Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Las empresas… ¿preparadas para la llegada de la Gripe A?

Las organizaciones tendrán que hacer este año un esfuerzo extra y dedicar tiempo y dinero a elaborar un plan de prevención para actuar en caso de contagio. Entre las medidas que proponen las autoridades sanitarias destaca el teletrabajo como medida p

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Las empresas… ¿preparadas para la llegada de la Gripe A?
Estudiantes-grado-INE

Hasta el momento, preparadas con un plan de contingencia sólo está una de cada cuatro empresas españolas. Pero más vale prevenir que curar, y aunque el coste de un plan de prevención, actuación y seguimiento de una epidemia pueda alcanzar los 90.000 euros para una compañía mediana, hay que tener en cuenta que el coste será mucho más elevado si llega ese contagio a miembros de la empresa.


 


De hecho, se calcula que este nuevo virus podría costar a las empresas españolas más de 3.000 millones de euros de bajas laborales y caída del consumo. Y es que, según estima el Ministerio de Sanidad y Consumo, el contagio podría llegar como máximo a un tercio de los 19 millones de trabajadores españoles, quienes se podrían ausentar de su puesto de trabajo un promedio de 6,5 días cada uno. Si tenemos en cuenta que el Instituto Nacional de Estadística (INE) calcula que el coste laboral bruto por empleado es de 2.434 euros al mes… las cuentas no andan desencaminadas.


 


Incidencia de una pandemia en la empresa


 


Como cabe la posibilidad de que se den casos de Gripe A en las empresas, Juan García Gay, responsable de Consultoría en Continuidad de Negocio de Marsh, insta a las organizaciones a poner en marcha planes preventivos. “Las principales medidas no son muy complejas, simplemente exigen sentido común”, explica. En su opinión “no se trata de ser alarmistas sino realistas” porque “a día de hoy, una empresa no puede permitirse el lujo de menospreciar el riesgo”.


 


Si el riesgo se convierte en realidad, los empleados se verían en la obligación de velar por su salud, por lo que serían necesarios protocolos de comunicación bien bosquejados.


 


A consecuencia de la pandemia, se podría producir además una caída en la demanda de productos, así como pérdida de clientes, se verían afectados los sistemas de control y calidad de los proveedores, habría que implementar el control sobre la calidad de la elaboración y distribución de los productos y la cadena de suministro podría quedar bloqueada. Sobre este punto, la consultora Marsh destaca que es precisamente la cadena de suministro la última prioridad para las empresas por lo que, si las autoridades sanitarias del país donde se encuentra una cadena de suministro impusieran el cierre de fronteras, o la enfermedad alcanzara a los empleados, las empresas corren el riesgo de quedar desabastecidas.


 


Por ello, y aunque muchas empresas cuenten con planes de Gestión de Crisis y de Continuidad de Negocio, se recomienda actualizarlos debidamente o diseñar nuevos planes siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de los gobiernos.


 


Una guía práctica para prepararse


 


Sólo es necesario, por el momento, ser precavidos. Y para ello el Ministerio de Sanidad y Consumo lanzó el pasado mes de julio la Guía para la elaboración del Plan de Actuación de las empresas o centros de trabajo frente a emergencias (pandemia de gripe), consensuada con los sindicatos UGT y CC.OO. y las patronales CEOE y CEPYME. Se trata de una herramienta de ayuda para que las organizaciones conozcan qué tipo de acciones han de llevar a cabo cuando la productividad de una empresa pueda verse amenazada por brotes de gripe.


 


Así, en la guía se recomienda en primer lugar la preparación para el impacto que ejercería una pandemia en la empresa. De ahí que, llegado el caso, se designara a un coordinador y un equipo que trabaje en la planificación de las labores de respuesta, o determinar áreas y empleados esenciales.


 


Por otro lado, habría que prepararse para la incidencia en empleados y clientes. Las organizaciones han de anteponerse a la ausencia de empleados por enfermedad personal o familiar. Se podrían, por tanto, establecer reglas para modificar la frecuencia y el tipo de contacto persona a persona. Según se ha establecido, los casos de cuarentena y aislamiento “serán considerados como baja laboral en la Seguridad Social”, ha aclarado la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, aunque “debemos tener en cuenta que en la mayoría de los casos, los síntomas de la enfermedad remiten pasados tres días”.


 


Desde el Ministerio se recomienda, asimismo, poner a disposición de los trabajadores y clientes el material necesario para evitar el contagio. Un ejemplo son los productos de higiene de manos.


 


También cobra protagonismo la formación e información que se pueda ofrecer a la plantilla en cuestión de páginas web o teléfonos de consulta, así como inspirar tranquilidad en situaciones de ansiedad o cuando empiecen a circular rumores infundados.


 


Asimismo, se recomienda la coordinación de esfuerzos con otras organizaciones como la colaboración con las autoridades sanitarias y compartir las buenas prácticas de la empresa.


 


Por último, habría que valorar la posibilidad de que los empleados pudieran trabajar desde casa o con un horario flexible, así como fomentar nuevas formas de comunicación laboral, como las reuniones virtuales, que ayuden a minimizar la propagación del virus en el lugar de trabajo.


 


Entre ese tipo de información se hace especial hincapié en el conocimiento de la enfermedad y las medidas de higiene personal (lávese las manos con frecuencia, tosa o estornude en un pañuelo desechable...). Por el contrario, sigue sin recomendarse el uso de mascarillas de ningún tipo en la población general como medida para disminuir el riesgo de exposición al virus.


 


“El próximo paso será la adaptación de las guías para cada sector, haciendo especial hincapié en aquellos sectores que aportan servicios esenciales”, como los profesionales sanitarios, los bomberos o los policías, señaló la secretaria de Políticas Sectoriales de UGT-Madrid, Carmen López.


 


Y es que entre un 25% y un 35% de las personas que contraerán el virus de la Gripe A, lo harán por su suspensión en el ambiente. Al menos es lo que constata la Federación de Empresas de Calidad Ambiental en Interiores (FEDECAI), que recomienda evitar corrientes de aire frío directas sobre los empleados y temperaturas inferiores a 20º durante todo el año. Además de aconsejar la verificación de los filtros de ventilación y disminuir la densidad de ocupación de los espacios cerrados, propone lograr una humedad relativa cercana al 50%, evitando extremos.


 



 



El teletrabajo, ¿solución para evitar contagios?


Las grandes empresas… ‘manos a la obra’


El teletrabajo, ¿solución para evitar contagios?


 


Distanciamiento social y cambios en los patrones de movimientos son algunos de los consejos que llegan desde el Ministerio de Sanidad para aplicar en el día a día de las empresas. Son medidas que incluyen la modificación de la frecuencia y el encuentro cara a cara de los empleados, de forma que se puedan evitar apretones de mano y reuniones presenciales por otros encuentros que facilitan las nuevas tecnologías como son las teleconferencias.


 


De hecho, la posible llegada del virus H1N1 ha hecho reflexionar a las empresas y plantearse que los empleados puedan realizar su trabajo desde casa, lo que evitaría el contagio masivo y la abstención laboral y mantendría los niveles de productividad.


 


El departamento de Sanidad en Estados Unidos, por ejemplo, ha pedido a los empresarios que sean flexibles con las bajas laborales que se produzcan por el contagio de la Gripe A y les ha sugerido que tengan en cuenta el trabajo desde casa como medida para hacer frente al previsible aumento de absentismo laboral.


 


Esta práctica es posible gracias a las nuevas tecnologías que permiten realizar el trabajo por medio de fax, correo electrónico y teléfono móvil, de forma que el trabajador a distancia puede establecer contacto con el resto de la plantilla sin tener la necesidad de acudir de manera presencial al centro de trabajo.


 


El teletrabajo aporta beneficios tanto para la empresa como para el trabajador. Para la empresa porque necesitan menos infraestructuras, registran menor absentismo laboral, e incluso reducen los problemas de convivencia de los empleados. Y para el trabajador porque disfrutar de mayor autonomía, un horario más flexible que le permite conciliar la vida laboral y personal, e incluso ahorra en costes procedentes, por ejemplo, de la gasolina.


 


En línea con esta iniciativa de implementar el teletrabajo para ciertos puestos de trabajo, se podrían además adecuar las herramientas de trabajo para hacerlas compatibles con trabajo remoto, mediante CRM vía web o telefonía IP.


 


Las grandes empresas… ‘manos a la obra’


 


Ante el previsible aumento de casos de Gripe A en otoño, muchas empresas ya han puesto en marcha medidas para hacer frente al contagio.


 


Endesa, por ejemplo, ha elaborado una lista con los puestos críticos a cubrir en caso de que la influenza tenga una incidencia elevada en la plantilla, y por tanto produzca un elevado absentismo laboral.


 


Otra organización como Johnson Diversey ha creado la página web cleanerandhealthier.com, desde la cual se ofrece información actualizada sobre la gripe A en 11 idiomas y consejos para su prevención.


 


Las campañas informativas para los empleados es una de las medidas más adoptadas por las grandes empresas. Así, por ejemplo, Iberia ha puesto en marcha una campaña para que sus trabajadores conozcan los síntomas, transmisión y prevención de la enfermedad. O Telefónica, que ha elaborado un protocolo para que los trabajadores conozcan qué pueden hacer en cuestiones de higiene.


 


El Banco Santander, por su parte, también ha iniciado fórmulas de este estilo con datos sobre la incidencia del virus en varios países y algunas recomendaciones para evitar su contagio. En la empresa de Emilio Botín se realizan además seguimientos durante diez días a los trabajadores que llegan de un viaje del extranjero.


 


Aun así, y teniendo en cuenta que es imprescindible el papel de las empresas para que se eviten muchos contagios, “los servicios sanitarios están preparados”, ha asegurado el secretario general de Sanidad del Ministerio de Sanidad y Política Social, José Martínez Olmos, quien aclara que en la práctica totalidad de los casos detectados “la gripe evoluciona de manera leve” con curación “en pocos días”.


 


 


*  *  *  *


 


Más información:


 


Guía para la elaboración del Plan de Actuación de las empresas o centros de trabajo frente a emergencias (pandemia de gripe)



 


Ministerio de Sanidad y Política Social



 


Marsh


 


FEDECAI