Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Emprender, ¿misión imposible en la universidad?

La cultura del emprendimiento ha llegado para instalarse, al menos por el momento. Universidades públicas y privadas, escuelas de negocio, fundaciones, administraciones públicas y la empresa privada apuestan por las ideas de aquellos que siempre han

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Emprender, ¿misión imposible en la universidad?
Estudiantes-grado-INEEl 28 de septiembre de 2013 se publicaba en el BOE la Ley de Apoyo a los Emprendedores y a su internacionalización. En el capítulo 1 de la norma se regula la inclusión de la educación en emprendimiento en todas las etapas educativas desde la enseñanza primaria hasta la universitaria como primer paso para el fomento de la actividad emprendedora en la sociedad. De este modo se daba marco legal a las prácticas que en algunas universidades y desde algunas instituciones vinculadas a la educación se llevaban poniendo en marcha hace ya algunos años.

 

Las elevadas tasas de desempleo han empujado a muchos a poner en marcha iniciativas propias haciendo cierta la frase de Einstein “en tiempos de crisis la imaginación es más efectiva que el intelecto” y las universidades han visto la oportunidad de ofrecer recursos de apoyo teórico (nuevos grados, MBA y la inclusión de módulos específicos) y también de apoyo práctico, en algunos casos con la exigencia de crear ecosistemas empresariales reales.

 

Cuando llegaba la ley, hacía siete meses que se estaba desarrollando el programa conjunto del Ministerio de Industria y el de Educación con una dotación de 2,5 millones de euros puesto en marcha en febrero del año pasado para la celebración de cursos de emprendimiento, extracurricular y gratuita para alumnos de máster, en 47 universidades españolas. La formación fue ejecutada por la Escuela de Organización Industrial y se llevaron a cabo 83 módulos. Debido a la ausencia de respuesta por parte del Ministerio de Industria, no se puede confirmar la celebración de una segunda edición del Programa Emprendedor Universitario.

 

Las iniciativas para favorecer el emprendimiento no se quedan en módulos teóricos: convocatorias abiertas, nuevos grados orientados a jóvenes que quieren poner ideas en marcha, propuestas alternativas de aprendizaje, atendiendo a nuevas formas de hacer negocios.

 

Pero antes de comenzar a desarrollar un programa, se recomienda conocer cómo es de elevado el espíritu emprendedor de la institución, si se es una universidad, o si ya hay en marcha una propuesta en esta dirección evaluarla en función a parámetros como el nivel de liderazgo y gobernanza, la capacidad de organización o las relaciones externas para el intercambio de conocimiento. Gracias a la Comisión Europea y la OCDE esto ya es posible. Desde finales del año pasado, una herramienta, totalmente gratuita, permite desde la web HEInnovate.eu a cada organización autoevaluar el espíritu emprendedor y valorar los cambios que se han producido en las ante los cambios a raíz de las nuevas tecnologías, la crisis financiera, la competencia global y la presión sobre los presupuestos. La herramienta también permite el registro a nivel individual, por lo que también es posible el espíritu emprendedor en nuestra persona.

 

El emprendimiento depende fundamentalmente de las ganas y la motivación personal de cada uno. Según una encuesta realizada en junio del año pasado por Universia y Trabajando.es, el 81% de los españoles afirmaba que trabajaría de forma independiente. Si lo que existen son ganas, se necesitan medios y por supuesto una idea de negocio. Una oportunidad para saber si un proyecto es viable es presentarla a una convocatoria abierta para proyectos de emprendeduría lanzadas por distintos agentes sociales y educativos. Es el caso de la VI Edición de la Competición Interuniversitaria de Emprendedores Startup Programme, fruto del trabajo entre las universidades y la Fundación Universidad Empresa (FUE). El proyecto, destinado a favorecer la formación de emprendedores en el ámbito universitario, se enmarca dentro del programa europeo Junior Achievement-Young Entrerprise y está dirigido a alumnos de últimos cursos universitarios, cualquiera que sea la titulación que cursen. Durante seis meses los equipos responsables de los proyectos (cuatro por universidad) elaboran un plan de empresa con la ayuda de asesores voluntarios de entidades privadas, tutores de la universidad y técnicos de ambas fundaciones. Finalmente, cada universidad seleccionará un único proyecto para que les represente en la Final Nacional que se celebra el próximo mayo en Madrid. El ganador de esta final competirá a nivel europeo en la Enterprise Challenge que se celebra en julio. 

 

Desde su primera edición, en 2008/2009, un total de 475 alumnos han pasado por el programa llevando a cabo alrededor de 250 proyectos. Además del primer premio, la participación en la competición europea JA-YE Europe Entreprise Challenge 2013, los estudiantes pueden optar a 15.000 euros de inversión para su negocio por parte de Hyundai, o a una beca para la participación de los promotores del proyecto en el Programa Encuentro TRJS Week, que tendrá Iugar en el MIT (Massachusetts Institute of Technology) en el mes de octubre, entre otros. Algunos de los proyectos seleccionados se han centrado en ofrecen soluciones para mejorar el día a día del ciudadano, como One2Park, aplicación móvil que permite a los conductores conocer la localización de plazas libres de aparcamiento en la calle, además de poner a disposición de la administración una plataforma de gestión de plazas de aparcamiento en superficie y contribuir a la reducción del tráfico y las emisiones de CO2. Otros, herramientas que permite la simulación de problemas matemáticos y electromagnéticos en clusters de alta capacidad computacional, como es el caso de ScientApps.

 

Otro ejemplo de programa dirigido a alentar el espíritu emprendedor entre los universitarios son los Premios UNIPROYECTA que ya van por su sexta edición. Organizados por Universia y por la Red Universitaria de Asuntos Estudiantiles (RUNAE) se dirigen a estudiantes matriculados en una titulación oficial de una universidad perteneciente a la CRUE durante el año académico 2013/2014 o a aquellos graduados que hayan obtenido su título en los dos años anteriores al año de la convocatoria. Los premios se otorgarán en dos categorías Premio Uniproyecta Portal Universia al mejor proyecto emprendedor  universitario, dotado con 10.000 euros y Premio Uniproyecta Fundación Universia, al proyecto orientado a la atención de personas con discapacidad, dotado con 5.000 euros.

 

Por otra parte, los estudiantes de las universidades públicas de Andalucía todavía tienen tiempo, hasta el 15 de marzo, para presentar su proyecto a través de la plataforma vuelveacasa.org. ¿Documentación requerida? Datos personales, memoria explicativa y memoria económica, aunque se da la opción de presentar un dossier con más información se considera necesario. Cada universidad elegirá el mejor proyecto que pasará a una segunda fase competitiva a nivel andaluz. Los premios, 3.000 y 1.500 euros para el primer y segundo mejor proyecto respectivamente.

 

Y un poco antes, el 28 de febrero, termina el concurso lanzado por la Confederación Española de Junior Empresas con la colaboración del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el III Concurso Nacional para la Creación de Junior Empresasdirigido a estudiantes de primer, segundo o tercer ciclo que sean menores de 30 años.

 

Grados con apellido emprendedor

 

Fuera de lo que constituyen convocatorias o concursos destinados a universitarios, la propuesta en emprendimiento por parte de las universidades suele estar asociada a programas teóricos de grado o MBA. Un ejemplo de grado se encuentra en la Mondragon Unibersitatea. Mondragon Team Academy es la organización integrada por la comunidad de estudiantes y emprendedores en equipo que nació en 2007 en el seno de la Facultad de Ciencias Empresariales. Emplea la metodología de comunidad de enseñanza del emprendizaje en equipo que opera en el seno de la Universidad de Jyvaskyla de Ciencias Aplicadas (Finlandia). Miren Fernández es alumna del Grado en Liderazgo Emprendedor e Innovación. A punto de acabar y ocupada con el Proyecto Fin de Carrera, recuerda cómo comenzó poniendo en marcha una idea de negocio:“comenzamos abriendo una asociación que pasaría a convertirse en junior cooperativa en el tercer año”. Explica que el programa lectivo consta de pocas clases, “más bien son talleres y clases especializadas”. Cuentan con un coach para el asesoramiento y poseen objetivos económicos anuales que cumplir como método de evaluación y como vía para financiar los llamados ‘Viajes de Aprendizaje’: el primero a Europa, el segundo a Silicon Valley y el tercero a uno de los países emergentes BRIC.

 

El proyecto de Miren y su equipo es Jump In!, que ofrece servicios en los ámbitos de Formación, Consultoría Estratégica y Marketing Experiencial. De la experiencia, por un lado, se aprende a cómo trabajar en equipo, “debes trabajar con muchos perfiles”, lo que a veces no resulta sencillo, “debes trasladarte a una zona de no confort, pero aprendes mucho”. Por otro lado, todo lo relacionado con el aprendizaje de cómo gestionar una empresa o crear un plan de marketing, de cómo vender y cómo tratar con los clientes.

 

Tras el trabajo fin de carrera, los alumnos optan por continuar con la compañía que han creado durante el grado, crear una nueva startup o involucrarse por ellos mismos en una empresa como profesionales expertos que desarrollen diferentes proyectos relacionados con la innovación y el intraemprendizaje. “Nosotros no tenemos claro qué hacer”, afirma. Aunque sí es más concreta cuando habla acerca de Makeitvisual.org, proyecto de pensamiento visual con el que ayudan a empresas o proyectos a mejorar su comunicación externa e interna, facilitando gráficamente eventos, vídeos o servicios de empresa.

 

Otro institución que oferta estudios de primer ciclo específicamente para emprendedores es EDEM, escuela de carácter privada adscrita a la Universidad de Valencia, cuya oferta se centra en el grado en ADE para Emprendedores vigente desde el curso 2012/2013. Sus puntos diferenciadores residen en el enfoque práctico en todos sus programas, gracias al itinerario que siguen desde el primer día que comienzan sus estudios. Asignaturas específicas y talleres enfocados a que los alumnos desarrollen las habilidades necesarias para llevar a buen puerto el trabajo de fin de grado consistente en crear un plan de negocio de un proyecto emprendedor. Por otra parte, el cuadro de profesores formado por directivos y empresarios, un sistema de becas ilimitado ofertado por la fundación EDEM y las empresas colaboradoras y un programa de prácticas en empresa completa la formación teórica recibida por los alumnos completa la oferta formativa de esta escuela nacida en el entorno de la Asociación Valenciana de Empresarios.

 

Asimismo, la Universidad de La Laguna ha apostado por desarrollar un grado con apellido ‘emprendedor’ incluido en su denominación: GRADE, inspirada en el método Lean Startup, basado en enfocar la creación de la empresa y de los proyectos en los clientes, de forma que todo se desarrolla y se mide gracias a la interacción de los clientes o posibles clientes, de cómo salir a comprobar cómo funciona el producto o servicio y prioriza el trabajo de lotes pequeños.

 

Sigue…

Emprender desde la escuela de negocios



 


En el panorama público también se encuentra a la Universidad Complutense de Madrid (UCM) que mediante un acuerdo de colaboración con el IDEA Business Center, una asociación formada por empresas de consultoría expertos en formación y emprendimiento, desarrolla el programa Máster Business Entrepreneurship, el MBA para emprendedores. “Entendemos que lo más importante para el emprendedor debe ser su proyecto empresarial, por eso hemos creado tres modalidades diferentes: presencial, online y personalizada (en la que el alumno decide a qué módulos asistir de forma presencial) para que cada participante adapte su formación al momento en el que esta su proyecto: fase de creación, desarrollo o crecimiento. Además, los alumnos trabajarán en el proceso de búsqueda, encuentro y validación de clientes desde el primer día”, explica Javier Sanz, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UCM y director del máster. 

 

Según Sanz, muchos de los participantes tienen una amplia experiencia emprendedora, y ya se han visto involucrados en la creación de una o más empresas, “por lo que vienen buscando mejorar los procesos de creación, desarrollo y crecimiento de sus startup”. Consecuencia del programa, el 75% de los alumnos del programa, alrededor de 62 empresas y autónomos, ha abierto su propia empresa. Los participantes en el programa han conseguido hasta hoy más de 150.000€ entre premios y becas por sus proyectos: Premio Wayra (Telefónica), Premio Concilia, Premio StartUp, Premio Madrid Emprende, Premio emprendedor UCM o el Premio Conecta&Emprende, entre otros. Además del programa docente, IDEA  Business Center ofrece sesiones de mentoring, emprendizaje (aprendizaje emprendedor) y servicio de consultoría gratuito para pymes y es responsable de la organización de la Semana Emprendedora Complutense Conecta & Emprende, que celebrará su 3º edición los días 18, 19 y 20 de marzo.

 

Emprender desde la escuela de negocios

 

Las escuelas de negocio han decidido trasladar su interés por apoyar el emprendedurismo. Así, el laboratorio empresarial que alberga la Casa de la Moneda de Segovia pretende convertirse en puente entre la universidad y la empresa e impulsar la cultura emprendedora en Castilla y León; un lugar en el que los estudiantes desarrollan proyectos vinculados con la arquitectura, el arte, la comunicación, el derecho, los deportes, la gestión, las finanzas y la psicología. Se divide en dos áreas: una incubadora empresarial, donde la universidad ayuda a sus estudiantes a montar su propia empresa y los “labs”, proyectos que los alumnos desarrollan conjuntamente con empresas e instituciones con las que IE University mantiene convenios. Ayuda tutorizada y networking para sus jóvenes emprendedores con expertos en áreas como marketing, finanzas, estrategia y aspectos jurídicos, como SECOT, asociación de antiguos empresarios y altos directivos que les ofrece asesoramiento. Finalmente y una vez que el proyecto se encuentra definido, IE University acerca hasta los estudiantes a posibles inversores.

 

Ejemplo de las propuestas que encabezan algunos de los ex alumnos de IE se encuentra el proyecto Pangea, que busca crear una comunidad de jóvenes que se apoyen y se inspiren unos a otros. El proyecto propone una plataforma de intercambio de ideas desde donde promover la comprensión más amplia del concepto de ‘emprendedor’. Pangea desarrollará su plataforma global tras celebrar en Madrid, durante el otoño del 2014, su primera conferencia: The Pangea 2014 Starting Point.

 

“El individuo se hace dueño de su destino y no deja de ser una forma de avanzar hacia la libertad individual y laboral. Puede ser una forma de hacer lo que tú quieres hacer y tener una vida independiente”. Así es como responde Jordi Vinaixa, director académico del Instituto de Iniciativa Emprendedora y del Master of Science in Innovation and Entrepreneurship de ESADE, cuando se le pregunta qué es emprendimiento. Dicho esto, a nivel más concreto, esta escuela de negocios sitúa su enseñanza en emprendimiento no sólo en programas específicos, sino también en asignaturas dentro de los programas largos que posee la institución: “De hecho una de las actividades transversales de consolidación de conocimientos es la realización de un nuevo negocio o proyecto, siendo este un nuevo negocio independiente o un proyecto que ese desarrolle dentro de la empresa a la que el alumno está vinculado”, por ejemplo a una empresa familiar, explica Vinaixa.

 

De otra parte, ESADE propone a sus alumnos diferentes vías para ayudar a la puesta en marcha de un nuevo negocio. Una de ellas es Esade Alumni, donde se llevan a cabo distintas actividades vinculadas al emprendimiento además de constituir un acceso a un conjunto de inversores privados, muchos de ellos antiguos alumnos, que reciben proyectos. Una segunda propuesta es Esade Creapolis, que nace como espacio y como un concepto dedicado a practicar la innovación, de dos tipos, abierta y cruzada. Un lugar  donde distintas empresas que alberga la sede de empresas si estas son pequeñas, o que acogen a miembros de compañías más grandes con el ánimo de que al compartir un espacio y actividades obtengan más oportunidades de aprendizaje y de encuentro, “y fruto de ese encuentro salga la chispa”.

 

De los proyectos de éxito, Vinaixa recuerda que Privalia la fundón un ex alumno de Esade y matiza que si bien son pocos los estudiantes que emprenden recién terminados sus estudios, sí aumenta el número que lo hace pasados unos años. ¿Proyectos de éxito? Sevibe Cells, el único banco de conservación de células madre en España que cuenta con un Laboratorio de procesamiento celular en Cataluña; y, cambiando de tercio, Shoesizeme, proyecto empezado el año pasado cuyo objetivo es parametrizar los pies de la gente para saber qué talla de zapato pedir cuando se realiza una compra de calzado en tiendas online.

 

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!