Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Emprender: una gran oportunidad profesional

Emprender es la palabra que más se oye últimamente y que parece ser una de las grandes soluciones para salir del desempleo en un país con más de cinco millones de parados y en el que falta cultura empresarial. Pero emprender no es imposible ni siquie

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Emprender: una gran oportunidad profesional
Estudiantes-grado-INEEspaña no se caracteriza precisamente por ser un país de emprendedores. De hecho es uno de los estados en los que menos se emprende y la tendencia es, además, a la baja porque tan sólo en el año 2010 la actividad emprendedora cayó más de un 15%, según un informe de GEM y de IE Business School. Una situación que no se da en otros países de la Unión Europea, sobre todo, entre los jóvenes que tienen más conciencia empresarial y se lanzan más a crear su propia empresa o su puesto de trabajo en el caso de los autónomos.

 

Esta carencia de emprendedores en España se quiere paliar con diferentes medidas que se están impulsando desde las comunidades autónomas a través de sus planes de fomento de empleo y también a través del Gobierno central con la introducción de nuevas medidas que fomenten e impulsen el autoempleo. La última de ellas, a expensas de que se publique la Ley del Emprendedor en la que se recogerán más medidas concretas y se prevé que se ponga punto y final a las diferencias entre autonomías, es la Reforma Laboral.

 

De hecho, se cree que este marco es positivo. Según ha declarado a aprendemas.com la vicepresidenta ejecutiva de ATA, Celia Ferrero, esta reforma laboral se acerca a los “parámetros europeos y es buena para los emprendedores”, si bien matiza que, evidentemente, se generaría más empleo con una actividad económica más favorable y con más financiación.

 

De momento, el primer análisis de la reforma laboral es positivo. Según explica David Alva, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (CEAJE), “la reforma laboral actúa en dos vertientes en el ámbito de los jóvenes porque incentiva a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos, a la contratación de jóvenes y fomenta el autoempleo y la cultura del emprendimiento como alternativa laboral entre los jóvenes”.

 

Entre las medidas más destacas de la reforma laboral figura la deducción fiscal del 50% de la prestación por desempleo que cobrase el trabajador durante un año para aquellos emprendedores que contraten a un trabajador en paro, pudiendo el empleado recibir, junto con su sueldo, el 25% de la prestación por desempleo durante el mismo periodo.

 

También se establecen bonificaciones en la cuota de la Seguridad Social de hasta 3.600 euros para la contratación indefinida de jóvenes entre 16 y 30 años durante tres años, cuantía que se incrementa conforme aumenta la antigüedad del trabajador, de manera que el primer año se cifra en 1.000 euros, mientras que el segundo son 1.100 euros y el tercero se llega a los 1.200 euros, además de aplicarse 100 euros más adicionales si el trabajador es mujer en sectores en los que está poco representada, entre otras medidas.

 

Para Camilo Abiétar, presidente de FOPAE (Federación de Organizaciones de Profesionales, Autónomos y Emprendedores-OPA) estas medidas son “acertadas”, si bien matiza que en el caso del Contrato Indefinido de Apoyo a los Emprendedores, se debería extender la edad del trabajador y “no limitarse sólo a los menores de 30 años”.

 

Especialmente importante para Camilo Abiétar es la medida que permite que “los jóvenes puedan capitalizar el 100% del paro si deciden, unilateralmente, montar un negocio por cuenta propia. Cualquier incentivación de este tipo al colectivo emprendedor, y a su vez autónomo, son bien acogidas por nuestra organización.  Se trata, además, de una reclamación histórica que nos gustaría que se pudiera extender a todos”, ha explicado a aprendemas.com

 

No obstante, pese a estas medidas es fundamental que se pongan en marcha más actuaciones para potenciar el emprendimiento o reducir las trabas administrativas a la hora de poner en marcha un negocio, añaden desde FOPAE.

 

Un marco con el que se espera impulsar la puesta en marcha de nuevas iniciativas empresariales en los distintos sectores de actividad, si bien en la actualidad se tiende a emprender, por presentar mejores oportunidades, en áreas vinculadas al ocio, el tiempo libre, las actividades deportivas, la estética, la belleza, servicios relacionados con el cuidado de personas mayores, nuevas tecnologías y actividades sostenibles relacionadas con el tratamiento de residuos y reciclado.

 

No obstante, también hay otros sectores como el turismo de aventura, las redes sociales, la informática o el alquiler de todo tipo de productos que ofrecen buenas oportunidades para emprender si bien “si algo está provocando la crisis económica actual es la muerte de conceptos y modelos de negocio tradicionales, por lo que cualquier sector se puede renovar aportando nuevas visiones innovadoras. Lo que se necesitan son emprendedores con mentalidad creativa, inventiva y futurista”, afirma Fran Martínez, autor de libro Los emprendedores ante la crisis sistémica.

 

La formación, fundamental

 

La formación es fundamental para poder emprender con éxito. Normalmente, además, es uno de los aspectos que no se tienen en cuenta por muchos emprendedores, siendo un motivo de fracaso de la iniciativa empresarial. Y es que con frecuencia se tiende a pensar que un emprendedor se va formando conforme se pone en marcha y se desarrolla su negocio. Pero nada más lejos de la realidad. Es conveniente tener una formación previa para saber qué hacer y cómo actuar ante diferentes escenarios y que la idea se ponga en marcha con éxito.

 

En la actualidad hay muchos cursos para emprendedores. La mayoría de ellos se organizan a través de las diferentes organizaciones empresariales que, además, ponen al servicio del emprendedor una tutorización para que el proyecto pueda hacerse realidad. Una opción que igualmente se pone en marcha a través de los servicios de empleo de los ayuntamientos o de las diferentes comunidades autónomas.

 

Una de las últimas iniciativas en llegar y que son una buena opción para los futuros empresarios es el Curso de Emprendedores que imparte la UNED a través de un acuerdo alcanzado con CEAJE y en el que se incide en la formación antes de emprender. Este curso, financiado por la Fundación Tripartita, “enseña a qué hacer para que tenga éxito la empresa”, explica José Antonio Díaz, director del Curso de Emprendedores, quien añade que para emprender es importante tener tanto aptitudes como actitudes. “Se necesitan conocimientos y habilidades, pero también creer que se puede hacer”.

 

El curso, que cuenta ya con 561 inscritos que son parados y que quieren salir de esta situación con la creación de su propia empresa, es “práctico y está pegado a la realidad empresarial. Son contenidos reales en los que se cuenta también con la experiencia de otros empresarios”, añade José Antonio Díaz. El objetivo de este curso, en el que por primera vez se implica a una universidad, se basa en “detectar las oportunidades empresariales, abordar la viabilidad del proyecto, localizar las fuentes de financiación, definir la estrategia empresarial, gestionar equipos de alto rendimiento o diseñar el plan de marketing, entre otros. Son objetivos muy prácticos”. Además, también se trata de hacer networking entre los propios emprendedores y que se apoyen entre ellos.

 

Para abordar todos estos puntos, el curso se ha estructurado en siete módulos en los que se trata la creación y puesta en marcha de la empresa, el mercado y dirección estratégica empresarial, el análisis económico y financiero de la empresa, los aspectos laborales y de Recursos Humanos, el marketing y las ventas en la empresa, las habilidades directivas y la empresa en el entorno social para analizar la igualdad de oportunidad, la RSC, la conciliación de la vida laboral y familiar, entre otros aspectos dentro de este último módulo. Además la formación se complementa con una tutorización personalizada en la que “el emprendedor va de la mano y se le orienta en todo el proceso, cuenta con apoyos”.

 

Cursos para emprendedores también se organizan en las escuelas de negocio internacionales, nacionales y locales como Fundesem, que va a celebrar cursos de 70 horas de duración a partir del mes de marzo para jóvenes universitarios en situación de desempleo que quieren hacer realidad su idea de negocio. Una formación que igualmente puede ser de interés para el emprendedor, ya que una de las ventajas de las escuelas de negocio es que suelen impartir formación empresarial muy vinculada al  territorio en el que operan, lo que sin duda es de gran ayuda para dar los primeros pasos empresariales y hacerse un hueco en el mercado.

 

Las opciones para formarse aún son mayores. En IEBS, la Escuela de Negocios y la Innovación de los Emprendedores, imparte el ‘Curso de Postgrado en Creación de empresas: el start-up del emprendedor on-line’,  en el que se enseña a crear y a financiar una empresa, así como el de EALDE Business School en el que se da el MBA Emprendedores online para la formación de futuros empresarios a través de e-learning o el de Euroinnova Formación que imparte el ‘Taller del Emprendedor’, que igualmente se da a distancia.

 

También es importante que los emprendedores estén al día de las nuevas tecnologías. Para ello, cursos como el de ‘Comercio electrónico y e-business para pymes y emprendedores on-line’ de Formación sin Barreras es de utilidad para aprender las claves del e-business y aplicarlas al propio negocio. De interés es asimismo el curso de ‘Técnicas de ventas para pymes y emprendedores’ de La Salle para saber cómo ejecutar la comercialización.

 

Son sólo algunas de las posibilidades para poder empezar la aventura empresarial con buen pie y con los conocimientos adecuados que permitan llevar la idea de negocio a un proyecto hecho realidad y con éxito.


Sigue en la página 2

Consejos para emprender en tiempos de crisis

Ayudas, financiación y otras herramientas



 


Consejos para emprender también en tiempos de crisis

 

A la hora de emprender es fundamental seguir una serie de consejos y máxime en tiempos de crisis porque, aunque parezca imposible, también se pueden poner en marcha iniciativas empresariales en tiempos complicados económicamente. De hecho, se puede emprender perfectamente en épocas de crisis porque “sedestrozan los modelos tradicionales de negocio y se crea la oportunidad para ideas y proyectos emergentes”, explica a aprendemas.com Fran Martínez, autor de libro Los emprendedores ante la crisis sistémica.

 

Por ejemplo, “si la construcción de edificios nuevos decae, se potencian las reformas y la rehabilitación de edificios antiguos. Si quiebran los bares, se potencian los pubs temáticos. Además, las crisis crean necesidades nuevas en la población. Los emprendedores deben captar y descubrir estos nichos de oportunidad para seguir adelante”, añade Fran Martínez.

 

Lo más importante para emprender es “tener una visión clara del proyecto a emprender. Es esencial que satisfaga una necesidad importante del ser humano en esta sociedad. Después, la financiación no debe obtenerse de un crédito bancario que haya que avalar con propiedades familiares importantes pues, ante el primer revés, no habría capacidad para amortizar dicho crédito y se perderían los bienes que han servido de aval. La financiación hay que encontrarla en sociedades inversoras, préstamos P2P o en sistemas de crowdfunding. Por último, hay que contar con que el mercado está agonizando, por lo que los productos y servicios que se quieran ofertar deben tener una buena relación calidad/precio, además de ofertarlos a países emergentes”, aconseja Fran Martínez.



La importancia de la actividad también es aconsejada desde CEAJE. David Alva, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (CEAJE), señala que “lo más importante para triunfar es encontrar una actividad demandada y que tenga futuro, y saber desarrollar el negocio ya establecido con fórmulas nuevas y flexibles para reducir gastos al máximo. En tiempos de crisis se pueden hallar soluciones para lograr el éxito: desinvertir en áreas de negocio no rentables, adquisiciones en negocios core business, deslocalización de la actividad, contratación de servicios de outsourcing o el aumento de alianzas estratégicas, que pueden favorecer el ahorro”.



Igualmente fundamental, según Fran Martínez, es que el emprendedor “se someta a un entrenamiento físico y psicológico para controlar el estrés, aumentar su energía vital, potenciar su motivación, activar la creatividad y acrecentar la asertividad, pues tendrá que estar dispuesto a hacer lo que sea, donde sea, cuando sea y a pesar de las dificultades”.



Además, también es relevante realizar un buen plan de negocio, que sea minucioso y que contenga un buen análisis de viabilidad y de riesgos, además de ser vital también contar con un respaldo financiero, de acuerdo con las recomendaciones de CEAJE. [Ver cursos de Plan de Negocio]



Desde la organización de jóvenes empresarios asimismo aconsejan contar con un buen equipo de trabajo que esté comprometido con el proyecto y en el que haya un alto nivel de confianza, así como saber diferenciarse de la competencia e identificar bien al público al que se dirige, saber qué se vende y a quién se vende.



Y, por supuesto, hay que tratar de evitar los errores frecuentes como “pedir un crédito bancario que posiblemente no podrá amortizar” ni “creer en la palabra de los políticos, ya que prometen y legislan en función de sus propios intereses, no de los emprendedores”. Tampoco hay que pensar que “el negocio será rentable en un plazo corto de tiempo, ya que habrá que trabajar duro en un contexto donde el éxito hay que verlo a largo plazo”, concluye Fran Martínez.



Ayudas, financiación y otras herramientas

 

A la hora de emprender, los futuros empresarios tienen a su disposición una serie de herramientas para saber si la iniciativa empresarial puede ser viable y exitosa. En los diferentes servicios de las organizaciones empresariales, sobre todo las dedicadas a jóvenes empresarios o las cámaras de comercio o bien las ventanillas únicas empresariales, que en algunas ocasiones están en las propias cámaras o en las instalaciones de los gobiernos autonómicos, se ofrecen diferentes herramientas para los emprendedores como la realización del plan de viabilidad para saber si la idea es rentable y puede ponerse en marcha, siendo un documento fundamental que se precisa para optar a financiación. La ventaja es que en estos servicios, además de hacer este análisis de la viabilidad, lo efectúan con la forma adecuada para ser presentado ante posibles fuentes de financiación, sobre todo, bancos u otras entidades financieras que exigen unos determinados planes de viabilidad.

 

Si la idea es viable, evidentemente, hay que ponerla en funcionamiento y para ello se necesita financiación. Los recursos económicos pueden proceder de diferentes fuentes, sobre las que también se puede conseguir orientación en estos servicios empresariales. Una de las posibilidades, si se tiene paro, es optar por la capitalización de la prestación por desempleo, de manera que se puede percibir la totalidad de ese dinero o un porcentaje del mismo, siempre que se vaya a crear la empresa o bien la persona se haga autónoma y cree su propio puesto de trabajo.

 

Igualmente, se puede optar por solicitar ayudas, aunque nunca es aconsejable crear una empresa bajo la cultura de la subvención. Aquí las posibilidades difieren por comunidades autónomas por lo que hay que asesorarse justo en el momento en el que se quiera poner en marcha la empresa puesto que pueden variar según los planes de fomento del empleo aprobados, aunque también hay ayudas que se conceden a nivel estatal. Cada una de ellas tiene unos determinados requisitos que hay que cumplir y pueden conllevar también una serie de obligaciones que conviene conocer. Además, hay ayudas a las que se puede optar que no son exclusivamente para emprendedores, pero que se pueden solicitar siempre que sean iniciativas, por ejemplo, promovidas por mujeres, proyectos tecnológicos o la actividad sea la innovación.

 

Dentro de este grupo, entre las más habituales se hallan las ayudas para el inicio de la actividad, que normalmente se otorgan a personas desempleadas inscritas como demandantes de empleo siempre que se establezcan como trabajadores autónomos o por cuenta propia.  Igualmente, se puede optar a subvenciones financieras para reducir los intereses de los préstamos que se hayan tenido que pedir para financiar las inversiones de la creación y puesta en marcha de la empresa, y subvenciones para asistencia técnica para financiar de forma parcial la contratación de servicios externos para mejorar el desarrollo de la actividad empresarial o bien efectuar el estudio de viabilidad, comercialización… Otra subvención disponible es la de formación para la realización de cursos sobre dirección y gestión empresarial o de nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

 

Dentro de las ayudas a la financiación, cabe también hablar de las concedidas por la Dirección General de la Pyme (DGPYME) para emprendedores y pymes dentro de las que hay diferentes posibilidades a través de ENISA (Empresa Nacional de la Innovación) que concede ayudas para, por ejemplo, empresas promovidas por los jóvenes empresarios; los microcréditos para emprendedoras y empresarias con negocios de antigüedad inferior a tres o cinco años y que tengan problemas para acceder a la financiación por falta de avales o por su situación personal o familiar; la Línea EBT (Línea de Empresas de Base Tecnológica) para pymes cuyo objeto sea el desarrollo de productos, procesos o servicios de base tecnológica; la Línea PYME para proyectos promovidos por pymes que contemplen la modernización de su estructura productiva y de gestión, y las de CERSA, sociedad mercantil estatal, que refinancia o da coberturas parciales del riesgo que asumen las sociedades de garantía recíproca que es otra de las fuentes de financiación y que son gestionadas por las comunidades autónomas.

 

Entre las sociedades de garantía recíproca figuran ISBA, SGR  (Palma de Mallorca), ELKARGI, SGR  (San Sebastián), SONAGAR, SGR  (Pamplona), SGR COMUNITAT VALENCIANA (Valencia), SOGARCA, SGR  (Santander), IBERAVAL, SGR (Valladolid) , AVALMADRID, SGR  (Madrid), SOGARPO, SGR  (Pontevedra), SOGARTE, SGR  (Santa Cruz de Tenerife), UNDEMUR, SGR  (Murcia), TRANSAVAL, SGR  (Madrid), ASTURGAR, SGR  (Asturias), AVALUNION, SGR (Granada), SURAVAL, SGR  (Sevilla), AVALIA ARAGÓNSGR  (Zaragoza), AFIGAL, SGR (La Coruña), SOGAPYME, SGR  (Las Palmas), OINARRI, SGR (Vitoria), EXTRAVAL, SGR (Badajoz), FIANZAS Y SERVICIOS FINANCIEROS, SGR  (Madrid), AVALIS DE CATALUNYA, SGR (Barcelona), AUDIOVISUAL, SGR (Madrid) y AVAL CASTILLA LA MANCHA, SGR (Toledo).



Dentro de la financiación no puede olvidarse el ICO (Instituto de Crédito Oficial), que dispone de varias líneas, algunas de ellas están dirigidas exclusivamente para iniciar un negocio, pero también para hacer frente a inversiones, compra de maquinaria, adquisición de ordenadores u obtención de liquidez. Dentro de las propias para emprendedores se halla la Línea ICOSGR, que da financiación para autónomos y empresas para inversiones en mobiliario, vehículos, equipo informático o liquidez, entre otros motivos, financiando mediante un préstamo hasta el 100% de la inversión hasta un máximo de 600.000 euros, así como la línea ICO Desarrollo Empresarial 2012 para nuevas empresas o autónomos que hayan iniciado su actividad hace menos de cinco años para financiar activos fijos productivos o bien para la capitalización de empresas y entidades privadas.



Y no hay que olvidarse de otros posibles beneficios como las bonificaciones a la Seguridad Social o la reducción en el IRPF de los tramos autonómicos y otras ayudas específicas para mujeres, inmigrantes o personas con discapacidad o de programas que premian las mejores ideas emprendedoras como el de Bancaja, entidad que concede los Premios Bancaja Jóvenes Emprendedores en los que se premia a distintas iniciativas por sectores de actividad, ya sean ideas empresariales de base tecnológica o actividades vinculadas al área social, entre otras categorías, en las que se reciben premios en metálico que son una buena fuente de financiación, además de otorgar prestigio a la iniciativa empresarial. Además, la entidad también organiza encuentros, cursos de formación y otras actividades de apoyo al emprendedor.

 

Tampoco hay que obviar a la hora de buscar financiación las redes de Business Angels –muchos eventos empresariales permiten ponerse en contacto con ellas para atraer inversiones-, o el capital riesgo a través de las sociedades de entidades financieras como la Caixa con Caixa Capital Risc u otras sociedades como CVC Capital Partners, Going Investment o Möbius, entre otras muchas a las que se puede optar. Sólo hay que coger el plan de viabilidad y de negocio bajo el brazo y empezar a llamar a las puertas.




¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!