Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Coaching: entrenados para la vida

En un entorno cada vez más competitivo como el que nos rodea, a veces es necesaria una pequeña orientación que nos ayude a sacar lo mejor de nosotros mismos. Mejora del rendimiento, mayor eficacia en la toma de decisiones y aumento de la capacidad de

Publicado en Histórico Reportajes
Foto de Coaching: entrenados para la vida
Estudiantes-grado-INE

Coaching o cómo mejorar el rendimiento


El coaching es una disciplina de reciente creación, cuyo objetivo es trabajar con otras personas de forma que obtengan lo mejor de sí mismos. El símil más utilizado por los propios profesionales del coaching es el de los deportistas de élite, que lógicamente necesitan de un entrenador para preparar las competiciones. En el mundo empresarial actual, cada vez más competitivo, directores y ejecutivos pueden necesitar de un asesor personal que les ayude a potenciar sus puntos fuertes y obtener los mejores resultados posibles. En eso, precisamente, consiste la labor del coach. 


El coaching, por tanto, es una herramienta de gestión para las empresas y para el que lo realiza, una técnica de desarrollo personal. En cualquier caso, los resultados deben ser apreciables tanto en el desarrollo diario de las actividades laborales (principal objetivo) como en la vida del sujeto en general. 


En cuanto a qué momento es adecuado acogerse a esta técnica, la respuesta es que resulta especialmente útil en los momentos de cambio o transición. Un nuevo puesto en una empresa, un traslado o la asunción de nuevas responsabilidades son los puntos de inflexión que pueden requerir de este servicio. 


El coaching va dirigido preferentemente a directivos, ejecutivos y en general, personas con mando y poder de decisión en una empresa. La decisión de solicitar este servicio puede partir del departamento de Recursos Humanos de una compañía, aunque cada vez son más los directivos que lo solicitan. Sin embargo, no es necesario estar pasando por una fase de transformaciones para solicitar los servicios de un coach. Cualquier persona que desee potenciar su rendimiento personal y profesional, ser más efectivos y resolutivos y mejorar su proceso de toma de decisiones puede acogerse a esta novedosa técnica. Un caso muy significativo sería el de los emprendedores de éxito. Frecuentemente, empresarios que han llevado negocios familiares o que ellos mismos crearon a una cota de éxito transcurrido el periodo de crecimiento de la empresa se encuentran en un difícil punto de inflexión. Se trata de compañías de un tamaño considerable en la que sus fundadores mantienen una posición ejecutiva de máxima responsabilidad, bien porque siguen disponiendo del control del capital o bien porque dependan de un consejo. En estos casos, aunque el empresario sigue manteniendo las habilidades que le condujeron al éxito, las decisiones y responsabilidades suelen estar centralizadas, con poca tendencia a la delegación. Sin embargo, la nueva situación de la empresa necesita de una estructura nueva, una buena planificación y una gestión más profesional donde la información fluya abiertamente. En el acompañamiento durante la transición de un modelo a otro es donde aporta el coach su valor añadido. 


El proceso de coaching puede describirse como el recorrido entre dos puntos: aquel donde el asistido está y aquel otro en el que quiere estar. El primer paso, por lo tanto, será definir la situación del candidato en el momento de dar comienzo el coaching, identificando sus fortalezas y debilidades. A continuación se llevará a cabo un análisis sobre el camino que se debe seguir y las dificultades que entraña. El coach “acompañará” al asistido durante ese camino manteniendo en todo instante con el mismo una comunicación fluida y señalando las posibles desviaciones que puedan tener lugar. Su función se da por concluida en el momento en que se alcance el objetivo.


El servicio de coaching suele tener como base un acuerdo entre la empresa, el coach y el empleado que vaya a someterse al mismo. En dicho acuerdo se fijarán los objetivos a conseguir, además de la duración y coste del mismo. Dado el carácter personalísimo de esta novedosa técnica, es imprescindible que la persona a quien va a asesorar el coach esté plenamente convencido de la necesidad de utilizarlo. El proceso se desarrollará a través de una serie de entrevistas, de una duración que variará según el objetivo de que se trate, pudiendo ir desde los treinta minutos hasta las dos horas. El coach realizará al candidato una serie de preguntas a través de las cuales sehará una composicón de lugar sobre la situación en el que el mismo se encuentra. Dichas entrevistas suelen realizarse presencialmente, aunque también cabe la opción de llevarlas a cabo a través de teléfono o por e-mail.  


El contenido de estas entrevistas suele ser de carácter personal y por ello, absolutamente confidenciales. En ellas el candidato podrá exponer al coach sus dudas, sus miedos, sus ambiciones, sus objetivos, sus preguntas y todo aquello que ayude, en una primera fase, a conocerse mejor a sí mismo, proporcionando al coach una base sobre la que trabajar. En un primer momento, por tanto, la función del coach consistirá en identificar los puntos fuertes y el comportamiento de la persona, aunque lo que se persigue no es una evaluación de competencias, sino el conocimiento previo del candidato necesario para trabajar después en la consecución de los objetivos. 


Es importante señalar que la función del coach es principalmente de “acompañamiento”, es decir, se limita a mostrar al candidato los caminos para conseguir sus objetivos, pero es éste, en última instancia, quien asume todas las decisiones. En ningún caso se produce una dependencia psicológica del coach ni éste actúa jamás en el lugar del candidato. A través del coach, el directivo se ve a sí mismo desde otra perspectiva y es esa nueva visión la que le resulta de gran ayuda en la mejora del ejercicio de su actividad profesional. Su gran ventaja es que esta labor de asesoramiento, a diferencia de otro tipo de formaciones, se produce en tiempo real, es decir, en el momento y condiciones exactas sobre las que el sujeto necesita de asesoramiento.


Los beneficios inmediatos para empresas y directivos derivados de la aplicación de esta técnica es la mejora en el proceso de toma de decisiones y el alcance más rápido y efectivo de objetivos y metas, sin olvidar lamejor asunción de nuevas competencias y responsabilidades. Además, el directivo dispone de un espacio “para sí mismo” en el que puede reflexionar sobre su estilo de management. Para las empresas, supone la oportunidad de contar con mandos más eficaces en cuanto a la toma de decisiones y más adaptables a las situaciones de cambio.


El coste de un servicio de coaching puede variar en función de varios factores. Lo normal es que oscile entre los 3.500 y 14.000 euros en el caso de empresas o programas especiales. Algunos coaches que ejercen su profesión de forma individual se mueven en un rango de 40 a 120 euros por sesión, de una duración de entre 30 y 60 minutos. En estos casos lo normal es que se establezca un ritmo de 3 o 4 sesiones por mes. En el caso de altos directivos, las sesiones suelen establecerse una o dos veces por semana, pudiendo llegar a prolongarse durante dos horas. Los precios en estos casos van de 150 a 350 euros por hora. 


La duración de un servicio de coaching suele establecerse entre tres y seis meses. No obstante, el coach siempre permitirá parar antes si la técnica no se está adaptando a aquello que es mejor para el cliente. 


El acceso a la profesión de coach no está reglada y es, por tanto, libre. En algunos países, como Francia, se han creado organizaciones para vigilar la calidad de los servicios prestados, como es el caso de Syntec Management, que ha redactado un código deontológico para el ejercicio profesional del coaching. En cuanto a cómo convertirse en un especialista de esta técnica, no es en exceso difícil, ya que se trata de un método que puede aprenderse a través de una formación adecuada. Entre las habilidades personales que facilitan este aprendizaje estarían las de ser buen comunicador, estar interesado en el desarrollo personal, ser capaces de motivar a otros y una vocación de ayuda al prójimo. 


Algunas personas se preguntan si esa misma función de “acompañamiento” que es el núcleo del coaching no podría realizarla cualquier persona cercana, un familiar un amigo. Aunque la respuesta en principio es afirmativa, no conviene olvidar que cualquier persona que goce de una especial cercanía tendrá también una implicación emocional que en algunos casos puede dificultar el proceso de coaching. La gran ventaja de los profesionales es precisamente su objetividad, de forma que puede ver con más claridad lo que de verdad conviene al asistido y no lo que según él le conviene. 


En España, aún no existe una “cultura” de coaching. Sin embargo, algunas empresas lo están empezando a solicitar por los grandes beneficios y resultados que ofrece. Cuando un directivo se somete a un proceso de coaching, no sólo se beneficia a él mismo, sino a todos los demás. Porque a través de su nueva actitud y forma de gestionar las cosas, sirve de ejemplo a los demás empleados, en una especie de “efecto vertical”. Qué mejor manera de optimizar la inversión. 


 


Enlaces de interés:


Olacoach


Syntec Management


 


Formarse en Coaching


El coaching es una disciplina muy novedosa en nuestro país, no obstante, ya se pueden citar varios centros de formación especializados y algunas escuelas de postgrado que lo han incorporado a su oferta formativa. La formación dirigida a empresas sigue protagonizando la mayoría de oferta disponible.


El coaching como concepto más allá del deporte lleva desarrollándose 20 años. Pioneros como John Whitmore,Thomas Leonard,Laura Berman Fortgang o David Whitaker,basados en sus experiencias previas en el deporte, sobre todo en lo referente a la psicología deportiva, a partir de la década de los 80 lo empezaron a introducir en grandes empresas y multinacionales norteamericanas.


Como es lógico, en España el coaching empresarial apareció más tarde, ya bien entrada la década de los 90, a través de puntuales seminarios y jornadas, así como, a través de las pocas empresas que lo habían implantado anteriormente en otros países. Institute of Internacional Research, CISS-PRAXIS, InterempresasBB, fueron, entre otros, algunos de los centros que empezaron a traer las técnicas del coaching y a sus precursores más destacados y así, poco a poco, transmitiendo sus valores entre los directivos españoles. Y es que son precisamente los directivos parte primordial en la definitiva consolidación del coaching.


Un coach necesita de una formación previa, única garantía de que sus acciones tengan resultados satisfactorios. Son normalmente objeto de acciones formativas en coaching empresarial directivos, mandos intermedios o personas clave, así como equipos de trabajo, de los cuales se pretende que adquieran aptitudes y actitudes muy especialmente en aspectos como la comunicación interna y externa, la comprensión de problemas, el establecimiento de metas, la adopción de soluciones, en definitiva, saber guiar y colaborar para hacer que las personas y la empresa saquen lo mejor de sí mismos.


A su vez, todas estas personas clave en las organizaciones han de ser formadas por los auténticos expertos o técnicos en coaching, aquellos para los que el coaching constituye el núcleo de su actividad profesional. En este caso necesitarán de una formación y experiencia específica y lógicamente más especializada. Muchos de estos profesionales tienen como estudios de referencia la psicología, colectivo predominante, aunque también los hay provenientes del mundo de la empresa, casi siempre experimentados directivos que pasan a realizar, para diferentes empresas, trabajos de consultoría en Recursos Humanos y Coaching.


Tenemos, por tanto, la Asociación Española de Coaching y de Consultoría de Procesos (AECOP), creada en 2001 para aglutinar concretamente a este colectivo de antiguos directivos, defender y difundir la valiosa aportación que tales profesionales pueden transmitir a las empresas y la sociedad. Esta asociación imparte diversos cursos monográficos, seminarios y jornadas dirigidos a sus asociados y a aquellas personas interesadas en conocer a fondo el coaching.


Otra asociación de referencia en España en la Asociación Española de Coaching, fundada en agosto de 2000 por por Natividad Alcalde Y  Fco. Javier Tejerina “con el propósito de agrupar a los Coaches profesionales existentes y también de divulgar las excelencias de su práctica”. También tiene entre sus principales objetivos la impartición de cursos y seminarios. Así y todo, es de destacar la reciente creación de un programa propio de certificación de cursos y acciones formativas en Coaching. La credencial PAFC-PLAN ACREDITATIVO DE FORMACION EN COACHINGseconcede desde mayo de 2004 a los centros formativos en Coaching que demuestren resolver o exceder los estándares mínimos solicitados por la Asociación Española de Coaching para todo programa formativo específico en Coaching, en la modalidad o modalidades en las que soliciten acreditación.

Dada su reciente creación, son muy pocos los centros que se han interesado en su obtención, no obstante, es digno de destacar el Master en Coaching Personal, Ejecutivo y Empresarial que imparte la Escuela de Negocios Formaselect en Madrid. Se trata del primer programa de postgrado homologado por la Asociación Española de Coaching. Va dirigido a Directivos, Ejecutivos, Consultores, Técnicos, Autónomos y Profesionales del Sector, pudiendo ser licenciados en Psicología, Sociología, Pedagogía, Psicopedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Relaciones Laborales, Ciencias del Trabajo, Empresariales o Económicas.


En una actividad incipiente como el coaching, los programas formativos aún carecen de cualquier tipo de normalización y método estándar. Son las asociaciones y colectivos los que poco a través de la experiencia están estableciendo los procesos y contenidos apropiados para el aprendizaje y cualificación en esta actividad profesional. Lógicamente, muchas de las técnicas y conocimientos están siendo traídos de Estados Unidos y Gran Bretaña, incluidos también buena parte de los formadores, países con los que hay un intensa comunicación e intercambio.


Más allá, tenemos el caso de asociaciones internacionales que poco a poco extienden su influencia por nuestro país. Coachville es la comunidad de coaches profesionales y centro de formación más grande del mundo en este ámbito con más de 40.000 miembros en 123 países, perteneciente al International School of Coaching (TISOC). Fundada hace 20 años por Thomas Leonard sus programas formativos están acreditados por la Internacional Association of Coaches (IAC). Coachville se estableció hace unos años en España, Coachville Spain, convirtiéndose en uno de los centros de referencia con sedes en el País Vasco, Valencia y Madrid.


Este importante centro ofrece un amplio catálogo de cursos que alcanza casi todas las especialidades en torno al coaching, desde los propiamente dirigido a directivos y a formadores hasta el personal o el dirigido a padres.


Tenemos, por otro lado, la también conocida International Coach federation - ICF,la asociación independiente y profesional sin ánimo de lucro más grande del mundo con más de 5000 miembros y 179 chapters en 30 países y cuyos máximos representantes en España son el Instituto de Coaching y Desarrollo en Barcelona y el Instituto Internacional OlaCoach en Madrid. Han sido estos dos centros, de hecho, los primeros en impartir un Programa de Formación de Coaching homologado por la International Coach Federation. Estas 120 horas de formación especifica de coaching aprobadas por la ICF, significa que los estudiantes, una vez completado todos los demás requisitos solicitados por la ICF, podrán de manera inmediata acceder a la ACC (Associated Certified Coach – ACC) para lo cual solo tendrán que certificar haber realizado el programa impartido por cualquiera de los citados centros y presentar 250 horas de coaching. Entre los docentes que participan en el módulo básico y los tres módulos avanzados destacan José Luis Menéndez, Christian Worth y Sir John Whitmore.


Y otros centros se han creado estos últimos años siguiendo la senda de los anteriores pioneros, poniendo de manifiesto que esta especialidad profesional empieza a gozar de gran aceptación entre las empresas y profesionales españoles. Así otra escuela especializada la encontramos en Valencia que, entre otras cosas, imparte varios másters en los que se trata el ámbito deportivo y el empresarial. El llamado Instituto de Estudios Superiores en Coaching – IESEC, organiza asimismo cursos breves dirigidos a profesionales, cursos in-company y cursos para comerciales


Y centros que no lo tienen como temática central pero que, sin embargo, lo contemplan en alguno de sus programas son dignos de mención, como el conocido Instituto Superior de Estudios Psicológicos - ISEP. Especializada en la formación de titulados en psicología, esta escuela de postgrado imparte en Barcelona un curso de introducción al Coaching de 30 horas de duración. ISED imparte un interesante programa de un año de duración en Barcelona para obtener la cualificación de Técnico en Coaching, además, también con la opción de realizarse a distancia.


Una titulación muy similar en contenidos la ofrece el centro de educación a distancia CCC y, en metodología online, uno de sus centros de referencia, COMUNET, aborda el Coaching con un programa de 5 semanas. Los fundamentos del coaching empresarial, el coaching directivo, así como el proceso de entrenamiento, son las tres partes de este curso con el aliciente de que se imparte e uno de los campus virtuales de habla hispana más avanzados.


* * * *


Cursos, masters y programas formativos destacados en Coaching:


Master en Coaching Personal, Ejecutivo y Empresarial - Formaselect


Técnico en Coaching - ISED


Aprende a Ser un Coach de Empresas - CoachVille Spain 


Los 10 Poderes Fundamentales del Master Coach - CoachVille Spain 


Los "Padres-Coach": Herramientas para una nueva relación con sus hijos - CoachVille Spain 


Coaching para Directivos: Negociaciones Eficaces y Resolución de Conflictos - ICD


Coaching para todos - ICD


Técnico en Coaching - CCC

Coaching - COMUNET 


 


¿Cómo me puede ayudar un Life Coach?


Joanne Whitlock es una Life Coach británica afincada en Madrid. Está especializada en Coaching para mejorar las habilidades comunicativas y hablar en público de forma efectiva. Para mayor información ver www.joannewhitlock.com o contacar en info@joannewhitlock.com. (Trabaja en inglés).


Un Coach es alguien con quien puedas hablar con confianza, alguien que te puede guiar, aconsejar y animarte. Mucha gente me dice: “pero, ¿no puede hacer lo mismo tu pareja, tus amigos o tu madre?” Y sí, efectivamente, estas personas pueden ser una fuente de sabiduría. Pero, a veces, necesitamos la ayuda de un profesional. Por ejemplo, si te duele la cabeza, quizás le pidas a un amigo que te recomiende alguna medicina, pero si el dolor de cabeza persiste, entonces necesitas que te vea un médico. Y si, aún así, continua te tendrá que ver un neurólogo.


De forma análoga al mundo de la medicina, en el mundo del Coaching existen tanto Coaches generalistas como especialistas.


Igual que a un médico, la gente recurre a un Coach por varios motivos:



  1. Conocimientos especializados – para que nos facilite sus conocimientos y experiencia especializados y, así, evitarnos un arduo y largo proceso de investigación.


  1. Confidencialidad – para poder hablar sobre temas personales e ideas e ilusiones a medio germinar y recibir feedback
  2. Perspectiva – una tercera persona ve el problema desde fuera y puede ser más objetiva y establecer estándares más altos.
  3. Estímulo – un Coach nos animará a perseverar en la consecución de nuestros objetivos.

Igual que los médicos, los Coach tienen una preparación generalista de base. Algunos practican un Coaching generalista, y otros están especializados en determinados campos.


También como cualquier médico, un Coach es humano. Cada uno tiene su propia personalidad y forma de enfocar las cosas. Encontrar el Coach perfecto para ti significa dar con una persona que, además de contar con una serie de competencias profesionales, tenga una personalidad compatible con la tuya. ¿Necesitas a alguien que te de ánimos o más bien que te exija? ¿Empatía o que te ayude a centrarte en tus objetivos? ¿Flexibilidad o que te pongan las pilas?


A la hora de elegir al Coach más adecuado para ti, debes de tener en cuenta qué tipo de profesional te puede ayudar más por su área de especialización y, por supuesto, por su personalidad. Quizás necesitas a alguien especializado en relaciones personales, en emprendedores o en hablar en público. Así que, adelante, y asegúrate de que encuentras al profesional ideal para ayudarte a alcanzar tus objetivos, sean los que sean. Después de todo se trata de sacar el mejor partido de tu vida. Si se tratara de tu salud física, ¿no exigirías lo mejor?


Joanne Whitlock


info@joannewhitlock.com

El Coaching para fomentar la colaboración en las empresa


Licenciado en Empresariales (1986) y Master en Estudios de Comunicación (1988), Allard de Jong antes de dedicarse al mundo del desarrollo personal y profesional, pasó 15 años en consultoría con responsabilidad internacional. Su experiencia cubre una amplia gama de industrias e incluye clientes como Interbrew, DaimlerChrysler, Ford, Deutsche Bank, Mastercard, Hennis & Mauritz, Kodak, Pirelli, Pioneer, Holiday Inn, Eurostar, Lufthansa, Aer Lingus, Lauda Air, Bertolli, DelMonte, Corona Beer y Domino's Pizza entre otros. Se formó en coaching con CoachVille, CoachU, la Graduate School of Coaching y la School of Small Business Coaching. Ha estudiado personalmente con líderes en el área del coaching como Thomas Leonard, Laura Berman Fortgang, Richard Reardon, Steve Straus o Anthony Robbins. Allard desarrolla y facilita programas de coaching para el mundo de la empresa, particularmente el desarrollo del liderazgo. Es conferenciante frecuente en varias universidades de Cataluña con temas como la gestión del cambio, equipos de alto rendimiento y liderazgo. Ha vivido en Europa y en Estados Unidos y trabaja en inglés, holandés, francés y castellano.


 


¿Está convencido de que su empresa es capaz de más?


En el caso afirmativo, ¿qué le impide a su empresa actuar a su pleno potencial? 


¿Qué esta haciendo ya su empresa para mejorar su rendimiento colectivo?


¿Dispone de los conocimientos y habilidades adecuados para enfrentarse a los últimos desafíos empresariales?


A lo largo de los últimos veinte años, nuestras empresas se han conformado con nuevas tecnologías, nuevas maneras de relacionarse con sus clientes, numerosas reingenierías de procesos, iniciativas de todo tipo, programas de gestión del cambio - o por supuesto de calidad... y así sucesivamente. A pesar de estos abundantes afanes, ¿ha cambiado algo? ¿Realmente? ¿Qué nos falta para superar los retos considerables que seguimos teniendo?


El milagro de la empresa se halla en su gente. El problema es que dicha gente está a la espera de un milagro...


Es la hora de liberar y cosechar los beneficios de tantos años de inversión. Para ello, es preciso desarrollar una verdadera cultura de cooperación y situarla en el epicentro de la empresa para que gracias a los líderes visionarios de hoy y mañana, se difunda y transforme el lugar de trabajo en un indiscutible modelo de efectividad.


James Kouzes y Barry Posner, autores del libro “The Leadership Challenge” (verdadera referencia en el ámbito del desarrollo del liderazgo y que se han vendidomás de un millón de ejemplares), comparten algunas conclusiones obtenidas a lo largo de 20 años de investigación, entrevistándose con 250,000 líderes de todo el planeta:


“La turbulencia de los mercados actuales requiere más colaboración, y no menos.”


“La colaboración, o la cooperación, es un imperativo social.”


“La colaboración es la competencia crítica para lograr y sostener un alto desempeño.”


“No será la habilidad de poder competir de manera feroz, sino la habilidad de cooperar de manera cordial la que determinará el éxito.”


Para convertir la empresa en un lugar realmente asombroso y de alto rendimiento donde reina la colaboración (o casi prefiero la palabra “co-creación”), el líder necesita, entre otros:



  • Crear un clima de confianza.
  • Crear interacciones de calidad con los miembros de su equipo.
  • Despertar y explotar el potencial de cada miembro del equipo.
  • Fomentar autonomía e interdependencia positiva.
  • Situar el poder de decisión en el individuo.
  • Fortalecer a sus subordinados.

Es decir, fomentar una cultura de relaciones adulto-adulto (o “gano-ganas”) que invitan a cada uno a expresarse y contribuir plenamente, aprovechando la energía colectiva que constituye el potencial de la empresa. En otras palabras, tiene que incorporar las habilidades estratégicas y las aplicaciones del coaching. Las técnicas y las actitudes del coaching pueden contribuir de manera directa a la creación de este nuevo contexto. Para potenciar y redescubrir el verdadero significado de la palabra “colaboración”, propongo que los líderes actúen más como “coaches” con el fin de:



  1. Descubrir su propio potencial
  2. Ayudar al equipo a descubrir el suyo
  3. Dirigir este potencial hacia una colaboración auténtica entre personas “iguales”, plenamente capaces, ingeniosas y altamente creativas.

Lo que planteo es que el capital humano de la empresa ya contiene en su esencia un fuerte deseo de comunión, de cooperación. Y añadiría que acceder a ello no es una simple posibilidad o un lujo: es una necesidad imprescindible. Los miembros de la empresa han, en su gran mayoría, llegado a la cima de la pirámide de Maslow. Anhelan crecimiento, realización personal y la posibilidad de contribuir de manera significativa; uno por uno valores que no se alcanzan con un anticuado y obsoleto modelo de liderazgo del tipo “mando y controlo”, sino con la perspectiva colaboradora inherente al coaching.


Hoy más que nunca, para liderar, lo básico es saber fomentar la verdadera colaboración: inter-equipos así como intra-equipo. A pesar de ciertos valores contrapuestos y ciertos paradigmas ideológicamente en quiebra que retardan el despliegue de esta visión en unas cuantas empresas, soy muy optimista y estoy convencido que crear una cultura de “coaching” es la manera más efectiva y eficiente para lograrlo.


Así que a los líderes y a sus equipos, les invito, como dijo Ghandi, a “ser el cambio que quieren ver en el mundo”, a formarse y a formar a sus elementos clave. Las bases del coaching se aprenden rápidamente y tienen un efecto inmediato y visible sobre el desempeño colectivo de los miembros de la empresa.


¡Buen Liderazgo!¡Buen Coaching!


Allard de Jong

http://www.coachvillespain.com/