Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

FP: cambios y nuevas perspectivas

La Formación Profesional encara el final de un proceso de cambios que le han hecho ser cada vez más aceptada por los jóvenes y las empresas. Hay quienes ven en ella la mejor arma para luchar contra el desempleo juvenil y el abandono escolar. ¿Está a

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de FP: cambios y nuevas perspectivas
Estudiantes-grado-INELa Formación Profesional ha sido, durante años, la oferta formativa más olvidada por parte de la Administración. Fue en el año 2009 cuando, tras 15 años de descenso continuado en el número de alumnos y coincidiendo con el comienzo del contexto de crisis generalizado, comenzó el incremento de su demanda.

 

Un total de 639.887 estudiantes han elegido la Formación Profesional en el curso 2012-2013, lo que supone un 4,2% más de alumnos que el curso pasado. De ellos, 312.441 jóvenes se han decantado por un ciclo formativo de grado medio, y 288.861 por un ciclo formativo de grado superior, lo que supone un aumento del 3,5% y el 3,7% en ambas modalidades presenciales respectivamente.

 

Muchos de los alumnos son jóvenes que se han decantado por esta formación por las excelentes perspectivas laborales que ofrece a sus titulados, pero a estos estudiantes se le han unido personas que en su día abandonaron los estudios, trabajadores que quieren pegar un salto cualitativo en su carrera profesional o profesionales en situación de desempleo que buscan reciclarse y tener más oportunidades de encontrar un trabajo.

 

Está claro que la Formación Profesional ya no es esa formación que acogía a aquellos alumnos que, por sus malas calificaciones, no podían aspirar a la Universidad, tal y como ocurría hace algunos años. Hoy en día se apuesta por hacer de la Formación Profesional una opción de calidad. Y los resultados, tanto en aceptación por parte de los estudiantes, como de satisfacción por parte de las empresas, son ya un hecho que es imposible no tomar en cuenta.

 

¿Por qué estudiar FP?

 

El paro juvenil en España supera el 50%, frente al 22% europeo. Por otro lado, el número de jóvenes españoles entre 16 y 19 años que está en paro y no posee estudios obligatorios asciende a cerca de un millón de personas, según la Encuesta de Población Activa (EPA), que también resalta que este colectivo se ha duplicado en los últimos cinco años. Además, el último informe de la UNESCO señala que uno de cada tres menores de 25 años en España abandona la enseñanza antes de acabar el instituto.

 

En vista de esta situación, agravada por la crisis, el Gobierno ha vuelto la vista a países como Suiza y Alemania, que gracias a un sistema de Formación Profesional dual han conseguido incrementar la empleabilidad de los jóvenes y reducir los problemas de transición entre el ámbito educativo y laboral. “Ningún Gobierno debe aceptar que sus jóvenes tengan la sensación de que no se les ofrecen perspectivas. No debemos olvidar que es una responsabilidad que todos tenemos”, señala al respecto la secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio.

 

La ventaja fundamental de la Formación Profesional es que incrementa la empleabilidad de los jóvenes (en muchas ocasiones incluso por delante de los estudios universitarios), reduce sus problemas de transición entre el ámbito educativo y el laboral, les dota de formación específica y les proporciona una experiencia inicial que les permite seguir avanzando en su carrera.

 

La formación especializada y técnica tiene cada vez más peso en nuestro panorama laboral. Las empresas buscan que sus candidatos tengan conocimientos específicos, pero también que aporten soluciones, autonomía, cooperación, estrategia, creatividad y flexibilidad. Para 2020, se calcula que el 50% de los empleos requerirán una titulación de grado medio y la Formación Profesional puede ser la solución a tal demanda.

 

¿Qué es la FP Dual?

 

La Formación Profesional es uno de los principales ejes en la reforma educativa que ha emprendido el actual gobierno del PP. El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha señalado en numerosas ocasiones que su intención es potenciar esta formación y transformarla de forma gradual en un sistema dual que combine teoría en las aulas y prácticas en las empresas, lo que constituiría la primera experiencia laboral para los alumnos. El objetivo es reducir el paro juvenil y mejorar las oportunidades de empleo de los jóvenes.

 

Todo parece indicar que la Formación Profesional dual es una oportunidad para que muchos jóvenes accedan de manera directa al mercado laboral, siguiendo los criterios de la Estrategia Europea 2020, que invita a desarrollar una formación adaptada a las necesidades reales de las empresas. La FP es, además, una herramienta clave para adecuar la oferta y la demanda laboral y, según parece indicar la experiencia previa de otros países europeos, el modelo dual es el mejor para combinar formación y experiencia laboral.

 

La Comunidad de Madrid fue de las primeras en apostar por este modelo dual, con la puesta en marcha en el curso 2011-2012 de un proyecto piloto que tenía como objetivo combatir el paro juvenil de la región. La por aquel entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, incluso llegó a viajar a Múnich (Alemania) para comprobar en persona cómo se desarrollaba este modelo dual.

 

Por su parte, Cataluña también ha intentado adecuar la formación con las necesidades reales del mercado laboral y se ha volcado en los idiomas, de tal manera que los alumnos deben tener un conocimiento mínimo de inglés para titularse, lo que constituye una petición histórica de las patronales catalanas, que buscan la internacionalización de sus empresas.

 

Por otra parte, el nuevo contrato de formación y aprendizaje permite a los jóvenes sin cualificación combinar trabajo y formación, y cobrar por ello un salario nunca inferior al Salario Mínimo Interprofesional, lo que está animando a muchos jóvenes a seguir estudiando. Hoy en día, el objetivo es que la Formación Profesional pueda convertirse en motor de crecimiento para lograr un nuevo modelo productivo.

 

¿A quién tomamos como modelo?

 

Alemania, Austria y Suiza tienen una formación profesional dual consolidada. “La formación tiene lugar en las escuelas de formación profesional y en las empresas de forma paralela, de manera que el tiempo de aprendizaje práctico en las compañías alcanza el 60% y las empresas pagan a los aprendices desde el primer día. Además, las compañías pueden influir en el contenido del aprendizaje, lo que supone una formación a medida para futuros empleados”, señala a aprendemas.com Walther von Plettenberg, director gerente de la Cámara de Comercio Alemana para España.

 

“España está dando pasos decididos hacia la implementación de este modelo. El anteproyecto de ley para la Mejora de la Calidad Educativo que presentó el Gobierno en septiembre apunta en esa dirección”, afirma von Plettenberg. “Ante el alto índice de desempleo juvenil que tiene España esta reforma de la Formación Profesional es muy importante. Hay demasiados jóvenes españoles que no tienen formación alguna y muchos que, tras haber estudiado en la universidad, no tienen trabajo. El sistema de FP dual les daría una alternativa atractiva a la deserción escolar o el título de Bachillerato, y mejoraría su empleabilidad”, opina el director de la Cámara de Comercio Alemana para España. 

 

Qué se ha hecho y qué hay por hacer

 

Desde el Gobierno se reconoce que la conversión de la Formación Profesional en un modelo dual no está exenta de problemas, como el desajuste entre el número de plazas de aprendizaje y la demanda, las desigualdades provocadas por la concentración de jóvenes más cualificados en los ciclos de mayor proyección o la necesidad de dotar de mayor flexibilidad a los estudios con el fin de adaptarse a los empleos de una manera más óptima.

 

Como modelo contamos con la valiosa experiencia del proyecto educativo de Suiza o Alemania, pero debemos ser capaces de adaptarlo a las circunstancias específicas de nuestro país. De momento, programas como Profundiza, que propone campamentos de verano para jóvenes emprendedores, o la aprobación de nuevos títulos de Formación Profesional con el fin de mejorar el nivel de empleabilidad del país están ofreciendo excelentes resultados.

 

Asimismo, los trabajadores tienen a su alcance la posibilidad del reconocimiento de competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral, y mayor fluidez entre los diferentes niveles y etapas, principalmente entre la FP y el Bachillerato y la FP de Grado Superior y la Universidad.

 

El impulso de la Red de Centros de Referencia Nacional especializados en las diferentes familias profesionales y la promoción de la movilidad de los estudiantes a nivel europeo a través de becas como Erasmus también han sido un apoyo importante. El objetivo es luchar contra el abandono escolar hasta lograr un 15% en 2020, con una reducción anual del 3%. Y en la búsqueda de estas metas, en prácticamente todas las Comunidades Autónomas se ha producido una ampliación de las ramas profesionales y ha aumentado la oferta de plazas para la Formación Profesional, incluida la modalidad a distancia.



FP a distancia

Salidas laborales de FP

Otra ventaja: la FP a distancia

 

Cada vez son más jóvenes los que se decantan por la opción de la FP a distancia. Este curso son un total de 38.586 personas, lo que supone un incremento del 15,7% con respecto el curso pasado.

 

El objetivo de la FP a distancia es facilitar la educación y extender la titulación a capas de población que no tienen la posibilidad de conseguirlo asistiendo diariamente al aula, por cuestiones geográficas o por la obligación de tener que conciliar sus estudios con otras responsabilidades, como un trabajo o el cuidado de niños o personas dependientes. Con esta fórmula, para la que solo se necesita un ordenador con conexión a Internet y conocimientos básicos de informática, se consigue un título con la misma validez que la modalidad presencial.

 

En los últimos años se han hecho numerosos esfuerzos encaminados a ofrecer más títulos y aumentar el catálogo de familias profesionales disponibles en la modalidad online. Para poder cursar un ciclo de Formación Profesional a distancia en una determinada Comunidad Autónoma no es necesario que el alumno resida en ella, aunque hay que tener en cuenta que el estudiante deberá desplazarse a alguno de los centros de referencia de esta Comunidad para realizar los exámenes presenciales de junio, que son obligatorios, o los de septiembre, en el caso de no haber aprobado los convocados en junio. Además, en algunos módulos, como Atención Sanitaria, Educación Infantil y Prevención de Riesgos Laborales, también se establecen clases prácticas que requieren la asistencia presencial del alumno.

 

Pese a lo que pueda parecer, el contacto entre el profesor y el alumno en la Formación Profesional a distancia es muy estrecho, pues el estudiante puede consultar sus dudas permanentemente a los docentes que supervisan las materias.

 

A la hora de plantearse estudiar Formación Profesional a distancia el alumno debe reflexionar sobre la cantidad de materia que quiere asumir, considerando que, a pesar de la flexibilidad horaria que estos estudios ofrecen, el número de horas que hay que invertir en cada uno de los módulos online es similar al que dedicaríamos si asistiéramos a clases presenciales.

 

Salidas laborales de la FP

 

Según los últimos estudios, la FP mejora las salidas laborales de sus titulados más que cualquier otra formación. Sus estudiantes consiguen cada vez más contratos fijos y disminuyen el tiempo que tardan en incorporarse al mercado laboral.

 

El número de estudiantes de ciclos formativos de grado medio se ha multiplicado por tres, especialmente en Andalucía, Cataluña, Valencia y Madrid, y las familias de grado medio que cuentan con más número de estudiantes coinciden con las que más ofertas laborales poseen: Administración y Gestión, Sanidad, Electricidad y Electrónica, Mantenimiento de Vehículos e Informática.

 

En el grado superior, son las ramas de Administración, Sanidad, Servicios Socioculturales a la Sociedad e Informática las que mejores perspectivas laborales ofrecen. Las ramas profesionales de Fabricación Mecánica y Electricidad y Electrónica concentran casi el 60% de la oferta dirigida a FP. Administración es la tercera familia más demandada, mientras que más del 10% de las ofertas de empleo están dirigidas a secretarias, auxiliares administrativos y recepcionistas. Informática es la cuarta rama más demandada y agrupa al 5,63% de la oferta laboral destinada a la Formación Profesional.

 

Hay otros ciclos que también cuentan con un importante hueco en el mercado laboral, y son Comercio y Marketing (aglutina el 3,48% de las ofertas de trabajo), automoción (1,50%) y edificación y obra civil (1,35%). Contar con el idioma inglés, seguido del alemán y el francés, también abre muchas puertas a estos jóvenes. Madrid, País Vasco y Cataluña son las Comunidades que ofertan un mayor número de ofertas laborales dirigidas a titulados de FP.

 

El futuro de la Formación Profesional en España se presenta prometedor. A través de una posible mejora de las funestas cifras de desempleo juvenil y abandono temprano de estudios, el tiempo será el encargado de demostrar si esta formación ha logrado estar a la altura de las altas expectativas depositadas en ella.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!