Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Guionista de Cine y Televisión: la aventura de escribir para la imagen

El auge que se viene produciendo durante los últimos años en la industria audiovisual, reflejado principalmente en la creación televisiva, ha hecho que cada vez se demanden más profesionales capaces de inventar historias para el consumo de la audienc

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Guionista de Cine y Televisión: la aventura de escribir para la imagen

La profesión de guionista resulta en principio una de las más anheladas por los aficionados al cine, la televisión y la literatura, ya que, además de la satisfacción personal que puede suponer el hecho de dedicarse profesionalmente a una labor artística y creativa, en las manos de estos narradores se concentra el poder de inventar historias de ficción y modelarlas a su antojo. ¿Mato al malo?, ¿salvo a la chica? ¿libero al mundo de una invasión extraterrestre?, pueden ser algunos de los dilemas que se plantean en la mente de unos profesionales cuya cifra en España ronda los 2.500, y que durante los últimos años se han constituido en un colectivo en alza, debido principalmente al gran auge de las series televisivas de producción nacional y el crecimiento de esta industria en particular.


Si los profesionales del sector suelen coincidir en que en la actualidad existe una crisis de guiones (y por lo tanto de guionistas) en el Cine Español, lo cierto es que la industria televisiva ha provocado un cambio de hábitos en las audiencias y en la demanda de productos de ficción, cuya consecuencia más inmediata ha sido el trasvase de profesionales de la escritura desde la gran pantalla a la pequeña, con muchas más posibilidades de empleo en la segunda. No obstante el gran problema de este oficio, entre otros de variada índole, viene siendo desde hace muchos años la escasez de programas de formación especializada en los estudios reglados universitarios, aunque a lo largo de todo el país, mayoritariamente concentradas en Madrid y luego en Barcelona, han surgido un número importante de escuelas donde los más veteranos pueden enseñar el oficio a los más jóvenes.


A pesar de que su trabajo es uno de los más importantes de los que componen la industria audiovisual, los guionistas son un sector profesional casi desconocido en España porque al fin y al cabo no suponen más que un eslabón en la cadena que genera el producto final. Su labor está valorada en menor medida que la de otros colectivos como directores o productores, auténticos protagonistas una vez culminada la obra. Sin quitar ni un ápice de importancia a estos últimos, se puede afirmar que sin guión no habría historia que contar ni caminos que seguir a la hora de completar un trabajo que, si bien es el resultado del esfuerzo de muchos, debería recompensar en mayor medida el esfuerzo de su origen intelectual.


Y es que no es oro todo lo que reluce en la profesión de guionista, al menos en España. La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), a través de la Fundación Autor y la Asociación de Autores Literarios de Medios Audiovisuales (ALMA), han publicado recientemente un somero estudio sobre la situación de estos profesionales en nuestro país y los resultados no han sido demasiado esperanzadores. El estudio, que lleva por título "Los guionistas en España", se realizó durante los últimos meses del pasado año sobre una población de 2.126 guionistas, con 477 encuestas realizadas y un margen de error de ± 4,03%. Los promotores de la investigación pretendían indagar en las inquietudes de los guionistas españoles, los principales problemas que afectan a su sector y los aspectos negativos y positivos de su profesión.


Como principales conclusiones de este estudio, destacan datos como que el 77,6% de los guionistas son hombres y el 21,2%, mujeres; el 62,2% de los guionistas tiene entre 30 y 45 años y sólo el 11,5% son menores de 30 años. Asimismo, el 57% reside en Madrid y el 19,1%, en Cataluña, principalmente en Barcelona. Además, el 61% de los guionistas han cursado estudios universitarios superiores (no en todos los casos relacionados con la escritura de guiones), mientras que el 40,5% no ha recibido formación específica para desarrollar la profesión y se declaran autodidactas.

La formación del guionista


En este sentido, el de la formación del guionista es un problema grave para los miembros del colectivo, ya que, algunas asociaciones implicadas como la de ALMA, han denunciado recientemente la falta de una formación completa de los futuros guionistas que deben acudir principalmente a cursos o talleres de guión impartidos, eso sí, en muchos casos por profesionales del sector. De ahí la importancia adquirida por la formación autodidacta de los guionistas, basada más en la experiencia profesional y la práctica diaria que en la formación propiamente dicha.


De hecho, según el citado estudio, sólo el 39,8% de los guionistas españoles ha cursado estudios universitarios relacionados con la actividad mientras que el resto realizó cursos específicos y masters sobre su disciplina. A partir de los 36 años la mayoría considera autodidacta su formación aunque hayan cursado estudios universitarios, lo que refleja las carencias del sistema educativo vigente durante su época estudiantil. Por el contrario, los más jóvenes son los que tienen un mayor nivel de formación reglada universitaria directamente relacionada con la profesión de guionista.


En todo caso, la mayoría (el 61%) ha cursado estudios universitarios superiores, siendo las titulaciones más comunes las relacionadas con el mundo audiovisual y en concreto las relativas a las Ciencias de la Información: Comunicación Audiovisual, Periodismo y Publicidad y Relaciones Públicas. Asimismo, la formación universitaria directamente vinculada a la escritura de ficción es superior entre las mujeres (52,5%) que entre los hombres (36,8%), y son muchas menos las que se consideran autodidactas (20,8% frente al 45,9% de los hombres).


En cualquier caso, los estudios universitarios mayormente relacionados con la profesión de guionista son los de Comunicación Audiovisual, que se imparten en más de 40 centros universitarios en toda España, entre públicos y privados. No obstante, analizando sus planes de estudios puede llegarse a la conclusión de que la formación de los guionistas no recibe un tratamiento muy pormenorizado, al menos en el caso de las universidades públicas. Independientemente de la oferta de masters y cursos de postgrado, los estudios de licenciatura de esta carrera en la Universidad Complutense de Madrid,por poner un ejemplo, tan sólo contemplan la formación específica del guionista en dos asignaturas: Guión de Cine y Guión de Radio y Televisión, a lo largo de cinco años de duración de la carrera y tan sólo como materias optativas. Es cierto que hay a su alrededor un gran abanico de asignaturas indirectamente relacionadas con la formación del guionista, y que en muchos casos se antojan fundamentales en el aprendizaje de la profesión, pero llama la atención que sólo existan dos materias específicas al respecto aunque no sea la norma general en todas las comunidades autónomas.


De hecho, la mayoría de las universidades privadas que imparten estudios de comunicación audiovisual tienen muy en cuenta la formación del guionista en los planes de estudios, incluyendo en algunos casos la posibilidad de realizar dobles titulaciones muy relacionadas con esta rama profesional.


De ahí la importancia que han cobrado durante los últimos años las escuelas especializadas en todas las ramas de la comunicación audiovisual, y muy especialmente en la formación de guionistas para cine y televisión. En su mayoría se trata de centros privados que imparten estudios especializados, aunque también existen organismos promovidos por las administraciones públicas, sobre todo por las comunidades autónomas. Como ejemplos podríamos citar la siguientes: ECAM de la Comunidad de Madrid, Escuela de Cine de Aragón, Escuela Oficial de RTVE, Escuela Superior de Imagen y Sonido CEV, Escuela Superior de Artes y Espectáculos TAI, Escuela Europea de Comunicación y Artes Visuales ESECAV, Hdmelsubmarino, Escuela de Escritores, Escuela de Cine Séptima Arts o la propia Fundación Autor.


Los inicios del guionista


Las dificultades que encuentran los jóvenes guionistas a la hora de buscar empleo no difieren mucho de las que existen en otros campos del mercado laboral. Pero el panorama se presenta mucho más negro en el caso de los que se quieren dedicar en un principio al cine, ya que se trata de un mercado muy limitado en el que es muy difícil entrar. A pesar de todo, como suele ocurrir en muchas otras situaciones de la vida, aquellos que tienen un talento especial siempre tendrán la oportunidad de destacar y convencer a los productores para que compren sus ideas y sus textos. Un claro ejemplo, entre otros muchos, puede encontrarse en la figura de Alejandro Amenábar, quien sin haber concluido sus estudios de Comunicación Audiovisual logró acceder a la industria con apenas 22 años, siendo hoy en día uno de los guionistas – directores de cine más reconocidos en España y en el Extranjero.


Claro que Amenábar trabajó mucho previamente en la escritura de guiones para cortometrajes, porque éste es el camino más recomendado para el aprendizaje de tipo práctico, ya que si no se tiene experiencia es muy difícil conseguir la confianza de los productores. Una vez que el guionista está seguro de su trabajo y decide buscar empleo, lo más aconsejable es visitar las productoras con los guiones registrados para que los lean y puedan tomar una decisión. Tal vez los productores no quieran arriesgar su dinero apostando por la idea de un joven guionista, pero esta estrategia permite obtener una tarjeta de presentación que puede servir para conseguir un encargo en el futuro.


Otro ámbito es el de la Televisión, donde el mayor número de formatos ofrece muchas más posibilidades para los guionistas noveles. Teleseries, comedias de situación, telenovelas, concursos, programas de entretenimiento, documentales o vídeos industriales, entre otros, son algunos ejemplos de las posibilidades laborales que ofrece el mundo de la pequeña pantalla. Lo más recomendable en estos casos es moverse por los círculos donde se desenvuelven los profesionales del sector, conocer a alguna persona que se dedique a la formación de equipos de guión o a la dirección de programas y mostrarle el trabajo propio.


Las productoras de Televisión suelen hacer pruebas para incorporar a nuevos guionistas en sus equipos de trabajo, pero hay que estar muy metido en el “mundillo” y tener una buena agenda de contactos para enterarse de esas pruebas, porque normalmente no se publicitan en la prensa ni en el resto de canales de ofertas de empleo.


Los guionistas de programas de televisión suelen trabajar en la oficina de producción y tener cualidades relacionadas con la creatividad, escribir bien y de forma rápida, en algunos casos el dominio del lenguaje audiovisual, cumplir con las fechas de entrega y capacidad para vender ideas. Generalmente los contratos suelen ser por obra, es decir, duran el mismo tiempo que el programa se mantiene en fase de producción.


En cuanto a las series que se producen para televisión, el trabajo del guionista varía según el tipo de serie. Lo más frecuente es que se encargue a un guionista un capítulo, ofreciéndole unos datos básicos sobre la trama, y éste desarrolle todo el guión. Sin embargo, la rapidez con la que se trabaja en algunos géneros concretos, como la telenovela, hace que sea necesario dividir el trabajo, surgiendo así tres tipos de guionista: argumentista, escaletista o dialoguista, según la fase de la creación de la historia en la que trabaje. Éstos suelen estarcoordinados por una o varias personas que finalmente van a responsabilizarse del producto final (coordinador de guiones). Durante muchas fases del proceso creativo se trabaja en casa, con la obligatoriedad de cumplir con las fechas de entrega, y siempre siguiendo unas pautas establecidas en las reuniones de trabajo de todo el grupo.

Otros aspectos de la profesión


Como apunta el citado estudio de la Fundación Autor y ALMA, la profesión de guionista no es precisamente un camino de rosas. Actualmente sólo el 20% de los guionistas se dedica exclusivamente a escribir guiones; un 59,7% compatibiliza la actividad de guionista con otras actividades artísticas o profesionales y algo más del 17% no se dedica a escribir guiones en la actualidad. Asimismo, el 73% de los guionistas declaran insuficientes las retribuciones que perciben por las obras para cubrir sus necesidades y las de su familia.


Y es que a veces se trabaja sin conseguir ninguna compensación económica, porque a casi la mitad de los guionistas no les pagan nada si su guión no se llega a producir, y al 76% no les pagan nada por ceder su guión en exclusiva y "moverlo" en el mercado audiovisual si su guión no se llega a concretar. Los aspectos con que menos satisfechos se encuentran los profesionales del sector son los vinculados a las condiciones de trabajo, la inseguridad del empleo y la irregularidad de los ingresos, la dificultad inherente de la actividad como guionista, las condiciones bajo las que en ocasiones tienen que trabajar, la falta de oportunidades o las negociaciones con las productoras a la hora de vender el guión.


En el capítulo de los ingresos, y siempre según los datos del citado estudio, el 29% de los guionistas cobran una media inferior a 6.000 euros anuales por su trabajo y el 46,3% reciben menos de 12.000 euros al año, estimación que se eleva hasta el 54,5% en el caso de los guionistas de cine. No obstante los profesionales más asentados suelen cobrar una media de 27.000 euros por guiones de largometraje; 6.000 euros por guiones de series de televisión de 50 minutos y 3.000 euros por guiones de series de televisión de 30 minutos; mientras que los que cobran un sueldo fijo suelen ingresar de media unos 3.000 euros al mes.


Por último, cabe destacar que más de la mitad de los entrevistados desarrollan su actividad profesional escribiendo guiones para el cine; el 45% trabaja en guiones para series de televisión y un 28,5% son guionistas de documentales, teniendo en cuenta que muchos abarcan varios campos de escritura. Además, el 77,6% trabajan como autónomos; el 22% trabajan en una productora nacional y tan sólo un 1,7% en una promotora internacional, mientras que el 4,2% restante trabajan en una sociedad de profesionales.


Enlaces de interés:


Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España


Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión


Productoras de Cine


Productoras de Televisión


Sociedad General de Autores y Editores (SGAE)


Fundación Autor


Asociación de Autores Literarios de Medios Audiovisuales (ALMA)


Alejandro Amenábar


Otros contenidos relacionados en Aprendemas.com


La Universidad Española en 2004: Datos e Ideas


Con la ampliación España recibirá menos fondos europeos para formación


Cursos de cine y teatro en a+


Cursos de escritura en a+


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+