Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Juguetes educativos: una elección acertada en Navidad

“En busca del juguete perfecto” podría ser el título que da nombre a una aventura que se repite cada año por estas fechas. Los comerciantes y fabricantes no lo ponen fácil pues la mayoría opta por la originalidad y la calidad, y más ahora cuando la c

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Juguetes educativos: una elección acertada en Navidad
Estudiantes-grado-INE


La creación no tiene límites, y menos cuando se trata de niños. No hay más que ver los juguetes que llegan para esta Navidad: ordenadores que enseñan a leer y escribir, un lápiz que habla, una cámara-microscopio que aumenta el tamaño de las imágenes o un teléfono que reta a realizar juegos de memoria.


 


La tecnología sigue triunfando, las muñecas de siempre cambian de imagen y los juguetes son más interactivos que nunca. Así llegan los juguetes estas Navidades y, por lo que cuentan los expertos, son cada vez más originales y a la búsqueda constante de la calidad y la seguridad. Son algunas conclusiones que pone de manifiesto la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) en su informe Juguetes Estrella 2008-2009.


 


Eso sí, las preferencias de los más pequeños siguen inamovibles: deportes/aire libre (18,9%), infantil/preescolar (15,8%), muñecas (13,7%) y vehículos (11,9%) van a ser un año más líderes de ventas estos meses. Aunque hay otras categorías que van a experimentar un importante crecimiento como son las figuras de acción y aquellos de aprendizaje e investigación. A la baja van, en cambio, los peluches y juegos artísticos, según el informe.


 


Y es que los juguetes también se adaptan a los cambios. Cada vez son más populares los juguetes educativos, aquellos en los que es crucial la participación del niño en el juego, donde se combinan aprendizaje y diversión. Hay algunos juguetes educativos, incluso, que hablan para enseñar a contar, a leer, a sumar o a reconocer animales. “Sin dejar de primar la diversión y la ilusión del juego y el juguete”, asegura José Antonio Pastor, presidente de la Asociación, “el sector ofrece propuestas de juego con mayor contenido educativo y pedagógico”.


 


También lo asegura un reciente informe de Disney Store en el que, tras consultar la opinión de 3.000 padres y madres, se desprende que este año se comprarán más regalos para Reyes que para Navidad y al menos uno de la lista será un juguete educativo.


 


Desarrollar capacidades a través del juego


 


Los juegos permiten a los niños y niñas explorar e imitar el mundo que les rodea, con el juego ponen en marcha los mecanismos de su imaginación y desarrollan su creatividad. El juego, además, es uno de los mejores métodos de aprendizaje, ya que lo que se aprende mediante el juego se asocia con la diversión y es, por tanto, más fácil de recordar. Los expertos coinciden en que es una parte fundamental para el desarrollo cognitivo (intelectual) y afectivo (emocional) del niño. Es durante el proceso del juego cuando los niños ponen en práctica los conocimientos sociales adquiridos, aprendiendo a socializarse.


 


El objetivo del juego y de los juguetes siempre debe ir enfocado a la diversión del niño, pero eso no impide que combine otros factores instructivos. Evidentemente no todos los juguetes tienen el mismo valor educativo, serán más beneficiosos en la medida en que promuevan la propia creatividad y la participación del niño. Algunos juguetes, especialmente los que imitan a personajes del cine o la televisión, pueden resultar muy atractivos, pero no demasiado instructivos, ya que los niños juegan según los guiones marcados por otros. Además, corren el riesgo de convertirse en dependientes de estos juguetes y perder la capacidad de crear sus propios juegos.


 


Por el contrario, existe otro tipo de juguetes que no disponen de un guión predeterminado, sino que ofrecen al niño un amplio abanico de posibilidades de juego. La arcilla, los muñecos o los bloques de construcción permiten infinidad de combinaciones, de roles y de situaciones. Los niños pueden investigar libremente, hacer y deshacer a su antojo o plantear problemas y resolverlos ellos mismos. El uso de este tipo de juguetes fomenta ciertas capacidades muy valoradas en la escuela, como la madurez, la imaginación o el pensamiento creativo.


 


“Me pido un videojuego”


 


Aunque no son todos, sí la gran mayoría de los niños pedirán este año a los Reyes Magos o a Papá Noel un videojuego, según Eroski, frente a los peluches y juegos de magia que serán los menos vendidos. Pero ¿qué hay detrás de los videojuegos? ¿Aportan algún beneficio? Ciertos autores como Fileni, Colwell o Estallo que han estudiado la personalidad de los jugadores han concluido que esta práctica no supone ningún perjuicio para las relaciones sociales. Todo lo contrario, los niños acostumbrados a jugar con videojuegos son más extrovertidos, tienen más frecuencia de trato con sus amigos y una mayor socialización.


 


Porque Harry Potter no sólo enseña magia. También, y aunque no se aprecie de entrada, promueve en los niños actitudes de compañerismo y convivencia en la escuela. Lo mismo pasa con Los Sims que enseñan a formarse una personalidad, a cuidar a los animales y a ser ordenado, disciplinado y amable para no perder el trabajo y poder optar a un ascenso. O en el juego FIFA 08 donde es imprescindible el trabajo en equipo y el esfuerzo personal para lograr un objetivo. Es la otra cara de los videojuegos que plasmaron en el estudio “Aprendiendo de los videojuegos” que realizó en 2007 un equipo de psicólogos y psicopedagogos de la Universidad de Alcalá, la UNED y la Universidad Autónoma de Madrid.


 


Por su parte, el informe de Eroski pone de manifiesto que los efectos positivos de los videojuegos dependen en gran parte de la implicación de los padres, la elección del juego y en el acuerdo de unas normas: hay que intentar que los niños sepan diferenciar la realidad y la ficción, jueguen en lugares bien iluminados y desarrollen ciertas habilidades.


 


Mejorar la coordinación y potenciar el análisis estratégico y la capacidad para resolver cierto tipo de problemas en el menor tiempo posible son algunos de los beneficios que, según constata Sony en un informe, aportan los videojuegos. De hecho, el 70% de los padres consultados reconoce estos beneficios, la mayoría además controla lo que juegan los hijos y el 86% juega ocasionalmente con sus hijos.


 


No obstante, antes de regalar un videojuego educativo a un niño es conveniente comprobar que cumple una serie de requisitos, como la facilidad de uso, la versatilidad, la calidad audiovisual y de sus contenidos, la adecuación a los usuarios y a su ritmo de trabajo, y el fomento de la iniciativa y el autoaprendizaje. Normalmente la información que aparece en los productos multimedia suele limitarse a una breve descripción del contenido y al mínimo de edad recomendado, por lo que antes de comprar un videojuego es recomendable buscar más información en foros de Internet, acudir a tiendas especializadas o indagar sobre las experiencias de otros padres.


 


 



[Consejos para ahorrar


y elegir el juguete adecuado]


 

Papá Noel y Reyes Magos, este año moderados


 


La confianza del sector en la campaña de Navidad no se ha perdido, sobre todo porque, además de que las familias españolas confían en la llegada de Papá Noel y los Reyes Magos aunque quizás este año menos cargado de regalos, también porque la tasa de población infantil creció un 1,65% en 2007. De hecho, en estas Navidades de consumo contenido, la Asociación prevé un gasto medio por niño de 187 euros.


 


No hay duda de que prima la moderación en el carácter consumista de los españoles, pero sin perder la responsabilidad de consumo. Según el informe, el sector prevé un descenso en el número de juguetes adquiridos, pero una mayor consciencia sobre la calidad y la seguridad de los regalos. “Las copias y falsificaciones están a la orden del día”, indica el presidente de la AEFJ, “por ello, como consejo, se debe desconfiar de las diferencias sustanciales de precios entre productos aparentemente iguales, y con más motivo cuando provengan de establecimientos que no ofrecen todas las garantías”.


 


Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) constata en un informe que es posible ahorrar hasta un 20% en la compra de juguetes de un establecimiento a otro. Para ello se han elegido 42 “juguetes estrella” en Navidad y se han recogido precios de 143 establecimientos situados en 15 ciudades españolas. ¿La más barata? Oviedo. ¿Y las más caras? Madrid y Alicante. De ahí que aconseje limitar la cantidad de anuncios que ven los niños, pues son fácilmente influenciables por la publicidad; comparar precios; o tener en cuenta la edad del niño para adquirir uno u otro regalo.


 


La diferencia de precios es más acusada entre pequeños y grandes comercios. También lo pone de manifiesto así FACUA-Consumidores en Acción que ha realizado un estudio comparativo en seis grandes superficies sobre los precios de 118 juguetes y los resultados dejan claro que entre estos grandes establecimientos la oscilación media es de sólo el 2,9%. Es decir, la mayoría de los juguetes tienen precios casi idénticos en estas superficies, siendo Toys´R´Us o El Corte Inglés los comercios con los precios más elevados, al contrario que Carrefour, Eroski o Alcampo. Y muy pocos, como aseguran desde FACUA, han reducido sus precios con respecto al año pasado, a pesar de la bajada de ventas que vaticina el sector.


 


Juguetes seguros


 


Fijarse en el etiquetado es un paso que no puede pasarse por alto. Es uno de los requisitos obligatorios que debe cumplir un juguete en materia de seguridad. La etiqueta debe incluir información sobre el correcto uso del mismo o desaconsejando su uso para una determinada franja de edad. Por ello, la AEFJ con ayuda de la Consellería de Industria, Comercio e Innovación de la Generalitat Valenciana, ha creado la Guía del Etiquetado del Juguete. Se trata de una herramienta interactiva que pretende servir de orientación a la hora de conocer los requisitos normativos que ha de cumplir un juguete en cuanto a su etiquetado e instrucciones. Por el momento únicamente genera informes con el etiquetado obligatorio en español, pero próximamente estas advertencias podrán consultarse en los 27 idiomas de la Unión Europea.


 


Además AEFJ está trabajando en la actualidad en la creación del portal web www.niñoseguro.es con el fin de dar solución a la necesidad continua de información por parte de consumidores y que verá la luz en Diciembre de 2008.


 


Consejos para acertar en la elección del juguete


 


La variedad de juguetes hace muy complicada la elección. De ahí que ADECES (Asociación Pro Derechos Civiles Económicos y Sociales) haya resumido en once puntos las principales cuestiones para acertar con el juguete.


 


1. Función del juguete: la función básica de cualquier juguete es divertir. Si bien, entre la variedad existente, muchos, además, tienen una aplicación didáctica que ayudará al niño a desarrollar nuevas inquietudes y adquirir nuevos conocimientos.



2. Precio: el mejor juguete no tiene que ser necesariamente el más caro. Antes de adquirir un juguete, es preciso comprobar que, en realidad, es el más adecuado para el destinatario concreto.

3. Edad y espacio: comprobar que el juguete está indicado para la edad del niño. En general, las cajas suelen señalar el intervalo de edad para la que está destinado, si bien en ocasiones es demasiado amplio y poco preciso. Nadie mejor que el adulto para valorar su adecuación. También es importante observar la relación entre el tamaño del juguete, la edad del niño y el espacio con el que éste dispone para jugar.



4. Juguetes unisex: es importante comenzar a evitar antiguas teorías que tan profundamente han calado en nuestra sociedad, de modo que las muñecas eran para las niñas y los coches para los niños. Ya hemos señalado que los niños aprenden mediante el juego, por lo que es altamente recomendable la elección de juguetes que transmitan la igualdad.



5. Juguetes que fomenten la actividad: la elevada tasa de obesidad infantil -según datos del INE, Encuesta Nacional de Salud 2006, publicada en Marzo de 2008, entre la población de 2 a 17 años, el 18,7% tienen sobrepeso y el 8,9% es obeso-, aconseja regalar a los niños juguetes que provoquen el movimiento. Mejor un coche manual, que obligue al niño a desplazarse para moverlo, que uno a pilas o a batería, que promueva actitudes sedentarias.



6. Cuestión de seguridad: la etiqueta del juguete es una de las principales cuestiones a revisar: obligatoriamente debe incorporar la marca “CE”, indicativo de que el juguete cumple las normas de seguridad de la Unión Europea.


 


7. Los juguetes que se arman: es importante tener en cuenta que aquellos juguetes que requieren de instalación antes de ser utilizados precisan de la necesaria participación activa de un adulto.



8. Obligatoria protección: las bicicletas, patinetes y patines deben ir acompañados de rodilleras, coderas y casco adecuados al tamaño y la edad del niño.



9. “A guardar, a guardar, cada cosa en su lugar…”. El niño debe asumir que el juguete es su responsabilidad y que, al terminar de jugar con él, deberá guardarlo en el lugar que, previamente y con su colaboración, se halla destinado para ello.



10. El móvil puede esperar: hay que tener presente que un teléfono móvil no es un juguete. Por lo que, antes de regalarlo como tal, asegúrese de que su hijo tiene la edad adecuada para darle el empleo correcto. En algunos países su uso está desaconsejado para los niños.



11. Los padres, el mejor juguete: no se debe olvidar que, para los niños, el momento más especial del día es aquel que le dedican sus mayores en exclusiva. Compartir tiempo con los niños no solo es gratificante, sino altamente necesario.


 


Y un último consejo: no esperar a última hora, que las novedades se agotan y los precios se disparan.


 


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Juguetes Estrella 2008-2009


 


Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ)


 


Ludomecum


 


ADECES