Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

La tesis de Marta. Crónica de una tesis

El pasado viernes día 5 de julio Marta Muñoz defendió su tesis centrada en una investigación sobre un producto para el tratamiento de aguas residuales. Aprovechando el acto, en Aprendemas.com quisimos conocer más a fondo como es eso de investigar y d

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de La tesis de Marta. Crónica de una tesis
Estudiantes-grado-INE

11:46 de la mañana. Apenas le faltan a Marta 14 minutos para que dé comienzo su defensa de la tesis y nada puede quedar al azar. La temperatura de la sala, la iluminación, el ordenador, los cientos de fichas preparadas en Power Point, el proyector, los micrófonos, incluso las transparencias por si algo fallara, todo ello ha de estar en su sitio tal y como cuando lo ensayó estos últimos días. No hay tiempo para preocuparse de otras cosas y menos de las preguntas de un periodista siempre inoportuno en estas circunstancias.


Y aunque así fuera, qué iba a responder, ¿que está nerviosa?, ¿que éste es un momento muy importante en su carrera? Eso es evidente y se puede percibir sin necesidad de preguntarlo. Con sólo observar sus movimientos se adivina ese ansia por tener todo controlado, pero también sus gestos denotan la seguridad del que ha estudiado a fondo una materia de tal manera que ya no hay resquicios para la duda. Hoy Marta se juega mucho y sobretodo tiene ganas de terminar con cinco años de duro trabajo, justo el tiempo que ha tardado en hacer la tesis. "La verdad es que he querido hacerla rápido pues lo normal es que dure entre seis y siete años".


Y eso que sus inicios fueron titubeantes. Primero por las personas que propusieron a Marta dirigirla en su tesis y que no la convencieron y segundo por los campos en los que probó suerte hasta que encontró el definitivo. Lo que tenía claro es que todo aquel que quiere prosperar como profesor universitario tarde o temprano debe hacer una tesis. En ello le va el salario, (casi puede duplicarlo), y a la universidad el prestigio ya que éstas (especialmente las privadas) necesitan un cierto número de doctores por departamento. Así, aunque la universidad Alfonso X el Sabio no le costeó los gastos del programa, sí le dio otras facilidades. "En cualquier otra profesión, hacer un doctorado es prácticamente imposible. Además, ten en cuenta que las becas para realizar trabajos de investigación son muy limitadas, no dan derecho a seguridad social ni a paro, lo cual, pone en una situación muy precaria al recién licenciado que aún no tiene un empleo. Sin embargo, el hecho de trabajar como profesora me ha permitido disponer de tiempo y de ingresos regulares para seguir investigando".


En efecto, los trabajos en laboratorio son sumamente caros y desde luego mucho tiempo se necesita. Marta ha trabajado en su tesis una media de cinco horas diarias durante cinco años. De ellos, cuatro han sido de pura investigación. "Son demasiadas horas, muchas veces sin llegar a avanzar en tus experimentos, dando palos de ciego como así me pasó durante dos años, a menudo encerrada en un laboratorio, desconectada de todo, con la dificultad añadida de que en todo este tiempo he tenido dos hijos". Así las cosas, parece inevitable que uno alguna vez se plantee abandonar tan dura prueba.


Mujer combativa donde las haya, Marta siempre ha conseguido superar aquellos momentos más difíciles. Y en esto tampoco quiere olvidar el apoyo encontrado a su alrededor, y en especial aquel recibido de los que han sido sus dos directores de tesis, José Ramón Ochoa y Concepción Fernández. "José Ramón ha sido para mí imprescindible. Fue él el que finalmente me convenció para ponerme en marcha con la tesis proponiéndome un primer trabajo de investigación. Es habitual que con el tiempo la relación entre el que hace una tesis y su director se vaya deteriorando, pero en mi caso nuestra relación ha sido extraordinaria. Él no me ha dejado en ningún momento y al final hemos hecho una magnífica amistad". Concepción, por su parte, también prestó un gran apoyo en muchos momentos y de hecho fue la que le abrió las puertas para que la Universidad de Alcalá de Henares aceptase su proyecto de tesis.

Así, si este es un día muy especial para Marta, tampoco deja de serlo para ellos, los que han sido sus dos directores. Como bien dice José Ramón, "aquí también se está juzgando al director de la tesis. Muchas han sido nuestras tareas de apoyo en todo este tiempo, entre las que están, la planificación de experimentos, la discusión de los distintos resultados, modificar hipótesis de partida, asesorar, orientar en la bibliografía, sugerir distintas lecturas que vayan ampliando su cultura y su domino del campo, así como, darle a conocer aplicaciones o teorías de campos similares, y en general, realizar una continua transferencia de conocimiento. Pero además, sólo nosotros tenemos la decisión absoluta de que una tesis pueda presentarse". Y es que José Ramón sabe que hoy su prestigio científico está en juego.
El título de la tesis es para asustar a cualquiera: "Desarrollo de Nuevos Floculantes por Polimerización en Microemulsión Inversa". Como dijo esta mañana Nacho, su marido, ya sólo decirlo del tirón es todo una hazaña. Por eso, quizá oriente un poco más al ignorante, (como somos la mayoría en este caso), si se le dice que es un estudio científico sobre un campo concreto del tratamiento de aguas residuales. El objetivo de toda tesis no es otro que aportar un avance en el saber, un ir más allá, ya sea formulando y defendiendo nuevos conceptos, fenómenos o teorías y demostrando esas posiciones, y desde luego, ésta ha profundizado en un campo escasamente investigado en nuestro país, inclusive en parte totalmente novedoso.


Así las cosas, más de uno no va a entender nada en la sala, pero da igual, para ellos lo importante es que Marta es una persona cercana y que ahora necesita más que nunca del calor y apoyo suyo, igual que en todos estos años pasados. Palabras como micela, tensioactivos o polisaturado, entre otras, les sonará a chino a casi todos pero seguro que escucharán con atención y se deleitarán como si se tratara de una armoniosa sinfonía.


Bueno, ahí al fondo ya viene el tribunal. Estos sí serán más críticos y seguro que van a poner a prueba los conocimientos de nuestra heroína. En sus rostros graves y paso decidido uno enseguida ve que ha llegado la hora de los valientes.


"De momento todos debemos quedarnos fuera esperando hasta que la secretaria del tribunal nos haga entrar en la sala"...


Y así empieza la defensa.


¿Cum Laude?


"Ya te dije que no le miraras a la cara", y si alguien sabe de lo que habla en este caso no es otra que Concepción. Bueno, esto ya es agua pasada que no moverá molinos pues la cosa está hecha y sólo queda esperar unos minutos para conocer el dictamen. Eso no quita que más de uno esté deseando que el tiempo pudiera retroceder.


Somos humanos y no podemos escapar a los errores. Ya se sabe, la vida no suele dejar segundas oportunidades y el tribunal en este caso no va a ser la excepción. Sea lo que sea, el caso es que los ojos de Marta no pueden ocultar un cierto abatimiento. "No te preocupes, lo has hecho muy bien", le consuelan todos sus más cercanos entre efusivos abrazos. Y su madre dice lo que muchos hemos pensado justo unos momentos antes en la sala, "desde luego, ese último ha sido entre graciosillo y punzante". Nacho, su marido, también ha sufrido con ese aguafiestas que no paró de preguntar... "definitivamente un pesado".


Era inevitable. Como en todas las tesis y tras la exposición impecable por parte de Marta, se pasó a la ronda de preguntas que los cinco miembros del tribunal aprovecharon en primer lugar para felicitar por el trabajo de investigación realizado, tanto a Marta como a aquellos que más le han ayudado, pero que también aprovecharon para hacer las preguntas y aclaraciones pertinentes. Muchos halagos aunque asimismo este puñado de eminencias científicas españolas quisieron sacar a la palestra ciertas erratas o imprecisiones, conceptos o conclusiones faltos de aclarar por parte del doctorando, y claro, alguno tenía que intervenir con cierta mala leche. Pero así tiene que ser, toda tesis debe penetrar en la esencia misma de un objeto de estudio y no caer en generalidades, y así tampoco, nada puede quedar en el tintero.

Bueno, en estos actos no hay mucho tiempo para lamentarse y pronto nuestra protagonista de este su gran día fue requerida por el tribunal. Por supuesto todos la seguimos con ansiedad y un poco temerosos, quizá sin fundamento pues en los pasillos el comentario general fue que después de todo Marta había estado fenomenal en la defensa. Fueron breves y en un tono muy protocolario el presidente del Tribunal, Fluctuoso Barba Valiente, dio la sentencia definitiva:
"Este tribunal ha decidido por unanimidad concederle la máxima calificación, Sobresaliente Cum Laude"


(Vítores y Aplausos)


Investigación y empresa


Si algo quisieron destacar varios de los miembros del tribunal en esta tesis fue el hecho de que los resultados de sus investigaciones estaban teniendo ya una aplicación práctica, en concreto, un producto patentado para depurar aguas residuales y que está ahora en proceso de producción. Y con esto, algún miembro del tribunal aprovechó para lamentarse de que son raras las tesis que como ésta consiguen una fructífera conexión entre el mundo académico y el mundo de la empresa.


Según José Ramón Ochoa cada vez menos gente quiere hacer tesis doctorales, si exceptuamos aquellos que se dedican a la docencia en la universidad. Además, se queja este investigador que a diferencia de otros países, pocas industrias y laboratorios en España contratan doctores. "Ten en cuenta que ahora el acceso a una beca es más difícil. Además las ayudas no son muy elevadas, unas 130.000 pesetas que es lo que va a estar cobrando durante 5 años. Sin embargo, cualquier licenciado que se incorporara a una empresa empezaría cobrando entre 180.000 y 200.000 pesetas".


Pero también hay que tener en cuenta como es el tejido industrial español. Entre un 95 y 97% de las empresas son PYMES, ya no pequeñas sino sobretodo minúsculas con no más de 15 empleados en muchos casos, y así se puede entender la poca capacidad que tienen estas empresas para invertir en investigación. De ahí, que José Ramón destaque la importancia de los casi 900 centros tecnológicos que se han ido creando en los últimos 15 años en nuestro país. "Estos centros realizan una investigación semiprivada, que casi siempre emprenden cuando una empresa concreta muestra interés por la explotación de los productos resultantes". Y pese a estos avances, insiste este científico que la universidad y la empresa tienen que trabajar más conjuntamente. "Todavía en el mundo académico hay cierta idea de que una investigación respaldada por una empresa no puede ser de prestigio. En este sentido yo pienso que hay que buscar un equilibrio, entre investigar para aplicar e investigar para conocer".


Y ahora qué...


Marta lo tiene claro. Su vocación es la enseñanza y a sus alumnos y a su universidad se va a dedicar de lleno a partir de ahora. Y uno a veces se pregunta que si no le da rabia que otros se estén beneficiando de sus investigaciones mientras ella no va a oler un duro.


"Para mí ya es suficiente recompensa el título de doctor. Además, aunque yo no la disfrute, la patente es mía, y hay que decir que fue la propia empresa la que apostó por mi investigación y me apoyo materialmente"


Tampoco necesita que publiquen su tesis, se conforma con que pase a formar parte de la base de datos de tesis doctorales TESEO , para que tanto desde una biblioteca como desde Internet algún día alguien pueda beneficiarse de sus investigaciones. Esta recoge todas las tesis leídas en las universidades españolas desde 1976 y es junto con la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes Saavedra la mayor de habla hispana.