Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Ideas para no aburrirse en Navidad

Descansar y desconectar del trabajo. Estos son los objetivos generales que casi todo el mundo suele marcarse en vacaciones y la Navidad no es una excepción. ¿O sí? Estas fiestas son quizás las más ajetreadas con los regalos, preparativos de la casa,

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Ideas para no aburrirse en Navidad
Estudiantes-grado-INE

Para los estudiantes (universitarios y escolares), la Navidad es sinónimo de dos a tres semanas de vacaciones. Los trabajadores no tienen tanta suerte y el número de días libres dependerá sobre todo de las vacaciones que quieran gastar, ya que sólo los días 25 de diciembre, 1 de enero y 6 de enero son festivos. Sin embargo, en función del calendario es posible concatenar varias jornadas de libranza ‘gastando’ unos pocos días.


Tanto si se opta por aprovechar la cercanía entre festivos para disfrutar de vacaciones como si nos limitamos a lo que marca el calendario laboral, lo cierto es que la Navidad es uno de esos periodos que invita a la actividad. Es complicado descansar durante estas fiestas, y más si pretendemos dejarnos invadir por el espíritu navideño. La lista de tradiciones con las que cumplir es larga y por si no fuera poco, hay multitud de opciones ‘de temporada’ con las que entretenerse.


Parece que si algo está prohibido en Navidad es aburrirse y si no, basta con echar un vistazo a la lista de tareas en las que podemos ocupar nuestro tiempo.


Preparar la Navidad


La primera y la más lógica. Tanto nos decantamos por la opción tradicional como si decidimos innovar, preparar estas fiestas requiere sobre todo mucho tiempo. Pensar y encontrar los regalos perfectos, decorar la casa, idear y elaborar el menú de noche buena, Navidad, año, nuevo reyes… Y es que si nos paramos a pensarlo más que relajante, la Navidad puede llegar a ser un periodo de lo más estresante, sobre todo si somos la persona a cargo de todas estas tareas.


Además, la cosa se complica si queremos añadir un toque personal y creativo a las celebraciones. De hecho, una de las mayores frustraciones para muchos organizadores navideños es tener que  innovar y ofrecer cada año algo diferente.


Ir de compras


Para muchos está implícito en estas fiestas, pero eso no quita para que cumplir con la tradición de los regalos no sea un ‘agujero negro’ para nuestro tiempo. Si a esto se añade la búsqueda del mejor precio y de un presente creativo, puede que incluso tengamos que descartar alguna otra tarea del listado.


Internet ofrece un nuevo mundo de posibilidades, que no necesariamente ahorrarán tiempo pero sí dinero, colas y esperas. Además, la red es una excelente fuente para nutrirnos de ideas originales. En las subastas de eBay se pueden encontrar verdaderas gangas y en comparadores como Ciao o Kelkoo (aquí puedes acceder a un listado más amplio) se consultar el coste de los productos, su calidad y también coger algunas ideas. Otras páginas curiosas para quienes no quieran regalar lo de siempre son: Revolutum, Yo quiero uno de esos o Regaletes.


Aprender a cocinar


La Navidad está ligada a la comida y qué mejor momento para aprender a cocinar. El único inconveniente es que muchas de las recetas tradicionales no son precisamente sencillas y un fallo en actos familiares tan señalados puede dejar huella. Una solución es apostar por ayudar en la cocina y empezar por los platos más sencillos o, directamente, innovar en el menú navideño, aunque puede que no a todo el mundo le gusten los spaghetti navideños, por poner un ejemplo.


Trabajar a tiempo parcial


Ahora que la crisis todavía aprieta se pueden aprovechar las oportunidades laborales que brinda la Navidad. Muchas empresas amplían plantilla durante esta época para hacer frente al aumento de la demanda. ¿Cuáles son este tipo de compañías? Muchos grandes almacenes buscan desde empaquetadores hasta dependientes (en realidad la mayoría de tiendas necesita personal para atender a los clientes) y lo mismo ocurre con las que empaquetan las cestas de Navidad.


En Laboris ofrecen un buen listado de perfiles navideños y los más demandados son, por este orden: atención telefónica, repartidores de regalos, azafatas, camareros y servicios de catering, manipuladores, promotoras, contables y administrativos, empaquetadoras y recepcionistas. Además, no podía faltar la estrella de las Navidades: hacer de Papá Noel, Rey Mago o paje-duende. Y para quienes quieran aprovechar el tiempo, incluso se puede buscar trabajo como monitor de esquí o similar en una estación.


La mayoría de estos trabajos navideños son empleos temporales a media jornada y que como refuerzo para la plantilla existente o para cubrir turnos extra. Las fórmulas para localizar las ofertas de Navidad son variadas, aunque las empresas de trabajo temporal acumulan buena parte de ellas. Acudir a Adecco, Randstad, Manpower y otras empresas similares debe ser una obligación para quienes desean trabajar en esta época. Internet también acumula buena parte de las opciones laborales a través de clásicos como Infojobs, Monster o Trabajar.com, entre otros.


Por último, siempre es factible recorrer las tiendas locales y centros comerciales para ver si damos con una oferta publicada directamente en el establecimiento o en su escaparate.


Aprovechar para hacer Networking en las comidas y cenas


Navidad es el periodo elegido por casi todo el mundo para reunirse. Las cenas de trabajo, con antiguos compañeros de la universidad o el colegio, amigos, contactos profesionales… En definitiva, el momento ideal para hacer networking y actualizar la red de contactos. Ya que estamos ‘obligados’ a ir a muchos de estos eventos, por lo menos podremos sacar partido profesional del tiempo que dediquemos a los actos sociales navideños.


El ambiente distendido de estas comidas y cenas de Navidad los convierten en el lugar y momento ideal para proponer nuevas ideas en el caso del actual trabajo y encontrar oportunidades de negocio en el resto.


 



[Aprender manualidades, voluntariado, hacer deporte,


retomar proyectos personales, leer o revisar los clásicos navideños]


 

Aprender manualidades


Una forma diferente de enfocar la decoración y los regalos navideños. Nada mejor para ahorrar y hacer un presente totalmente personalizado. Sólo hay que recordar lo que hacíamos en el colegio. Evidentemente, el manufacturar nosotros mismos los productos tiene sus riesgos (no siempre saldrán como esperábamos) y sus limitaciones en cuanto al tipo de presentes-adornos que podremos realizar.


Se trata de una de las actividades que más tiempo requiere (además de buenas dosis de imaginación), pero también puede ser una de las más reconfortantes y alguno puede incluso descubrir un nuevo hobby. Por si acaso, no sólo Bricomanía ofrece ideas para decorar la Navidad, también podemos encontrar alternativas en Sé como hacer, Dibujos para pintar, Siempre Navidad o Las Manualidades (que además organiza un concurso navideño).Y para los angloparlantes, las 34 ideas navidades que puedes hacer tú mismo de Get Rich Slowly. Además de ahorrar y personalizar al máximo las fiestas, son una gran alternativa para entretener a los más pequeños de la casa.


Navidades solidarias


Si algo caracteriza a la Navidad es que se trata del periodo del año donde mejores personas somos. Por algún motivo, estas fechas hacen ablandan los corazones de la gente y consiguen que florezca su lado más solidario. Las opciones para quienes desean explorar esta faceta son ilimitadas. El voluntariado es lo más clásico y muchas ONG y asociaciones desarrollan actividades donde poder contribuir de una forma u otra: talleres, juegos, manualidades, mercadillos solidarios… son algunos de los eventos que suelen llevarse a cabo en diciembre y principios de enero con motivo de las Navidades.


El torrente de actividades puede ser desbordante, aunque páginas como Hacesfalta.org o Canalsolidario.org facilitan la tarea de encontrar los que se llevan a cabo en nuestra comunidad e incluso en nuestro barrio. Para ello, el primero cuenta con directorio de voluntariado en navidad y el segundo con una agenda de actos solidarios. También se puede acudir directamente a ONGs, asociaciones del barrio o la parroquia más cercana. Además, los ayuntamientos constituyen otro lugar donde recabar información sobre la agenda solidaria, ya que pocos son los consistorios que dejan pasar estas fechas sin un evento de este tipo. Por último, los medios de comunicación locales suelen volcarse con los actos solidarios y también podrán informarnos al respecto.


Hay muchas alternativas para quien realmente desea cooperar, empezando por comedores sociales, apoyo a grupos con riesgo de exclusión social, discapacitados, inmigrantes, niños… Y para los más intrépidos siempre queda la opción de invitar a una persona necesitada a su mesa, una tradición que se ha perdido, excepto en Hollywood.


Hacer deporte


Aunque puede que sea un poco tarde para la mayoría, la Navidad es una buena época para empezar a practicar deporte. La San Silvestre Vallecana, carrera de diez kilómetros que tiene lugar el 31 de diciembre en Madrid, reúne todos los años a miles de corredores y aunque ya no quedan dorsales para esta edición, hay varias ciudades en España que han empezado a replicar este concepto.


Por otra parte, practicar deporte en diciembre servirá para prepararnos para los opíparos banquetes navideños, al tiempo que nos adelantamos a uno de los propósitos de año nuevo más repetido. Seguro que así después ir al gimnasio para bajar los kilos que hemos ganado se hace mucho más fácil.


Formarse


Para aprender sólo hacen dos cosas: ganas y tiempo. La primera depende de cada persona, pero la segunda es un bien escaso que sin embargo se puede encontrar en Navidad. Por desgracia, durante estas fechas muchas academias y centros formativos permanecen cerrados o ‘a medio gas’. Internet es la mejor alternativa, ya que en la red encontraremos cursos de duración razonable como para poder completarlos durante esos días libres. Por supuesto, no se trata de grandes master ni titulaciones oficiales, pero sí conocimientos que siempre quisimos adquirir o avanzar en herramientas que después nos serán útiles de forma profesional o personal. Así, por ejemplo, podemos hacer un curso de Power Point o de diseño gráfico para después enviar las mejores felicitaciones navideñas.


Para quienes busquen algo más profesional, muchas de las grandes escuelas de negocios y universidades estadounidenses ponen a disposición de todos los internautas los contenidos de sus clases.


Retomar proyectos personales


Escribir un libro, crear una página web, hacer un puzzle imposible e incluso pasarse un videojuego. La Navidad nos brinda el tiempo necesario para desarrollar todas estas actividades de ocio que, independientemente de lo bizarras que puedan ser, nos ayudarán autorrealizarnos.


Hacer limpieza de trastos viejos


Puede que no suene demasiado atractivo, pero en algún momento hay que hacerlo. La ventaja de la Navidad es que ya hay que revolver el trastero o el armario de los trastos viejos para buscar los adornos de años anteriores. Así, sólo hay que aprovechar el momento para hacer esa limpieza en profundidad que tan necesaria suele ser y además deshacernos de algunos de los trastos viejos que no necesitemos. Quién sabe, puede que incluso obtengamos algo por ellos si conseguimos venderlos.


Descansar y disfrutar de la familia


Lo primero es complicado como acabamos de ver. La lista de tareas obligatorias y alternativas es enorme, pero seguro que encontraremos un momento para relajarnos y disfrutar de la familia. Festividades como estas sirven precisamente para dedicar algo de tiempo a quienes más olvidados solemos tener durante el resto de año y por suerte, hay muchas actividades que podemos llevar a cabo en familia.


Leer


Uno de los grandes placeres de la vida pero que, como la mayoría de cosas, requiere tiempo. La trilogía de Millenium a los grandes clásicos. Aquí sí que las opciones son inabarcables. Y para que este pasatiempo educativo sea también más barato se puede visitar bibliotecas públicas o rebuscar en la red. En Internet ya es posible a través de bibliotecas virtuales como Cervantes, Unesco y alguna universidad, además de libros electrónicos gratuitos sobre los más diversos temas. El único problema es que con tanta oferta, también habrá que dedicar un buen rato a planificar las lecturas.


La versión navideña pasaría por releer los clásicos cuentos de navidad y grandes novelas que tratan sobre el tema. 'El Cascanueces', 'Canción de Navidad', 'Cuento de Navidad', los clásicos de los Hermanos Grimm, Hans Christian Andersen o las 'Cartas de Papá Noel', de J.R.R. Tolkien.


Visitar muesos


Otra opción cultural, pero como no es posible visitar todas las ciudades con museos atractivos, quizás la mejor opción es utiliza de nuevo Internet. Hoy en día museos como El Prado, el Louvre, el Museo Británico, el Hermitage de San Petersburgo o los Museos Vaticanos son algunos de los que se pueden visitar de forma  virtual.


Revisar los clásicos navideños del cine


No podíamos dejar de hablar de una de las tradiciones más asentadas en los últimos años: los clásicos cinematográficos de Navidad. La televisión repetirá un año más buena parte de esas películas: Gremlins, Jungla de Cristal, La historia interminable, Los fantasmas atacan al jefe, Pesadilla antes de Navidad, Qué Bello es Vivir, Solo en Casa... Como seguramente no será la primera vez que veamos estas películas, podemos hacerlo con un nuevo enfoque, buscando la moraleja que aplicar a nuestro ámbito profesional y laboral. No siempre será posible, pero al menos habremos pasado un buen rato. Para quienes necesiten un listado más completo, pueden encontrarlo en Dulce Navidad, DVD.es, Aloha criticón o Cosas de cine.


Dejando de un lado los clásicos, la Navidad puede ser el momento idóneo para reengancharse al cine. Las productoras suelen reservar muchos de sus grandes estrenos para estas fechas y nunca es tarde para volver a disfrutar de la magia del cine.


Por último, también debemos dedicar por lo menos algo de tiempo a elaborar esa lista de propósitos para el próximo año que incumpliremos nada más sonar las doce campanadas...


 


*  *  *  *


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


Ideas para una navidad de lo más productiva


Alimentación, comercio, ocio y hostelería moverán el empleo esta Navidad


Juguetes educativos: una elección acertada en Navidad


Los juegos educativos y videojuegos serán los regalos estrella esta Navidad


Más noticias de Educación, Formación y Empleo publicadas en a+