Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Hacia la Estrategia de Lisboa: Europa hace recuento

Un informe de la Comisión Europea publicado el pasado mes de marzo, bajo el título “Progreso hacia los objetivos de Lisboa en educación y formación”, ha medido el grado de consecución de los cinco puntos de referencia establecidos en mayo de 2003. Se

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Hacia la Estrategia de Lisboa: Europa hace recuento
El Consejo Europeo de Lisboa celebrado en marzo del año 2000 supuso el punto de partida de un largo camino hacia una serie de ambiciosos objetivos establecidos en el área de la educación; básicamente, conseguir que los sistemas educativos europeos lograran reunir, en el año 2010 como fecha límite, los requisitos de calidad, accesibilidad y apertura al mundo, haciendo así de Europa un marco de referencia a nivel mundial en este sector. Estamos en 2005 y en teoría ya se debería haber recorrido la mitad del camino pero, ¿realmente ha sido así?

Para dar respuesta a esta pregunta, la Comisión Europea publicó el pasado 22 de marzo el que ya es su segundo informe sobre el progreso hacia los objetivos de Lisboa en educación y formación. Se trata de un estudio extenso de más cien páginas elaborado con el fin de definir lo más precisamente posible en qué punto de esa evolución se encuentran los países de Europa. Los Estados que han sido objeto del estudio incluyen los 25 miembros de la Unión Europea, los cuatro países candidatos (Bulgaria, Rumania, Croacia y Turquía) y tres países del Área Económica Europea: Islandia, Liechtenstein y Noruega.


El informe evalúa, a través de 29 indicadores, el grado de consecución de los cinco puntos de referencia (benchmarks) establecidos en mayo de 2003 para medir la evolución hacia los objetivos fijados en el 2010. Estos “benchmark” no son, según señala la Comisión, objetivos concretos establecidos individualmente para cada Estado, sino niveles de referencia que permiten evaluar el grado de consecución actual de las metas finales de Lisboa y definir las medidas necesarias para alcanzarlas con éxito. Son los siguientes:


-         El porcentaje de estudiantes de educación elemental que abandonan la escuela no deberá superar el 10% en el año 2010.


-         El número total de titulados de grado superior en matemáticas, ciencia y tecnología deberá haber aumentado un 15%, decreciendo el nivel de desequilibrio entre los sexos.


-         Al menos el 85% de las personas mayores de 22 años deberán haber terminado la educación secundaria.


-         El porcentaje de mayores de 15 años con dificultades en la lectura (alfabetización) debería haber descendido al menos un 20% en comparación con el nivel del año 2002.


-         La media de participación en formación continua deberá situarse en al menos el 12,5% de la población activa.


Respecto al primer punto, el informe señala que de continuar la actual tendencia, el porcentaje de estudiantes de educación elemental que dejará prematuramente el colegio ascenderá en el año 2010 al 14%, es decir, excederá en cuatro puntos porcentuales el objetivo previsto. No es que no se haya evolucionado en ese sentido, al contrario; en el trienio 2000-2003 se produjo una mejora porcentual media a nivel europeo del 1,5% y en el año 2004, ocho países de la Unión (República Checa, Dinamarca, Lituania, Austria, Polonia, Eslovaquia, Finlandia y Suecia) tenían un ratio de abandono situado por debajo del 10%. A pesar de todo, la media europea de abandono durante ese año se mantuvo en el 15,9% (el mismo que en 2003) y la Comisión señala que para alcanzar la meta fijada, será necesario que la reducción anual del número de abandonos se multiplique por tres. Como dato interesante, se señala que los países de más reciente incorporación a la UE son los que mejores cifras presentan, con una media de abandono que no supera el 7,5%. Las chicas, por otro lado, muestran una tasa de abandono menor que la de los chicos, con diferencias muy pronunciadas en algunos países.


Claro que no todo son malas noticias. En lo que a número de graduados superiores en matemáticas, ciencia y tecnología (las llamadas MST) se refiere, al ritmo actual de crecimiento-situado en el 4% anual-, se habrá logrado este mismo año el objetivo previsto (incremento total del 15%). España, Italia, Hungría, Eslovenia y Bulgaria, son los países que más destacan en este sentido (según datos referidos a 2002). A pesar de ello, una tendencia a la baja en tasa de natalidad -especialmente en los nuevos Estados miembros-, hará difícil que se mantenga el mismo volumen de titulados en años venideros.


En lo tocante al equilibrio entre los sexos, actualmente, el número de hombres con titulación superior en estas disciplinas duplica (cuadruplica, en algunos casos) el de mujeres. A nivel europeo, no obstante, se ha producido una mejora, pasando de un 28% de mujeres graduadas en el año 2000 a un 31% en 2001. En este sentido, los países con mayor desequilibrio “de género” son Portugal, Estonia y Letonia. Asimismo, el informe señala que la falta de igualdad entre sexos se da únicamente en las mencionadas disciplinas (matemáticas, ciencia y tecnología), ya que, a nivel global (considerando todos los estudios superiores) la proporción de mujeres tituladas es mayor al de los hombres (alrededor del 5% más).


En términos absolutos, la cifra de graduados en matemáticas, ciencia y tecnología ha venido experimentado un firme crecimiento. Sin embargo, el informe expresa preocupación ante la incapacidad para capitalizar este buen dato motivado por una escasa inversión en I+D cuyo efecto más negativo es el fenómeno conocido como “fuga de cerebros”. En el año 2003, por ejemplo, la proporción de PIB que la UE destinó a investigación se situó en el 1,9%, una cifra escasa comparada con el 2,9% estadounidense o el 3% que la propia UE pretende alcanzar para el año 2010. El resultado es que a pesar de producir más titulados superiores en matemáticas, ciencia y tecnología que Estados Unidos, Europa tiene un número sensiblemente menor de investigadores en su mercado de trabajo (1,08 millones frente a los 1,26 millones de ese país según datos de 2001). Para lograr equilibrar la balanza, la UE necesitaría aumentar en 550.000 el número de investigadores para el 2010.


Por lo que al tercer “benchmark” se refiere, “un 85% de los mayores de 22 años han de tener completada la educación secundaria”, el estudio sitúa en un 76,4% la media de la UE, con el agravante de no haber apreciado mejoras respecto al año 2000. Para conseguir este objetivo en 2010, sería necesario un incremento anual del 1,5%. En la actualidad, 14 estados miembros ya alcanzan ratios del 80%, siendo las mayores tasas de consecución las de la República Checa y Eslovaquia, que se sitúan nada menos que en el 90%. Por el contrario, las peores cifras se las llevan Portugal y Malta, con menos del 50%, aunque ambos países han experimentado sensibles progresos en los últimos años.

A nivel global, las mujeres muestran una tasa de participación en la educación secundaria que supera en un 5% la de los hombres, incluso en algunos países, como Estonia, Grecia, España, Letonia y Portugal, esta diferencia está en torno al 10%. Los países con un mayor equilibrio en este capítulo son Reino Unido, Eslovaquia y la República Checa. Asimismo, la nacionalidad parece ser un factor de influencia a la hora de completar la educación secundaria, pues en la mayoría de Estados los “no nacionales” suelen hacerlo en menor medida que los “nacionales”. Según datos de 2004, los “nacionales” del total de países de la UE aventajan en un 18,1% a los “no nacionales” en cuanto a educación secundaria.


“Disminuir en un 20% el porcentaje de mayores de 15 años con dificultades en la lectura”, es otro de los puntos de referencia. El informe confirma que los actuales niveles no han disminuido significativamente en Europa con respecto al año 2000. Concretamente, en el periodo 2000-2003, se pasó de una media del 19,4% en el año 2000 al 19,8% en 2003 (media de los 16 países de la UE que disponían de datos al respecto). La proporción más baja correspondió a Finlandia, con un espectacular 5,7%, seguido de Irlanda, Holanda y Suecia. Los países con peores datos fueron Grecia, Eslovaquia, Italia, Luxemburgo, Alemania, Portugal y España, todos ellos con porcentajes superiores al 21%, cuando los objetivos exigen reducir en un 20% esta cifra, lo cual debería situar la media europea en el 15,5% para el año 2010.


Los datos contenidos en el estudio de la Comisión sobre este “benchmarK” se basan en la encuesta PISA de la OCDE del año 2003. Unos datos que indican que el 7% de los alumnos pertenecientes a los países que participaron en la encuesta no alcanzaron en lectura siquiera su nivel de competencia más básico. Resulta curioso que, también aquí, la proporción de alumnos con dificultades es mucho más elevada en el caso de los chicos, con más de 11 puntos porcentuales de desventaja respecto a las féminas. Tanto es así que, si se consideraran únicamente los datos del colectivo femenino, ya se habría alcanzado el objetivo de referencia. También sale reforzada la idea en este informe de que los factores sociales (entorno familiar, etc.) tienen gran influencia en el nivel de competencia adquirido en la lectura. No así en las competencias matemáticas, cuyo nivel dedestreza parece estar más determinado por la forma en que ésta se imparte en los colegios.


El nivel actual de participación de la población activa en la formación continua, por último, se sitúa actualmente, según el informe de la Comisión, en el 9,4%, dato obtenido de la Encuesta de Fuerza de Trabajo de las Comunidades Europeas entre personas con edades comprendidas entre los 25 y 64 años. La cifra se obtuvo en base al número de personas que confirmaron haber participado en alguna actividad formativa en las cuatro semanas que precedieron a la encuesta.


El presente ritmo de crecimiento, situado entre el 0,1 y 0,2% anual, no parece suficiente para alcanzar el objetivo del 12,5% de media establecido para 2010. Por si fuera poco, existe una amplia diferencia porcentual en función del nivel de formación previamente adquirido; la probabilidad de participar en la formación continua de aquellos que ya tienen un alto nivel de formación se multiplica por siete con respecto a quienes muestran niveles educativos más bajos, situándose su tasa de participación en un decepcionante 2,5% en el año 2004. La excepción a la regla parece estar en los países con mejores índices de consecución (Dinamarca, Suecia, Finlandia y Reino Unido) donde se registraron altas tasas de participación también entre la población con menor nivel formativo. Por otro lado, en la mayoría de países, las mujeres mostraron un porcentaje de participación superior al de los hombres.


Los países con mejores datos de participación en formación continua (más del 24%) son Suecia, Dinamarca y Finlandia, seguidos de cerca por Eslovenia y Holanda. El resto de países pertenecientes a la Unión Europea permanecieron por debajo del objetivo del 12,5%. Entre los países con peor nivel de consecución se encuentran Italia, Grecia, Malta, Portugal, Eslovaquia y Hungría, con porcentajes de participación iguales o inferiores al 5%. Entre los países candidatos a ingresar en la UE, Bulgaria y Rumania mostraron un ratio especialmente bajo, de menos del 2%.


El informe incluye, además, abundante información sobre diversos indicadores tales como la situación del profesorado en Europa, el acceso a las nuevas tecnologías, movilidad y cooperación, o el aprendizaje de lenguas extranjeras, entre otros asuntos. En cuanto a las conclusiones del mismo, aparte de la importancia obvia de cumplir los objetivos mencionados, se señala la escasa inversión actualmente existente en recursos humanos, en especial los implicados en la educación superior, la necesidad de atraer más de un millón de maestros a la profesión docente o la de que los alumnos europeos alcancen un nivel adecuado de competencia en al menos dos lenguas extranjeras.


Enlaces de interés:


“Progreso hacia los objetivos de Lisboa en educación y formación” Informe de la Comisión Europea (Marzo de 2005)


Unión Europea


Comisión Europea


OCDE


Ministerio de Educación y Ciencia


Programas de prácticas en la Unión Europea


Cursos y Másters sobre Unión Europea en a+


Cursos y Másters sobre Educación en a+


Contenidos relacionados en Aprendemas.com :


La UE suprime el límite de edad para las becas de prácticas


Sólo 7 empresas de España entre las 100 mejores para trabajar en Europa


La nueva propuesta sobre fondos europeos reduciría las subvenciones para formación


La UE dictamina discriminatorio la denegación de becas por razón de nacionalidad


Más de un millón de desempleados recibieron cursos cofinanciados por Europa


Presentado “Europass”, el currículum europeo


La UE propone una normativa común europea para los trabajadores inmigrantes


España da luz verde a los decretos de Grado y Postgrado


La nueva propuesta sobre fondos europeos reduciría las subvenciones para formación


La UE dictamina discriminatorio la denegación de becas por razón de nacionalidad


Un postgrado en el extranjero: ideas para ir haciendo las maletas


Programa Erasmus: Europa y más allá


Opositar para la Unión Europea: qué y cómo


Una mirada a Bolonia a las puertas del 2004


Eurobecas 2004: prácticas en Europa para FP