Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Cursos de Verano, un lugar irrepetible para el encuentro

Por fin llegó el verano, y con este, esos particulares programas académicos que universidades y escuelas superiores organizan en estas fechas. Allí donde uno puede profundizar sin presiones sólo en aquellos temas que más despierten su interés, a la v

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Cursos de Verano, un lugar irrepetible para el encuentro

Siempre me he preguntado qué misteriosa fuerza actúa sobre algunas personas para que, llegadas las fechas estivales tan señaladas precisamente para tomarse un merecido descanso en alguna tórrida playa del Mediterráneo, en lugar de ello, prefieran seguir encerrados entre las cuatro paredes de un aula. Personas estas, quizá no satisfechas con el duro invierno cargado de estudio, trabajo intenso y estrés, y así dispuestas a sacrificar con entusiasmo una o dos semanas de sus reducidas vacaciones con el noble propósito de seguir aprendiendo.


 


Y lo más curioso de todo esto es que cada vez son más los "insensatos" que lo hacen. Sólo en España, aproximadamente 100.000 personas participaron el año pasado en alguno de estos programas. De ellos, la mayoría fueron españoles, pero también, en proporción creciente, los extranjeros se están sintiendo atraídos por las numerosas ventajas que nuestro país ofrece y que pueden convertir cualquier curso de verano en una experiencia irrepetible. Y en esto no podemos olvidar la favorable climatología, el gran número de alternativas de ocio y turismo, así como, nuestra gran riqueza cultural y monumental, factores estos, que muchas universidades han sabido aprovechar muy positivamente. Por poner varios ejemplos, la Universidad Complutense en estas fechas traslada su epicentro a la pequeña ciudad de El Escorial, y ahí, rodeada por un sensacional paraje, en el propio monasterio y en otros edificios históricos colindantes, organiza casi todas sus actividades académicas y culturales; la Universidad de Zaragoza, aprovechando la singularidad paisajística y cultural de Jaca, traslada por un mes su centro de operaciones a este pequeño enclave de los Pirineos; la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, por el contrario, optó hace años por repartir su creciente oferta en varias sedes, todas ellas también de un gran interés turístico y cultural; y así también tenemos otros ejemplos como la Universidad de Santiago de Compostela, la Universidad de Salamanca o la Universidad Internacional de Andalucía, centros ya de por sí ubicados en sitios excepcionales, cuyas ciudades compostelana, salmantina o sevillana gozan de una singular riqueza histórico-artística.


 


 


Amplitud y especialización


 


Dejando aparte la tan cuidada ubicación de las sedes, lo cierto es que los cursos de verano son además una excelente oportunidad para seguir aprendiendo, y de ahí que la oferta haya crecido hasta el punto de que ya son muy pocas las universidades que no los ofrecen. En concreto, este año un total de 63 universidades de nuestro país han presentado su propio programa de verano, lo que ha supuesto una oferta superior a los 2.400 cursos. Además, también últimamente otras instituciones educativas y escuelas de postgrado han ido incorporando a esta amplia oferta otros programas estivales, quizá estos con fines más orientados hacia el ámbito profesional. Es, a fin de cuentas, una magnífica alternativa que la mayoría de centros deben aprovechar para seguir con su actividad docente durante un período veraniego que, dado nuestro particular sistema universitario, se hace demasiado largo, y así, si no se organizaran este tipo de actividades, muy poco rentable para el sector.




Pero con esto no hay que pensar que lo que pretenden buena parte de las universidades es simplemente rellenar un largo vacío en su calendario académico. Al menos, las instituciones que más seriamente se toman este tipo de programas pretenden con esto hacerse durante unos meses centro de la cultura y de la sociedad, convirtiéndose en punto de encuentro de personas, ideas, opiniones y saberes, y al mismo tiempo posibilitar que los participantes adquieran conocimientos profundos, muy importantes para su trayectoria profesional y vital. De ahí que la gran variedad de propuestas académico/culturales, así como, la especialización de los temas abordados, sean dos características a destacar en los cursos de verano.


 


Con esta filosofía integradora de todos los saberes tenemos como ejemplo palpable las dos instituciones más importantes de España en esta modalidad educativa que son, sin lugar a dudas, la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP)y la Universidad Complutense. Y lo digo en este orden por respeto a la institución que ha sido decana en nuestro país en la organización de cursos de verano, de hecho, la UIMP cumple esta edición su 70 cumpleaños. Pero además tenemos otras instituciones, como la Universidad Barcelona ya en su cincuenta edición, la UNED en sus varias sedes repartidas por toda España o la Universidad Internacional de Andalucía en sus sedes de la Cartuja en Sevilla o Santa María de la Rábida en Huelva, que también disponen de grandes presupuestos con el fin de rivalizar en prestigio y en amplitud temática con las dos instituciones, por ahora, más importantes.




Y es que todas estas grandes escuelas de verano tienen como una de sus prioridades ser constante actualidad en los medios y obtener así el más alto reconocimiento el en mundo académico y profesional. De ese modo, no es extraño que en ocasiones algún laureado científico aproveche una rueda de prensa en alguno de estos cursos para anunciar su último descubrimiento, o que un equipo de expertos presente a los medios un estudio de gran trascendencia social, o que quizá un artista de prestigio dé a conocer su más reciente obra, o puede que un dirigente revele las líneas maestras de sus acciones políticas, pasadas, presentes o futuras. Así, para dar cumplida cuenta de noticias como éstas, tan habituales en los programas más prestigiosos, los medios de comunicación más importantes suelen tener durante el verano enviados especiales que van informado a sus lectores, radioyentes o telespectadores de todo aquello relevante que va ocurriendo diariamente.


 


Claro que tanto trajín de estrellas de la ciencia y de la cultura, según algunos critican, puede hacer que a veces los responsables de los programas se olviden precisamente de lo más importante, es decir, que en las 20 horas y 5 días que suele durar uno de estos cursos tenga un alcance realmente profundo. Y en esto coinciden la mayoría de expertos docentes al decir que la especilización y la actualidad de los conocimientos son una de las claves del éxito de cualquier programa de verano. Se trata en cierto sentido de hacer justamente lo contrario que se ha hecho durante el año académico, estudios estos últimos, que por amplitud no pueden profundizar en todas las materias. Así, un buen curso servirá, tanto al universitario como al profesional, para conocer a fondo algún tema que despierte en él especial interés y que al mismo tiempo complemente su trayectoria académica o profesional.


 


Con esta filosofía, instituciones que no disponen de tan elevados recursos económicos para organizar programas de gran alcance, prefieren en sucesivas ediciones ir centrándose en algún campo muy concreto. Por poner un ejemplo, la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona convoca este año su octava edición de cursos orientados en exclusiva a estudiantes y profesionales de la comunicación y el periodismo. Asimismo, organiza una semana sobre estudios estadísticos especializados en genética y para la que traerá a primeras eminencias en la materia. Es, a fin de cuentas, un campo muy especializado y en el que quizá poca gente esté interesado pero, al ser una oferta atípica en nuestro panorama académico y de tal calidad, esos pocos interesados, (puede que no más de 200 personas), se plantearán seriamente acudir como para pensar que probablemente no les faltarán solicitudes. Por el contrario, otros programas sobre materias más generales y prácticos, habituales durante otras fechas en diferentes centros educativos, muchas veces se tienen que suspender por falta de estudiantes.


 


Una razón de peso


 


Claro que este esfuerzo de especialización no debería quedar sin reflejo en cualquier expediente académico. De ahí que desde hace años, la realización con éxito de un curso de verano homologado por las universidades lleve consigo la obtención de un número determinado de créditos dependiendo de la extensión, que responden al mismo criterio que en otras modalidades de enseñanza oficial reglada, es decir, 10 horas de clases lectivas equivalen a 1 crédito, 15 a 1,5 créditos, 20 a 2 créditos, y así sucesivamente. Es, por eso, una oportunidad de mejorar un currículo académico mientras se realizan unos estudios puramente vocacionales.


Para los estudiantes es una alternativa para "engordar" el currículo, para profesionales de determinados campos estas actividades son, más allá, una oportunidad de mejorar sus condiciones laborales. Especialmente, esta adquisición constante de conocimientos y de nuevas habilidades, es muy importante entre los docentes y de ahí que el ministerio reconozca los programas tanto de las universidades públicas como los de varias instituciones privadas, lo que directamente se va a traducir en mejoras salariales. Así las cosas, prácticamente todas las universidades públicas tienen algún programa de cursos que inciden en campos concretos de la pedagogía entre los que hay que destacar la oferta de la UIMP, el programa "Aprender para Enseñar" de la Universidad del País Vasco y, sobretodo, los cursos de la Universidad Pontificia de Salamanca. Asimismo, asociaciones profesionales como el Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias de Cataluña o el Instituto Calasanz de Ciencias de la Educación tienen importantes programas académicos de verano para profesores.


Becas y ayudas hay muchas y lo cierto es que van dirigidas sobretodo al colectivo de estudiantes de último ciclo universitario y profesores, que son, a fin de cuentas, los principales demandantes de este tipo de programas. Excepto los docentes, aquí los profesionales son minoritarios, y sin embargo, un colectivo cada vez más presente en la escuelas de verano es el de los estudiantes extranjeros. De hecho, la Unión Europea para fomentar la movilidad entre estudiantes de diferentes nacionalidades da todo tipo de facilidades y contempla varios programas de becas. Así también, en nuestro país, el Ministerio de Asuntos Exteriores es especialmente activo en la programación de becas para extranjeros que deseen estudiar en España y españoles que quieren estudiar en otros países europeos o americanos. Pero en general casi todas las universidades españolas y algunas instituciones privadas tratan de fomentar la movilidad y la realización de cursos de verano con numerosas becas que pueden cubrir la totalidad de la matrícula y en muchos casos también el alojamiento y otro gastos de manutención. Si se hace con tiempo es fácil obtener cualquiera de estas becas de las que además hay que decir que a menudo quedan vacantes por falta de solicitudes.


 


Vocación universal


 


Sea como sea, otra característica de los programas de verano es el alcance internacional que tienen muchos de ellos, y en este sentido, no suelen faltar en las universidades de verano un conjunto de cursos dirigidos a extranjeros que den a conocer en profundidad ciertas facetas de la cultura autóctona del país o de una región y, sobretodo, otros para aprender alguna de las cuatro lenguas españolas. Salamanca y Sevilla son dos ciudades especialmente receptoras de estudiantes extranjeros cuya oferta académica tiene muy en cuenta esta particularidad. Del mismo modo, sería imperdonable que las universidades de Barcelona o del País vasco no tuvieran sus respectivos cursos de catalán o eusquera para extranjeros como así tienen.


 


Un alcance que va más allá de las nacionalidades, y que también apunta a un amplio abanico de edades. Por eso, junto en los habituales programas de cursos principalmente dirigidos a universitarios, profesionales y extranjeros, y haciendo gala de pragmatismo y adecuación a la demanda, unas pocas escuelas ya empiezan a incorporar cursos dirigidos a jóvenes que habiendo finalizado la selectividad van a comenzar sus estudios universitarios. Al menos esta es la original propuesta que hace este verano la Universidad de Barcelona con su programa "EXPLORA LA UB" que no pretende otra cosa que facilitar la adaptación a esta difícil etapa educativa.


 


Y es que los cursos de verano son, en definitiva, un lugar de encuentro universal, donde personas de todos los países y todas las condiciones pueden encontrar un único espacio distendido de comunicación y de intercambio. Donde personas ilustres del mundo de la cultura, la ciencia, la economía o la política acuden a impartir sus clases magistrales, quizá sus conferencias, pero donde, ante todo, lo que se pretende es que todos participen, aportando cada uno sus propias ideas y particulares puntos de vista, y que así, en un clima de entendimiento, prevalezca el continuo enriquecimiento de la cultura y de las personas. En efecto, la participación de todos es la clave de los cursos de verano. De ahí que el método académico más recurrido en estas fechas sea la mesa redonda, allí donde la verdad no es de nadie, la palabra es de todos, las ideas fluyen y el pensamiento crece.


 


redaccion@aprendemas.com


Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP)


 


 


Esta institución decana en España en la organización de cursos de verano convocó el primer programa oficial allá en agosto del año 1932 en Santander, así pues, cumplirá en esta edición su 70 cumpleaños. Desde julio hasta noviembre tiene programados un total de 140 actividades académicas entre cursos, seminarios, talleres y encuentros, en los que espera reunir cerca de 8.000 alumnos en sus sedes de Barcelona, Valencia, Cuenca, Tenerife, Galicia, Pirineos y, sobretodo, en Santander. Además, según han manifestado los responsables del programa, este año se va a hacer especial hincapié en el carácter internacional de la institución. Así, se va a incrementar la presencia de profesorado de muchas partes del mundo, y en especial, se ha invitado a importantes personalidades de la vida académica y profesional en todos los ámbitos. Esta es la razón de la presencia de la ex presidenta del Parlamento Europeo, Nicole Fontaine, o del presidente de la Convención, Valery Giscard D´Estaing, y de otras personalidades como el historiador Hugh Thomas, el economista Immanuel Wallerstein, el médico Silvio Gutkid o la hispanista Lía Schwartz. Asimismo, en esta línea de internacionalización, se han convocado un mayor número de cursos para extranjeros y se han alcanzado nuevos acuerdos con universidades de otros países, valiéndose además de Internet para llegar a todo el mundo. Como en la edición pasada, se hará gran hincapié en los foros de formación, acogiendo en diferentes citas a destacadas personalidades del mundo de la cultura hispana como Claudio Magris, Juan José Millás, Mario Vargas Llosa y Juan Goytisolo. Por último, como novedad se ha creado en colaboración con la Universidad de Cantabria y con la Autoridad Portuaria de Santander, el <>, la que va a ser una plataforma universitaria de acceso e instrucción al conocimiento más avanzado en aquellos campos y disciplinas de la ciencia, tecnología y cultura marítima, y que acogerá este verano varios cursos a partir del 27 de junio. + info


 


Cursos de Verano de la Universidad Complutense


 


En sus 15 años de existencia, esta escuela de verano se ha convertido en una imprescindible referencia veraniega en el ámbito académico hispano. Su oferta de más de 200 actividades académicas y culturales está plagada, como todos los años, de figuras de máximo relieve internacional. José Hierro y Francisco Umbral (ambos Premios Príncipe de Asturias y Premios Cervantes), el poeta Ángel González (Premio Príncipe de Asturias), así como, los filósofos Gianni Vattimo, Eugenio Trías y Fernando Savater, los fotógrafos Ouka Leele y Chema Madoz, investigadores como Mariano Barbacid, Luc Montaigner y Bruce Runnegar, los políticos Alfonso Guerra, Santiago Carrillo y Leopoldo Calvo Sotelo, incluso algunos premios Novel como Rigoberta Menchú y Adolfo Pérez Esquivel (ambos de la Paz), y en definitiva un completo crisol de figuras de la ciencia, la política y la cultura de máxima altura. Además, este año se incorporan al programa los denominados "Maestros Complutenses", cursos o encuentros, de 3 ó 5 días respectivamente, impartidos por algunos de los más ilustres y prestigiosos profesores de las diversas áreas de conocimiento que se imparten en esta Universidad. Comenzará también un ciclo baja el nombre "Diálogos literarios" que permitirá a los alumnos de los Cursos de Verano asistir los jueves a coloquios con importantes representantes del mundo de las letras hispanas, entre otros, Mario Benedetti, Manuel Vázquez Montalbán, Álvaro Pombo y Guillermo Cabrera Infante. Por otro lado, de una duración mayor y en otra sede, está el programa de 113 cursos superiores de la Universidad Complutense de Verano, estos con un enfoque más hacia la cualificación profesional de los alumnos. + info


 


Universidad Internacional de Andalucia


 


Aunque el propósito de esta universidad con su programa de 69 cursos es abarcar todos los campos del conocimiento, es inevitable que muchos de ellos se centren en varios de los problemas que más preocupan en ésta comunidad: la inmigración, la desertización y la globalización. Serán impartidos en varios de los sitios más emblemáticos de Andalucía y entre ellos hay que destacar La Cartuja en Sevilla, Antonio Machado de Baeza en Jaen y La Rávida en Huelva. Asimismo, una buena parte de los cursos serán impartidos en Almería en colaboración con la universidad local. Mencionar por último las dos sedes marroquíes de Tetuán y Casablanca donde inevitablemente se hablará mucho del problema de la inmigración. + info


 


Instituto Juan Luis Vives


 


No es una universidad ni una propuesta formativa concreta. Se puede decir de esta que es una gran institución de instituciones educativas catalanas, pues en ella colaboran prácticamente todas las universidades, públicas y privadas, pertenecientes al área de influencia cultural de Cataluña. Así, entre ellas se encuentran casi todas la instituciones universitarias más importantes de Cataluña, Baleares y Valencia como la Universidad Jaume I Universitat d'Alacant, Universitat Pompeu Fabra, Universitat d'Andorra Universitat Autònoma de Barcelona Universitat de les Illes Balears, Universitat de Barcelona, Universitat de Girona, Universitat de Lleida, Universitat Ramon Llull, Universitat de Valencia, Universitat de Perpinyà o Universitat Oberta de Catalunya, entre otras. Sea como sea, dos cosas hacen única esta iniciativa educativa superior. Por un lado, la inmensa oferta de cursos veraniegos que aglutina: 800 en total repartidos en 64 localidades en los que se espera que participen hasta 25.000 personas. Por otro lado, gracias a la colaboración de todas estas instituciones, muchos de los cursos son reconocidos por las distintas universidades participantes con créditos de libre elección, lo que permite a cualquier estudiante ampliar y completar su itinerario curricular en otras universidades distintas de la suya. Finalmente decir que para garantizar el éxito de este programa, fomentando igualmente la movilidad de la comunidad universitaria durante el verano, todos los años esta institución convoca paralelamente un amplio programa de becas que pagan en parte o en su totalidad cualquiera de estos 800 cursos a los estudiantes de primer o segundo ciclo universitario con al menos 45 créditos superados. + info


 


UNED


 


Dos cosas hay que destacar de los cursos de verano de la mayor universidad a distancia de España. Por un lado las numerosas sedes repartidas en varias ciudades españolas como Segovia, La Coruña, Cuenca, Sanlúcar de Barrameda, Plasencia o Cambrils. Un total de 97 cursos presenciales, en su mayor parte impartidos en la sede de Ávila (43), organizados por los distintos departamentos de la Universidad. Muchos de estos cursos son además con créditos de libre configuración reconocidos por la UNED. + info


 


Universidad de Barcelona


 


Es esta la universidad con la oferta veraniega más amplia en el ámbito catalán. Con una decidida vocación por abarcar todos los campos del saber y llegar a todo tipo de personas, dispone de 9 programas con diferentes objetivos. Dos de ellos, uno en Barcelona y otro en Mallorca, con 60 cursos al clásico estilo de verano de 5 días y entre unas 20 a 30 horas de duración de temáticas muy especializadas, por ejemplo, uno de "Cocina, Química y Gusto", varios sobre habilidades profesionales, dos sobre la obra de Gaudí y uno de aproximación a la neurociencia. Asimismo, otros programas van dirigidos a estudiantes extranjeros como los varios de lengua y cultura catalana o los de lengua y cultura española. Por el contrario, para estudiantes españoles dispone de un programa de idiomas modernos y, dirigido a sus propios universitarios, dispone asimismo de un programa de 11 cursos de 50 horas con créditos de libre elección reconocidos por la Universidad de Barcelona. También con créditos de libre elección, hay que mencionar los 10 cursos convocados en julio por la UB Virtual que serán impartidos íntegramente a través de Internet. + info



 


Universidad de Salamanca



 


Los 30 cursos que la universidad de Salamanca impartirá este verano en sus sedes de Ávila, Béjar y sobretodo Salamanca, abarcan prácticamente todas las especialidades académicas, desde Derecho, Economía o Humanidades hasta Arquitectura, Medicina o Medioambiente. Sin embargo, la oferta que goza de mayor reconocimiento son los cursos internacionales de español que ya se imparten también durante el resto del año, algunos de ellos de un elevado nivel académico. + info



 


Universidad Pontificia de Salamanca


 


Salamanca es una de las ciudades españolas que más estudiantes reúne en verano, en especial provenientes de otros países. De ahí, que también sea importante destacar esta universidad católica que, como la pública, dispone de un programa de cursos de español para extranjeros pero que sobretodo destaca por su amplio programa de 35 cursos dirigidos en exclusiva a docentes y demás estudiantes y profesionales de la enseñanza. Se puede decir que este programa llega a todos los campos de la enseñanza siendo el más completo de España. La duración de los cursos es de 5 días y de entre 20 y 40 horas de duración dependiendo de cada curso. + info



 


Escuela Virtual de Verano (UOC)


 


No podía faltar en la inmensa oferta de cursos veraniegos alguna universidad virtual y, desde luego, este Especial Verano quedaría incompleto si no citáramos la que es universidad decana en España en la enseñanza online. Su llamada Escuela Virtual de Verano centra la temática este año en las Nuevas Tecnologías e Internet con varios cursos que buscan la mejora en la cualificación profesional de los participantes. + info


 


Universidad de Burgos


 


El programa de verano de la Universidad de Burgos en su tercera edición ofrece en 2001 31 cursos de variada temática. La mayoría son impartidos en la ciudad de Burgos aunque otra parte se ha repartido por 8 localidades de la provincia. + info