oficial” y habilitan para los siguientes puestos: Comisario Deportivo, Director de Carrera, Secretario de Carrera, Jefe de Área, Comisario Técnico, Comisario Técnico Controlador (bandera), Cronometrador, Comisario de Ruta, Cronometrador en Prácticas y Comisario de Ruta en Prácticas.


 


La mayor parte de las personas que deciden obtener una de estas licencias lo hacen porque ya están introducidos en el mundo de la competición de motor y son requeridas para poder ocupar un puesto técnico en una carrera. Se trata en realidad de trabajos esporádicos, a los que es difícil acceder sin tener una relación previa con alguna organización relacionada con las carreras.


 


Para las licencias de oficial sí es necesario superar una prueba teórica que consiste en un examen sobre el manual para cada puesto. Algunas federaciones autonómicas, como la andaluza, organizan un curso de entre dos y cinco horas sobre cada manual y licencia, aunque también es posible presentarse a la prueba por libre. Para obtener las licencias de mayor nivel la Federación Española exige además demostrar experiencia en un puesto inferior en competición durante un mínimo de dos años. La tasa para la obtención de estas licencias oscila entre los 55 y los 125 euros.


 


La Federación organiza también a nivel nacional cursos de perfeccionamiento, que suelen programarse a principios de año y versan sobre las novedades en la regulación de las diferentes competiciones.


 


El karting


En la modalidad karting pueden participar niños y jóvenes desde los 7 años, aunque también existen categorías para adultos, sin edad máxima. Para los menores de edad no es necesario, lógicamente, tener el carné de conducir.


 


Las licencias individuales para conductor en competiciones de karting son: Internacional A y B (15 años como mínimo), Internacional C (13 años), Cadete (7-12 años), Junior (12-15 años), Inter-A (15 años), ICC 125 (16 años) y Formula E (18 años). La exigencia de una u otra depende de las normas de cada trofeo en concreto. La tasa para su obtención oscila entre los 115 y los 300 euros.


 


Puede obtenerse más información sobre las licencias de automovilismo en la web de la Federación Española, concretamente descargando la Normativa de licencias de la Federación Española para el año 2005.















(I)

 Tierra, Mar y Aire





(II)

 Servicios Técnicos, Seguridad y Alimentos





(III)

 Profesionales del Deporte





(IV)

 Deportes de Moda

El método Pilates


 


Y tras las emociones de superar los 300 kms por hora (no en los karts, por supuesto), nada mejor que unas sesiones de relax con el método Pilates, una de las más recientes entre las actividades de educación y mantenimiento físico.


 


Ejercicios como el aerobic, step, ciclo indoor (“spinning”) y TBC (Total Body Conditioning) llevan ya años con un crecimiento sostenido en los clubes de cualquier ciudad. Sin embargo, recientemente están haciéndose cada vez más populares las actividades de gimnasia suave, como el método Pilates, el yoga, o el taichi.


 


En realidad la existencia de licencias oficiales es bastante limitada en estas disciplinas. La principal razón es que, al primar la práctica sobre la competición, no cuentan con una federación promovida por el Consejo Superior de Deportes.


 


Adolfo Jiménez es el director del centro O2 de Málaga, la sede malagueña de una de las cadenas de centros wellness de mayor prestigio. “Al no estar estos deportes tan regulados como otros existen pocos títulos que sean oficiales, así que a la hora de elegir formación es importante ser muy cuidadoso e informarse bien de las características del curso y el centro. Hay bastante intrusismo y es importante buscar centros de prestigio, que cuenten con profesores con los suficientes conocimientos y experiencia”.


 


La institución de referencia a nivel nacional es la FEDA, Federación Española de Aerobic y Fitness, que cuenta con sedes en casi todas las provincias. Para la formación en este campo existen también otros centros muy reconocidos, como la escuela Apta Vital Sport, de Valencia.


 


Pilates: en cuerpo y alma


El método Pilates, consiste en una serie de ejercicios de fuerza/resistencia,  flexibilidad y control postural, realizados con la supervisión directa de un monitor en un ambiente relajado. Se trabajan también el control mental y la respiración. Tiene beneficios sobre la corrección de la postura, el fortalecimiento de articulaciones, el mantenimiento de un vientre plano y, en general, su práctica tiene como resultado la mejora de la salud tanto física como mental.


 


Personajes internacionalmente conocidos como Madonna, Jodie Foster, Michael Jordan o la bailarina española Tamara Rojo, por citar algunos, alaban las bondades del método Pilates.


 


Su nombre se debe a Joseph Pilates, que lo introdujo en los Estados Unidos en 1923. Allí se popularizó inicialmente entre actores y bailarines. En los últimos años ha tenido un crecimiento espectacular en nuestro país, relacionado con acciones de difusión provenientes de Estados Unidos, el envejecimiento de la población española, el ritmo de vida actual en las ciudades y por supuesto la constatación de sus seguidores de su valor como método para armonizar cuerpo y mente.


 


Los profesores de pilates son, por tanto, muy valorados. Suelen trabajar en centros wellness (centros de salud), polideportivos, clubes deportivos, gimnasios, centros de rehabilitación y centros de belleza y estética. La remuneración de estos especialistas es algo superior a la de otros profesores de actividades físicas y de salud, y puede situarse entre los 45 y los 60 euros/hora.


 


En cualquier caso, Adolfo Jiménez opina que para ser un profesional demandado en el sector “es bueno que se trate de un profesional polivalente, que pueda dar clases de diferentes niveles con garantías, e incluso de varias disciplinas”.


 


Los temas de un curso básico de instructor de Pilates serían: Origen del método, Principios básicos, Beneficios, Explicación de ejercicios, Anatomía aplicada a los ejercicios, Anatomía general de los músculos funcionales del cuerpo, Anatomía específica y Didáctica aplicada a la dirección del método en clases colectivas.


 


Acceso a la profesión


Según nos comenta la directora de formación de FEDA en Barcelona y Tarragona, Ana Torrent, “lo que más se valora a la hora de contratar un profesor de pilates es su experiencia, más que un título en particular. Es importante que tenga mucha práctica”. Para Torrent, “los atributos de un buen profesor de pilates son saber comunicar, saber ejecutar y mostrar los ejercicios correctamente, corregir bien y tener paciencia”.


 


Obviamente, para obtener estas habilidades es necesario haber superado una formación adecuada. La Federación Española de Aerobic y Fitness (FEDA) ofrece actualmente tres niveles de formación en método pilates, catalogados como cursos de especialización. La mayor parte de los asistentes son personas ya introducidas en la profesión de la actividad física o con estudios relacionados. No obstante, no existen requisitos previos de ingreso y puede cursar el primer nivel cualquier persona interesada.


 


Los cursos son de 25 horas cada uno y se programan en fines de semana. La titulación que se obtiene es la de Técnico Especialista en Pilates, nivel I, II o III, según corresponda. El coste de cada uno oscila entre los 350 y 450 euros, dependiendo de la provincia y otras condiciones como anticipación de pago o ser socio de FEDA. Actualmente FEDA está preparando otros dos niveles de mayor especialización para 2006.


 


Otra escuela de referencia a nivel nacional, como decíamos, es Apta Vital Sport. Se trata de un centro localizado en Valencia y especializado en cursos de formación de instructores deportivos. Cuenta con un extenso catálogo formativo sobre disciplinas de como aerobic, step, fitness y por supuesto método Pilates. Las clases de esta materia se ofrecen en las instalaciones deportivas de la Universidad de Valencia.


 


El curso principal de Apta Vital Sport en la disciplina inventada por Joseph Pilates es Instructor de Pilates. Consiste en una formación de 11 sábados, a razón de 5 horas cada uno, a lo que se añade un programa de prácticas. La formación base es por tanto de 55-60 horas, pero siempre se realizan las prácticas por lo que cada alumno realiza de media unas 100 horas. Según nos comenta su director, Pablo Celis, “hay instructores que desean ganar en seguridad a la hora de dar posteriormente sus clases, y deciden ampliar el número de prácticas como instructor por encima de esas 100 horas totales”.


 


El perfil de alumnos de la escuela se compone fundamentalmente de profesores de actividades de educación física, “pero últimamente está aumentando mucho el número de fisioterapeutas que desean introducir esta técnica como herramienta para la rehabilitación de sus pacientes”, comenta Celis.


 


Apta Vital Sport realiza también concentraciones de especialistas cuatro veces al año, en las que se debaten nuevas técnicas y se intercambian experiencias. Ofrece además clases de formación continuada los sábados y un Master en Pilates, para profesores con experiencia previa que quieran especializarse todavía más en esta técnica. Es posible solicitar más información a la escuela a través de este formulario.


 


Kitesurf


 


Este nuevo deporte es un híbrido entre el surf, el windsurf y el wakeboard, sin olvidar que su idea original tiene mucho que ver con el parapente. Se basa en llevar una especia de cometa o vela amarrada al cuerpo y en los pies una tabla algo más pequeña que las de surf. ¿El resultado? Deslizarse sobre el agua a una velocidad considerable con sorprendentes saltos que pueden llegar a los 20 metros y tener una duración de más de 10 segundos.


 


El kitesurf (surf con cometa) ha incrementado sorprendentemente su número de usuarios en poco tiempo. En España dio el salto definitivo a las primeras páginas de los medios de comunicación el año pasado cuando Gisela Pulido, una barcelonesa de tan sólo 11 años, se convirtió en campeona del mundo en nivel absoluto.


 


A pesar de su novedad el kitesurf es un deporte con cierto grado de profesionalización gracias al patrocinio por parte de marcas como Mistral, Dakine, Slingshot o North Kites, por citar algunas. Éstas ofrecen algún tipo de apoyo a los kitesurfers que destacan en regatas, que puede ir desde la entrega de material hasta un sueldo fijo en algunos casos. Así, es frecuente que en las competiciones de ‘kite’ haya ojeadores en busca de nuevos talentos, al igual que en deportes mucho más desarrollados.


 


En el ámbito de la gestión pública el kitesurf no depende de las federaciones de surf, sino de las de vela, ya que tiene más que ver con el windsurf que con el surf propiamente dicho. En cuanto a licencias oficiales existe variedad en las diferentes comunidades autónomas, aunque con referente común que es la Real Federación Española de Vela (RFEV).


 


Los practicantes que deseen participar en una competición o regata oficial necesitan estar federados, tanto para las competiciones de la Real Federacion Española de Vela como las de las diferentes Federaciones Autonómicas. En la práctica, lo que se pide es la Licencia de Deportista de una de ellas. La mayor parte de las Federaciones Autonómicas sólo expiden un tipo de Licencia de Deportista, en la que está incluido el practicante de Kitesurf. No obstante algunas reseñan específicamente que el federado lo hace en la modalidad de Kitesurf, como es el caso de la Federación Valenciana.


 


Federarse reporta otras ventajas como son el recibir información y el calendario oficial de regatas, ofertas especiales para obtener títulos de vela, descuentos en tiendas especializadas (libros y material), acceso a zonas especiales de en Internet (como tablones de empleo o de compraventa de material de segunda mano), etc. El coste anual de la licencia federativa en el caso de la Federación Valenciana, por ejemplo, es de 79 euros.


 


El Kitesurf es relativamente estacional, su práctica se incrementa en verano pero no desaparece en el resto de estaciones del año. Incluso algunos kitesurfistas prefieren el otoño o la primavera. No son pocos los que se dedican al “surf con cometa” en verano y se pasan al snowboard en invierno, y muchos regatistas de nivel se dedican a competir durante el estío y a dar clase cuando las competiciones escasean.


 


Instructor de Kitesurf 


Para conseguir un título de profesor oficial de Kitesurf hay que realizar un curso que convocan las Federaciones Autonómicas. La formación consta según la legislación de tres ó cuatro niveles (dependiendo de la Federación Autonómica). El primer nivel, Aspirante a Instructor, es de unas 100 horas. Los otros tres niveles establecidos son el de Elemental, De Base y Superior, con 270, 480, y 600 horas teórico prácticas.


 


Según nos informa Cruz de la Viña, de la RFEV, estos cursos se dividen en un Bloque de Enseñanzas Comunes (Anatomía, Psicología, Pedagogía...), otro de Enseñanzas Específicas del Kitesurf (Técnicas  de Navegación, Maniobras, Mantenimiento, Materiales, etc), y un tercer Bloque de Formación Práctica, en el se ponen en práctica las enseñanzas aprendidas en la parte teórica.


 


El título de Aspirante a Instructor habilita para colaborar en la realización de cursos de iniciación a la vela y de actividades lúdico-recreativas. El que posea el título de Instructor Elemental Nivel I, el más frecuente para enseñar, puede realizar tareas de iniciación técnica táctica, programar o dirigir entrenamientos, acompañar a regatistas en competiciones básicas, participar en la organización y desarrollo técnico de las competiciones y actividades, y  colaborar como auxiliar de un entrenador de nivel superior.


 


Los siguientes niveles, Instructor de Base Nivel II y Nivel III, permiten desarrollar las citadas labores en programas más avanzados, formar profesores y entrenadores y dirigir escuelas.


 


En realidad, muy pocas personas en España cuentan con un nivel superior al primero. Como nos comenta Daniel Parrés, secretario de la Asociación Española de Kitesurf (AEK), “en España existen sólo 6 personas que poseen el Nivel III de Instructor de Kitesurf. La mayoría de los profesores titulados tienen el título oficial de Nivel I, que garantiza conocimientos y práctica suficientes para enseñar a alumnos en iniciación y a deportistas con un nivel intermedio. El número de profesores con esta habilitación en nuestro país es de sesenta”.


 


La Asociación Española de Kite, junto con la Real Federación Española de Vela, convoca cada año varios cursos de monitores en lugares frecuentados por los kitesurfers como Tarifa (Cádiz) o La Manga (Murcia). Para poder acceder es necesario tener ya un nivel determinado. En general, conocimientos de navegación y ceñida, montaje de material, salida en solitario al agua, reflote y salto básico y recepción. Si se supera, el curso conduce a la obtención del Instructor de Nivel I y si no, a la de Aspirante a Instructor. El coste ronda los 400 euros.















(I)

 Tierra, Mar y Aire





(II)

 Servicios Técnicos, Seguridad y Alimentos





(III)

 Profesionales del Deporte





(IV)

 Deportes de Moda

El crecimiento de este deporte hace relativamente fácil trabajar como profesor, especialmente en verano. De hecho, no es difícil encontrar practicantes que ofrecen clases directamente y no a través de una escuela, o centros montados “de la noche a la mañana”. Por ello es recomendable preguntar si los profesores de una determinada escuela han hecho el curso de la federación, para contar con la garantía de que tiene conocimientos suficientes y además las habilidades para transmitirlos. Un profesor de kitesurf en una escuela puede obtener ingresos de entre 1.200 y 3.000 euros mensuales, dependiendo de su nivel y de la época del año.


La Asociación Española de Kite y la Real Federación Española de Vela organizan también, aunque de forma más esporádica, cursos de jueces, con el fin de formarles adecuadamente para posteriores regatas o campeonatos. Estas competiciones pueden ser organizadas por una Federación, o bien organizadas directamente por uno o varios patrocinadores.


 


Kitesurf todo el año


Uno de los lugares ideales para su práctica en España son las playas cercanas a Tarifa, “la capital del viento”, donde Eolo está presente más de 200 días al año. En esta zona, que tiene además un clima excelente en cuanto a días de sol, puede ponerse en práctica en cualquier estación. Como nos comenta Alfonso Puntas, director de Viajes del Sur y organizador de cursos de kitesurf, “mucha gente asocia los deportes de mar y playa con el verano, pero otoño, primavera e incluso el invierno son buenas épocas para practicarlo. Las ventajas son que hay menos restricciones de espacio en el agua, menos gente y más seguridad de que habrá viento”.


 


Viajes del Sur, a través de Kitesurfzone.net, ofrece cursos de kitesurf y alojamiento en la ciudad gaditana. Existen programas de diferentes niveles, aunque “el curso estrella es el de iniciación de seis horas, tres en tierra y tres sobre el agua”. Al pasar el verano se ofrece un precio más atractivo. “Si se trata de un grupo de cuatro personas, sería de 180 euros por persona incluyendo alojamiento en un apartamento. Para menos personas en el apartamento o en temporada alta el precio, lógicamente, se incrementa”, nos comenta Alfonso Puntas. Los profesores son federados y se incluye siempre un seguro y el material necesario de forma individual.


 


Otra escuela de prestigio en España es Parres Center, que está situada en Santa Pola, Alicante. Ofrece cursos de iniciación y avanzados, tanto de kitesurf como de otros deportes como surf, windsurf o incluso manejo de vela ligera y catamarán. Tiene además tienda y un club que sirve como de punto de reunión en las playas de Alicante para los practicantes de estos deportes.


 


 


Salvamento y Socorrismo


 


El socorrismo o salvamento acuático es una actividad de interés social que para muchas personas se ha convertido además en una profesión. Con la modernización de las normativas en lo relativo a piscinas, playas y centros de ocio es ya habitual encontrar una persona dedicada a auxiliarnos en caso de un percance en el agua. El salvamento acuático tiene además una vertiente deportiva, organizada de forma parecida a otros deportes, con campeonatos, ligas, torneos, etc.


 


Para poder trabajar como socorrista es necesario, como mínimo, obtener el Título Federativo de Socorrista, y contar con la Licencia de Socorrista Acuático en vigor. Estas habilitaciones están gestionadas en España por las Comunidades Autónomas a través de la correspondiente Federación Autonómica de Salvamento y Socorrismo. Una vez obtenida la Licencia de Socorrista es posible realizar cursos de perfeccionamiento o especialización que pueden ser requeridos para algunos puestos de mayor dificultad.


 


Los puestos de trabajo más numerosos son: socorrista en piscinas, playas, lagos o parques acuáticos. Otra vertiente del socorrismo, a la que pueden dedicarse aquellos que realizan cursos más avanzados, es la de monitor o profesor.


 


La mayoría de las Federaciones Autonómicas, así como la Federación Española de Salvamento y Socorrismo, cuentan con una bolsa de trabajo a la que acuden muchas empresas o instituciones. Hay que decir que se trata de una profesión parcialmente estacional, ya que en verano la demanda es mucho mayor. De hecho, es habitual que socorristas españoles “emigren” durante el invierno a países que están en ese momento en la estación cálida, como Argentina o Australia, para trabajar en sus playas, mientras que profesionales procedentes del hemisferio sur encuentran trabajo en nuestro país en la época estival.


 


La formación en materia de socorrismo y salvamento se estructura en tres niveles. Los títulos correspondientes al primer nivel son: Socorrista de Primeros Auxilios, Socorrista Acuático Profesional, Monitor de Socorrismo Acuático Deportivo.


 


La formación en este primer nivel suele estar a cargo de las Federaciones Autonómicas, como por ejemplo la Federación Madrileña de Salvamento y Socorrismo. Los cursos necesarios para obtener la Licencia de Socorrista son los dos primeros, que suelen realizarse conjuntamente y tienen una duración de entre 40 y 50 horas cada uno. En ellos se ofrecen materias como Salvamento, Anatomía, Fisiología y Natación, Psicología, Primeros Auxilios, Legislación, y lógicamente se realizan prácticas de primeros auxilios y salvamento acuático.


 


Estos dos cursos suelen convocarse cada uno o dos meses, duran alrededor de tres semanas, y en algunas federaciones pueden hacerse también en fines de semana. Una vez superados se obtiene la licencia que permite trabajar como socorrista. El precio de los dos cursos oscila entre los 300 y los 450 euros, y para acceder es necesario tener más de 16 años y haber finalizado el graduado escolar o el 4º curso de la ESO.


 


El otro curso del nivel 1, Monitor de Socorrismo Acuático Deportivo (SAD), permite trabajar como monitor pero sólo para dar clase en cursillos no oficiales (no habilita para enseñar en los cursos que sirven para obtener la licencia).


 


Los títulos de segundo y tercer nivel pueden cursarse también a través de la Federación Española, y una vez superados permiten trabajar como coordinador de equipos de socorrismo, o profesor oficial. Existen también otros cursos de mayor especialización, como por ejemplo Socorrismo en Playas, Técnicas de Buceo para el Rescate, Salvamento con Moto Acuática, etc.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Real Federación Española de Automovilismo


 


Federación Andaluza de Automovilismo


 


Programa Nuevos Valores para el Automovilismo del Principado de Asturias


 


Cursos de la Asociación Española de Kitesurf (AEK)


 


Cursos en Tarifa con Kitesurfzone


 


Escuela de Kitesurf Flyworks


 


Escuela de Kitesurf Fly=Kite


 


Guía de licencias de la Federación de Vela de la Comunidad Valenciana


 


Centro wellness O2 de Málaga


 


FEDA, Federación Española de Aerobic y Fitness


 


Apta Vital Sport


 


Niveles de formación oficial en método pilates


 


Las enseñanzas deportivas en el MEC


 


Consejo superior de deportes


 


Federación Española de Salvamento y Socorrismo


 


Federación Madrileña de Salvamento y Socorrismo


 


Requisitos legales para escuelas de socorrismo en Madrid


 


Cursos de Instructor de Pilates


 


Master en Pilates


 


Cursos de conducción en SAGERIS


 


Cursos de primeros auxilios en a+


 


Cursos de deportes en a+


 


Otros textos relacionados:


Profesor de esquí: más formación y mejor trabajo


Licencias y carnets oficiales I: TIERRA, MAR y AIRE


Licencias y carnets oficiales II. Servicios técnicos, seguridad y alimentos


Arranca la temporada de esquí y los profesionales piden prudencia


Carving: perfecciona tu esquí


Europass, el nuevo curriculum europeo va tomando forma


La nueva Europa cierra el grifo: la formación subvencionada en vilo


Más Reportajes de Formación, Educación y Empleo en a+