Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Erasmus conquista Europa pese a su pobre dotación

Tras 18 años de implantación en Europa, acumulando más de un millón doscientos mil participantes, el programa de intercambio Erasmus afronta un nuevo curso académico con un abrumador respaldo por parte de las universidades europeas, pero con el lastr

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Erasmus conquista Europa pese a su pobre dotación
Estudiantes-grado-INE

Sólo hay que echar un vistazo a los 18 años de trayectoria para comprobar el éxito de este programa de intercambio en el que, a día de hoy, participan nueve de cada diez universidades europeas. Nacido en 1987 con el objetivo de mejorar la calidad de la educación superior y reforzar su dimensión europea, el más que conocido programa de becas Erasmus registró en el año de apertura una participación de 240 españoles que dejaron su centro de estudios habitual para estudiar en otro país europeo; actualmente, la cifra supera los 20.000 estudiantes españoles. Asimismo, el pasado año un total de 1949 profesores disfrutaron de la estancia en una universidad europea gracias también a este programa. Y es que, tal y como dijo en el siglo XV el ilustre pensador Erasmo de Rotterdam que otorga su nombre al programa, “en el estudio no debe existir la saciedad”.


 


Pobres becarios...


 


No hay duda de que estudiar en un país extranjero aporta innumerables beneficios al estudiante. Sólo por citar algunos, destacan las destrezas que se adquieren al desenvolverse en un entorno diferente al habitual, el afianzamiento del idioma, conocer y compartir experiencias con personas procedentes de otros países… Pero hay un claro impedimento para los becarios Erasmus y es que la mayoría de ellos coincide en que la aportación económica que reciben para vivir entre un trimestre y un año completo en el extranjero es realmente escasa. Sin ir más lejos, España es el tercer país que menos cuantía dedica a estas becas –sólo después de Francia y Austria- concediendo a sus ‘erasmus’ 96 euros al mes, y eso que es el país que más alumnos europeos recibe y el segundo que más envía al extranjero.


 


El presupuesto individual de estas becas procede de la Unión Europea que fija las cantidades en función de la renta per cápita, la lejanía y el número de alumnos. España en concreto, complementa estas ayudas con aportaciones del Ministerio de Educación, la Comunidad Autónoma de cada estudiante y la Universidad donde cursan sus estudios. En total, un becario español no percibirá más de 150 euros al mes, una cantidad que sólo cubre cerca del 10% de los gastos básicos de viaje, alojamiento y manutención, el resto corre a cuenta de los padres en la mayoría de los casos. En cambio, países como Chipre, Malta o Bulgaria envían a sus ‘erasmus’ con más de 450 euros en el bolsillo.


 


Además, la contribución presupuestaria ha disminuido en los últimos años. Hace una década España concedía mensualidades de 54 euros más que actualmente, lo mismo sucede con Italia que ha pasado de dotar a sus becarios con 114 euros de los 200 que concedía hace diez años, o Islandia que ha reducido las cuotas de 290 a 176 euros. La Unión Europea fija la media total en 125 euros por becario. No obstante, hay que tener en cuenta que un universitario que va a estudiar al extranjero con una beca Erasmus queda exento de abonar las tasas académicas de la matrícula que en algunas universidades puede alcanzar hasta los 24.000 euros.


 


Hablan los Erasmus


 


Jorge Martínez, de 23 años, es estudiante de la Universidad de Alcalá de Henares de Madrid y lleva desde principios de septiembre en Galway (Irlanda) con una beca Erasmus. “Llevamos dos meses y medio en el extranjero y aún no hemos visto un duro de la beca, no sabemos cuándo vamos a recibirla. Según me han dicho, suelen pagar cada tres meses”. Jorge paga 260 euros mensuales por una habitación compartida con otro estudiante en un piso, una compra semanal de unos 20 euros –aunque suele almorzar en la universidad prácticamente a diario pagando un menú que no baja de los 5 euros, cuando en Madrid está en torno a los 3.60€- y si se quiere tomar un café en la universidad, mientras que en cualquier facultad madrileña cuesta aproximadamente 70 céntimos, allí alcanza el euro y medio en el mejor de los casos.


 


Estoy esperando que lleguen los 150 euros para poder devolverle a mis padres el esfuerzo económico tan grande que están haciendo por mí. Todos los que vinimos a Galway sabíamos que la beca no iba a cubrir ni la mitad de los gastos que tenemos, pero para quien se lo pueda permitir, es una experiencia inolvidable que te aporta miles de cosas cada día. Estoy conociendo a gente increíble de todas partes, perfeccionando mi inglés, haciendo trabajos y estudiando apuntes en un idioma que no es el mío. En menos de tres meses ¡ya pienso en inglés y no en español! Y eso es una buena señal. Tampoco puedo negar que no salga a menudo… Aquí hay también mucha fiesta, pero todo se puede compaginar”, asegura.


 


De entre los destinos más deseados por los universitarios españoles destaca Italia, que en 2004 fue el país elegido por 5.688 estudiantes españoles. Una de ellos fue Diana González, alumna de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria que estudió el pasado año en Ferrara, una pequeña ciudad situada en la Llanura del Po. “Ha sido uno de los mejores años como estudiante. Pocas semanas antes de finalizar el curso pensé ¿esto se ha acabado ya? No puede ser. Ahora quiero pedir una beca para irme a México porque la experiencia de Erasmus ha sido muy intensa y me ha sabido a poco de todo lo que he disfrutado”.


 


El programa Erasmus ‘progresa adecuadamente’


 


Ante la ya habitual noticia de que las universidades pierden progresivamente alumnos, sorprende un dato proporcionado por la Comisión Europea: durante el presente curso académico 2005-2006, el 87% de las universidades europeas de 31 países –es decir, alrededor de 2.200 instituciones de educación superior- participan en este programa de intercambio de estudiantes y profesores. Un éxito que, según la Comisión, confirma la capacidad de este programa de “integrar los centros europeos de educación superior al darles los medios para asumir los desafíos internacionales del mundo del mañana de fuerte intensidad de cualificaciones”. Por su parte, el comisario europeo de Educación, Jan Figel, ha señalado que “nuestras universidades juegan un papel crucial en la edificación de una Europa estable y próspera en una economía cada vez más globalizada y fundada en el conocimiento”.


 


Con respecto a la dotación, en el mes de octubre el Parlamento Europeo anunció una propuesta de aumentar la asignación económica de estas becas. Frente a los 150€ mensuales (cuantía vigente desde 1993), la dotación alcanzaría los 210€ al mes en 2007 (un 40% más) y 300€ en 2013. Para ello se dedicará un presupuesto anual de 14.600 millones de euros, mil millones más que la cantidad propuesta por la Comisión Europea hace un año. Otra de las novedades será aumentar la participación de alumnos y profesores en el programa Comenius (Cooperación europea en materia de enseñanza escolar), así como tener en cuenta a los hijos de los trabajadores sujetos a movilidad y a las personas discapacitadas.


 


Cifras Erasmus


 


En sólo diez años, la Comunidad de La Rioja por ejemplo ha pasado de enviar 2 alumnos en 1994 a 64 el pasado año o Valencia, que ha triplicado la cifra de estudiantes Erasmus que salen al extranjero alcanzando la cifra de 2.840 en 2004. Pero, sin duda, la comunidad autónoma que más Erasmus envía a Europa es Madrid (3.891), seguida de Cataluña (3.273).


 


Por otro lado, son las mujeres las que en mayor medida solicitan una de estas becas (58,50%) pero sólo hasta los 24 años, pues a partir de esta edad destaca la presencia en Europa de erasmus españoles varones. Según las carreras, sobresalen los universitarios de Ciencias Empresariales y Económicas que en 2004 solicitaron una beca 23.412 estudiantes, seguido de los alumnos de Filología y Lingüística (20.205) y Derecho (11.633).


 


La Universidad de Santiago abre sus becas 2006-07


 


Hasta el próximo 20 de diciembre, los alumnos de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) pueden solicitar una de las 1.400 plazas convocadas para estudiar durante el curso académico 2006-07 en Europa con una beca Erasmus. Las ayudas son proporcionadas por la Unión Europea, la propia universidad que concede becas complementarias, así como las ayudas económicas por parte de la Xunta de Galicia. Entre los requisitos se exige, como es habitual en este programa, que el universitario haya finalizado al menos el primer año de carrera y supere una prueba de idioma del país de destino.


 


  


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Programa de becas Erasmus


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


El Programa Erasmus, Premio Príncipe de Asturias 2004 de Cooperación Internacional


 


Erasmus Mundus inicia su segundo año con más propuestas


 


Programa ERASMUS: EUROPA y MÁS ALLÁ


 


ERASMUS o una “Universidad Europea” entre comillas


 


Viviane Reding propone triplicar los becarios de Erasmus


 


Programa ERASMUS, una apuesta por el intercambio


 


Becas Erasmus Mundus: Europa se abre al Mundo


 


La UE amplía su Programa Erasmus de intercambio universitario a todo el mundo


 


Guy Haug desgrana en San Sebastián la situación de Europa en materia de educación


 


Presentado “Europass”, el currículum europeo


 


Suma y sigue: mil españoles de prácticas en Europa gracias a las Becas ARGO y FARO


 


Becas ARGO: movilidad y prácticas en Europa para los universitarios españoles


 


Europa no se entiende: el gran reto de la ampliación


 


La construcción del Espacio Europeo de Educación Superior


 


El Gobierno analiza la convergencia universitaria con Europa


 


Prácticas en Europa a través del Programa Leonardo Da Vinci


 


Más Reportajes de Formación, Educación y Empleo en a+