Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Estudiar una carrera en el extranjero, paso a paso

Te contamos todos los pasos que hay que dar antes de hacer las maletas para embarcarte en esta aventura con los cabos bien atados.

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Estudiar una carrera en el extranjero, paso a paso
Estudiar una carrera en el extranjero es una opción que se plantean cada vez más jóvenes españoles motivados por la idea de vivir una experiencia en otro país y a la vez aprender idiomas. Según un estudio de la Comisión Europea, quienes realizan parte de sus estudios en otro país poseen cinco capacidades “extra”: confianza en sí mismos, capacidad de toma de decisiones y vigor en la resolución de problemas, capacidad de adaptación y conciencia sobre sus fortalezas y debilidades.

Ver oferta de GRADOS 2015/2016

En 2014 se desplazaron al extranjero más de 162.000 jóvenes para realizar sus estudios universitarios, según datos publicados en abril por el Instituto Nacional de Estadística (INE), principalmente el colectivo del grupo de 25 a 29 años y durante un período superior a los seis meses en el 60% de los casos.

No obstante, y a pesar del aumento de jóvenes interesados por cursar la carrera en otro país, la mayoría considera que no querría hacerlo durante todo el curso académico, entre otros motivos por la falta de líneas de ayudas y financiación para cubrir los costes de esta etapa fuera de casa.

Quiero aprender idiomas en el extranjero. Ver cursos

Los destinos TOP (y su coste)

España es el sexto país con los grados más caros si el precio de las matrículas se calcula mediante paridad del poder adquisitivo, según el estudio “El coste de estudiar en Europa. Precios, becas, préstamos y otras ayudas al estudio en las universidades europeas (2013/2014)” del Observatorio del Sistema Universitario de Cataluña. Así que plantearse estudiar una carrera en otro país puede resultar, incluso, más económico que cursarla en España dado que destinos como Dinamarca, Grecia, Malta, Austria, Finlandia, Noruega o Estonia ofrecen estudios universitarios sin coste para alumnos de la Unión Europa.

De hecho, ocho de cada diez estudiantes que eligen desplazarse al extranjero para cursar su carrera elige países de la Unión Europea, siendo Reino Unido, Italia, Francia y Alemania los  destinos más solicitados.

El caso de Reino Unido

Hay que tener en cuenta que el coste de estudiar en una universidad británica se asemeja al precio de una universidad privada en España aunque “los costes varían según la ubicación de la universidad”, como explica a aprendemas.com Kathryn Abell, consultora y directora de Edukonexion y agente del UCAS (Universities & Colleges Admissions Service) que es el servicio británico de admisión para ingresar en estudios superiores en Reino Unido.

“La mayoría de las carreras en Inglaterra y en Gales duran tres años, mientras que en Escocia son de cuatro años”, comenta Abell, de ahí que “aunque los costes al año son parecidos a las universidades privadas en España, hay que multiplicar este coste por tres años, en vez de los cuatro en España”. Además, “no es habitual hacer un máster al finalizar la carrera como en España” por lo tanto “hay menos gastos de formación en general”. Por lo que respecta al alojamiento, viajes y manutención, Kathryn Abell calcula que los costes pueden variar desde unas 6.000 libras al año en ciudades medianas del norte de Inglaterra, hasta unas 12.000 libras en ciudades como Londres.

No obstante, existen varias alternativas para sufragar estos costes en Gran Bretaña. Teniendo en cuenta que en Escocia se puede acceder a una subvención que cubre el total de las tasas universitarias, en el caso de Inglaterra y Gales se puede solicitar un préstamo del gobierno británico para pagar la matrícula. Como detalla Abell, “los estudiantes empezarían a devolver el dinero del préstamo solamente cuando ganen más de 21.000 libras al año (unos 29.000 euros) y, por ejemplo, con un sueldo de 31.000 euros la devolución sería de menos de 20 euros al mes”. Otra opción son las becas internacionales que convocan muchas universidades, la mayoría para los estudios del primer año, así como pequeños trabajos que se adaptan a los horarios de los estudiantes y que pueden ayudar a cubrir gastos, pues se suele percibir por ello una media de 5 libras la hora.

Por otro lado, para acceder a las universidades británicas no existe una prueba similar a Selectividad. Abell explica que la valoración del alumno se basa en sus notas, pero también en sus cualidades y motivación para estudiar la carrera por lo que considera clave el Personal Statement o declaración personal, un documento que será determinante a la hora de ser admitido en una universidad.

¿Quieres estudiar en Reino Unido? Encuentra tu curso

Quiero acreditar mi nivel de inglés:
Cambridge: First Advanced Proficiency
TOEFL IELTS 


Otros destinos europeos

Por lo que respecta a Italia, quienes estudien durante un tiempo superior a tres meses deberán estar matriculados en un centro de enseñanza reconocido, tener un seguro de enfermedad y disponer de medios económicos suficientes, según informa el Ministerio de Empleo español. A través del portal Estudia in Italia, se pueden consultar todos los estudios universitarios disponibles y los requisitos para acceder ellos, así como la información que se precisa para estudiar el grado en una universidad italiana.

Quiero estudiar en Italia | Ver cursos de italiano

En Francia, país donde se ha incrementado la cifra de estudiantes españoles en un 9%, el coste del grado en una universidad pública es de 183 euros por curso académico, un importe notablemente inferior en comparación con los 700 euros anuales de media en las universidades españolas.

Quiero estudiar en Francia  | Ver cursos de francés

En cuanto a Alemania, que ha incrementado la presencia de estudiantes españoles en un 12%, el abanico de posibilidades alcanza las 16.000 carreras donde elegir pues existen más de 400 universidades reconocidas por el Estado y distribuidas a lo largo de 180 ciudades en todo el país, según cifras de la Embajada alemana. El coste de estudiar en el país germano se sitúa en unos 500 euros que se destinan a los costes y tasas universitarias (unos 250 euros por semestre), aunque se calcula que habrá que invertir otros 4.500 euros en costes de vida, según calcula el banco HSBC en su análisis del coste de los estudios universitarios en el mundo. La página web Study in Germany dispone de un buscador de títulos y de información de interés para quienes se desplacen al país a realizar estudios universitarios.

Ver cursos con destino Alemania | Ver cursos de alemán

Además, hay once países europeos donde las tasas son gratuitas, según el informe del Observatorio del Sistema Universitario, y son: Austria, Chipre, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Grecia, Malta, Noruega, Reino Unido (Escocia), Suecia y Turquía.

Ver otros cursos con destino: Escocia | Portugal | Malta

El caso de Estados Unidos

“El número de estudiantes españoles en Estados Unidos está creciendo y ya es su cuarto destino extranjero preferido”. Así lo ha afirmado Amy Bliss, Agregada Cultural de la Embajada de EE.UU. en Madrid en la inauguración de la Feria de Universidades organizada por Education USA, la Embajada de EEUU, la Comisión Fulbright y el International Institute. Bliss considera que “hay un número creciente de estudiantes en España que habla bien inglés y que quiere aprovechar las grandes oportunidades educativas que ofrecen las universidades estadounidenses”.

No obstante, es uno de los destinos más caros para estudiantes internacionales –junto a Australia y Reino Unido- con un coste anual aproximado superior a los 29.000 dólares (unos 26.000 euros) según un estudio del banco HSBC que analiza los datos de 13 países de todo el mundo.

Estudiar en un college público durante dos años puede suponer en torno a 3.000 dólares anuales; cifra que se eleva hasta los 20.000 dólares en el caso de instituciones públicas de cuatro años, y hasta los 30.000 dólares si los estudios de cuatro años se realizan en instituciones privadas. A ello hay que añadir los gastos de alojamiento que podrían elevar el desembolso hasta los 40.000 dólares en el caso de estudiantes residentes en el campus de una universidad privada.

Entre las pruebas de admisión a universidades estadounidenses, lo habitual es que exijan la superación del SAT (Scholastic Aptitude Test) o el ACT (American College Testing). Según informa la Comisión Fulbright, hay muchas universidades y community colleges en las que la presentación de los resultados de estas pruebas es optativa, pero hay que tener en cuenta que sin ellas es difícil que los comités de selección de los centros concedan ayudas o becas.

Una de las mayores trabas de estudiar en una universidad estadounidense es el trámite burocrático que supone obtener la visa F1, correspondiente a los estudiantes que van a seguir un programa académico en una institución reconocida por el Gobierno de Estados Unidos. Una de las condiciones para la concesión de esta visa es que el ciudadano extranjero tenga un objetivo educativo válido para entrar en el país y ha de ser estudiante a tiempo completo, como detallan desde el portal US Inmigration Support. No obstante, la visa F1 ofrece la posibilidad de entrar y salir del país varias veces, y otorga el derecho a solicitar una CPT – Práctica Profesional Curricular para adquirir experiencia laboral mientras se estudia. También es posible cambiar de universidad o de escuela sin salir del país con esta visa, que tiene un coste de 160 dólares (145 euros).



Quiero estudiar en Estados Unidos. Ver oferta

Ver cursos de inglés

                El caso de Australia

Estudiar una carrera en Australia es el sueño de muchos jóvenes. El sector de la educación en el país “es una de las principales fuentes de ingreso”, como explican desde AUssieYouTOO a aprendemas.com, “motivo por el cual existen todo tipo de institutos, escuelas y universidades que ofrecen una gran variedad de programas a estudiantes internacionales”. Desde esta agencia de orientación a quienes desean estudiar o trabajar en Australia, detallan que para ser aceptado por una universidad australiana es necesario por lo general el requisito de inglés (IELTS, TOEFL o Cambridge) y el título de Bachillerato que equivale al año 12º de Australia.

A pesar de que los costes de la carrera varían en función de la universidad, el programa y duración, se calcula que al año podría supone en torno a 13.000 dólares australianos, a lo que hay que sumar un mínimo de 1.550 dólares mensuales de alojamiento, calculan desde AUssieYouTOO. No obstante, con el visado de estudiante se puede trabajar de forma legal 20 horas a la semana durante el período de estudios y 40 horas en períodos de vacaciones, “lo cual es una gran ayuda para cubrir los gastos mensuales en este país”, informan desde la agencia.

Otra ventaja es que Australia y España acordaron el año pasado conceder el visado Work & Holiday para jóvenes, que permite trabajar un máximo de medio año para una misma empresa, estudiar hasta cuatro meses o simplemente viajar por Australia saliendo y entrando del país tantas veces como se requiera, explica a aprendemas.com un responsable de AUssieYouTOO. Los solicitantes deben tener entre 18 y 30 años, un nivel funcional de inglés, estudios superiores y demostrar que tienen fondos económicos suficientes para mantenerse en el país, entre otros requisitos.

De hecho, el 30 de junio se ha cumplido el primer año del Acuerdo entre ambos países y, según informa la embajada de Australia en España, el segundo año del acuerdo comenzó el pasado 1 de julio, a partir del cual se ha producido un aumento en las tasas del visado hasta los 440 dólares aproximadamente.

Me gustaría estudiar en Australia

Ver cursos de inglés

Con beca y al extranjero

Entre los principales programas de movilidad destacan las becas Erasmus, de las que España es país destacado en emisión y recepción de estudiantes. El pasado 29 de abril el Ministerio de Educación anunciaba su convocatoria de ayudas Erasmus.es de las que se beneficiarán en torno a 12.500 estudiantes de instituciones de educación superior al haber aumentado el presupuesto hasta los 24 millones de euros (ocho más que el pasado año). Estas ayudas en encuadran dentro del Programa Erasmus+ de la Comisión Europea, pero los requisitos son más exigentes tanto en el conocimiento del idioma (se exige un nivel B2) como en el expediente académico (tener superados al menos 60 créditos de los estudios). De hecho, son incompatibles: quienes reciban la ayuda Erasmus+ de la Comisión Europea no podrán percibir las ayudas Erasmus.es del Ministerio de Educación, y viceversa.

La duración máxima será de cinco meses y se otorgarán de 300 a 400 euros al mes en función del destino: países de la Unión Europea, Liechtenstein, Islandia, Noruega, Turquía y Macedonia. En esta ocasión, figura como novedad que los beneficiarios de becas MECD percibirán 100 euros más al mes, y las personas con discapacidad un total de 200 euros más al mes que el resto de beneficiarios.

Otras convocatorias que sufragan parte o la totalidad de la carrera en el extranjero son las Becas Santander Iberoamérica que ofrece a los estudiantes de Grado la posibilidad de realizar un semestre en instituciones de educación superior de Iberoamérica con las que existe un convenio de colaboración: Chile, Puerto Rico, Uruguay, Argentina, Brasil, Colombia, México y Portugal. La dotación es de 3.000 euros por cada beca.

Asimismo, se convocan programas de movilidad no europea en las universidades españolas que facilitan la realización de estancias académicas en el extranjero a lo largo de la carrera universitaria. La Universidad de Alicante, por ejemplo, abrió el pasado mes de marzo el plazo para realizar un semestre en Chile, Canadá, Brasil, Estados Unidos, Australia, Sudáfrica, Tailandia o Túnez, entre otros. También la Universidad Carlos III de Madrid ofrece esta oportunidad a sus estudiantes abriendo el plazo cada mes de septiembre; la Universidad Autónoma de Madrid, por su parte, a comienzos de año puso a disposición de sus alumnos el programa de movilidad Swiss-European Mobility (SEMP) para realizar estudios en universidades suizas durante el próximo curso; o la Universidad de Córdoba que ofrece programas de intercambio con universidades de Iberoamérica, Estados Unidos, África o Asia.

Por otro lado, una fuente de becas para estudiantes internacionales son los propios Gobiernos o Embajadas que publican periódicamente convocatorias. Entre las últimas becas anunciadas para realizar estudios universitarios y a las que pueden acceder estudiantes españoles destacan las que el Gobierno de Italia convocó en abril o las del Gobierno de México cuyo plazo de solicitudes permanece abierto hasta el mes de agosto.

Quiero apuntarme a un curso + beca. Ver opciones

Estudiar una carrera en el extranjero con una beca bajo el brazo facilita mucho las cosas. Ahora, toca elegir destino.