Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Empresa y Formación Continua: lo que hay que saber

¿Qué es mejor?: que una empresa “regale” 3.000 euros a la Seguridad Social, o que pueda quedárselos para dar un curso de Excel a 10 empleados. ¿Puede un trabajador solicitar un permiso individual de formación? El actual Subsistema de Formación Contin

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Empresa y Formación Continua: lo que hay que saber

El punto de vista de la empresa - Requisitos - Las entidades mediadoras - El Permiso Individual de Formación - De temas y métodos - Sobre los centros - Ventajas e inconvenientes del actual sistema - La Fundación Tripartita 


La formación continua se define como las acciones formativas que organizan y gestionan las empresas para formar a sus propios trabajadores. Desde hace ya varios años, las administraciones públicas fomentan por diferentes vías este tipo de formación, para potenciar así la adaptación de las empresas a las nuevas condiciones de los mercados y mejorar la calidad y productividad, entre otros aspectos.


El marco legal y administrativo que recoge estas ayudas públicas a la formación de trabajadores se conoce actualmente como Subsistema de Formación Continua, que entró en vigor el 1 de enero de 2004 (Real Decreto 1046/2003, de 1 de agosto), por lo que es relativamente reciente. La “Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo” es la entidad encargada de la gestión y coordinación de este sistema.


El actual sistema introdujo varias novedades para agilizar la gestión de dicha formación. Actualmente, las empresas ya no tienen que solicitar a la Administración la aprobación de los cursos que querían ofrecer a sus trabajadores y esperar su visto bueno, sino que pueden escoger los cursos, que los trabajadores asistan (o los sigan mediante teleformación) y “recibir” posteriormente la ayuda económica de la Administración en forma de bonificaciones a la cuota de la Seguridad Social. Es decir, pagan una cuota a la Seguridad Social menor de la que les correspondería de no realizar formación para sus trabajadores. Este sistema mejora la rapidez y la autonomía para que las empresas escojan la oferta formativa que más les convenga.


Para poder realizar los cálculos de cuánto querrán gastar en formación en un determinado año, las empresas pueden saber desde el principio qué crédito tendrán en función de unos baremos que se basan en lo aportado a la Seguridad Social en concepto de formación el año anterior. Ésta cuantía se aplicará luego en mayor o menor grado según otros conceptos como el número de trabajadores de la empresa o si ésta es de nueva creación.


Una empresa con unos salarios de tipo medio y unos 50 empleados, podía desgravarse en concepto de Formación Continua alrededor de 2.600 euros anuales. Sin embargo, el 22 de abril de este año el Consejo de Ministros ha aprobado un acuerdo alcanzado anteriormente en la Mesa de Diálogo Social sobre Formación Continua, según el cual se incrementan los porcentajes de bonificación. Hasta 3.000 euros podría desgravarse esta empresa a partir de los nuevos porcentajes. Además, se trata de una decisión con carácter retroactivo, esto es, aplicable en todos los planes formativos desde el 1 de enero de 2005.


El Subsistema de Formación Continua recoge también los Permisos Individuales de Formación, o, lo que es lo mismo, la autorización de la empresa para facilitar a un trabajador individual la realización de Acciones formativas reconocidas por una titulación oficial.


Según nos informa Elena Ariztia, Jefe del Área de Planes de Empresa – IFE Virtual de la Cámara de Comercio de Madrid “el nuevo Subsistema resultó en su momento muy innovador, y provocó una cierta timidez en las empresas sobre todo por la novedad en los trámites administrativos. Sin embargo, sus ventajas se han hecho patentes ya que presenta una mayor flexibilidad con respecto al anterior modelo. La Cámara ha comprobado que “desde que entró en vigor el actual sistema de bonificaciones a principios de 2004, se ha percibido un crecimiento lento pero consolidado de la utilización de estas ayudas por parte de las empresas”.


Desde el punto de vista de la empresa


Cualquier empresa, sea de gran tamaño o Pyme, antes de realizar los trámites, preparar requisitos y demás gestiones, debe definir cuales son las necesidades formativas de la organización en función de unos objetivos. ¿Actualizar al personal de oficina en nuevas tecnologías? ¿Formar a todos los empleados con un curso básico de Riesgos Laborales? ¿Ofrecer al departamento comercial un seminario de comercio electrónico para desarrollar esta nueva área? Al fin y al cabo, la formación de los trabajadores debe tener un sentido estratégico.


Una vez que la persona encargada haya establecido las propuestas formativas más beneficiosas en base a las necesidades y prioridades de la empresa, procede estimar la cuantía que otorgará la Administración a nuestra empresa en forma de bonificaciones. Esta cuantía se puede conocer de antemano a partir del 1 de enero de cada año, es lo que se conoce como “Cálculo del Crédito”. El crédito para la formación se calcula según la cuantía ingresada en el año anterior por el concepto de “Formación Profesional” a la Seguridad Social, que se multiplicará por un porcentaje de bonificación. El porcentaje varía según el tamaño de la empresa, favoreciéndose las más pequeñas:


% Bonificación (actualizado en abril de 2005):




  • De 6 a 9 trabajadores: 100%
  • De 10 a 49 trabajadores: 75%
  • De 50 a 249 trabajadores: 60%
  • De más de 250 trabajadores: 50%

Estos porcentajes eran del 90%, 65%, 52,5% y 42,5% respectivamente antes de la modificación introducida por el Consejo de Ministros el 22 de abril, en las modificaciones a la Ley de Presupuestos Generales del Estado.


En empresas de 1 a 5 trabajadores la cantidad otorgada será fija: 420 euros/empresa (antes del cambio eran 350€). Pero cuando se trate de 1 o 2 trabajadores, ésta cifra será a gastar en 3 y 2 años, respectivamente.


Las cuantías se ven incrementadas si la empresa se acaba de mudar a un nuevo centro de trabajo, o si es de nueva creación. En general, al crédito inicial de la empresa se le sumarán, con la actualización, 65 euros por cada nuevo trabajador incorporado. Antes esta cifra era de 62 euros.


Como se puede apreciar, en la mayoría de los casos la empresa pondrá una parte del coste total de la formación. Es lo que se conoce como la “Aportación Privada”, que resulta como es lógico de restar a los costes totales de la formación la bonificación aplicada. La Aportación Privada es menor cuanto menor sea la empresa.


Requisitos


Los trámites administrativos comienzan siempre por abrir un expediente en la Fundación Tripartita para la Formación, heredera del antiguo Forcem.


Posteriormente, para obtener estas ayudas las empresas deben cumplir los siguientes requisitos: 1. Comunicar el comienzo del curso con 15 días de antelación. 2. Certificar la asistencia a clase de los trabajadores. 3. Diseñar, reproducir y entregar el diploma homologado por la Fundación Tripartita. 4. Solicitar a los trabajadores la evaluación de satisfacción. 5. Atender a los organismos competentes en caso de realizarse auditorías de certificación. 6. Custodiar durante cinco años la documentación. 7. Comunicar a la Fundación Tripartita la finalización de cada acción formativa y los datos definitivos de los alumnos, así como los costes sufragados por cada empresa.


Las acciones formativas que podrán acogerse a las bonificaciones por Formación Continua deberán tener como máximo 25 participantes por grupo en acciones presenciales, y 80 por grupo y tutor en acciones a distancia. Su duración mínima deberá ser de 10 horas, excepto módulos de alfabetización informática (5-10 horas), y quedan excluidas las jornadas, ferias, simposios y congresos.


Las entidades mediadoras


Tras calcular las opciones formativas a las que puede aspirar la empresa según los recursos y ayudas disponibles, se deben escoger los programas formativos y el centro que se hará cargo de la formación. En la actualidad algunos grandes centros de formación con una amplia oferta para empresas se han convertido en entidades mediadoras entre éstas y la Fundación Tripartita. Esto quiere decir que la empresa se limita a escoger el curso o cursos que le interesan (o propone un programa a medida), y la Entidad Mediadora realiza todos los trámites administrativos con la Fundación Tripartita conducentes a la bonificación de los costes para la empresa.


Es el caso, entre otros, del Instituto para la Formación Empresarial (IFE), que cuenta con la garantía de pertenecer a la Cámara de Comercio de Madrid. El IFE ofrece actualmente más de 300 cursos monográficos en áreas como Comercial, Empresarial, Innovación y desarrollo directivo, Informática y Nuevas Tecnologías, Idiomas para los negocios y Cursos de postgrado. En materia de Formación Continua, una de las ventajas de la Cámara de Madrid es que realiza los trámites para la bonificación de las cuotas de la Seguridad Social de forma gratuita.


“Las empresas que escogen la oferta formativa de la Cámara son de todo tipo, tanto Pymes como empresas de mayor tamaño”, comenta Elena Ariztia. “Sin embargo, las que cuentan con más de 250 trabajadores se suelen hacer cargo de los trámites para recibir las bonificaciones ellas mismas, mientras que las empresas de menor tamaño suelen delegar en la Cámara esta gestión. El servicio se ofrece de forma gratuita. Lo único que tiene que hacer la empresa es darle a la Cámara sus datos, los del alumno y la autorización para actuar en su nombre”.


Una vez que los trabajadores han recibido la formación, la empresa abona al centro su importe contabilizando ese gasto en una cuenta específica. En el mismo mes en que termina el curso, ésta puede descontar la cantidad que le corresponda según su tamaño en la cuota a la Seguridad Social, es decir, según las equivalencias de número de trabajadores y porcentaje de bonificación señaladas más arriba.

El Permiso Individual de Formación


El llamado Permiso Individual de Formación es otra posibilidad para que los trabajadores reciban formación, en la que la empresa concede a un trabajador unas horas de su jornada laboral para seguir, de forma presencial, estudios de titulaciones oficiales relacionados con la mejora de su capacitación profesional o personal.


Podrán disfrutar del Permiso Individual de Formación los trabajadores asalariados que estén cotizando a la Seguridad Social, que lleven más de un año en la empresa, y por un período no superior a 200 horas laborales durante el curso académico.


Si bien este tipo de permisos son a priori una buena idea recogida en la regulación de la Formación Continua, en la práctica esta posibilidad está desaprovechada. La razón es que pocas empresas están dispuestas a conceder un elevado número de horas de jornada laboral para que un empleado reciba una formación que no corresponde a un programa escogido por la propia empresa. Y, si el número de horas concedidas es reducido, los complicados trámites burocráticos que es necesario realizar para una sola persona desincentivan en gran medida el visto bueno de la empresa.


De temas y métodos


Los programas de formación continua pueden dirigirse a cualquier rama de la producción de bienes y servicios en las empresas. No obstante, según un estudio de las Cámaras de Comercio, nuevas tecnologías y sistemas de calidad fueron en 2004 las dos materias más demandas por las Pymes. Se trata de una estadística basada en los 125 Centros de Formación Empresarial que mantienen las Cámaras de Comercio en toda la geografía española.


En concreto, durante 2004 las Cámaras de Comercio impartieron más de 5.000 cursos y másters. De esta cifra, el 34% fueron programas formativos relacionados con las nuevas tecnologías. En segunda posición como materia más demandada se sitúan los sistemas de calidad, con un 19%, seguido de medio ambiente, con un 18% de los cursos. Marketing, gestión empresarial, comercio exterior, y economía financiera completan el panorama de las materias más solicitadas por las empresas a las Cámaras de Comercio.


No se debe olvidar que en las necesidades formativas de muchas empresas tienen también gran importancia materias como prevención de riesgos laborales, habilidades personales e interpersonales, e idiomas.


El modo en que se pueden transmitir estos conocimientos ha evolucionado en gran medida. A la clásica formación presencial se le suman ahora otras vías como son las modalidades a distancia, mixta y la teleformación. De hecho, la formación a través de nuevas tecnologías y en especial Internet, está ganando importancia a pasos agigantados en los últimos años. Su utilidad destaca especialmente en lo que se refiere a la enseñanza de nuevas tecnologías y programas informáticos, por razones obvias.


Crece la teleformación


Aunque la formación presencial todavía es mayoritaria, según se indica en el estudio “La enseñanza de informática en España” que la Asociación Española de Centros de Enseñanza de Informática (AECEI) encargó a la consultoría de comunicación Impart, el 79% de las empresas se muestran partidarias de implantar la modalidad de formación vía Internet.


El estudio “La enseñanza de informática en España” se hizo atendiendo a 900 entrevistas telefónicas, efectuadas tanto a particulares como a empresas de las 35 provincias donde la AECEI tiene centros asociados.


El crecimiento de Internet como vehículo formativo encaja con otros datos del estudio. Por ejemplo, que el “factor tiempo” resulta ser decisivo a la hora de escoger un centro de formación, tanto para los particulares como las empresas. La flexibilidad horaria es lo más valorado, seguida de la oferta formativa, mientras que el precio del curso queda en un segundo plano.


Los sistemas de teleformación han experimentado ya en el año 2004 un notable crecimiento en algunas grandes empresas, sobre todo en aquellas que presentan una amplia dispersión geográfica. Su importancia creciente ha sido recogida con rapidez por centros como el IFE, que acaba de lanzar “IFE Virtual”, una plataforma de formación online que ofrece la posibilidad de acceder a sus programas y titulaciones a través de Internet. IFE Virtual ya se encuentra visible en la red, y comenzará sus primeros cursos el próximo 9 de mayo.


Indiscutiblemente, el elearning tiene como importante aliciente su más bajo coste. Son algunas las empresas que recurren a esta metodología con el propósito de reducir el presupuesto destinado a formación. Sin embargo, expertos como Nagi Sioufi, presidente de Auralog, recomiendan que el gasto se mantenga para así aprovechar las ventajas del e-learning para formar a más empleados de forma más eficaz, lo cual ayudará realmente a una mejora de la productividad.


¿En tu aula o en la mía?


Dentro de la formación presencial, una decisión frecuente es si los trabajadores se desplazarán para asistir al curso, o habrá un profesor que imparta la formación en la propia empresa. En este sentido, el informe de la AECEI dice que el 61% de las empresas prefiere que el profesor acuda a la empresa para impartir el curso, frente a un 32% que prefiere que los empleados vayan al centro. En la práctica dependerá en gran medida de las posibilidades de la empresa (horarios, instalaciones, número de alumnos, etc.).


Según Elena Ariztia, de la Cámara de Comercio de Madrid, “el desplazamiento del profesor al centro de trabajo es muy frecuente en materias como idiomas”. Esta circunstancia se debe fundamentalmente a que se trata de una materia en la que es fácil formar un grupo de alumnos aunque la empresa sea pequeña, y fácil también encontrar profesores dispuestos a desplazarse. A medida que las materias se especializan, es más habitual que los alumnos asistan a clase en el centro de formación.


Hay que destacar, sin embargo, que no todas las empresas están dispuestas a que sus empleados se formen durante la jornada laboral. El estudio mencionado indica que para un 43% de los responsables de formación los trabajadores tendrían que asistir a cursos de formación fuera del tiempo de trabajo, mientras que el 47% considera que la formación puede realizarse en horario laboral (el 10% restante no se ha posicionado). Cuanto más aumenta el tamaño de la compañía también se incrementa el porcentaje de empresas dispuestas a asumir la inversión de tiempo en formación de sus empleados.


Sobre los centros


En el actual subsistema las empresas tienen total libertad para elegir el centro que consideren más ajustado a sus necesidades. Con la popularización de la Formación Continua son muchos los centros que han orientado y especializado buena parte de su oferta para dar el mejor servicio a Empresas de diferentes sectores. Hemos mencionado el Instituto de Formación Empresarial de la Cámara de Madrid. Otros centros con una importante experiencia en la gestión de la formación a trabajadores en activo son, por ejemplo, la Universidad Europea de Madrid, que cuenta con una división especializada en este tipo de programas formativos.


En Madrid, la Consultoría Informática – CIFE formación, oferta un amplio catálogo de cursos sobre programas informáticos como Ofimática, Autocad, Powerpoint, Excel, Access, Word, etc. También destaca en el campo de la informática dirigida a empresas el centro Cas Trainingcon la ventaja de ofrecer cursos de postgrado con certificado oficial Microsoft, ORACLE y SUN. En el ámbito de los idiomas, encontramos un centro de gran interés radicado en Barcelona, BEEI, ya no sólo por sus clásicos cursos especializados en inglés o francés, sino también por otras lenguas tan pujantes como el Chino, el Ruso o el Japonés. El caso es ofrecer una formación de calidad, totalmente a medida, acudiendo a las oficinas de su cliente si este lo requiere, un aspecto por el que apuestan centros como TEA-CEGOSo INDAE, y en general casi todos aquellos que dirigen su actividad formativa hacia las empresas.


Se imponen las propuestas creativas, capaces de potenciar las competencias de los empleados según el puesto o función que desempeñen en la organización. INDAE, por ejemplo, propone a directivos y responsables de equipos el llamado “Programa Élite” para reforzar las competencias de dirección y liderazgo de este perfil profesional. De lo que se trata, en definitiva, es de instruir a los participantes en las más eficaces técnicas de Coaching Empresarial, para lo cual, INDAE ha cuidado al detalle las condiciones en las que se desarrollan las actividades previstas, como el entorno –una casa rural-, los docentes –coaches y un deportista de élite- o la distribución del grupo –grupos de 12 alumnos exactamente-. SHL Psicólogos Empresariales aborda las técnicas de coaching dentro de su amplio programa de seminarios a medida para las empresas. Para incidir en la calidad y en la atención personalizada, esta empresa con más de 20 años en la Gestión y Desarrollo de Recursos Humanos ofrece un amplio catálogo de cursos con no más de 5 alumnos por clase. Además, ayuda a sus clientes-empresas a gestionar un plan de formación y a tramitar las bonificaciones por formación.


Y en esta apuesta por la innovación, las nuevas tecnologías no podían quedar al margen. Más allá, el elearning, como ya se ha dicho, se ha convertido en una de las más poderosas herramientas para la transmisión y gestión del conocimiento dentro de las empresas. Algunos centros han sabido estar a la altura de los tiempos, caso de King’s Training, un centro que ofrece uno de los catálogos de cursos online más completo de nuestro país, o IDE-CESEM, conocida escuela de negocios que asimismo dispone de una interesante oferta de programas online para empresas.


Las convocatorias de cursos de las diferentes Comunidades Autónomas, que cada vez tienen mayor capacidad de gestión de los fondos para Formación Continua (probablemente lleguen al 50% en 2005) suelen repartirse entre varios centros que diseñan programas solicitados por un gran número de empresas. Por ejemplo, en los últimos cursos para la Comunidad de Madrid (2005), presentados por la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), participan centros como ADAMS, Sunion-Grupo Gesfor, IFI, KAMS Sistemas o San Román.


Ventajas e inconvenientes del actual sistema


Desde que entró en vigor el actual subsistema de Formación Continua en enero de 2004 la incorporación de las empresas y especialmente de las Pymes ha sido, como hemos comentado, más lenta de lo que se esperaba. Actualmente no llega al 30% el número de empresas con menos de 10 empleados que intervienen en programas formativos bonificados por las Seguridad Social o las Comunidades Autónomas. Sin embargo la sensación general es positiva, y una vez que las empresas se acostumbran a las novedades en la tramitación muestran su satisfacción por las ventajas del nuevo modelo.


Entre estas ventajas se pueden citar la mayor flexibilidad del sistema con respecto al anterior modelo. En palabras de la representante de Cámara de Madrid, Elena Ariztia “con este nuevo sistema las empresas tienen posibilidad de elegir en tiempo real la formación que necesitan. Antes solicitaban la ayuda y muchos meses más tarde se concedía. La ventaja del nuevo método es que las empresas pueden hacer frente en cualquier momento a sus necesidades de formación”.


Otros de los puntos positivos son: la independencia que tienen ahora las empresas, incluso las más pequeñas, para escoger los contenidos formativos acordes a sus necesidades; y el hecho de que estén cubiertas también las plataformas de teleformación para efectos de bonificaciones en la seguridad social.


Sin embargo, algunos directores de recursos humanos o formación resaltan también inconvenientes, que afectan en especial a las Pymes. Entre ellos, la necesidad de acceder a una plataforma digital para todas las comunicaciones relacionadas con la gestión de las bonificaciones, y que para acceder a la misma sea necesario obtener un certificado de firma digital. Esta medida dificulta la entrada en el sistema de empresas poco adaptadas a las nuevas tecnologías (no olvidemos que hay miles de Pymes cuyo centro de trabajo no es una oficina) y presenta una cierta inflexibilidad para introducir cambios de última hora.


La Fundación Tripartita justifica el método exclusivamente digital en que es la única forma de obtener y mantener de manera eficiente la información para poder realizar, llegado el caso, labores de auditoría.


Por otro lado, mientras las diferentes administraciones pretenden fomentar el modelo de “microempresa”, en la mayoría de los casos resulta insuficiente la cantidad otorgada a las formadas por cinco o menos trabajadores(aunque haya sido incrementada recientemente) que asciende a 420 euros anuales. Peor lo tienen las de 1 ó 2 trabajadores, ya que esta cantidad habría que repartirla durante 3 y 2 años, respectivamente.


La Fundación Tripartita


La entidad sobre la que pivota el Subsistema de Formación Continua es actualmente La Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo (antiguo FORCEM), aunque está prevista la creación de una Fundación Estatal para la Formación en el Empleo.


La Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo se encarga de la organización, gestión, distribución de fondos, y de la supervisión y justificación de las Acciones formativas que se contemplan en los III Acuerdos de Formación Continua. Se constituyó en junio de 2001 por parte de la Administración, a través del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, las organizaciones sindicales CCOO, UGT y CIG, y las organizaciones empresariales CEOE y CEPYME, como Fundación de carácter laboral, con personalidad jurídica propia y bajo el protectorado del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.


Su finalidad es de interés general: la mejora de la Formación Profesional de los recursos humanos de las empresas, la adaptación de los trabajadores y de las empresas a la evolución de la sociedad basada en el conocimiento, y la contribución a asegurar la formación a lo largo de toda la vida. El Patronato es su órgano superior de gobierno, administración y representación. Se trata de un órgano de carácter tripartito en el que se integra la representación de la Administración, y de las organizaciones empresariales y sindicales.


Más información:


Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo


Cámara de Madrid


Fondo Social Europeo


III Acuerdos de Formación Continua.


Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales


Seguridad Social


CC.OO


UGT


IFES


CIG


CEOE


CEPYME


Cursos del Instituto de Formación Empresarial (IFE)


Cursos de la Universidad Europea de Madrid - Formación Continua


Cursos de la Consultoría Informática – CIFE formación


Contenidos relacionados en Aprendemas.com :


Trabajo incrementa las bonificaciones para la Formación Continua en las empresas


La Comunidad de Madrid inicia su Plan Intersectorial 2005 de Formación Contínua


Calidad y nuevas tecnologías, materias formativas más demandadas por las pymes en 2004


La Gestión del Conocimiento se va consolidando en las empresas españolas


Formación Profesional: el gobierno español recupera la confianza de la Comisión Europea


Formación Continua en Informática: Las empresas prefieren Internet


La relación universidad-empresa es aún insuficiente según un informe


Las autonomías gestionarán la mitad de la formación continua


Las bonificaciones para formación continua ascenderán a 701,4 millones de euros (2004)


Férreo control del Gobierno en la nueva Formación Continua


La Formación Continua se recicla por decreto


Convocadas varias jornadas para conocer el nuevo Subsistema de Formación Continua


Convocadas ayudas a empresas para la formación tecnológica de sus empleados


Trabajo prepara cambios de fondo en el Subsistema de Formación Continua


La formación en la Empresa no satisface a los ejecutivos


La Politécnica y otras universidades madrileñas presentan su oferta de Formación Ocupacional


Cursos para Empresas y Profesionales en a+


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+