Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

El e-learning crece pero aún no despega

Un gasto aproximado de 24 millones de euros anuales, tan insignificante si lo comparamos con el de los Estados Unidos cercano los 2.500 millones de euros, hacía prever a finales del año pasado en nuestro país espectaculares crecimientos del sector en

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de El e-learning crece pero aún no despega
Estudiantes-grado-INE

A principios de este año, todavía las previsiones sobre el sector de las nuevas tecnologías en lo que respecta al e-learning seguían siendo optimistas. Quizá demasiado. Así, según las de un estudio realizado por la Asociación Española de la Formación Online presentado en Expo E-learning 2002, en 2004 nada más y nada menos que un 60% de las empresas españolas tendrán implantado de alguna manera este tipo de formación. Otros estudios, como en el de Global Estrategias presentado en febrero de este año, iban más lejos afirmando que el uso del e-learning pasaría en menos de un año del estimado actual del 15% a un 60%. Para ello, esta consultora de marketing y formación partía del hecho de que ya el 57% de las compañías cuenta con una intranet de la que es posible colgar cursos online. Además, estas redes internas se están utilizando como habituales herramientas de comunicación, lo cual, ya ocurre en el 72 por ciento de los casos.


Claro que una cosa es implantar una plataforma o Intranet preparada tecnológicamente para incluir programas formativos online y otra muy distinta es que, efectivamente, se haga uso de él, o que, en caso de hacerse, estas acciones vayan a ser realmente eficaces y coordinadas dentro de las organizaciones. Y en esto queremos citar las recientes razones esgrimidas por la consultora Nexe para explicar los motivos que hacen todavía del e-learning una modalidad en fase meramente "embrionaria" en nuestro país. Es un concepto, el del e-learning, a juicio de estos expertos aún confuso en el mercado de la formación, existen, por otro lado, importantes barreras tecnológicas y desinformación que, especialmente entre los responsables de formación, genera desconfianza, a lo que hay que unir la habitual incertidumbre de las primeras experiencias y la poca tangibilidad de los resultados a corto plazo. Además, también está el inconveniente que supone el bajo grado de desarrollo tecnológico y las insuficientes infraestructuras existentes en nuestro país.



Así pues, no es de extrañar que esta empresa española especializada en la consultoría, desarrollo e implantación de soluciones globales de e-learning y de gestión del conocimiento, afirme, tras un exhaustivo estudio realizado hace poco menos de un mes sobre el sector, que si incluimos el total de empresas existentes en España, unas 3.703.569 entre grandes negocios y PYMES según el Ministerio de Economía, sólo el 0,36% de ellas han tenido una experiencia en formación online. Sobre esto, hay que tener en cuenta que sólo 37.036 son grandes negocios y el resto, 3.666.533, son PYMES y estas no tienen en la mayoría de los casos medios suficientes para realizar acciones formativas de este tipo. De las grandes empresas, por el contrario, el 36% (aproximadamente 13.332) ha realizado algún tipo de experiencia e-learning. .


 

Estos anteriores, son unos porcentajes, en general, muy pequeños si tenemos en cuenta que según la CEOE (http://www.aprendemas.com/reportajes/ceoe/html/P1.asp) la cultura de la formación como parte integral de las políticas y estrategias está implantada en un 80% de las empresas. La clásica formación presencial en sentido estricto sigue siendo preeminente, muy por encima del e-learning e incluso de la formación conocida como mixta o blended.


Para llegar a estas conclusiones, Nexe realizó una encuesta a 150 empresas representativas de 5 sectores (seguros, financieras, tecnológicas, industriales y servicios) a través de llamadas telefónicas y con un cuestionario estándar contestado por profesionales clave en el departamento de formación dentro de cada organización. Y así, este estudio titulado "Situación del e-learning en España" ha revelado detalles interesantes y concretos del sector como es el hecho de que el tipo de empresas que en mayor proporción han tenido una experiencia en e-learning han sido las entidades financieras (45%), las aseguradoras (37%) y las tecnológicas (30%) (las industriales 15% y las de servicios 10%). Asimismo, se ha sabido que son los cursos que versan sobre producto, comerciales, informática y administración, los más demandados por las empresas, los cuales tomados en su conjunto acaparan el 80% de la demanda. En concreto, el tipo de curso más necesitado es sobre productos (35%), seguido de ofimática y administración (30%) y comerciales y ventas (16%). Significativo es por su importancia estratégica en cualquier empresa el hecho de que los cursos sobre habilidades directivas suponen un 11% de la demanda.


La marca del proveedor, no parece ser un factor determinante a la hora de elegir una plataforma de elearning concreta, de hecho, es el factor menos valorado. Más valorado es, por el contrario, el precio (19%) y, sobretodo, la velocidad del proveedor. No obstante, el precio es para gran parte de las empresas secundario por cuanto prefieren implantar soluciones a medida, siempre más onerosas aunque también más ajustadas a las necesidades particulares de cada organización.


En definitiva, podemos deducir de este último estudio que el generalizado desconcierto actual en lo que respecta al e-learning hace que no se pueda dibujar un escenario claro a corto plazo. La formación online en las empresas españolas pasa por un estado incipiente y no se generalizará hasta que exista una mayor experiencia en la implantación. Aún así, en los últimos años una progresión positiva ha sido evidente y la proyección de los datos parecen indicar que en los próximos dos años el sector crecerá a un ritmo de entre 25 y 30% anual. El factor clave será el cambio cultural y de mentalización que esto representará para las empresas y sus empleados; cuanto más rápido sea esto, más rápido vendrá un previsible boom. Al ser las grandes empresas las más inclinadas a la implantación de estas plataformas, factores macroeconómicos y factores colaterales como crisis y fluctuaciones del sector tecnológico, inestabilidades económicas y políticas de las empresas debido a conflictos internacionales y a las cambiantes cotizaciones bursátiles, van a ser más decisivos si cabe en el éxito del subsector e-learning.


En concreto se espera que se los cursos sobre productos sean los más desarrollados (26% del total), aunque en una proporción menor que la actual y en igual proporción que los cursos comerciales y de ventas (ambos totalizarán el 52%). Ofimática y administración experimentará un ligero retroceso en proporción situándose en el 23% y, por el contrario, las habilidades directivas a través de soluciones e-learning parece que crecerán hasta suponer un 16% del total. Por último, serán de idiomas el 16% de los cursos online implantados en las empresas españolas. Sea como sea, lo que está claro es que la tendencia es hacia la diversificación de las materias tratadas en los cada vez más numerosos cursos.

La fórmula mixta


Según han indicado otros estudios similares (Grupo Doxa), el e-learning en el sistema de enseñanza online representa el 2,8% de la formación en las empresas españolas, llegando al 4% en las compañías con más de cuatro mil empleados. En realidad, lo que se está constatando es una tendencia por parte de las empresas a implantar un sistema pedagógico mixto en el que se trata de coger lo mejor de la enseñanza presencial y los mejor de la enseñanza online, aplicando uno u otro sistema según las necesidades particulares en cada momento. .


Así, cuando se trata de transmitir conocimientos, información o el manejo de herramientas, así como, poner en contacto a todos los participantes de una determinada acción formativa, las aplicaciones de e-learning son ideales y, sin embargo, cuando se trata de instruir en ciertas habilidades o aptitudes como la resolución de conflictos, la negociación, hablar en plúblico o el liderazgo, va a ser la formación presencial la metodología más apropiada. A menudo, la formación online se utiliza para preparar previamente unos contenidos que luego serán tratados y contrastados en las sesiones presenciales.


El caso es que en muchas acciones formativas, ambas capacidades son necesarias y de ahí que la formación mixta sea la solución que mejor respuesta da a la gran mayoría de las empresas. Es también una manera para, poco a poco y sin riesgos, ir acercándose a la enseñanza a través de Internet. Parece ser, según la consultora Doxa, que este tipo de formación se va a utilizar como complemento a la presencial, todavía preeminente, y de esa manera se espera que en 2005 el e-learning represente el 20% de la educación empresarial.



Efectivamente, por el momento no ha despegado, pero, ¿quién sabe mañana?.
redaccion@aprendemas.com


Más información se puede obtener en el resumen del estudio que Noxa tiene colgado en la red:


http://www.ebcenter.org/download/Inf_Nexe_E-learningEspa%F1a2002_jun2002.pdf


Reportajes y noticias relacionados en Aprendemas.com:


E-learning en España, elevadas expectativas pero desde cifras muy bajas


Estudio CEOE 2001, un año positivo en formación empresarial


John Deere, un buen ejemplo de formación corporativa a través de la red


Formación: Online vs Offline