Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Cursos de verano: la universidad más caliente

Ya son muy pocas las universidades que en verano interrumpen su actividad académica. Es para ellas, por el contrario, una nueva oportunidad para seguir siendo protagonistas del saber más avanzado, para que expertos, estudiantes y profesionales analic

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Cursos de verano: la universidad más caliente

No va a ser éste un verano baladí ahora que sólo acaba de concluir la Guerra de Iraq. Tanto la élite intelectual como los profesores y, en general, la inmensa comunidad universitaria se han puesto rotundamente en contra de la posición beligerante del gobierno español en dicho conflicto. Y qué mejor sitio para el debate riguroso y profundo, para la exposición de las diferentes opiniones y puntos de vista al respecto, que los cursos de verano programados por las distintas universidades, los cuales, no olvidemos, precisamente están a punto de comenzar.


Así parece, por ejemplo, que las universidades vinculadas de alguna manera a la lengua y cultura catalanas van a analizar esta guerra en varios de los más de 800 cursos de verano que organizarán en su conjunto durante los próximos meses. Es, en concreto, el Institut Joan Lluis Vives una organización creada hace nueve años con el principal objetivo de coordinar y poner en común las actividades docentes y culturales de las diferentes universidades de Cataluña y del resto de zonas geográficas ligadas a la lengua catalana. Entre ellas hay que incluir, por tanto, aparte de las ubicadas propiamente en las provincias de Cataluña, todas las universidades públicas de la Comunidad Valenciana, la de las Islas Baleares, la de Andorra y la de Perpiñán, esta última situada en el sur de Francia. Al hilo de lo dicho anteriormente, los rectores de estas instituciones universitarias -18 en total- aprobaron recientemente un manifiesto contra la guerra en Iraq, en el que además animan a los estudiantes a continuar las protestas, siempre que estas sean de carácter pacífico.


Y esta preocupación por la paz y la falta de igualdad en el mundo, dado el talante que siempre ha imperado en tales programas, está claro que hará mella en las 71 sedes que abarca todo este conjunto de proyectos. Podremos asistir en Barcelona, por ejemplo, a un curso de 30 horas sobre el conflicto de Iraq y el orden internacional, o quizá apuntarnos al que se imparte la Universidad de Valencia en Gandía sobre el fenómeno social de la globalización, incluso aprender a la vez que reflexionar sobre la posibilidad de un orden mundial impuesto por los Estados Unidos, este a través de uno de los cursos online impartidos por la Universidad de Barcelona Virtual. Y otros muchos temas van a ser debatidos en profundidad estos meses, entre ellos, la actualidad nacional y muy especialmente los problemas que más preocupan en esas zonas del país, tanto a los gobiernos locales como a los ciudadanos; y aparte de los problemas, sin duda, se plantearán soluciones pues no olvidemos que en estos cursos -como ha venido sucediendo en los últimos veranos- participarán activamente máximos expertos y destacadas figuras del actual panorama político e intelectual. Hablamos, en definitiva, de personas que gozan de un gran prestigio, que en la mayoría de los casos aprovechan estos singulares eventos para exponer, en éstas y en otras universidades de España, sus posiciones, y así también, para discutirlas con los asistentes.


La financiación de los estados autonómicos, la inmigración, la violencia de género, el nuevo Plan Hidrológico Nacional, el genoma humano y los avances genéticos, son problemáticas de difícil consenso, temas en los que hay muchos intereses encontrados y cuyas decisiones políticas van a condicionar de manera decisiva nuestras vidas en los próximos años. Y precisamente, en estas fechas a todos se nos presenta una oportunidad única de conocer de primera mano estos conflictos, razonarlos y entenderlos con aquellas personas más involucradas. 25.000 son los participantes que se esperan este verano el casi millar de actividades educativas y culturales organizadas por las universidades asociadas al Institut Joan Lluis Vives. Muchas de estas personas lo harán becados o quizá con importantes descuentos en la matrícula pues no olvidemos que precisamente en este tipo de programas más breves e intensos, las universidades quieren abrirse a todo el mundo. Esto más que una necesidad es, en realidad, un imperativo, de ahí que los diferentes tipos de ayudas del denominado programa DRAC para estimular la participación y movilidad en estos casos lleguen a un gran número de solicitantes, ya sean profesores, funcionarios, estudiantes o incluso profesionales en activo.


Y es que la Universidad en verano enseña su cara más universal e integradora. Pretende ser más que en cualquier otra fecha del año una casa para todos, donde cada individuo pueda conocer, hablar y opinar y de ese modo ser escuchado. Llegar a todo el mundo es un fin prioritario de estos programas, por lo que no debe extrañar que buena parte de ellos no exijan requisitos académicos de acceso. Por ello también, los precios de los cursos son muy razonables, incluso -como en el caso de la UNED- contemplan descuentos en la matrícula a jubilados, a parados, a familias numerosas y a los residentes de las distintas localidades donde se imparten. Y tampoco podemos menospreciar los programas de ayudas que los acompañan habitualmente. Para hacernos una idea del alcance que tiene en las universidades públicas baste decir que este año de los, aproximadamente, 7.000 alumnos que van a realizar alguno de los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid en San Lorenzo del Escorial, unos 2.300 disfrutarán de algún tipo de beca. En la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo la obtendrán, ya sea sólo de matrícula o completa, 1 de cada seis alumnos.


Está claro que las universidades españolas están apostando muy fuertemente por las actividades académicas en el período estival. Una estación que se hace demasiado larga para nuestras universidades como para permanecer inactivas, necesitadas, además, de nuevas propuestas y así de un nuevo tipo de alumno que compense la actual carencia de jóvenes universitarios en sus aulas (fundamentalmente debido al efecto de la bajada de la natalidad que sufre nuestro país desde hace años). El alumno que acude la las universidades de verano puede ser considerado totalmente maduro –universitarios en cuarto o quinto curso, ya titulados universitarios o profesionales-. En este sentido, según datos facilitados por la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo, un 76% del total de participantes en la anterior edición de sus cursos fueron mayores de 25 años.


La verdad es que esta apuesta está funcionando en todas las comunidades españolas cuyas universidades ya cuentan por miles las personas que cada año se matriculan en sus escuelas de verano. Sin ir más lejos, la Universidad de Córdoba en su programa Corduba ’03 con el fin de dar respuesta a una creciente demanda se ha visto en la necesidad de incrementar su oferta en un 66%, alcanzando de ese modo la cifra de 85 cursos en 12 sedes con lo que se espera reunir a 3.000 alumnos, 1.200 más que el año anterior. La Universidad del País Vasco, que ya en su vigésimo segunda edición se ha consolidado como uno de los tres programas veraniegos más importantes de nuestro país, este año ha incrementado su oferta en un 10% para lo que dispone de un presupuesto total de 1,15 millones de euros. Su nueva propuesta para este verano se compone de 65 cursos y seminarios, cinco encuentros internacionales, dos escuelas de verano, siete jornadas profesionales, tres talleres y la IX edición del Congreso Nacional de Teoría de la Educación: calidad, equidad y educación. Estiman sus organizadores que el número de participantes podría acercarse a los 6.500. Por su parte, la UNED ha añadido a sus habituales sedes - A Coruña, Ávila, Denia, La Rioja, Pontevedra y Sanlúcar de Barrameda-, y a la de Ginebra, tres nuevas sedes en Madrid, Tenerife y Mérida como consecuencia de la creciente demanda puesta de manifiesto en esas zonas. También crece de manera destacada la programación de la Universidad de Verano “Rafael Altamira” en este su segundo año. Impulsada por la Universidad de Alicante, este programa se compone de 17 cursos impartidos en el mes de julio al tiempo que tres interesantes cursos sobre gestión medioambiental de ámbito local se impartirán en el municipio de Finestrat.

En total, suman 58 las universidades españolas convocarán de una manera o de otra diferentes actividades académicas en los meses de verano, eso sin contar con las escuelas y otros centros no universitarios que también los ofrecen. Una oferta que ya se acerca al total de 4.000 cursos y talleres en cientos de sedes repartidas por todo el país. En esta expansión de los últimos años, la colaboración entre universidades y demás instituciones está siendo algo muy habitual. El objetivo no es otro que prestar un mejor servicio a las personas interesadas. Como así será este año la novedosa iniciativa conjunta emprendida por la Universidad Complutense de Madrid y por la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo y que han dado en llamar “Lecciones Extraordinarias”. Se trata, en concreto, de seminarios impartidos por reconocidos intelectuales internacionales que darán las mismas lecciones en El Escorial y en Santander.

Tenemos también el ejemplo de varias de las universidades asociadas al el Institut Joan Lluis Vives que han acordado reconocer entre ellas los cursos de verano a efectos de computarlos como créditos de libre elección. Así también se han puesto de acuerdo las universidades que forman el conocido como “G-9”, también firmantes de un manifiesto contra la guerra y que hace unas semanas sus rectores acordaron asimismo reconocer entre ellas como créditos de libre elección los cursos que sus alumnos matriculados realizaran en cualquiera de las universidades que conforman este grupo. La particularidad del G-9 es que lo integran los nueve centros públicos de enseñanza superior que son únicos en sus respectivas comunidades autónomas, el decir, lo componen la Universidad de Baleares, la de Cantabria, la de La Rioja, la de Oviedo, la del País Vasco, la de Navarra, la de Zaragoza, la de Castilla-La Mancha y la de Extremadura. Por otro lado, la Universidad Carlos III de Madrid organiza, conjuntamente con la Universidad de León, diez cursos en la localidad leonesa de Villablino y que, por tanto, tienen reconocimiento académico por parte de ambas instituciones.


Y es que, pese al carácter eminentemente vocacional de los cursos de verano, hay que decir que en muchos casos son sumamente útiles para el currículo de los participantes. Si están reconocidos por una universidad pueden servir a los estudiantes universitarios que participen para acumular créditos de libre elección en la obtención del título mientras que también profundizan en un campo del conocimiento por el que sienten especial interés. Y sobretodo sirve en otros casos a profesores y educadores para acumular méritos que con el tiempo les va a suponer mejoras salariales directas, a la vez que les vale para estrechar lazos con sus compañeros de profesión y para ser más competentes.


Son varias las instituciones que en julio y agosto diseñan programas dirigidos en exclusiva a estos profesionales. Sí hay que tener en cuenta que previamente deberán haber sido homologados por el Ministerio de Educación y Ciencia. Las instituciones más importantes de nuestro país bien saben que no deben olvidar a este colectivo. La Universidad del País Vasco imparte 20 cursos que agrupa bajo el título de “Aprender a Enseñar” y así también, en colaboración con el MECD, imparten varios la Universidad Complutense de Madrid en El Escorial y la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo en Santander. Y es asimismo importante citar el programa que todos los verano imparte la Universidad Pontificia de Salamanca con cursos de 30 (3 créditos) ó 40 horas (4 créditos) exclusivamente dirigidos a docentes y que el MECD ha homologado en virtud del convenio de colaboración entre este Ministerio y la Universidad Pontificia.


No cabe duda de que es ésta una oportunidad para en tres o cinco días, en no más de veinte horas lectivas, mejorar cualquier currículo. Como ya se ha dicho, es, asimismo, una oportunidad que las universidades tienes de abrirse a la sociedad. Pero tampoco olvidemos la oportunidad que les brinda este tipo de programas para abrirse al exterior; para traer a los máximos expertos mundiales en los diferentes campos del saber; para que jóvenes de países y culturas distintas estrechen sus vínculos con nuestro país. Y lo cierto es que alcanzar ese carácter intercultural es para muchas de las universidades organizadoras un objetivo prioritario. Como la Universidad Internacional de Andalucia que, aparte de sus cursos en los que se analiza a fondo el problema de la inmigración y las relaciones con el mundo árabe, organiza en Marruecos varios programas que pretenden estrechar lazos entre Andalucía y el norte de África. O la misma Universidad Internacional Menéndez y Pelayo de la que hay que recordar, además, su condición de decana en nuestro país en la impartición de cursos de verano. Desde 1933, año en el que por primera vez se convocó este tipo de programas en nuestro país, la UIMP siempre ha constituido un importante foco de atracción para gran número de extranjeros. La que es sede principal de esta institución, la ciudad de Santander, alcanzó la cifra de 7.500 alumnos a lo largo del verano de 2002 de los que 1.316 eran extranjeros, sobretodo procedentes de Europa y Latinoamérica.


Y si algún programa destaca de entre los dirigidos exclusivamente a extranjeros ese no es otro que el de lengua y cultura española. La creciente importancia del español, un idioma con más de 300 millones de personas que lo hablan como primera lengua, no puede por más que levantar el interés de buen número de jóvenes de otros países. Y en este aspecto es la Universidad de Salamanca un claro referente, especialmente por el gran número de ciudadanos norteamericanos que durante estas fechas toman literalmente la ciudad salmantina. El Centro Ernest Lluch (UIMP) es también una institución de gran importancia, su curso de lengua española se combina, en este caso, con la enseñanza de la cultura catalana. Pero otras muchas son las ciudades cuyo valor histórico y monumental las hace muy deseadas, cuyas universidades han diseñado atractivos programas en los que el aprendizaje del español o de cualquier otra lengua nacional se combina con interesantes actividades lúdicas y culturales.

Las universidades y sus profesores han encontrado en el verano un espacio ideal para el encuentro y el desarrollo de las ideas y la actualidad que más preocupa en nuestro país no puede pasar desapercibida precisamente por la institución que más lejos lleva el saber. Tenemos a la Universidad de Santiago que siempre se ha preocupado mucho por la protección de Medio Ambiente en sus cursos de verano. Ahora, tras el drama vivido por el hundimiento del “Prestige”, va a asumir una importante responsabilidad en cuanto a la concienciación de los universitarios y de la sociedad en general. De hecho, esta universidad tiene programado para el 7 de julio un curso sobre el ambiente en Galicia tras el Prestige que en cinco días va a darnos un diagnóstico preciso del estado de las costas tras el desastre pero sobretodo va a plantear desde un análisis profundo las medidas necesarias para evitar que cosas como ésta no vuelvan a ocurrir. También la costa asturiana ha sido golpeada por este desastre ecológico y, por ello, la contaminación marina va a ser un tema ampliamente debatido en uno de los cursos que la Universidad de Oviedo tiene programado. En el País Vasco, por el contrario, preocupa en estos momento más el terrorismo y, desde luego, su gran universidad pública no va a dejar de ser un foro en favor de la pacificación y del diálogo. Más allá, es esta universidad un lugar de encuentro de múltiples inquietudes, que van desde el arte rindiendo, así, homenaje a Eduardo Chillida hasta el montañismo o el deporte. A la Universidad de Santiago de Compostela, a la de Oviedo, a la del País Vasco, dadas las circunstancias, les ha tocado este verano ser centro de atención, hervidero de ideas y proyectos. No obstante, son otras muchas las instituciones educativas en las diferentes comunidades del país que, llegados los meses más cálidos, van a seguir citando a los medios de comunicación en su condición de epicentros del conocimiento y del desarrollo.

Redacción Aprendemas.com / FGW


Las propuestas universitarias más calientes para este verano:


Universidad Cardenal Herrera - CEU

Por una parte tenemos la sede de Villena (Alicante) donde las nuevas tecnologías van a estar presentes desde las perspectivas jurídica y de marketing. También se analizará el fenómeno actual de la inmigración y, en otro curso, se abordará el tema de la información deportiva en los medios de comunicación para lo que contarán con la participación de periodistas de primer orden y con Jorge Valdano. Los cursos impartidos en la sede de Valencia van dirigidos principalmente a profesionales de la salud en nutrición, fisioterapia, traumatología y enfermería, aunque también es muy de destacar un programa de aprendizaje intensivo de idiomas –inglés, italiano, francés, alemán y español para extranjeros- que han dado en llamar cursos de idiomas “XPRESS”.


Centro Ernest Lluch - UIMP


20 cursos impartidos en Barcelona entre finales de junio y octubre sobre temas diversos.


Asociación Cultural para la Difusión de los Idiomas


Nos referimos aquí a la más completa oferta de cursos de idiomas existente en nuestro país. Esta entidad privada sin ánimo de lucro nació con el objetivo de suplir las carencias de la oferta pública en lo cultural y lo formativo de los idiomas actualmente impartidos en la Escuela Oficial de Idiomas de Madrid. Así pues, este verano su oferta llegará a los 20 cursos entre los que podemos citar todas las lenguas oficiales de España y gran parte de las europeas (francés, inglés, danés, italiano, ruso, alemán, neerlandés, rumano, irlandés, etc.). También ofrece cursos de árabe y chino, así como, español para extranjeros.


Universidad de Santiago de Compostela



20 cursos impartidos en la ciudad de Santiago de Compostela sobre temas diversos aunque destacando muy especialmente los dedicados al Camino de Santiago y a los efectos del hundimiento del Prestige. También hay que destacar de esta universidad su programa de lengua y cultura gallegas para extranjeros y los de lengua y cultura gallega para españoles de fuera de galicia.


Universidad de Oviedo


118 cursos repartidos en 15 localidades asturianas. Son de temática muy diversa y en cada caso impartidos por conocidos expertos, no obstante, podemos destacar los dedicados a diferentes campos de la salud como medicina deportiva o SIDA. También son muy numerosos los dirigidos a docentes y los relativos a nuevas tecnologías.


Universidad de País Vasco



82 cursos y otro gran número de actividades formativas y culturales hacen de este programa con sedes en Guipúzcoa y Vizcaya uno de los más importantes de nuestro país. Abarca prácticamente todos los campos del saber aunque también presta especial atención a los cursos para docentes que agrupa bajo el nombre de “Aprender para enseñar”.


Universidad de Verano Rafael Altamira – U. de Alicante

Se trata de 17 cursos que serán impartidos en el mes de julio en la ciudad de Alicante y en el campus de esta universidad. Trata varios de los temas que más preocupan en la actualidad a la sociedad española como la protección de los menores, las reformas legales en España y la integración europea.


Finestrat 2003, Medio Ambiente


Es este un programa de tres cursos vinculado a la Universidad de Alicante. Su objetivo es transmitir un conocimiento útil y práctico en lo que respecta a la gestión medioambiental de ámbito local.


Universidad de Vic


Esta pequeña universidad ubicada en una emblemática población de la provincia de Barcelona es la que ofrece el más interesante programa de cursos especializados en salud y nutrición. Entre el 25 y el 15 de julio va a impartir un total de 52 programas.


Universidad Internacional Menéndez y Pelayo


Un total de 110 cursos impartirá esta institución en sus sedes de Santander, Cuenca, Galicia, Pirineos, Sevilla, Tenerife y Valencia.


Universidad de Barcelona


Entre los cursos de julio en Barcelona, los impartidos en Menorca y los intensivos de lengua y cultura española, suman 76 programas que entre otras cosas van a dibujar un preciso retrato desde diferentes perspectivas de la realidad y la historia de Cataluña.


Universidad Complutense de Madrid


El que es uno de los más internacionales programas veraniegos en España, este año va a ofrecer en El Escorial un total de 126 actividades académicas entre cursos de 5 días, encuentros de 3 días y talleres. Entre el 30 de junio y el 20 de septiembre en estos programas se abordarán prácticamente todos los campos del saber.


UNED


La UNED este año ha sumado tres nuevas sedes –Madrid, Mérida y Tenerife- a sus 9 anteriores -A Coruña, Ávila, Cambrils, Cuenca, Denia, Logroño, Plasencia, Pontevedra, Sanlúcar de Barrameda-. Entre sus 96 cursos serán especialmente valiosos los dirigidos a docentes que están homologados por el Ministerio de Educación y Ciencia.


Universidad Internacional del Mar


10 sedes para impartir 58 cursos de temas diversos sobre Murcia, España y Europa, sobre política, ciencia, educación y cultura. Destacar su oferta de cursos sobre Medio Ambiente marino en su sede de los Alzares.