Escuela de padres: aprender a enseñar

Educar a un hijo es una tarea complicada. Algunos padres se sienten desbordados ante una misión tan compleja y son muchos los que, cada noche, se preguntan si lo están haciendo bien. Para todos ellos, las Escuelas de Padres son un lugar de encuentro donde reflexionar, de la mano de educadores, profesionales expertos y otras personas en la misma situación, acerca del difícil cometido de ser padre.

Estudiantes-grado-INE

Decía el dibujante argentino Quino, en boca de su atrevida Mafalda, que “padres e hijos reciben su título el mismo día, pero ninguno de los dos ha asistido a un curso para ejercer su profesión”. Pero las cosas están cambiando, y desde hace más de 30 años, las Escuelas de Padres funcionan en España para que los progenitores puedan intercambiar experiencias sobre su propia situación y recibir el consejo de expertos, como psicólogos, pedagogos o educadores. Todo ello se traduce en un interesante diálogo acerca de aquellas situaciones que desbordan a los padres, como los problemas de comportamiento o actitud de un hijo, el fracaso escolar, la etapa de la adolescencia o los celos infantiles.


 


Actualmente, cualquier persona puede tener acceso a una Escuela de Padres. Muchas de ellas están situadas en los propios colegios e institutos. También las hay organizadas por organismos públicos -a nivel nacional, regional o local-, y desarrolladas por asociaciones. Y, por último, también se pueden encontrar escuelas virtuales a través de Internet. En cualquiera de ellas, la forma de trabajar es muy similar. Las distintas sesiones están organizadas en torno a una temática estructurada, que se imparte durante un determinado periodo de tiempo, de la mano de un profesional especializado en la materia. Los temas pueden ser muy generales -como el comportamiento que debe tener un padre ante las distintas etapas evolutivas de su hijo o la conveniencia de poner límites-, o bien tratar acerca de aspectos más específicos -como los problemas de alimentación en la adolescencia, la prevención de la drogadicción o los síntomas de la hiperactividad-.


 


En prácticamente todas las Escuelas de Padres, los progenitores también tienen acceso a los consejos de los especialistas, que les ayudarán a abordar cada una de las situaciones que les preocupan. Y casi todas concluyen con un posterior debate entre los participantes, lo que constituye un interesante intercambio de experiencias acerca de estilos educativos y las diferentes estrategias para resolver un determinado conflicto.


 


Organizados por la Administración


 


Cualquier persona que lo desee puede participar en una Escuela de Padres organizada por el Ayuntamiento o la Comunidad Autónoma de su lugar de residencia, porque se trata de iniciativas ampliamente extendidas a lo largo de prácticamente toda la geografía española.


 


A nivel nacional, el Ministerio de Educación propone el programa Aula Mentor, un sistema de formación a través de Internet. Estos cursos, abiertos y a distancia, pueden realizarse desde el propio domicilio, si se dispone de conexión a Internet, o bien desde el Aula Mentor más cercana, pues el Ministerio trabaja en colaboración con un amplio número de instituciones, como las Consejerías de Educación de las distintas Comunidades Autónomas, centros educativos, ONGs o asociaciones. La matrícula cuesta 24 euros por mes e incluye material, evaluaciones y ejercicios prácticos, así como el acceso directo a un tutor y a los distintos alumnos del curso. Hay cursos durante todo el año, salvo el mes de agosto.


 


Las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos, por su parte, también desarrollan este tipo de actividades. En Madrid, por ejemplo, las Escuelas de Padres están organizadas por el Instituto Madrileño de Formación y Estudios Familiares, en colaboración con los Servicios Sociales de las Juntas Municipales de los 21 distritos.


 


En Cuenca, la Escuela de Padres, organizada por el Área de Intervención Social del Ayuntamiento de la ciudad, se desarrolla en distintas sesiones que tienen lugar tras el periodo vacacional y que se prologan hasta Navidad. En ellas se tratan temas como el manejo de conductas, la prevención de drogodependencias, el desarrollo emocional del niño, el juego o la adolescencia. Cuenta con servicio de guardería, está dirigida a padres y madres con hijos de edades comprendidas entre los 3 y los 11 años, y su objetivo es mejorar la atención integral del menor, fortalecer las relaciones del grupo familiar, reflexionar sobre el papel de los padres e incrementar la satisfacción del ejercicio diario de educar a un hijo.


 


Por su parte, en Sevilla también hay un programa que trata de crear un espacio de encuentro entre la familia y escuela. Se trata de una Escuela de Padres y Madres, que se desarrolla en los respectivos centros educativos de la ciudad, a cargo de expertos en la materia. La primera fase, en diciembre, consistirá en una sesión preparatoria, mientras que la segunda, de enero a mayo, constará de tres seminarios de formación que se desarrollarán en los propios centros educativos.


 


También se pueden encontrar Escuelas de Padres donde se aborden temas más específicos, como la prevención de las drogodependencias en el seno de la familia. En el caso del Ayuntamiento de Valencia, la Escuela de Padres se realiza en los distintos colegios de la localidad, y su objetivo es lograr que los menores no entren en el mundo de las drogas a través de un adecuado desarrollo de la personalidad, y unas actitudes y valores sólidos. El programa consta de 12 sesiones y va dirigido a los padres con hijos pequeños y/o adolescentes, e incluso también a quienes contemplen la posibilidad de tenerlos.


 


Recientemente, el Gobierno ha confirmado que se crearán nuevas Escuelas de Padres para fomentar una mayor implicación en el seguimiento de la educación de los hijos y evitar así el abandono escolar temprano.


 


 


Asociaciones y colegios


 


Un niño que no presta atención en clase, otro que tiene continuas rabietas, la adolescente que empieza a tener síntomas de problemas alimenticios o aquel que se pelea con todos sus compañeros. Ante estas situaciones, los padres se sienten confundidos, tristes y muchas veces culpables. Pero deben saber que, con unas determinadas técnicas, mucho diálogo y ayuda externa, la situación puede mejorar hasta lograr el clima adecuado que permita el desarrollo de la personalidad del niño. Para afrontar todos estos problemas, muchos colegios e institutos cuentan con su propia Escuela de Padres, una iniciativa que en la mayor parte de los casos es promovida por las APAs o las Federaciones de APAs, en colaboración con los profesores. En otras ocasiones, es la propia Administración la que utiliza el salón de actos de los colegios para llegar mejor a los padres, y la que se encarga de aportar el material e incluso los profesores encargados de la guardería que cuidará a los niños.


 


En cuanto a asociaciones, son muchas las que promueven este tipo de actividades formativas. Muchas de ellas están orientadas a resolver problemáticas relacionadas con un determinado tipo de inquietudes. Por ejemplo, la Asociación Española de Niños Superdotados (ASENID) ofrece a lo largo del año una gran cantidad de actividades dirigidas tanto al profesorado como a los padres. Además, ha editado una colección de Guías para Padres, con textos elaborados por especialistas, que pueden ser de mucha utilidad a la hora de tomar decisiones en torno a la educación del niño.


 


Por su parte, la Asociación de Padres para Niños y Adolescentes con Déficit de Atención e Hiperactividad de Valencia, organiza una Escuela de Padres, que complementa a los distintos talleres, donde se ofrecen herramientas y recursos para la mejor evolución del TDAH. La duración del curso es de dos horas y tiene un coste de 10 euros por familia. Las reuniones son una vez al mes, el último sábado de cada mes, entre las 10 y las 12 horas.


 


La Asociación de Padres de Niños Sordos de Zaragoza también organiza encuentros con familias que viven el problema de la integración de los niños con discapacidades auditivas. El programa Ocio y Tiempo Libre contiene una amplia oferta de actividades lúdicas y pretende proporcionar a los participantes una experiencia educativa en un contexto abierto y familiar. Todas las familias de niños con este tipo de problemas son bienvenidas.


 


Radio ECCA, por su parte, también organiza una Escuela de Padres y Madres, que se reúnen una vez por semana para hablar y compartir experiencias de temas tan cotidianos como la alimentación, el juego, la televisión en horario infantil o las tareas escolares. El grupo se apoya en el diálogo con otros padres y todos destacan lo amenas que resultan las sesiones.


 


Formación virtual


 


Son muchos los padres que demandan otro tipo de formación no presencial, pues no disponen de demasiado tiempo libre para acercarse a reuniones. Para ellos, cada vez hay más oferta de material multimedia y cursos on line, que pretenden organizar un aprendizaje a la medida del tiempo que tenga disponible cada padre. Así, en www.educapadres.com, se puede acceder a una Escuela de Padres virtual, con material multimedia sobre los más diversos temas: pautas educativas, alimentación y sueño, problemas habituales, juego y escuela. La web también ofrece manuales y cursos sobre la importancia de aprender a educar, la comunicación, la transmisión de valores, la adquisición de hábitos o la autoridad. Otro ejemplo de páginas web que ofrecen Escuelas de Padres son www.solohijos.com, www.aulainfantil.com o www.educoweb.com.


 


Si lo quiere más fácil todavía, puede presenciar el programa «Escuela de padres», en La 2, todos los sábados 13:55 horas. El espacio, presentado por Gema Balbás, trata de acercar el entorno social de los niños a los telespectadores. Con este objetivo, se pueden acceder a algunas respuestas clínicas y pedagógicas, impartidas por profesionales en la materia, para padres con hijos con edades comprendidas entre los 0 y 14 años.


 


Las posibilidades son muchas, y las iniciativas, tanto públicas como privadas, están hoy al alcance de cualquier persona interesada. Ser hijo, en ocasiones, también es duro, pero nadie nace sabiendo ser padre. Los niños no llevan un manual de instrucciones debajo del brazo, por eso nunca está de más que alguien te cuente su experiencia o que un profesional te oriente sobre cómo debes enfrentarte a aquello que más te preocupa acerca de la educación de tus hijos. El resultado merece la pena.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Aula Mentor


 


Asociación Española de Niños Superdotados


 


Asociación de Padres para Niños y Adolescentes con Déficit de Atención e Hiperactividad


 


Radio Ecca


 


Educapadres.com


 


Solohijos.com


 


Aulainfantil.com


 


Educoweb.com